Marie Curie: biografía y resumen de sus aportes a la ciencia

Te presentamos la biografía y los aportes científicos de Marie Curie, la primera mujer en recibir el premio Nobel de física y que literalmente dio la vida por la ciencia. Sin duda, todo un símbolo.
Marie Curie

"Nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido. Ahora es el momento de comprender más para temer menos"

Marie Curie es una de esas figuras históricas que no solo dejan huella por sus descubrimientos, sino por allanar el terreno hacia una sociedad más igualitaria y justa. Con un intelecto innegable y una voluntad que indudablemente resultó precursora para la corriente feminista, fue la primera mujer científica en recibir un premio Nóbel.

Marie dio literalmente su vida por la ciencia, pues los mismos estudios sobre la radiactividad que le galardonaron con múltiples reconocimientos fueron los que terminaron por arrebatarle su vida a los 66 años de edad.

A pesar de su pronta partida, figuras como esta pueden desaparecer físicamente, pero desde luego su legado permanece para el resto de la historia, pues todas las generaciones actuales y venideras conocerán los aportes científicos y la importancia social de las primeras mujeres científicas como Marie Curie.

Sumérgete con nosotros en esta revisión biográfica acerca de una de las personas más importantes para la comunidad científica, pues gracias a personalidades como esta la sociedad moderna avanza por los caminos adecuados en lo que a investigación e igualdad se refiere.

Marie Curie y la radiactividad

La radiactividad se define como el proceso por el cual un núcleo atómico inestable pierde energía mediante la emisión de radiación. A pesar de la peligrosidad inherente de este tipo de compuestos, los materiales radiactivos tienen diversos usos en la sociedad moderna: procesos médicos, tratamiento de enfermedades, investigaciones biológicas, paleontológicas y otras muchas aplicaciones.

Además, este fenómeno nos ha regalado una de las fuentes de energía más extendidas en el mundo: la energía nuclear. Las centrales nucleares brindan un 15 % de la energía a nivel mundial, y sin los isótopos de Plutonio «Pu-239» y el isótopo del Uranio «U-235», la fisión nuclear que aporta energía calorífica no sería posible.

Por desgracia, no todo lo referente a la radiactividad es positivo. Una exposición prolongada a radiaciones intensas puede llegar a provocar daños a nivel celular y genético, lo que se traduce en cáncer, mutaciones germinales y una serie de síntomas característicos: calvicie, hemorragias, fibrosis, infecciones...etc. Desde luego, estamos ante un proceso con el que se debe tener un cuidado especial.

Biografía de Marie Curie (1867- 1934)

Una vez hemos delimitado qué es la radiactividad, su utilidad en la sociedad moderna y los peligros que esta encierra, es hora de que nos centremos en la figura de Marie Curie, una de las pioneras en este peligroso pero fascinante ámbito físico y químico.

Primeros años

Maria Salomea Skłodowska-Curien, popularmente conocida como Marie Curie, nació el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia (Polonia). Fue la quinta hija de Władysław Skłodowski, profesor de enseñanza media en Física y Matemáticas, y Bronisława Boguska, maestra, pianista y cantante.

La niñez de Maria no fue sencilla, pues su infancia se vio envuelta en una situación geopolítica muy delicada, ya que la mayor parte de Polonia se encontraba ocupada por el imperio ruso, país que tras varias demostraciones violentas había impuesto su lengua y costumbres sobre la población polaca.

Como queremos centrarnos principalmente en los aportes científicos de esta brillante figura y lo que supusieron para las siguientes generaciones de científicos, resumiremos la vida de Marie Curie de forma general. Siempre tuvo claras sus motivaciones y aspiraciones, pues ya a los 15 años de edad se graduó con honores como la mejor alumna de su promoción. Cabe destacar que en esta época la escalada social de una mujer era prácticamente imposible, ya que el gobierno prohibía la entrada a las mujeres en la universidad o cualquier tipo de educación superior.

Vida profesional

Debido a la incapacidad de progresar estudiantilmente en su ciudad natal, viajó a París, donde pudo realizar su sueño (y obtuvo el nombre de Marie, por el que es conocida de forma mundial). En 1893 recibió su titulación como física y en 1894 como matemática, obteniendo a los 27 años dos complejas titulaciones con calificaciones extraordinarias en un país que no era el suyo y bajo una lengua que no dominaba. Naturalmente, el siguiente paso en su carrera científica fue la realización de un doctorado en física.

Por esta época conoció a Pierre Curie, un profesor de física que se convertiría en su compañero vital y de investigación. Juntos descubrieron dos nuevos elementos químicos: el radio y el polonio, ambos más radiactivos que el uranio. Sin embargo, no fue hasta años después cuando consiguieron demostrar sus hallazgos. 1903 fue el primer año clave para la pareja, pues junto al físico francés Antoine Henri Becquerel (descubridor de la radiactividad) recibieron el premio Nóbel de la física por sus investigaciones sobre fenómenos radiactivos.

Es conocida por todos la infortunada historia de Pierre, pues murió al ser atropellado por un carro de caballos en la mañana del 19 de abril de 1906. A pesar del duelo y consternación que esto supuso para su pareja, Marie continuó con sus investigaciones de forma implacable, lo que le otorgó el segundo premio Nobel en 1911, esta vez en química, «en reconocimiento por sus servicios en el avance de la química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de este elemento».

Así pues, entre otros muchísimos méritos y puestos durante su trayectoria científica, Marie fue la primera mujer en recibir un premio Nobel, la primera catedrática en la Universidad de la Sorbona de París y la primera persona hasta el momento en recibir dos premios Nobel a lo largo de su vida. Desde luego, estamos ante una figura pionera en muchísimos sentidos, y por desgracia, abarcar todos sus logros y las implicaciones de los mismos en unas pocas líneas es tarea imposible.

En una nota biográfica final amarga, Marie terminó falleciendo a los 66 años de edad por una anemia aplásica, un trastorno de la sangre propiciado por la continua exposición a elementos radiactivos. Hay que tener en cuenta que los efectos de la radiación ionizante no estaban dilucidados en aquella época, por lo que las pruebas de laboratorio se realizaban sin las medidas de seguridad pertinentes. Desde luego, pocos ejemplos más claros hay de la expresión “dar la vida por la ciencia”.

Marie Curie laboratorio

Aportes a la ciencia

Resulta imposible abarcar todo lo que esta figura ha supuesto para la física y la química modernas, pero podemos fijarnos en los dos elementos antes nombrados, el radio y el polonio, para hacernos una idea del legado de esta mujer y lo que ha supuesto para nuestra sociedad.

Por ejemplo, la exposición a la radiación de radio ocasiona la destrucción de tejidos malignos, lo que hace de él un tratamiento ideal para detener el crecimiento de tumores cancerígenos. Este elemento químico también se utiliza como fuente de neutrones para experimentos físicos, como base para la producción de radón (que se usa en el tratamiento contra el cáncer) y como fuente de utilidad en otros procesos médicos.

Por otro lado, el polonio se utiliza en dispositivos destinados a la eliminación de carga estática, en cepillos especiales para eliminar el polvo acumulado en películas fotográficas y también en fuentes de calor para satélites artificiales o sondas espaciales. Por desgracia, no todas las aplicaciones de estos elementos son positivas, pues su alta radiactividad también tiene un potencial dañino desmesurado.

Por ejemplo, el polonio mezclado con berilio (un elemento típico en el endurecimiento de aleaciones) puede producir un breve lapso de implosión que propicia una reacción en cadena de naturaleza atómica con otros elementos. Como habréis adivinado, esto hace de él un componente esencial de la bomba atómica, dispositivo que, por desgracia, ya ha sido puesto en práctica. Un ejemplo del potencial destructivo de este tipo de elementos fueron las bombas lanzadas en Nagasaki e Hiroshima en el año 1945, las cuales causaron más de 246.000 muertes de civiles por fallecimiento directo o lesiones y cánceres posteriores.

Desde luego, elementos como el radio o el polonio son poco utilizados en la industria por su peligrosa naturaleza y potencial cancerígeno, pero el interés de su descubrimiento radica más en aplicaciones en el ámbito experimental y, por qué no, por la obtención de conocimiento en sí mismo.

Resumen

Como hemos podido ver, Marie Curie es una persona que demostró, a través de sus actos, que la infravaloración de la mujer como parte esencial de la sociedad no se encontraba justificada en ninguna base fehaciente. Figuras como esta ponen en evidencia que el género femenino ha podido (y puede y podrá) brillar en múltiples ocasiones a lo largo de la historia, pero que una sociedad de moral dudosa lo imposibilitaba al no permitir la realización individual por meras condiciones biológicas arbitrarias.

Desde luego, podemos ver estos sucesos e ideales como lejanos en el tiempo, pero aún nos queda mucho camino que recorrer como sociedad tanto en cuestiones de género como científicas. Por suerte, personalidades como Marie Curie allanaron el terreno y nos mostraron el camino a seguir en el avance hacia una sociedad más justa y con más conocimiento.

Referencias bibliográficas

  • García, D., & García, C. (2006). Marie Curie, una gran científica, una gran mujer. Revista chilena de radiología, 12(3), 139-145.
  • Marie Curie, Canal Historia. Recogido a 11 de octubre en https://canalhistoria.es/perfiles/marie-curie/
Samuel Antonio Sánchez Amador

Samuel Antonio Sánchez Amador

Biólogo y divulgador científico

Graduado en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares (2018). Máster en Zoología en la Universidad Complutense de Madrid (2019). A lo largo de su trayectoria profesional, permaneció dos años en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) en el departamento de biología evolutiva, donde realizó estudios genéticos y poblacionales en pequeños mamíferos. Esto le otorgó amplio conocimiento en cuestiones de heredabilidad, genes y patrones filogenéticos diversos. Desde febrero del año 2020 se dedica a tiempo completo a la divulgación científica, redactando temas tanto de índole científica basal como salud humana y bienestar animal.