Cómo eliminar la mucosidad (10 consejos para eliminar los mocos)

La mucosidad es un molesto síntoma que impide respirar con normalidad. Aparece en enfermedades como la gripe y es muy frecuente, aunque no siempre es sencillo acabar con ella. Vamos a conocer algunos remedios eficaces.

Cómo eliminar mucosidad

Si hay algo molesto es tener mucosidad. Aunque los resfriados están a la orden del día y la congestión es algo habitual a lo largo del invierno, no siempre es fácil librarse de ella. Prueba de ello es que más de uno termina por pasarse los meses con un pañuelo en mano de continuo. Además, sonarse continuamente puede provocar irritación y heridas en la piel que rodea la nariz, por no hablar de lo molesto que resulta dormir sin poder respirar con normalidad.

Aunque en los tiempos de pandemia nos hemos grabado a fuego hábitos esenciales de higiene y precauciones varias, el uso de la mascarilla también nos ha proporcionado una protección extraordinaria no sólo frente al coronavirus, sino también frente a otras enfermedades estacionales muy frecuentes. Ahora que en lugares abiertos comenzamos a liberarnos de ella, es cuando ciertos virus como la gripe acechan y nos pillan desprevenidos.

Precisamente, uno de los síntomas propios de la gripe es la secreción de mucosidad. Además, los resfriados comunes también se caracterizan por este molesto problema, por lo que resulta muy necesario tomar medidas eficaces para empezar a respirar correctamente.

Por supuesto, la mucosidad se puede evitar tomando algunas medidas básicas, como lavarse las manos con frecuencia o protegernos bien del frío y los cambios bruscos de temperatura. Sin embargo, a veces estas no son tan eficaces como pensamos y caemos enfermos igualmente. Si es este tu caso, continúa leyendo, porque en este artículo te vamos a proponer algunos consejos útiles para eliminar esa mucosidad tan desagradable.

Remedios eficaces para eliminar los mocos

Vamos a conocer algunos remedios útiles para terminar con la mucosidad.

1. Aumenta la ingesta de líquidos

Una correcta hidratación resulta crucial para que la mucosidad se diluya y desaparezca. Procura beber unos dos litros de agua al día como mínimo. Si eres de los que tiene problemas para beber agua, puedes utilizar como truco los zumos naturales (nunca los industriales). Además, si utilizas frutas como la naranja, puedes beneficiarte de su riqueza en vitamina C, una gran aliada para combatir los virus.

Otra forma de beber agua es tomar infusiones. Algunas están saborizadas, por lo que su gusto te resultará más agradable al paladar y esto ayudará a que te hidrates sin ser apenas consciente. Otro clásico para los resfriados son los caldos y sopas. En invierno este tipo de platos calientes ayudan a atemperar el cuerpo, pero además las propiedades de ingredientes como el pollo son de ayuda para fluidificar la mucosidad. Aunque parezca muy evidente, debes procurar tener una botella de agua siempre a mano, ya que así recordarás la necesidad de beber.

Ingesta líquidos

2. Date un baño de eucalipto

Si necesitas despejar tus vías respiratorias antes de irte a dormir, tienes que probar las bondades del eucalipto. Una estrategia muy efectiva es realizar vahos, de forma que respires el vapor del agua con esencia de eucalipto mientras te cubres la cabeza con una toalla.

Si este método te resulta demasiado, puedes optar por darte un baño caliente, vertiendo unas gotas de aceite esencial de eucalipto en el agua. Te relajarás como nunca y notarás como tus vías respiratorias comienzan a descongestionarse. Otro truco muy simple consiste en hervir unas hojas de eucalipto, colocando el recipiente en el cuarto donde vayas a dormir.

3. Date un masaje

Aunque te pueda sonar algo extraño, darte masajes faciales puede ser una alternativa interesante para que la mucosidad comience a fluir y sea más fácil su expulsión. Para ayudarte puedes utilizar un poco de aceite de almendras, de forma que hagas círculos por la frente, las sienes y la zona alrededor de los ojos. Estos masajes son muy útiles si tienes tendencia a sufrir mucosidad.

4. Consume algo de picante

No, nos referimos a que te comas unos jalapeños para ponerte bien. No obstante, se conoce que las comidas ligeramente picantes sí pueden ayudar a descongestionar las vías nasales. Si eres fan de las comidas con un toque como este, prueba a preparar un caldo de pollo con media guindilla, será mano de santo y además será un gusto tomarlo en un día frío de invierno. Como todo en la vida, utiliza este remedio con moderación, sin abusar.

5. Coloca un humidificador en casa

Un humidificador es un dispositivo que aumenta la cantidad de humedad que hay en el aire. Estos aparatos son útiles en invierno, ya que permiten que las fosas nasales no se resientan con la acción de las calefacciones. La humedad en el aire es la mejor aliada para expulsar y diluir el moco, por lo que siempre es buena idea tener uno en tu cuarto, especialmente durante la noche.

Humidificador mocos

6. Prepara una infusión de tomillo

El tomillo es todo un clásico como remedio en los resfriados. Esto no es sorprendente, ya que se trata de una hierba con grandes bondades en el aparato respiratorio: permite reblandecer la mucosidad y es un buen desinfectante. Es fácil encontrar en supermercados infusiones de tomillo, aunque nuestro consejo es que te hagas con algunas hojas en un herbolario o tienda especializada, ya que así te aseguras de conseguir una buena concentración de sus propiedades.

7. Lava tu nariz

Mantener una limpieza diaria de la nariz es esencial si quieres mantener a raya la mucosidad. En la farmacia hay infinidad de productos que sirven a este fin, generalmente en forma de sprays. El suero fisiológico también es muy útil para lavar la nariz, aunque si vas a usarlo varias veces al día es importante que no sea muy agresivo, pues se trata de descongestionar con suavidad.

8. Expulsa las flemas

Sí, lo sabemos, no hay nada más desagradable que las flemas. Además, expulsarlas es algo que no está muy bien visto en público, por lo que solemos tragarlas, lo que empeora aún más el problema. Si estás con más personas, intenta ir a un cuarto de baño o utiliza un pañuelo para expulsarla, pero evita tragar la mucosidad, ya que solo lograrás impedir que las vías respiratorias se descongestionen.

En este sentido, es habitual que a la mucosidad vaya unida una molesta tos. Aunque es frecuente que enseguida recurramos a los medicamentos antitusivos para zafarnos de ella, lo cierto es que la tos es el mecanismo que nuestro cuerpo posee para expulsar la mucosidad excesiva. Por tanto, cortar la tos puede a veces ser un problema para acabar con el problema.

9. No fumes, bebas ni tomes cafeína

La cafeína y el alcohol son sustancias que favorecen la deshidratación, especialmente cuando se consumen de manera abusiva. Por este motivo, si sufres mucosidad es importante que limites su consumo y, en su lugar, te decantes por bebidas descafeinadas, a poder ser calientes.

El tabaco y el humo que respiramos cuando los que nos rodean fuman son también potenciadores de la mucosidad. Por ello, también debes limitar el consumo de tabaco y no acercarte a fumadores. Por supuesto, el tabaco es un enemigo si sufres mucosidad, pero es de sobra conocida su daño general a la salud.

10. Cuida tus alergias

Si sufres alergias de algún tipo, es esperable que seas más propenso a sufrir mucosidad. Por ello, si este es tu caso, es importante que mantengas controladas estas alergias, realizando controles médicos si los necesitan, evitando exponerte a los agentes que las desencadenan y tomando medicación que alivie los síntomas.

Alergia mocos

Conclusiones

En este artículo hemos recopilado los remedios más eficaces para terminar con la mucosidad. Este síntoma es muy frecuente, pero también muy molesto. Se asocia con numerosas enfermedades comunes, como la gripe o los resfriados comunes. A veces, eliminar la mucosidad puede ser más difícil de lo que parece y muchas veces el goteo nasal permanece durante semanas e incluso meses.

La congestión de las vías respiratorias es problemática, pues nos impide respirar bien, descansar con normalidad y también puede producir pequeñas heridas en la zona nasal debido al esfuerzo que hacemos continuamente para sonarnos. La mucosidad también puede manifestarse en forma de flemas, que nuestro cuerpo trata de expulsar mediante el mecanismo de la tos.

Aunque existen medicamentos que permiten limpiar las vías respiratorias y cortar la tos, en este artículo hemos propuesto algunos remedios caseros que requieren productos y medios fáciles de conseguir. Aunque la mucosidad se puede tratar y aliviar con estas medidas, también es importante seguir unas precauciones que nos permiten prevenir los resfriados, la gripe y otras enfermedades que cursan con mucosidad. Es importante protegernos del frío, evitar los cambios bruscos de temperatura, no beber ni fumar, mantener una buena higiene de manos, etc.

Los consejos que te hemos dado en este artículo te resultarán más necesarios que nunca, ya que tras acostumbrar a nuestro sistema inmune a la protección de la mascarilla, es fácil que al retirarla en exteriores nos encontremos más vulnerables al contagio de todo tipo de virus, no solo del COVID. Es importante vigilar la mucosidad si posees algunas patologías con frecuencia, como la sinusitis, o si presentas otras condiciones médicas como alergias. En este caso, es importante que recurras a medicamentos antihistamínicos si los necesitas y trates de no exponerte a los agentes alérgenos que puedes tener a tu alrededor.

Recuerda que la mucosidad es un mecanismo de defensa que nuestro organismo activa ante la entrada de agentes patógenos, pero cuando esta nos impide respirar con normalidad es importante tomar medidas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies