Los 5 tipos de Sinusitis: causas, síntomas y tratamiento

La sinusitis es una enfermedad que consiste en una inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales, unas cavidades huecas en el cráneo, como consecuencia de una infección bacteriana o vírica.

tipos-sinusitis

Las patologías respiratorias son el grupo de enfermedades con una mayor incidencia en todo el mundo. Y es que el sistema respiratorio, teniendo en cuenta que cada día respiramos unas 21.000 veces haciendo circular más de 8.000 litros de aire por el mismo, está constantemente expuesto a la presencia de patógenos que pueden colonizar las vías respiratorias tanto altas como bajas.

Así, las infecciones del sistema respiratorio son muy frecuentes en toda la población. Y aunque, por ejemplo, la neumonía sea un trastorno potencialmente muy grave, hay otras que no generan demasiada preocupación ya que sabemos que son leves, como por ejemplo el resfriado común, la faringitis, la laringitis o la rinitis.

Ahora bien, debemos tener en cuenta que, especialmente en lo que a resfriado y rinitis se refiere, hay un ligero riesgo de que surja alguna complicación. Y es que hay veces en las que la afectación a la mucosa respiratoria puede llegar hasta los senos paranasales, unas cavidades huecas en el cráneo susceptibles de ser colonizadas por patógenos.

En este momento, la persona puede desarrollar una sinusitis, un trastorno con una sintomatología más seria que, si bien suele resolverse por sí sola a los 10 días, puede ser una verdadera molestia para el paciente. Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases clínicas de la sinusitis, analizando sus causas, síntomas, tratamiento y, por supuesto, clasificación.

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es una patología generalmente infecciosa que consiste en una inflamación de la mucosa de los senos paranasales, unas cavidades huecas en el cráneo que, en esta enfermedad, son colonizadas por parte de bacterias o virus. Así pues, la sinusitis es una enfermedad basada en el proceso inflamatorio en la mucosa de estas cavidades a raíz de una infección bacteriana o vírica.

Suele aparecer como complicación de la rinitis (una inflamación del revestimiento mucoso de la nariz) o del resfriado común (una infección vírica de las células de la nariz y la garganta) y cursa con una sintomatología más severa que puede incluir pérdida de olfato, dolor facial, fiebre, mal aliento, etc, aunque estos signos clínicos dependerán del tipo de sinusitis en concreto, los cuales exploraremos más adelante.

Se trata, pues, de una patología que se desarrolla cuando el tejido mucoso que recubre los senos paranasales se inflama y que suele resolverse por sí sola en aproximadamente 10 días, aunque hay veces que puede requerir de un tratamiento que irá en función del patógeno responsable de dicha inflamación. Indaguemos, pues, en sus causas, síntomas y tratamiento.

Causas

Las causas de sufrir sinusitis es desarrollar una inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales, unos espacios llenos de aire en el cráneo ubicados detrás de la frente que, en condiciones normales, no sufren infecciones. Pero cuando las aberturas paranasales son bloqueadas generalmente a causa de la presencia excesiva de moco, los patógenos pueden crecer en exceso.

Así, normalmente como consecuencia de una complicación de un resfriado, una rinitis e incluso una alergia, se pueden bloquear las aberturas de los senos paranasales e incitar la proliferación de bacterias y virus que van a inducir, en este proceso de colonización, una inflamación de la mucosa que recubre dichos senos paranasales.

En ese momento aparece la sintomatología propia y decimos que se desarrolla la sinusitis, una patología con una prevalencia mundial que oscila entre el 8% y el 12%, tratándose así de una enfermedad respiratoria relativamente frecuente que es más probable de desarrollar si la persona cumple con ciertos factores de riesgo.

Estos factores de riesgo son los siguientes: alteraciones fisiológicas en los cilios (los pequeños vellos de los senos paranasales no pueden sacar el moco de estas cavidades de forma normal), sufrir una inmuno debilitación, fumar, pasar por cambios bruscos de altitud, ir a guarderías, sufrir fibrosis quística y, como ya hemos dicho, padecer un cuadro de rinitis, alergia o resfriado común.

causas-sinusitis

Síntomas

La inflamación del tejido mucoso que recubre los senos paranasales cursa con una sintomatología más severa que la de la rinitis o el resfriado común. De hecho, estos síntomas tienden a aparecer una semana después de un cuadro de resfriado que no ha sido superado correctamente, con la persona sintiendo un empeoramiento de los signos clínicos.

Sea como sea, la sintomatología de la sinusitis suele consistir en pérdida de olfato, fiebre, mal aliento, debilidad y fatiga, dolor de garganta, dolor facial, dolor de cabeza, congestión y goteo nasal, tos, dolor detrás de los ojos, dolor de dientes, sensibilidad facial, malestar general…

Cabe destacar también que, en el caso de la sinusitis crónica, la cual exploraremos cuando analicemos la clasificación, hay riesgo de que esta sinusitis derive en complicaciones graves. Es poco habitual, pero hay veces en las que sinusitis evoluciona en problemas de visión (la infección llega al globo ocular) e incluso en meningitis. Pero, como decimos, es poco común.

Aun así, debido a que la sintomatología es molesta y que hay un ligero riesgo de complicaciones severas, es importante no solo prevenir la sinusitis (controlando alergias, no fumando, usando humidificadores en casa, evitando las infecciones de las vías respiratorias altas…), sino conocer cómo debe tratarse.

sintomas-sinusitis

Tratamiento

Por regla general, la sinusitis es una patología leve autolimitante que se resuelve por sí sola y sin necesidad de tratamiento en aproximadamente 10 días. Ahora bien, hay casos en los que, si está causada por una infección bacteriana (si es una infección vírica, no), un médico puede recomendar un tratamiento farmacológico a base de antibióticos.

Eso sí, si se prolonga demasiado y se convierte en una sinusitis crónica, entonces sí que debe buscarse sí o sí atención médica, pues existe el riesgo de las complicaciones que hemos visto. Tras un diagnóstico a través de pruebas de imagen (generalmente una tomografía computarizada), una prueba de alergia, una inspección de muestras se secreción nasal y sinusal y una observación de los senos paranasales, se encuentra el problema de fondo que ha cronificado la sinusitis y se inicia el tratamiento.

Un tratamiento que puede consistir en irrigaciones nasales salinas (con aerosoles o soluciones), antialérgicos, antimicóticos (si se debe a una infección por hongos), fármacos para el tratamiento de pólipos nasales, corticosteroides (nasales, orales o inyectables), insensibilización con aspirina, inmunoterapia o, en casos graves que no puedan tratarse con ninguna de estas alternativas y debidos a una obstrucción de las aberturas paranasales, cirugía.

tratamiento-sinusitis

¿Qué clases de sinusitis existen?

Una vez comprendidas las bases clínicas de la sinusitis, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí: su clasificación. Y es que dependiendo tanto de su evolución como de las causas, podemos distinguir cinco tipos distintos de sinusitis. Analicemos sus particularidades.

1. Sinusitis aguda

La sinusitis aguda es aquella en la que la sintomatología está presente menos de cuatro semanas. Suele deberse a una infección bacteriana y la aparición de los síntomas es más súbita y con una intensidad mayor que las que veremos a continuación.

2. Sinusitis subaguda

La sinusitis subaguda es aquella en la que la sintomatología está presente más de cuatro semanas pero menos de tres meses. Así pues, está a medio camino entre la aguda y la crónica. Los síntomas siguen siendo intensos pero menos manifiestos que en la aguda.

3. Sinusitis crónica

La sinusitis crónica es aquella en la que la sintomatología está presente más de tres meses. Los síntomas son continuos pero menos manifiestos que en la aguda. Como hemos dicho, una inflamación cronificada de la mucosa de los senos paranasales abre la puerta a complicaciones, por lo que esta sinusitis crónica sí que requiere de un tratamiento que dependerá de la causa de fondo.

4. Sinusitis infecciosa

La sinusitis infecciosa es toda aquella manifestación de la enfermedad causada por una infección bacteriana, vírica o fúngica de la mucosa de los senos paranasales. La mayoría de casos son de esta naturaleza, con una inflamación del tejido originada por una colonización por parte de patógenos. En caso de que se deba a una infección bacteriana, pueden recetarse antibióticos; en caso de que se deba a una infección fúngica (por hongos), antimicóticos; pero en caso de que se deba a una infección vírica, solo puede esperarse a que el propio cuerpo combata la infección. Pero una sinusitis no siempre se debe a una infección.

sinusitis-subaguda

5. Sinusitis no infecciosa

La sinusitis no infecciosa es toda aquella manifestación de la enfermedad no causada por una infección. Y es que aunque sea poco común, el desarrollo de un tumor benigno o maligno en los senos paranasales puede provocar la sintomatología de esta patología. Los cánceres de cabeza y cuello son un grupo de cánceres relativamente raros, pues entre todos representan aproximadamente el 4% de los tumores malignos diagnosticados. Y aquellos que se desarrollan justo en los senos paranasales son solo una pequeña porción. Pero aun así, especialmente en casos crónicos donde no hay una infección visible, es un escenario que debe contemplarse.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies