Las 7 diferencias entre mitosis y meiosis

La mitosis y la meiosis son las dos formas principales de división celular, pero cada una se realiza por unos mecanismos concretos y tienen resultados muy diferentes. Veamos en qué consiste cada una.
Diferencias mitosis meiosis

37 millones de millones. Este es el número de células que conforman todo nuestro organismo. Todo lo que somos es gracias a estos 37 billones de células que, trabajando de forma coordinada y especializándose para constituir los distintos tejidos y órganos del cuerpo, están en continua regeneración.

En este sentido, los procesos de división celular son imprescindibles. La clave de la vida está en la capacidad de las células de, mediante distintas enzimas, replicar nuestro material genético, es decir, hacer copias del ADN para poder dar lugar a células hija.

Dada su importancia, a todos nos suenan los conceptos de mitosis y meiosis, los dos principales mecanismos de división celular en los seres vivos. En nuestro cuerpo (y en el de todos los organismos con reproducción sexual) tienen lugar los dos.

Pero, ¿para qué sirve cada una? ¿Todas las células son capaces de realizar los dos tipos? ¿Qué resultado tiene cada una de ellas? ¿Qué mecanismos se usan en cada una? En el artículo de hoy responderemos a estas y otras preguntas para entender, de forma sencilla, cuáles son las principales diferencias (pero también las semejanzas) entre la mitosis y la meiosis.

¿Qué es la mitosis? ¿Y la meiosis?

Antes de detallar sus diferencias, es importante definir ambos procesos celulares. Como venimos comentando, tanto la mitosis como la meiosis son mecanismos de división celular, por lo que comparten semejanzas.

Las dos se producen en células eucariotas (con núcleo definido), tiene lugar una duplicación del ADN y requieren de la presencia de cromosomas homólogos, así como del uso de enzimas comunes, como la DNA-polimerasa (para sintetizar cadenas de ADN) o la helicasa (desenrollar la doble cadena de ADN). Pero más allá de esto, todo son diferencias.

La mitosis: ¿qué es?

Para hacerlo más sencillo todo, vamos a hablar desde la perspectiva del cuerpo humano, pero recordemos que tanto la mitosis como la meiosis ocurren en todas las células eucariotas, es decir, en animales, plantas, hongos, etc. Habiendo dejado claro esto, empecemos.

La mitosis es un tipo de división celular que tiene lugar en las células somáticas, las cuales son todas aquellas que conforman tejidos u órganos (células musculares, del hígado, de los huesos, del corazón, neuronas, de los riñones, de la piel…) a excepción de las células germinales, aquellas que dan lugar a óvulos y espermatozoides.

Por lo tanto, la mitosis es la división celular que realizan absolutamente todas las células de nuestro cuerpo excepto las sexuales (por lógica, estas harán la meiosis, pero ya llegaremos a ello). Constando solo de una fase de división (con una fase previa en la que se duplica el ADN y otras cuatro fases en las que se va movilizando por la célula), el resultado de la mitosis es la división de una célula madre en dos células hijas ya no solo con el mismo número de cromosomas, sino con la misma información genética.

En este sentido, la mitosis da lugar a clones. Las células somáticas, que son diploides (2n, porque tenemos dos cromosomas de cada; 23 pares de cromosomas, con un total de 46), dan lugar a dos células hijas que reciben exactamente el mismo ADN y que, por lo tanto, siguen siendo diploides (tienen 23 pares de cromosomas).

Por lo tanto, la división celular mitótica no da lugar a ninguna forma de variabilidad genética, pues son copias (casi) exactas. Sin embargo, al ser más eficiente y rápida, permite renovar constantemente nuestros órganos y tejidos.

Dependiendo del órgano o tejido en cuestión (y de lo expuesto que esté a daños), la mitosis se realizará con mayor o menor frecuencia. Las células del intestino se renuevan por completo cada 2-4 días, mientras que las musculares lo hacen cada 15 años.

En resumen, basta con quedarnos con la idea de que la mitosis es la división celular que tiene lugar en los distintos órganos y tejidos del cuerpo (excepto en células sexuales) y cuyo objetivo es el de generar clones de las células para reparar y renovar el organismo.

Mitosis

La meiosis: ¿qué es?

La meiosis, por su parte, es el tipo de división celular que no sucede en las células somáticas, sino que tiene lugar en las células germinales, que son aquellas que generan los gametos o células sexuales, es decir, óvulos y espermatozoides en el caso de las mujeres y los hombres, respectivamente.

A nivel biológico, se trata de un proceso más complejo, pues consta de dos divisiones consecutivas (meiosis I y meiosis II), pero la vida tal y como la conocemos es posible gracias a ella. Y es que con la meiosis no se busca generar clones, sino células únicas (y diferentes a las progenitoras) que den variabilidad genética.

Todo empieza con las células germinales, localizadas en los órganos sexuales (ovarios y testículos), que son las únicas células del cuerpo capaces de realizar una división meiótica. Estas células germinales, que son diploides (2n) realizan, en el núcleo, lo que se conoce como entrecruzamiento cromosómico, es decir, el intercambio de fragmentos de ADN entre cromosomas homólogos (esto no pasaba en la mitosis), asegurándose así de que cada gameto sea único.

Cuando se ha realizado este intercambio, cada cromosoma de la pareja marcha a un polo de la célula, pero no se replica. Esto provoca que, después de que la célula se haya dividido, obtengamos dos células hijas diploides genéticamente únicas.

Después de distintos procesos celulares, el resultado final de la meiosis es la obtención de, a partir de una célula germinal diploide (2n), cuatro células haploides (n) conocidas como gametos. Esto es imprescindible no solo para que haya variabilidad genética en cada gameto, sino que, al ser haploides, cuando espermatozoide y óvulo fusionen su material genético, se generará un cigoto diploide (n + n = 2n) que, realizando ahora ya sí, mitosis, dará lugar a una persona.

En resumen, la meiosis es la división celular que tiene lugar en las células germinales y cuyo objetivo es el de generar variabilidad genética a través de la formación de gametos haploides genéticamente únicos que hagan posible la fecundación.

Meiosis

Entonces, ¿en qué se diferencian la división mitótica y la meiótica?

Habiendo definido ambos procesos de división celular, ya queda bastante claro por dónde van las diferencias, pero a continuación lo veremos de forma mucho más clara. Estos son los aspectos clave que hacen que sean dos divisiones con unos mecanismos y unos objetivos muy diferentes.

1. Las realizan células diferentes

Como hemos comentado, la mitosis la realizan todas las células somáticas, es decir, musculares, epiteliales, neuronales, hepáticas, renales, etc; mientras que la meiosis solo tiene lugar en las células germinales, es decir, aquellas que, localizadas en los órganos sexuales, dan lugar a los gametos sexuales tanto masculinos como femeninos.

2. La mitosis genera clones; la meiosis, no

Como hemos visto, el resultado de la mitosis es la obtención de dos células hijas genéticamente idénticas (aunque las enzimas de replicación del ADN siempre cometen errores) a la progenitora; mientras que con la meiosis jamás se obtienen copias.

3. La meiosis permite dar variabilidad genética

Gracias al entrecruzamiento de cromosomas homólogos (que no sucede en la mitosis), cada gameto resultante será único. Por lo tanto, mientras que la mitosis genera clones, la meiosis da lugar a células genéticamente especiales que, en ningún caso, son iguales ni entre ellas ni respecto a la célula germinal de la que procede.

4. Las células resultantes tienen dotación cromosómica distinta

Como hemos dicho, en la mitosis, partiendo de células diploides, terminamos obteniendo células también diploides (2n), es decir, con 23 pares de cromosomas (un total de 46). Esto debe ser así ya que las células somáticas no son nunca gametos, por lo que no tiene sentido que se conviertan en haploides (n).

En la meiosis, en cambio, como necesitamos gametos con la mitad de cromosomas para que, al juntarse con los gametos del otro sexo se pueda formar un cigoto diploide, sí que es necesaria la haploidia. Por ello, partiendo de una célula germinal diploide, se obtienen células con la mitad de cromosomas, es decir, haploides.

Mitosis meiosis

5. El número de divisiones es diferente

Como hemos dicho, la mitosis se realiza mediante una única división, lo que permite que sea un proceso más rápido y menos complejo desde el punto de vista celular. La meiosis, en cambio, para permitir tanto el intercambio de ADN entre cromosomas como la obtención de células haploides, se necesitan dos procesos de división consecutivos. La meiosis, pues, es más costosa desde el punto de vista biológico.

6. Se obtienen números distintos de células hijas

Con la mitosis se obtienen, partiendo de una célula somática madre diploide, dos células hijas también diploides (clones de la progenitora). Con la meiosis, en cambio, partiendo de una célula germinal diploide, se obtienen cuatro células hijas haploides, es decir, cuatro gametos (espermatozoides u óvulos) que, recordemos, son distintas genéticamente respecto a la célula progenitora.

7. El objetivo de cada una es diferente

El objetivo de la mitosis es el de replicar rápidamente las células somáticas para, cuando sea necesario, poder reparar, regenerar y renovar los órganos y tejidos. Como hemos dicho, dependiendo del lugar del cuerpo en cuestión, la tasa de división mitótica será más o menos alta. Pero podemos concluir que la función de la mitosis es la de generar clones para reparar tejidos y que estos siempre sean iguales.

En cambio, el objetivo de la meiosis no es, ni por asomo, el de reparar tejidos. Su única función es la de generar gametos y, por lo tanto, impulsar la variabilidad genética entre individuos y hacer posible el proceso de fecundación. De no ser por la meiosis, la evolución de las especies jamás hubiera sido posible. Y es que sin variabilidad genética, la vida no hubiera evolucionado.

Referencias bibliográficas

  • Toteja, R. (2011) “Cell Cycle and Cell Cycle Regulation”. Cell and molecular Biology.
  • Scholey, J.M., Brust Mascher, I., Mogilner, A. (2003) “Cell Division”. Nature.
  • Rodríguez Gómez, A.J., Frías Vázquez, S. (2014) “La mitosis y su regulación”. Acta Pediátrica de México.
  • Hulten, M.A. (2010) “Meiosis”. Encyclopedia of Life Sciences.
TÓPICOS
Biología
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.