Los 6 tipos de anestesia (y sus características)

La anestesia es un procedimiento médico en el que se utilizan fármacos que bloquean la sensibilidad dolorosa y táctil de un paciente que debe someterse a intervención quirúrgica. Veamos qué tipos existen.

Tipos anestesia

Siglo XIX. El dentista estadounidense Horace Wells vio que, en un espectáculo realizado en la universidad donde se administraba óxido nitroso al público, que era conocido como el “gas de la risa”, uno de los voluntarios que se encontraba bajo los efectos de esta sustancia se hirió pero no sintió dolor. Este suceso hizo que Wells experimentara consigo mismo si, en efecto, el óxido nitroso eliminaba el dolor.

Y fue así como el 11 de diciembre de 1844, Horace Wells aspiró este gas y le pidió a su ayudante que, una vez quedara dormido, le extrajera un molar. A medio camino entre la valentía y la inconsciencia, al despertar, Wells dijo que no había sentido ningún dolor y que a partir de ese momento empezaría un nuevo capítulo en la historia de la Medicina.

Y en efecto, este descubrimiento de la posibilidad de inhibir el dolor a través de sustancias farmacológicas permitió el desarrollo de la anestesia que todos conocemos, una de las piedras angulares de la cirugía, al ser el procedimiento que bloquea la sensibilidad dolorosa y táctil de un paciente que debe someterse a intervención quirúrgica.

Pero, ¿qué es la anestesia? ¿Cómo actúan estos fármacos en el organismo? ¿Qué tipos existen? ¿Qué diferencias hay entre las distintas formas de anestesia? Si quieres encontrar la respuesta a estas y otras muchas preguntas, estás en el lugar adecuado. De la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, exploraremos toda la clínica detrás de la anestesia. Vamos allá.

¿Qué es la anestesia?

La anestesia es el procedimiento médico que consiste en el uso de fármacos que bloquean la sensibilidad dolorosa y táctil de un paciente que va a someterse a una intervención quirúrgica o a cualquier proceso clínico que pueda provocar dolor. Estos medicamentos, conocidos como anestésicos, inhiben la experimentación de sensaciones dolorosas en todo el cuerpo o en una parte del mismo.

Así pues, la anestesia consiste en estimular la analgesia, amnesia, hipnosis, relajación muscular (no podemos mover la zona bajo los efectos de los anestésicos) y abolición de reflejos motrices, siendo aplicada por un anestesista o anestesiólogo, una especialidad médica de enorme responsabilidad.

En este sentido, la anestesia se usa en procedimientos médicos menores (como un empaste o la restauración de un diente) o en cirugías menores y mayores, así como en el parto o en colonoscopias. Toda aquella intervención que cause dolor en el paciente se hace bajo los efectos de los fármacos anestésicos.

Estos medicamentos, que contienen grupos amida (hace tiempo, se usaban los de grupo éster, pero han sido sustituidos por estos), tienen la capacidad de, tras ser introducidos en el cuerpo por inyección, inhalación, aerosoles, gotas para los ojos, parches cutáneos o lociones tópicas, bloquear de forma reversible la conducción del impulso eléctrico en cualquier parte del sistema nervioso sobre la que se apliquen.

Este corte en la transmisión de los impulsos nerviosos hacen que se suprima la sensibilidad táctil y dolorosa, provocando una pérdida de sensibilidad y de capacidad de movimiento (y en algunos casos, de conciencia) hasta que el efecto de dichos fármacos finalice. Y a pesar de la mala fama, la anestesia, dentro de ser un procedimiento médico, es segura.

Hay riesgo de que provoque problemas respiratorios, reacciones alérgicas, arritmia, delirios y confusión (pero esto suele observarse solo en niños o mayores de 60 años después de haber recibido anestesia general), náuseas, escalofríos, dolor de garganta, boca seca, aturdimiento al despertar, somnolencia y, en algunos casos, alucinaciones auditivas. Pero más allá de esto, la Anestesiología está avanzando mucho y a día de hoy solo se produce 1 fallecimiento por cada 250.000 procedimientos de anestesia general.

En resumen, la anestesia es un procedimiento médico que consiste en la administración de fármacos que bloquean la transmisión de impulsos nerviosos de manera reversible para así bloquear la sensibilidad dolorosa y táctil de un paciente que debe someterse a una intervención quirúrgica. Es nuestra única herramienta para suprimir el dolor durante una cirugía.

Anestesia qué es

¿Cómo se clasifica la anestesia?

Una vez hemos entendido las bases de los procedimientos anestésicos, estamos más que preparados para profundizar en el tema que nos ha reunido hoy aquí. Las diferentes clases de anestesia. Existen distintos tipos de anestesia y se aplicará uno u otro dependiendo del procedimiento quirúrgico a realizar y de las necesidades del paciente. Así pues, estas son las diferentes formas de anestesia.

1. Anestesia local

La anestesia local es aquel procedimiento anestésico en el que solo se inhibe la sensibilidad dolorosa en una pequeña zona del cuerpo mientras el paciente sigue estando consciente. Generalmente la zona que se “duerme” es la piel, por lo que suele usarse especialmente en intervenciones odontológicas o para coser una herida que necesita puntos.

Generalmente, el efecto de un fármaco anestésico local suele durar entre media hora y dos horas, dependiendo del tipo exacto de medicamento, de la dosis total y de si la administración viene o no acompañada de adrenalina, un vasoconstrictor que hace que el fármaco anestésico tarde más tiempo en ser eliminado.

Anestesia local

2. Anestesia regional

La anestesia regional es aquel procedimiento anestésico en el que se inhibe la sensibilidad dolorosa de una región grande del cuerpo, como puede ser todo un brazo, toda una pierna o todo el tronco inferior. Los fármacos se inyectan cerca de un grupo de nervios, adormeciendo así una área extensa del organismo pero sin llegar a hacer perder la consciencia, a no ser que, como muchas veces se opta, venga acompañada de sedación.

Así pues, la anestesia regional permite que se opere una región importante del cuerpo estando consciente y sin tener que recurrir a la anestesia general. Ahora bien, dependiendo de cómo se realice esta inducción de la anestesia, tenemos cuatro tipos diferentes: troncular, epidural, intradural e intravenosa. Veamos las características clínicas de cada una de ellas.

2.1. Anestesia troncular

La anestesia troncular es un tipo de anestesia regional en el que se bloquea un nervio periférico del sistema nervioso para lograr así un bloqueo de la sensibilidad táctil y nerviosa de toda la zona inervada por él. La técnica consiste en infiltrar un fármaco anestésico local en la proximidad de un tronco nervioso para insensibilizar la región.

Permite adormecer grandes superficies con una mínima cantidad de fármaco y el efecto anestésico es de larga duración, pero hay riesgo de daño neural, el inicio del efecto es más lento (puede tardar hasta 10 minutos en realizar la acción anestésica) y hay riesgo de inyección intravascular. Aun así, suele usarse para cirugías en manos, cara y pies.

2.2. Anestesia epidural

Un grupo importante de anestesia general es la que se conoce como neuroaxial, aquella en la que el impulso doloroso se bloquea a nivel de la médula espinal. Es decir, no se bloquean nervios periféricos, sino que directamente se incide sobre el sistema nervioso central. Y dentro de este grupo, tenemos la famosa epidural y la intradural.

La epidural, también conocida como peridural, es un tipo de anestesia regional en la que el fármaco anestésico se introduce en las proximidades de la médula espinal, en el conocido como espacio epidural. Un espacio que está fuera de la duramadre (la meninge más superficial que envuelve la médula espinal) y que está ocupado por tejido conectivo, grasa y el plexo venoso vertebral interno.

Así pues, conseguimos adormecer la sensibilidad a nivel de la médula espinal pero sin tener que perforar esta duramadre, ya que el fármaco queda en la zona de entrada de los nervios en dicha médula. Se suele usar para reducir el dolor del parto, en las cesáreas, en intervenciones abdominales, en operaciones de próstata y en cirugías por laparoscopia.

Epidural

2.3. Anestesia intradural

La anestesia intradural, también conocida como raquídea, es el otro gran grupo de anestesias neuroaxiales. Es similar a la epidural en el sentido que actúa sobre la médula espinal, pero en este caso sí que se perfora la duramadre y la aracnoides (la meninge intermedia, entre la duramadre y la piamadre) para así introducir el fármaco anestésico en el espacio subaracnoideo, donde se mezcla con el líquido cefalorraquídeo.

Es más rápida en sus efectos que la epidural y suele utilizarse en intervenciones ortopédicas, hernias, reparación de aneurismas aórticos endovasculares, histerectomías, en algunos partos, en cirugías vasculares de las piernas, cistectomías, etc. La elección de epidural o intradural dependerá de muchos criterios médicos.

2.4. Anestesia intravenosa

La anestesia intravenosa es el tipo de anestesia regional en la que el fármaco anestésico se inyecta por vía intravenosa en una región del cuerpo donde previamente se ha realizado un torniquete. Cuando esto sucede, el anestésico se distribuye por los vasos sanguíneos y actúa sobre los tejidos del miembro en cuestión, adormeciendo los nervios y produciendo la anestesia regional.

Una vez terminada la intervención, se libera el torniquete para que el fármaco se distribuya ya por toda la circulación sanguínea y sea depurado por el cuerpo. Como puede resultar evidente, esta técnica solo se utiliza en situaciones en las que el uso de los sistemas tradicionales de anestesia no es viable o porque simplemente, por circunstancias excepcionales (como puede ser una guerra), no se dispone de ellos.

3. Anestesia general

Y terminamos con la anestesia general, aquel procedimiento anestésico en la que se inhibe la sensibilidad dolorosa y táctil en todo el cuerpo, dejando al paciente inconsciente y totalmente incapaz de mover cualquier parte del organismo. Así pues, es aquella anestesia en la que hay una abolición total del dolor, pero también pérdida total de consciencia.

La anestesia general es, con razón, la que más preocupa a los pacientes que tienen posibilidades de someterse a ella. Aun así, a día de hoy, la anestesia general, que se administra tanto por vía intravenosa como por inhalación, se reserva para cirugías mayores, como trasplantes de órganos, intervenciones cerebrales, cirugías cardíacas o intervenciones quirúrgicas en la espalda.

Anestesia general
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies