Antoine Lavoisier: biografía y resumen de sus aportes a la ciencia

Antoine Lavoisier fue un químico, biólogo y economista francés considerado como el padre de la química moderna y reconocido especialmente por su ley de conservación de la materia.
Antoine Lavoisier

En una reacción química ordinaria la masa permanece constante, es decir, la masa consumida de los reactivos es igual a la masa obtenida de los productos.

Esta cita esconde una de las postulaciones más famosas de la historia de la ciencia: “La materia ni se crea ni se destruye. Solo se transforma”. La hemos escuchado miles de veces y el origen de la misma se encuentra en las investigaciones científicas de uno de los químicos más famosos e importantes de todos los tiempos: Antoine Lavoisier.

Antoine Lavoisier fue un químico, biólogo y economista francés que no solo es reconocido por su ley de conservación de la materia, sino que, por todas sus innumerables contribuciones científicas, es considerado como el padre de la química moderna.

Y hoy, en ese artículo, con la voluntad de rendir el homenaje que este célebre científico merece, repasaremos la apasionante vida, que terminó de forma trágica en la guillotina durante la Revolución Francesa, de Antoine Lavoisier a través de una completa pero amena biografía y analizaremos sus principales aportes no solo a la química o a la ciencia, sino al mundo en general. Empecemos.

Biografía de Antoine Lavoisier (1743 - 1794)

Antoine-Laurent de Lavoisier fue un químico, biólogo y economista francés considerado como el padre de la química moderna. Fue responsable de descubrimientos científicos claves para el progreso de esta ciencia, tales como la ley de la conservación de la masa o sus estudios sobre la oxidación de los cuerpos. Veamos la asombrosa vida del científico que fue guillotinado durante la Revolución Francesa a los 50 años de edad.

Primeros años

Antoine Lavoisier nació el 26 de agosto de 1743 en París, Francia, en el seno de una familia acomodada. Su padre, Jean Antoine Lavoisier, era abogado y su madre, Emile Punctis, era hija de una familia de juristas.

Por desgracia, su infancia estuvo marcada por la muerte de su madre cuando él apenas tenía cinco años. Aun así, su padre dedicó esfuerzos a que el joven Antoine enfocara su educación en el derecho, para así seguir con el legado de su padre. Fue por ello que Antoine recibió una educación de primer nivel en el Collège Mazarino, también conocido como Colegio de las Cuatro Naciones, una institución privada fundada en 1661.

En esta escuela, donde estuvo durante 9 años, Antoine recibió una magnífica educación en humanidades y ciencias, permitiéndole así acceder a la facultad de derecho de París. Se graduó y se convirtió en abogado en 1764, aunque todo había sido por petición de su padre.

Y a pesar de haberse convertido en abogado, movido por una voluntad científica enorme, Antoine Lavoisier, con 21 años, tenía muy claro que quería orientar su vida profesional a la investigación científica. Por ello, realizó cursos de botánica, de química, de física, de matemáticas, de astronomía y de mineralogía con reputados científicos de la época; algo que le permitió dar sus primeros pasos en el mundo científico.

Antoine Lavoisier biografía

Vida profesional

Cuando todavía tenía 21 años, en 1764, Antoine Lavoisier presentó un proyecto para alumbrar la ciudad de París que le hizo ganar un premio al mejor estudio. Lavoisier trabaja jornadas completas como recaudador de impuestos, pero aun así dedicaba seis horas al día a la ciencia. Ya desde muy joven, se volcó en cuerpo y alma a su pasión.

Durante este tiempo, sus estudios, proyectos (especialmente para proveer de luz a las grandes ciudades) reuniones con otros científicos, informes (en 1765 redactó uno muy importante sobre el yeso y sus transformaciones para blanquear las casas) e incluso viajes (en 1767 viajó a los Vosgos, una cadena montañosa de Francia, para elaborar un mapa geológico) hicieron que, con tan solo 25 años, en 1768, fuera elegido miembro de la Academia de Ciencias de Francia.

Con 28 años, en 1771, se casó con Marie-Anne Pierrette Paulze, hija de uno de los copropietarios de la concesión gubernamental para la recaudación de impuestos en la que trabajaba Lavoisier. Su esposa se interesó enormemente por la ciencia y contribuyó a que su marido pudiera instalar un laboratorio bien equipado para realizar experimentos.

Fue precisamente durante la década de 1770 que Lavoisier hizo sus más importantes progresos científicos. Descubrió la naturaleza química de la combustión, argumentando que esta se debía a la combinación de los materiales con un componente del aire al que llamó oxígeno.

Paralelamente, gracias a estos y otros estudios, formuló la ley de la conservación de la materia: “La materia ni se crea ni se destruye. Solo se transforma”. Esto, que parece tan evidente ahora, fue una auténtica revolución en una época donde las personas veían cómo la materia se creaba cuando un árbol florecía de una semilla o que la madera desaparecía cuando se quemaba. Realmente, ni se creaba ni se destruía. Simplemente cambiaba de estado. Se transformaba.

Antoine Lavoisier esposa

Presentó, junto a otros químicos, un sistema de nomenclatura química racional, describió los elementos químicos como sustancias que no pueden ser descompuestas en sustancias más simples (detalló un total de 55), realizó estudios sobre la fermentación alcohólica, hizo los primeros experimentos de estequiometría (las relaciones cuantitativas entre los reactivos y productos de una reacción química), estudió el papel de los gases en la respiración animal (concluyendo que la respiración es una oxidación similar a la combustión del carbón), asentó uno de los principios fundamentales de la termodinámica (la cantidad de calor necesaria para descomponer una sustancia es igual a la cantidad de calor liberada durante la formación de esta sustancia a partir de sus elementos constituyentes) e incluso desarrolló un sistema de ecuaciones químicas universal.

Todos estos y otros muchos avances, contribuciones, experimentos e investigaciones están plasmados en sus obras, tales como “Consideraciones generales sobre la naturaleza de los ácidos” (1778), “Sobre la combustión” (1779), “Método de nomenclatura química” (1787) y especialmente “Tratado elemental de química” (1789), el libro que asentaría los cimientos de la química moderna y que pondría las bases del futuro de esta ciencia.

Por desgracia para Lavoisier, estalló la Revolución Francesa y los aristócratas y recaudadores de impuestos pasaron a ser considerados enemigos del pueblo. Antoine Lavoisier era ambas cosas. Y a pesar de ser un admirado científico y de ser uno de los pocos liberales que había intentado reformar el sistema tributario desde dentro, la enemistad con el revolucionario Jean-Paul Marat, hizo que su destino estuviera marcado.

Jean-Paul Marat era un médico francés cuyo sueño era formar parte de la Academia de Ciencias de París, pero no fue aceptado. En ese momento, nació en él un profundo rencor que se convirtió en odio hacia Antoine Lavoisier, uno de los miembros de la comisión que habían negado su ingreso en la sociedad.

Convertido en una figura importante de la Revolución Francesa, Marat vio la oportunidad de vengarse. Hizo circular folletos denunciando su ciencia, poniendo en duda sus antecedentes y criticando todas sus actividades. En este contexto, cuando la Revolución Francesa empezó a ser la cruel revolución que conocemos, Marat había conseguido que Lavoisier se convirtiera en una figura odiada por el partido y por la sociedad.

En 1793, en plena época de “El Terror” y pese a que Marat había sido asesinado, Lavoisier fue tildado de traidor al Estado y un tribunal revolucionario lo condenó a muerte en un juicio de unas pocas horas, con el presidente del tribunal pronunciando una frase que quedó para la posteridad: “La república no precisa ni científicos ni químicos, no se puede detener la acción de la justicia”.

Pese a los intentos de importantes figuras científicas de la época para lograr su liberación, Lavoisier fue guillotinado el 8 de mayo de 1794, a la edad de 50 años, poniendo así fin, de manera injusta, cruel y prematura, a la vida de uno de los mayores químicos de todos los tiempos.

Joseph-Louis Lagrange, aclamado físico, matemático y astrónomo italiano, al día siguiente del asesinato de Lavoisier, dijo: “Ha bastado un instante para cortarle la cabeza, pero quizá ni en un siglo aparecerá otra que se le pueda comparar”. No hay mejor forma de rendir homenaje a uno de los más relevantes científicos de la historia no solo de la Química, sino de la ciencia en general.

Antoine Lavoisier guillotina

Los 5 principales aportes de Antoine Lavoisier a la ciencia

A pesar de ser falsamente condenado y asesinado a los 50 años, Antoine Lavoisier pudo dejar tras de sí un legado imborrable que sigue vigente a día de hoy. Dicen que la ciencia son científicos a hombros de gigantes. Y en lo que se refiere a Química, Lavoisier es uno de los gigantes. Veamos cuáles son sus más importantes contribuciones.

1. Ley de conservación de la materia

Antoine Lavoisier fue el primer científico de la historia en postular y demostrar que la materia puede cambiar, pero su masa sigue siendo la misma. A través de sus experimentos, anunció correctamente que la materia ni se crea ni se destruye. Solo se transforma. Este es uno de los pilares científicos más sólidos que existen.

2. “Tratado elemental de química”

Publicado en 1789, “Tratado elemental de química” es un libro de Antoine Lavoisier que marca, sin lugar a dudas, un punto de inflexión en la historia de la Química. A lo largo de 580 páginas, Lavoisier establece los fundamentos de esta ciencia, hablando sobre los elementos químicos y su naturaleza y estableciendo las teorías que marcarían el futuro de la Química.

3. La nomenclatura química

Lavoisier asentó los fundamentos de la química moderna incorporando lo que se conoció como “tabla de sustancias simples”, aquellas que no pueden dividirse en otras más simples y que sería la precursora de la tabla periódica de los elementos químicos que todos conocemos.

Antoine Lavoisier experimento

4. La combustión y la respiración

Una de las principales contribuciones de Lavoisier fue comprender la naturaleza química de la combustión y de la respiración animal, analizando el papel que jugaban los gases como el oxígeno y el dióxido de carbono (que él llamó ácido cálcico) en ellas.

5. Contribución al sistema métrico

Antoine Lavoisier fue también uno de los científicos franceses que crearon un sistema métrico de medición para así asegurar la universalidad y uniformidad de todos los pesos y medidas que se realizaban en Francia.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies