Neil deGrasse Tyson: biografía y resumen de sus aportes a la ciencia

Neil deGrasse Tyson es uno de los astrofísicos más reputados de la actualidad, pero destaca especialmente por ser uno de los escritores y divulgadores científicos más famosos del momento.
Neil deGrasse Tyson

“La ciencia es una empresa cooperativa, que se extiende de generación en generación. Es el paso de la antorcha del maestro, al estudiante, al maestro… Una comunidad de mentes que se remonta a la antigüedad y hacia adelante, a las estrellas.”

Así se expresa Neil deGrasse Tyson, una de las figuras más reputadas en el mundo de la ciencia no solo por sus aportes a la astrofísica, sino por cumplir de manera extraordinaria con uno de los principios científicos más importantes: la ciencia es por y para la gente.

Neil deGrasse Tyson y muchos otros divulgadores científicos han puesto (y siguen poniendo) la ciencia al servicio de la gente, algo imprescindible no solo para despertar en nosotros el interés por aprender, sino para hacernos entender de forma sencilla conceptos que, seguramente, se escapan de nuestro conocimiento.

En el artículo de hoy rendiremos nuestro pequeño homenaje a este astrofísico, escritor y divulgador científico, especialmente conocido por recoger el legado de su mentor, Carl Sagan, y presentar la famosa serie “Cosmos”. Y además de en este aspecto divulgativo, Neil deGrasse Tyson ha realizado muchos aportes en el mundo de la astronomía. Veamos quién es y qué ha hecho, hasta ahora, esta figura científica.

Biografía de Neil deGrasse Tyson (1958 - actualidad)

Neil deGrasse Tyson es uno de los mejores (si no el mejor) divulgador científico de la actualidad. Escritor de 14 libros de divulgación científica y merecedor de decenas de premios y condecoraciones, este astrofísico estadounidense es una de las figuras científicas más reputadas.

Veamos cómo ha sido la vida de Neil deGrasse Tyson y qué le llevó a convertirse ya no en alguien famoso en los círculos científicos, sino en casi una figura de la cultura popular.

Primeros años

Neil deGrasse Tyson nació el 5 de octubre de 1958 en la ciudad de Nueva York. Se crió en el conocido barrio del Bronx en el seno de una familia en la que el padre era sociólogo y la madre, gerontóloga, es decir, se dedicaba al cuidado de las personas mayores. Fue el segundo de tres hermanos.

Se matriculó en el Bronx High School of Science, donde hizo sus estudios de secundaria. Sin embargo, él ya tenía muy claro (según él, desde los 9 años) que su verdadera pasión era la astronomía. En una visita a un planetario, Neil deGrasse Tyson quedó absolutamente maravillado por los secretos del Cosmos, algo que marcaría enormemente su carrera profesional.

Mientras seguía con sus estudios, Neil deGrasse Tyson empezó a estudiar por cuenta propia (y aparentemente de forma casi obsesiva) astronomía. Pero fue también en esta época que se despertó su voluntad divulgadora. Y es que a los 15 años empezó a “hacer ruido” en la comunidad científica al dar presentaciones en las que explicaba temas que le interesaban sobre el Universo.

Y fue en este momento en el que se cruzó con el que sería su mentor: el famoso doctor Carl Sagan. Quizás, el mayor referente en cuanto a divulgación científica, pues fue quien estableció los pilares de la misma. Sagan invitó a Neil deGrasse Tyson a estudiar en su universidad, la Universidad de Cornell, pero finalmente este decidió ir a Harvard.

De este modo, Neil deGrasse Tyson empezó a estudiar física en la Universidad y se graduó en el año 1980. En ese momento, se desplazó a la Universidad de Texas para cursar un máster en astronomía, el cual conseguiría en el año 1983. Sin embargo, la vida en el laboratorio no le apasionaba, por lo que la idea de hacer un doctorado (que requiere de mucha investigación) quedó aparcada.

Vida profesional

Tyson estuve trabajando como profesor de astronomía en la Universidad de Maryland hasta 1987. Lo dejó porque le surgió la posibilidad de realizar un postgrado en astrofísica en la Universidad de Columbia, cosa que aceptó rápidamente, consiguiendo el título de astrofísico en 1989, el mismo año en el que publicó su primer libro divulgativo: “Merlin's Tour of the Universe” (El Tour de Merlín por el Universo).

En ese momento decidió que era un buen momento para realizar el doctorado, convirtiéndose en doctor en astrofísica en 1991. Su tesis doctoral fue tan interesante que la propia NASA financió su elaboración.

Tyson empezó en ese momento su investigación científica, que se ha centrado en la formación de estrellas, los bulbos galácticos (aglomeraciones de estrellas que se encuentran en el centro de las galaxias espirales), el origen del Universo, los cambios que sufren las estrellas a medida que envejecen, la naturaleza de la Vía Láctea…

Durante los años noventa escribió un par de libros divulgativos más, aunque esta fase de su vida todavía no estaría marcada tan fuertemente por la divulgación, pues estaba centrado en las investigaciones en astrofísica.

En 1994 fue contratado como investigador en el Planetario Hayden, situado en Nueva York y uno de los más famosos del mundo. Es curioso que fue precisamente aquí donde Tyson se enamoró de niño de la astronomía. Y años después, convertido ya en un reputado astrofísico, regresó para trabajar.

En 1995 empezó a escribir para la revista “Natural History”, una de las revistas científicas con mayor reputación, que fue fundada en el año 1900. Tyson escribía periódicamente una columna en la revista que tenía el nombre de “Universe”, donde el científico trataba distintos temas de astronomía con su reconocido carácter divulgativo.

Paralelamente continuó su investigación en el Planetario Hayden, en el que tardó apenas dos años en convertirse en director. Desde 1996 y hasta la actualidad, Neil deGrasse Tyson es el director general de este planetario.

Con la llegada del nuevo siglo empezó también la etapa más divulgativa de Tyson, aunque la siguió compaginando con la investigación en el planetario. De hecho, en 2001, el presidente George W. Bush contrató a Tyson para que trabajara en la “Comisión para el futuro de la Industria Aeroespacial de los Estados Unidos” y en otra conocida como “Luna, Marte y más allá”.

Sus servicios le valieron para, en 2004, obtener la “Medalla de la NASA al Servicio Público Distinguido”, una de las mayores condecoraciones que pueden obtenerse en este ámbito de la ciencia. Sin embargo, Tyson seguía sin ser demasiado conocido por el público general, más allá de aquellas personas muy metidas en el mundo de la astronomía.

Pero esto empezó a cambiar ese mismo año, pues fue anfitrión de la serie “Origins”, una miniserie de cuatro capítulos emitida por la PBS, la televisión pública de Estados Unidos. Esto lanzó la carrera de Tyson a nivel divulgativo, convirtiéndose así en una figura reconocida para el público general.

Su “despegue mediático” lo impulsó a publicar más obras divulgativas. Y, de hecho, desde 2004, Tyson es muy fructífero en cuanto a libros. En apenas 15 años ha publicado 7 libros. El último de ellos, “Astrophysics for People in a Hurry” (Astrofísica para gente con prisas) fue publicado en 2017.

En 2006 generó un gran revuelo no solo en el mundo de la astrofísica, sino en la sociedad en general, pues el planetario Hayden (del que seguía siendo director) se encargó de quitarle a Plutón la etiqueta de planeta.

Desde entonces, pese a seguir investigando, su carrera divulgativa terminó de despegar. En 2007 empezó a ser invitado regular en la serie “El Universo”, emitida por el canal History Channel. En 2009 participó como narrador en un aclamado documental titulado “400 años del telescopio”. Ese mismo año fue fichado para el programa “StarTalk”, el cual tenía un carácter cómico y donde participó hasta 2010.

Pero su verdadero éxito llegó en el año 2014, en el que recogió el legado de su mentor Carl Sagan y presentó uno de los programas de divulgación científica más célebres de la historia: “Cosmos: una Odisea en el Espacio”.

La recepción de la serie no pudo ser mejor. Y Neil deGrasse Tyson, además de convertirse en, seguramente, la figura científica más famosa y reconocida del mundo, recibió en 2015 la “Medalla de Bienestar Público”, una muy reputada condecoración que la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos concede a aquellos científicos que ponen la ciencia al servicio de la sociedad de la mejor manera. Dentro de la divulgación científica en Estados Unidos (y, por lo tanto, en el mundo) es el honor más prestigioso que se puede recibir.

Neil deGrasse Tyson, pues, además de ser un astrofísico que ha realizado (y sigue realizando) investigaciones vitales para aumentar el conocimiento que tenemos acerca del Cosmos, es una de las figuras que mejor cumple con uno de los aspectos más apasionantes de la ciencia: despertar la curiosidad de la gente y responder a sus dudas. Por esta y por muchas otras cosas, Tyson es uno de los referentes no solo para el mundo de la astronomía, sino para el de la divulgación.

Los 5 principales aportes de Neil deGrasse Tyson a la ciencia

Como hemos dicho, Neil deGrasse Tyson sigue dedicando su vida al estudio del Universo y a la divulgación científica. Es autor de 17 libros y ha recibido decenas de honores y condecoraciones por su servicio tanto a la astrofísica como a la comunicación de la misma a las personas. Veamos, pues, sus principales aportes no solo a la ciencia, sino a la sociedad en general.

1. Publicación de libros divulgativos

Desde 1989, Neil deGrasse Tyson ha publicado un total de 17 libros de carácter divulgativo que tratan sobre temas muy distintos de astrofísica. Sus obras destacan por atreverse con todo, desde cómo es la muerte de un agujero negro hasta los orígenes del Universo. La última de ellas fue publicada en el año 2017 y seguro que todavía quedan muchas por llegar.

2. Participación en programas, documentales y series

A pesar de que muchas de sus obras han sido éxitos de ventas, si por algo es reconocido Neil deGrasse Tyson es por sus apariciones en televisión. Su lenguaje cercano, sus expresiones, su forma de comunicarse, los toques de humor que incluye, la sencillez con la que habla de temas de astrofísica, su carisma… Todo esto lo convierte en la persona perfecta para divulgar la ciencia en programas, documentales y series. “Cosmos: una Odisea en el Espacio” fue lo que terminó por impulsarlo a la fama, convirtiéndose en un icono de la cultura popular.

3. Plutón no es un planeta

Neil deGrasse Tyson destaca también por no tener miedo de ser alguien controvertido. Y este es el más claro ejemplo de ello. Sabiendo que recibiría críticas tanto de la comunidad científica como de la sociedad en general, Tyson fue uno de los principales impulsores de que Plutón dejara de ser considerado un planeta. Y es que, como sabía que no cumplía con los estándares mínimos, hizo que el planetario que dirigía le quitara esta etiqueta.

4. La vida en la Tierra no terminará

Sin, de nuevo, miedo a ser controvertido, Tyson afirma que, a pesar de que el cambio climático es absolutamente real, en ningún caso provocará la desaparición de la vida. Él dice que la Tierra se ha recuperado de desastres mucho peores y que, al final, la vida siempre encuentra un camino.

5. Avances en astrofísica

Neil deGrasse Tyson ha hecho innumerables aportaciones al mundo de la astrofísica que le han hecho merecedor de decenas de honores, medallas, premios y condecoraciones. No podemos detallar todos estos aportes en el artículo, pero sí que debemos recordar que, a pesar de que las investigaciones científicas más puras no se ganan (por desgracia) tanto renombre en la sociedad, son vitales para que nuestro conocimiento acerca del Universo aumente.

Durante más de 30 años, Tyson se ha dedicado al estudio de cómo se forman las estrellas, por qué las galaxias tienen en su centro aglomeraciones de estrellas, cuál es el origen del Universo, cómo envejecen (y mueren) las estrellas, cómo se formó la Vía Láctea, etc.

Referencias bibliográficas

  • deGrasse Tyson, N. (2017) “Astrofísica para gente con prisas”. PAIDÓS.
  • Clough, M.P. (2015) “A Science Education that Promotes the Characteristics of Science and Scientists”. K-12 STEM Education.
  • Medrano, J. (2015) “Reflexiones nerviosas de huecos y de rellenos”. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría.
  • Howard, S. (2015) “Why Pluto Is Not a Planet Anymore or How Astronomical Objects Get Named”. Research Gate.
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies