Las 12 mujeres científicas más importantes (y sus aportaciones)

La historia de la ciencia está llena de mujeres que, a pesar de que en su momento fueron menospreciadas, cambiaron por completo nuestra forma de ver el mundo. Un homenaje a las grandes científicas del mundo.
Mujeres científicas más importantes

Durante toda la historia, las mujeres ya no solo lo han tenido difícil para formarse académicamente y labrarse una buena vida laboral y profesional, sino que, cuando lo conseguían, eran menospreciadas e infravaloradas simplemente por ser mujeres.

Y a pesar de esta enorme injusticia y sabiendo que sus logros nunca serían respetados, la historia está llena de mujeres que dedicaron su vida a la ciencia y que, aunque en vida su figura no recibiera la atención que merecía, afortunadamente sus descubrimientos y aportaciones han llegado al día de hoy.

Por ello, y con el objetivo de hacer un homenaje a las mujeres científicas que revolucionaron no solo sus correspondientes disciplinas, sino que cambiaron nuestra forma de comprender el mundo, en el artículo de hoy presentaremos a algunas de las mujeres más importantes de la historia de la ciencia.

Evidentemente, no todas podrán aparecer aquí, pero este homenaje no va solo para las que conforman la lista, sino por todas aquellas que lucharon para, a través de la ciencia, hacer del mundo un lugar mejor. Un mundo en el que la mujer, por fin, empieza a ganar el protagonismo que merece.

¿Cuáles son las mujeres más importantes de la historia de la ciencia?

Como venimos diciendo, la mujer ha estado presente en la ciencia desde los tiempos de la antigüedad. De hecho, algunos de los primeros tratados en medicina, por ejemplo, fueron escritos por mujeres del Antiguo Egipto. Y desde entonces, toda la historia de la ciencia ha estado marcada por mujeres a las que no les importó luchar contra una sociedad machista. Ellas querían dedicarse a la ciencia. Y nada iba a detenerlas.

1. Merit Ptah: 2.700 a.C.

Nuestro recorrido empieza en el Antiguo Egipto. Ahí, en el año 2.700 a.C., nació Merit Ptah, una mujer desconocida, injustamente, para el público general. Y es que Merit Ptah es la primera científica de la historia de la humanidad. El papel de la mujer en la ciencia empieza con ella.

Merit Ptah fue la médica jefe de la corte egipcia, un logro que, si ya de por sí es asombroso, lo es todavía más si tenemos en cuenta que, además de dedicarse a la Medicina, también se dedicó a la enseñanza. Hace más de 4.000 años ya hubo una mujer que se atrevió a revolucionar el mundo.

Merit Ptah

2. Tapputi Belatekallim: 1.200 a.C

Nos desplazamos hasta la Antigua Mesopotamia, considerada la primera civilización humana. Ahí, en el año 1.200 a.C., nació Tapputi Belatekallim, una mujer que tenía un alto puesto trabajando para la realeza, algo que ya resulta un enorme logro.

Pero la cosa no termina aquí. Ni mucho menos. Y es que unos paleontólogos descubrieron, en unas ruinas, unas tablas de arcilla firmadas por esta mujer y que contenían unas extrañas anotaciones. Al analizarlas, vieron que se trataba de unos apuntes de química, pues, al parecer, Tapputi se dedicaba a hacer perfumes para la realeza.

Estas anotaciones científicas son las más antiguas de las que se tiene constancia, lo que convierte a Tapputi Belatekallim en la primera química de la historia.

Tapputi Belatekallim

3. Hipatia de Alejandría: 370 - 416

Hipatia de Alejandría, que nació en el año 370 en Alejandría (Egipto), es una de las mujeres más importantes de la historia de la ciencia. Además de filósofa, física y astrónoma, Hipatia fue una de las precursoras de las matemáticas.

Hipatia de Alejandría

En su figura se basa la película “Ágora”, dirigida por Alejandro Amenábar. Hipatia, como muchos otros científicos de la época, tuvo que luchar contra una sociedad que veía el progreso con malos ojos. De hecho, sus trabajos fueron considerados como herejía por un grupo de cristianos, que la asesinaron brutalmente.

4. Trótula de Salerno: 1050 - 1097

De Alejandría pasamos a la Italia de la Edad Media. En tiempos de oscuridad, también hubo mujeres que no tuvieron miedo de ir en contra de una sociedad tremendamente conservadora que castigaba a todos aquellos que apostaban por el progreso.

En este contexto, en el año 1050, nació Trótula de Salerno. Esta mujer es uno de los médicos más importantes de la historia. Y ya no solo por ser la primera ginecóloga de la historia (imaginemos una mujer que, en la edad medieval, “fundó” una disciplina científica que quería proteger la salud sexual femenina), sino porque fue profesora en lo que muchos historiadores consideran como la primera universidad europea.

Además, Trótula escribió un colosal tratado de ginecología de 16 volúmenes que, durante más de 500 años, fue de lectura obligatoria en todas las facultades de Medicina. Como solía ocurrir, los seguidores de estas obras de ginecología, incapaces de aceptar que una mujer podía haberlos escrito, cambiaron el nombre de Trótula a Trótulo. Afortunadamente, gracias a los historiadores, hemos rescatado la verdad.

Trótula de Salerno

5. Maria Sybilla: 1647 - 1717

Maria Sybilla fue una naturalista que pasaría a la historia por ser la primera mujer en cruzar el océano. Nacida en Holanda, Maria se convirtió en una entomóloga (la ciencia que estudia los insectos) con mucho prestigio a nivel internacional.

Tanto fue así que, en 1699, a los 52 años de edad, recibió un permiso para viajar, junto a su hija, a Surinam, un país situado en la costa norte de América del Sur, donde estudió las plantas y artrópodos, haciendo unas ilustraciones que marcarían el principio de la entomología moderna. De todos modos, su principal aportación fue demostrar que las mujeres científicas pueden ser aventureras sin miedo a ir en contra de lo que la sociedad espera de ellas.

Maria Sibylla

6. Carolina Herschel: 1750 - 1848

Caroline fue una increíble astrónoma que fue “la primera mujer” en muchas cosas. Hermana del astrónomo personal del rey, Caroline encontró en la Astronomía su pasión. A pesar de que no estaba bien visto que una mujer se dedicara a esta (ni a otras) ciencia, Caroline se convirtió en una de las mejores astrónomas del mundo.

Tanto fue así que Caroline fue la primera científica británica que recibió un salario por su trabajo. En aquel entonces, los hombres conseguían que las mujeres no se dedicaran a la ciencia diciéndoles que si querían trabajar, lo iban a hacer gratis.

Caroline descubrió nuevas nebulosas y cúmulos estelares que nadie había visto. Además, fue la primera mujer en descubrir un cometa y la primera científica con el honor de ver un estudio suyo (firmado por ella) en la Royal Society, uno de los honores más grandes que pueden recibirse.

Carolina 2

7. Ada Lovelace: 1815 - 1852

Augusta Ada King, condesa de Lovelace, más conocida como Ada Lovelace, fue una de las matemáticas más importantes de la historia. Naciendo en Londres en el año 1815, Ada estuvo totalmente adelantada a su tiempo, al nivel de inventar la computación. Sí, hace más de 200 años, esta mujer inventó el “idioma” de los ordenadores que seguimos usando a día de hoy.

Considerada la primera programadora del mundo, Ada descubrió que, a través de distintas series de símbolos y fórmulas matemáticas, era posible calcular de forma automática y muy rápida operaciones numéricas. Limitada por la tecnología de la época, Ada no pudo desarrollar una máquina que demostrara que estaba en lo cierto, pero el tiempo le daría la razón. Y gracias a sus apuntes y algoritmos (que diseñó para que pudieran ser leídos por una máquina), pudimos, más tarde, desarrollar el lenguaje de programación.

Ada Lovelace

8. Marie Curie: 1867 - 1934

Marie Curie es, quizás, la mujer científica más famosa e importante de la historia. Y es que Marie Curie no solo se convirtió, en 1903, en la primera mujer en ganar un Premio Nobel, sino que en 1911 se convertiría en la primera persona en ganar dos. A día de hoy, sigue siendo la única mujer biganadora del Nobel.

Marie Curie dedicó su vida al estudio de la radioactividad, materia en la que, junto a su marido, es pionera. Sus investigaciones la llevaron a descubrir dos elementos químicos: el radio y el polonio. Todo esto la llevó a ganar primero un Nobel en Física y después otro en Química.

Desafortunadamente, su investigación la llevó a perder la vida a los 67 años. De hecho, sus apuntes y papeles, a día de hoy, siguen siendo tan radioactivos que no pueden manipularse sin un equipo especial. Marie Curie fue una mujer que dio la vida por la ciencia y que dejó tras de sí un legado que cambiaría para siempre el mundo de la física y de la química.

Marie Curie

9. Lisa Meitner: 1878 - 1968

Lisa Meitner nació en el año 1878 en la actual Viena, Austria. Al igual que Marie Curie, Lisa dedicó su vida al estudio de la radioactividad, centrándose especialmente en el campo de la física nuclear. Esta mujer descubrió la fisión nuclear, un proceso por el que el núcleo de un átomo se descompone en dos núcleos más pequeños, liberando una energía millones de veces mayor a la de la combustión de los combustibles fósiles.

Este descubrimiento sería clave para el desarrollo de la energía nuclear, cuya base son las reacciones de fisión nuclear de átomos de uranio o de plutonio. Sin embargo, todo el mérito pasó a su compañero de equipo, que obtuvo el reconocimiento por ser hombre. Afortunadamente, Lisa ganó el reconocimiento tiempo después e incluso nombraron a un elemento con su nombre: el meitnerio.

Lisa Meitner

10. Rosalind Franklin: 1920 - 1958

Rosalind Franklin nació en Londres en el año 1920 y fue víctima de una de las grandes injusticias de la historia de la ciencia. Biofísica, cristalógrafa y doctora en química, Rosalind fue una de las primeras científicas que investigó acerca de la estructura del ADN, dejando enormes contribuciones en este campo.

Fue ella quien, a través de imágenes tomadas mediante rayos X, observó por primera vez la estructura de doble hélice del ADN y la presentó a la comunidad científica. Sin embargo, al tratarse de una mujer, nadie se tomó en serio el descubrimiento. Rosalind tenía una fotografía del ADN y nadie estuvo dispuesto a escucharla a pesar de que hizo las investigaciones en el King’s College de Londres, una de las universidades más importantes del mundo.

Rosalind Franklin falleció a los 38 años debido a un cáncer de ovario. En aquel momento, un compañero de su laboratorio vio la oportunidad de tomar la fotografía que había hecho Rosalind y, junto a los famosos científicos Watson y Crick, publicó el descubrimiento en la revista Nature, diciendo que la investigación y el estudio era suyo, sin mencionar a Rosalind.

En 1962, Watson (quien, por cierto, era racista y homófobo) y Crick ganaron lo que a día de hoy es el Premio Nobel más injusto de la historia, pues la idea de que fueron ellos quienes descubrieron la estructura del ADN sigue muy presente en la sociedad. Afortunadamente, poco a poco estamos dando a Rosalind Franklin el reconocimiento que siempre se mereció.

Rosalind Franklin

11. Jane Goodall: 1934 - actualidad

Jane Goodall nació en Londres en el año 1934 y no solo es la primatóloga más importante de la historia, sino una muestra de hasta qué punto las personas podemos entregarnos a nuestra pasión. Jane ha dedicado toda su vida al estudio del comportamiento, sociedad y modos de vida de los chimpancés.

Sus aportaciones a la Biología y al estudio del comportamiento animal son innumerables. Y por si esto fuera poco, a día de hoy y a sus 86 años, Jane Goodall sigue trabajando intensamente (cada año está más de 300 días viajando por el mundo) en tareas de protección de especies, mantenimiento de la biodiversidad, educación medioambiental y protección de ecosistemas. En 1977 fundó el Instituto Jane Goodall, una organización sin ánimo de lucro que educa e investiga para proteger al mundo y a sus seres vivos.

Jane Goodall

12. Margarita Salas: 1938 - 2019

Margarita Salas nació en España en 1938 y se convirtió en una de las científicas españolas más importantes de la historia. Bioquímica y divulgadora científica, Margarita trabajó con el célebre científico Severo Ochoa en Nueva York, investigando acerca de biología molecular.

Su reconocimiento mundial llegó cuando descubrió la ADN polimerasa de un bacteriófago (un virus que se replica en el interior de bacterias), una enzima con innumerables aplicaciones en biotecnología ya que permite replicar millones de veces una molécula de ADN. De hecho, se está estudiando si podría ser utilizada para detectar infecciones por COVID-19.

Margarita Salas falleció en 2019 dejando tras de sí un legado formado por más de 300 publicaciones científicas y demostrando que las mujeres han sido, son y seguirán siendo protagonistas de la historia de la ciencia en todos los países del mundo.

Margarita Salas

Referencias bibliográficas

  • Waksman Minsky, N. (2005) “El papel de la mujer en la ciencia”. Ciencia UANL.
  • Pérez Sedeño, E. (2009) “Las mujeres en la historia de la ciencia”. CSIC.
  • Cooper, A. (2012) “Women and Science”. Research Gate.
  • UNESCO. (2018) “Women in Science”. UNESCO Institute for Statistics.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.