Ciencia

¿Por qué estudiar Zoología? 10 razones y salidas profesionales

La Zoología es una disciplina de la biología bella, interesante y llena de conocimiento aplicable en el día a día. Si tienes en mente estudiar esta especialización, te daremos motivos para decidirte.
Por qué estudiar Zoología

En lo que al descubrimiento de especies en la Tierra se refiere, el ser humano no ha hecho más que rozar la punta del iceberg. Se estima que existen 8,7 millones de especies de seres vivos en el planeta, de las cuales solo se han descubierto 1,3 millones a lo largo de la historia de la civilización. Así pues, nos quedan el 86% de los taxones terrestres y el 91% de los marinos por describir.

En la otra cara de la moneda, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) estima que más de 32.000 especies se encuentran amenazadas a día de hoy, es decir, el 27% de todos los taxones evaluados hasta ahora. Expertos también calculan que se extinguen una media de 150-200 especies cada 24 horas, un dato verdaderamente desastroso en lo que a taxonomía y conservación se refiere.

Ambos frentes de acción son cubiertos por el biólogo especializado en la Zoología, pues esta rama se encarga del estudio de los animales en todas sus acepciones posibles. Desde la conservación hasta el descubrimiento, la figura del zoólogo es esencial para comprender la parte más basal de la biología: el estudio de las especies diferentes a la nuestra. Si quieres conocer las 10 razones y salidas profesionales por las cuales merece la pena especializarse en esta disciplina, continúa leyendo.

Los motivos por los que estudiar Zoología

En primer lugar, es esencial destacar que la zoología es una disciplina que se imparte en formato de máster, al menos en España. Esto quiere decir que haber cursado una carrera de biología de 4 años de duración es requisito necesario para poder especializarse en esta rama.

Sin duda, cualquier persona que se plantee especializarse en zoología debe tener ciertos conocimientos claros sobre genética, biología evolutiva, filogenia y adaptaciones de los animales al medio ambiente. Al entrar en esta especialización se dan bastantes cosas por sabidas, razón por la cual tener un concepto general de todas las ramas de la biología es esencial. Una vez realizada esta acepción, te contamos las 10 razones para estudiar zoología.

1. Desentrañarás el origen de la vida

Aunque no lo parezca, la filogenética es una parte esencial en el proceso de aprendizaje de cualquier zoológo. La filogenia, definida como la relación de parentesco entre especies, es básica para conocer a los animales de hoy en día y explicar los motivos subyacentes de sus adaptaciones.

Si quieres ser zoólogo, prepárate para memorizar taxones, realizar árboles filogenéticos y aprenderte otros tantos de memoria. Toca sumergirse en el mundo de los géneros, especies, familias, clados monofiléticos y parafiléticos y otros muchos términos de índole evolutiva. Solo describiendo el pasado se conoce del todo el presente y el futuro, y desde luego la zoología tiene esta postulación en cuenta.

2. Distingue especies al vuelo: una proeza

Es común que a los zoólogos se nos pregunte continuamente lo siguiente: "oye, ¿sabes lo que es esto?”, señalando a un ser vivo que no hemos visto en nuestra vida. La respuesta suele ser sencilla: no tengo ni idea. La creencia de que los especializados en zoología conocen todas y cada una de las especies en la Tierra es infundada, más que nada porque es imposible memorizar más de un millón de taxones.

Lo que sí podemos hacer es tratar de llegar a la familia, y con suerte al género, de la especie en cuestión. Por ejemplo, si un zoólogo ve a un saltamontes que no había conocido antes, seguramente sabrá que se trata de un hexápodo insecto ortóptero. A partir de ahí, mediante rasgos morfológicos y claves dicotómicas, se puede tirar del hilo.

Zoólogo

3. El conocimiento es la base de la conservación

Si bien son los ecólogos, los especializados en ciencias medioambientales y los ingenieros forestales los que realizan los planes de recuperación y preservación de especies, el conocimiento más basal de todos corre a cargo del zoólogo. Por ejemplo, este describirá que una especie requiere una humedad relativa del 70 % en su medio natural al observar su comportamiento y requerimientos en la naturaleza. Todos estos datos son esenciales para la preservación futura de cualquier especie en instalaciones humanas.

4. Un zoólogo plantea más preguntas que respuestas

Sin duda, la especialización en zoología te permitirá observar a los entes presentes en la naturaleza desde un punto de vista mucho más crítico. Los zoólogos no vemos a un animal saltar y nos contentamos con ello. Toca preguntarse lo siguiente: ¿por qué salta 15 centímetros al nivel del suelo y no más? ¿qué presión adaptativa le ha hecho saltar más alto? ¿de qué depredadores huye con este medio de locomoción? ¿tiene alguna función más allá de la huida? ¿cuál es su gasto metabólico durante el acto?

5. Obtienes mucho conocimiento en estadística

De nuevo, aunque no lo parezca, la zoología bebe mucho más de las matemáticas y estadística de lo que se podría esperar. Si eres zoólogo no vale con tener una idea general de matemáticas: hay que saber cómo realizar ANOVAS, ANCOVAS, cuantificar variables y obtener grupos muestrales con potencia significativa, entre otras muchas cosas.

Las investigaciones zoológicas se basan en los números aportados por los seres vivos y el entorno (tamaño, clima, número de individuos,etc) y sus relaciones, y estas se obtienen mediante análisis estadísticos. Con programas informáticos aprenderás a realizar, interpretar e idear procesos científicos de base estadística relativamente compleja.

6. Podrás llegar a manipular animales de forma legal

Algunos másteres en zoología, como el de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) otorgan a sus estudiantes la posibilidad de inscribirse en el curso teórico de manipulación animal. Esto otorga al zoólogo en cuestión competencias suficientes para adquirir las funciones A, B y C en este ámbito, es decir, manejar animales en ambientes laboratoriales y naturales hasta un nivel bastante especializado.

Esto abre bastantes puertas de empleo, como puede ser el trabajo en un animalario. Aun así, esta formación teórica debe complementarse con una práctica de 120 horas, la cual no viene incluida en el programa lectivo universitario.

Zoólogo lobo

7. La museología es un camino

La museología, la disciplina que se encarga de mantener y preservar a los museos del mundo, está ampliamente relacionada con la zoología en su acepción más natural. Los museos presentan colecciones extensísimas de diversos taxones animales, y ni más ni menos que los zoólogos especializados en la museología son los encargados de preservarlas.

8. El único camino para la investigación

Si quieres dedicarte a la investigación animal, esta es la mejor de las opciones para prepararte antes de iniciar un doctorado. Aun así, quédate hasta el final, pues hay bastantes acepciones que realizar con respecto a este tema.

9. Más allá de la investigación

Si bien la investigación es el camino que más se tiene en mente, un zoólogo puede dedicarse a muchísimas cosas más: trabajo en reservas naturales, mantenimiento y cuidado de los animales en un animalario, como consultor ambiental en empresas privadas, como parte del ministerio de agricultura y medio ambiente del país en el que resida, como guardia forestal o como divulgador científico, entre otras cosas.

10. Un camino muy lejos de ser fácil

En esta última razón, más que darte un motivo para estudiar zoología, te trataré de convencer para que no lo hagas, no al menos bajo ciertas condiciones. Si tu sueño es la investigación zoológica, ten claro que en un país de habla hispana difícilmente podrás conseguirlo. Los casos de éxito en el entorno de un zoólogo se cuentan con las manos, pues casi todos se quedan con una mano delante y otra detrás al finalizar un doctorado.

Sí, todos solemos pensar: “yo voy a poder con ello, mi caso será diferente”. La triste realidad es que en muchos sistemas el cuello de botella creado es tal que dan un poco igual tus aptitudes: hay gente igual de buena que lleva más tiempo, mucho más tiempo esperando para cualquier oportunidad que tú. Solo los casos en los que se combina la suerte, una disposición plena y un historial académico impecable (más de un 8,5 de media entre carrera y máster) suelen terminar en un puesto de investigador, a veces ni eso.

Por ello, estudiar zoología con la única idea en mente de llegar a ser investigador es un grave error. Lo más probable es que este no sea el desenlace final, por listo/apto que seas, a menos que quieras esperar 10 años encadenando contratos temporales precarios con otros tantos períodos de trabajo gratuito.

Las labores de un zoólogo van muchísimo más allá de la investigación, tal y como se ha recogido en las líneas previas. No te especialices teniendo en mente una única salida: concibe esta rama como un todo que se puede aplicar en múltiples sectores de la sociedad y solo así evitarás un grave disgusto al terminar el periodo de especialización.

Resumen

Como habrás podido ver, los puntos fuertes de un zoólogo son el conocimiento filogenético, la capacidad deductiva, la interpretación estadística y la memoria a largo plazo. Conocer el mundo que nos rodea es un verdadero regalo, pero este camino no viene sin los sacrificios que te hemos comentado en las líneas previas.

En tu mano está volcar todas tus fuerzas en pos de un sueño, pero ten en cuenta que el zoólogo puede serlo de muchas formas, todas igual de válidas que la presente en el ámbito de la investigación. Además, por negativas que hayan sonado algunas frases en párrafos anteriores, si a mí dieran la opción de cambiar mi profesión, elegiría la de zoólogo en cualquier realidad. A veces, la belleza de comprender el mundo que nos rodea vale más que cualquier fortuna.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies