Los 15 planetas más extraños del Universo

Continuamente se están descubriendo planetas en los que parece no cumplirse lo que sabemos acerca de física y geología. Un repaso de los mundos más extraños, raros e increíbles del Universo.
Corot-7B

Con una edad de 13.700 millones de años y una extensión de más de 150.000 millones de años luz, el Universo lo es absolutamente todo. Cuanto más aprendemos acerca de él, más nos sorprende y más preguntas sin respuesta parecen surgir.

Nuestra Tierra no es más que una pequeña roca que gira alrededor de una estrella, una estrella más de las miles de millones que hay solo en nuestra galaxia: la Vía Láctea. Y teniendo en cuenta que en el Universo hay miles de millones de galaxias y cada una de ella con miles de millones de estrellas alrededor de las cuales suelen orbitar planetas, el número de planetas en el Cosmos es más grande de lo que podemos imaginar.

Y a pesar de las dificultades para estudiar cómo son los planetas más alejados de nuestro hogar, las últimas innovaciones en Astronomía han permitido conocer las propiedades físicas, químicas y geológicas de planetas que están a muchos años luz de nosotros.

Y desde que somos capaces de esto, hemos descubierto mundos que nos han hecho replantearnos muchos de los principios de la naturaleza. En este artículo haremos un repaso de los planetas más extraños del Universo, teniendo en cuenta que conocemos un porcentaje prácticamente nulo de todos los que hay en el Cosmos.

¿Cuáles son los planetas más raros del Cosmos?

A grandes rasgos, un planeta es un cuerpo astronómico sin luz propia que gira alrededor de una estrella, la cual atrapa a este objeto debido a su gravedad masiva, haciendo que siga una órbita. Más allá de esto, los planetas pueden ser increíblemente distintos entre ellos.

Y no hace falta irse a los rincones del Universo. En nuestro propio Sistema Solar ya podemos darnos cuenta de la variedad de propiedades que pueden recoger. Solo hace falta ver cómo de diferente es la Tierra respecto a Urano, por ejemplo. O la diferencia de tamaño entre Júpiter, con sus cerca de 140.000 kilómetros de diámetro, y Mercurio, con sus 4.800 kilómetros de diámetro.

Pero es que si nos vamos a otras estrellas lejanas, esto es todavía más increíble. A día que se ha escrito este artículo (22 de junio de 2020), se han descubierto 4.164 exoplanetas y, aunque sean solo de nuestra galaxia (sigue siendo prácticamente imposible detectar planetas fuera de la Vía Láctea) y un porcentaje muy pequeño de los miles de millones que hay, ya ha sido suficiente para toparnos con algunos verdaderamente extraños que nos hacen darnos cuenta de lo poco que sabemos acerca del Cosmos. Veámoslos.

1. HD 209458 b: el planeta que es devorado

HD 209458 b, popularmente conocido como Osiris, es un planeta que rompe con todo lo que sabíamos de Astronomía. Y es que este planeta está siendo devorado constantemente por su estrella, como si esta fuera un agujero negro.

Esto hace que el planeta disponga de una cola (fruto de la distorsión provocada por ser “devorado”) de más de 200.000 kilómetros, adquiriendo un aspecto similar al de un cometa. Se estima que este planeta ha perdido cerca del 10% de su masa.

HD 209458

2. J1407b: el “Súper-Saturno”

Este planeta, situado a unos 420 años luz de la Tierra, tiene anillos, al igual que “nuestro” Saturno, pero mucho, mucho más grandes en diámetro. De hecho, 600 veces más. Los anillos de este increíble planeta tienen un diámetro de 176 millones de kilómetros. Esto es más de la distancia que hay entre nosotros y el Sol.

Los científicos y astrónomos siguen sin entender cómo es posible esto. Si Saturno tuviera unos anillos de este tamaño, podríamos verlos perfectamente desde la Tierra y, de hecho, ocuparían gran parte del cielo.

J1407b

3. PSR B1620-26 b: el planeta más anciano conocido

Este planeta rompió con todo lo que sabemos acerca de la formación de planetas. Y es que es conocido como el “matusalén” de los planetas. Situado a unos 12.400 años de luz de distancia, este planeta tiene una edad de 12.700 millones de años. “Solo” 1.000 millones de años después de la formación del Universo.

Técnicamente, en una edad tan temprana no habían los “ingredientes” necesarios para que se formaran los planetas, pero PSR B1620-26 b está ahí, rompiendo todos los esquemas. En comparación, la Tierra, con sus 4.500 millones de años de edad, es solo una niña.

PSR B1620-26 b

4. Kepler-1b: el planeta más oscuro del Universo

Kepler-1b es uno de los planetas más extraños del Universo. Está situado a unos 450 años de luz de distancia y, por el momento, es el planeta más oscuro del Cosmos. Es un gigante gaseoso (más grande que Júpiter), pero su principal característica es que refleja menos del 1% de la luz que recibe de su estrella, por lo que es más oscuro que el propio carbón.

Los astrónomos no entienden cómo es posible esto. Además, al no reflejar la luz y al llegar a temperaturas abrasadoras, un halo rojo envuelve el planeta, lo que lo convierte en algo más propio de la ciencia ficción.

Kepler-1b

5. Corot-7b: el planeta infierno

Corot-7b es conocido como el “planeta infierno” y se ha ganado este título por méritos propios. Está tan cerca de su estrella que todos sus gases fueron evaporados, quedando únicamente el núcleo rocoso. Las temperaturas en su superficie alcanzan los 2.600 °C por la parte que da a la estrella, mientras que en la parte “de noche” las temperaturas bajan hasta los cientos de grados bajo cero.

Corot-7B

6. Gliese 436b: el planeta de hielo y llamas

¿Te imaginas un planeta recubierto por una capa de hielo que está continuamente en llamas? Parece algo propio de la fantasía, pero es totalmente real. Gliese 436b es un infierno helado y, sin duda, uno de los planetas más extraños del Universo.

Está situado a poco más de 30 años luz y fue el primer exoplaneta en el que se confirmó la presencia de agua, aunque no fue del modo en el que se esperaba. Pese a tener una temperatura media de 439 ºC, hay hielo, el cual, por cierto, está siempre en llamas. De acuerdo a los astrónomos, la presencia de hielo sólido a estas temperaturas solo es posible si en el planeta hay una gravedad inmensa.

Gliese 436-b

7. Kepler 438b: ¿nuestro nuevo hogar?

El descubrimiento de este planeta en 2015 fue una auténtica revolución. Y es que Kepler 438b cumple, en teoría, con todas las condiciones para ser habitable. Esto hizo que fuera bautizado como “la segunda Tierra”. Hacer un descubrimiento así, teniendo en cuenta que reunir estas condiciones es algo muy poco probable y que solo podemos detectar una porción casi nula de los exoplanetas, es algo inaudito. De todos modos, está a 470 años luz de distancia, por lo que, con la tecnología de la que disponemos hoy en día, el viaje nos tomaría millones de años.

Kepler-438b

8. 55 cancri e: el planeta de diamante

55 cancri e es uno de los planetas más raros del Universo. Un tercio de su composición es diamante puro. Y es que al estar compuesto prácticamente por carbono sometido a presiones y temperaturas muy elevadas, su masa se ha convertido en diamante. Teniendo en cuenta que su tamaño es el doble que el de la Tierra, el valor del diamante de este planeta sería de 27 quintillones de dólares, aunque de poder llevarlo a nuestro hogar, el diamante sería el producto más barato del mundo.

Cancri e

9. HAT-P-7b: el planeta donde llueven zafiros

HAT-P-7b, situado a más de 1.000 años luz de la Tierra, no es solo uno de los exoplanetas más alejados conocido, sino uno de los más increíbles y extraños. Y es que gracias a unas presiones increíblemente altas, se producen precipitaciones de corindón, es decir, de lo que nosotros entendemos como zafiros y rubíes. Estas piedras preciosas, al “llover”, van conformando la superficie de este planeta que parece sacado de una novela de fantasía.

Hat-p-7b

10. Kepler 7b: el planeta 10 veces menos denso que el agua

Kepler 7b va en contra de todo lo que sabemos de física. Y es que técnicamente, este planeta no debería existir. Tiene un tamaño dos veces mayor al de Júpiter pero pesa la mitad. Esto significa que tiene una densidad de menos de 0’2 gramos por cada centímetro cúbico. El agua tiene una densidad de 1 gramo por centímetro cúbico. Es decir, un centímetro cúbico de planeta pesa casi diez veces menos que un centímetro cúbico de agua. Sencillamente increíble.

Kepler 7-b

11. HD 106906 b: el planeta más alejado de su estrella

Otro planeta que rompe con todo lo que sabemos de Astronomía. Neptuno es el planeta más alejado del Sol en nuestro Sistema Solar. Está a unos increíbles 4.500 millones de kilómetros, lo que ya hace que tarde 165 años en dar una vuelta al Sol y que a la luz de nuestra estrella le tome 4 horas llegar a él.

Pero es que HD 106906 b está a 97.000 millones de kilómetros de su estrella. Dada esta increíble distancia, los astrónomos creyeron que iba a ser el planeta con las temperaturas más bajas conocido. Pero no. Ante su asombro, la temperatura de este planeta es de 1.500 °C, mucho más caliente que Mercurio, el planeta más cercano al Sol (58 millones de kilómetros) y donde las temperaturas no llegan a los 500 °C. Nada en HD 106906 b tiene sentido. Ni que esté atraído por la gravedad a esa distancia ni mucho menos que esté tan caliente.

HD-106906

12. Kepler 78b: cuando el año dura 8 horas

Kepler 78b, situado a 172 años luz, es otro de los infiernos en el Universo. Está tan cerca de su estrella que no solo se alcanzan temperaturas de más de 2.800 °C, sino que tan solo tarda 8 horas en completar una vuelta alrededor de su estrella. Es decir, su año no dura 365 días como en la Tierra, sino apenas como una jornada laboral.

Kepler-78b

13. HD 80606-B: el planeta extremo

HD 80606-B, situado a 190 años luz, es un gigante gaseoso de color negro y rojo que parece sacado de un relato de terror. Es tan denso que incluso la luz de su estrella lo tiene difícil para penetrar en su interior. Pero no solo es extremadamente raro en cuanto a lo visual, sino que sigue una de las órbitas más extrañas conocidas.

Se acerca de forma totalmente inusual a su estrella para después alejarse mucho. Esto hace que las temperaturas varíen desde los 3.000 °C hasta los -20 °C. Es el planeta en el que se dan unas variaciones de temperatura más extremas.

HD-80606b

14. GJ 1214 b: la olla a presión gigante

GJ 1214 b es un planeta océano, pero que eso no nos haga pensar que es un posible hogar. No lo es en absoluto. De hecho, es tan hostil que puede considerarse como un infierno líquido. Su atmósfera es tan densa y tiene una extensión tan grande que este mundo es como una olla a presión gigante. Todo lo que entre en este planeta es triturado al instante.

GJ-1214b

15. NGTS-1b: un planeta desproporcionado

NGTS-1b es conocido como el “monstruo imposible”. Y es que, de nuevo, este planeta no debería existir, pues desafía todas las leyes de formación de planetas. Tiene un tamaño similar al de Júpiter pero está extremadamente cerca de su estrella: 4,5 millones de kilómetros. Para entender lo increíble que es esto, hay que tener en cuenta que Mercurio, el planeta más cercano al Sol, está a 58 millones de kilómetros del mismo.

Pero es que no solo es sorprendente esto. Lo más extraño es que este planeta está desproporcionado respecto a su estrella, la cual es muy pequeña (la mitad de nuestro Sol). Técnicamente, una estrella de este tamaño no podría tener a su alrededor un planeta tan grande, y menos tan cerca. De nuevo, la realidad supera a la ficción.

NGTS-1b

Referencias bibliográficas

  • Lee, C.H. (2016) “Exoplanets: Past, Present, and Future”. Galaxies.
  • Shapshak, P. (2018) “Astrobiology - an opposing view”. Bioinformation.
  • Spiegel, D., Fortney, J., Sotin, C. (2013) “The Structure of Exoplanets”. Proceedings of the National Academy of Sciences.
  • Howard, S. (2011) “Exoplanets”. Washington Academy of Sciences.
  • Catálogo de exoplanetas: https://exoplanets.nasa.gov/exoplanet-catalog/
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.