Enantyum: qué es, indicaciones y efectos secundarios

El Enantyum es un potente analgésico y antiinflamatorio que se suele recetar en casos de dolor postoperatorio, muscular o articular. Por sus efectos secundarios, se debe reservar para casos concretos.
Enantyum

El Enantyum es un medicamento analgésico, antiinflamatorio y antipirético, por lo que sirve para reducir el dolor, bajar la inflamación y rebajar la temperatura corporal (la fiebre), respectivamente. Los médicos suelen recetarlo para casos concretos de dolor muscular o articular y en algunos postoperatorios.

Pertenece al grupo de los antiinflamatorios no esteroides, una familia de fármacos donde también encontramos el ibuprofeno y la aspirina, entre otros. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios y potente acción, el Enantyum debe reservarse para casos muy concretos de dolor agudo.

Solo puede obtenerse con receta médica y, evidentemente, la automedicación es muy peligrosa. De hecho, debe tomarse durante períodos muy cortos de tiempo, nunca superiores a una semana.

Por ello, y con el objetivo de esclarecer todas las dudas que se puedan tener, en el artículo de hoy hablaremos acerca del Enantyum, detallando qué es, para qué casos está indicado (y para cuáles no) y cuáles son sus efectos secundarios, además de ofrecer una extensa lista de preguntas y respuestas.

¿Qué es el Enantyum?

El Enantyum es el nombre comercial del medicamento cuyo principio activo es el dexketoprofeno. Una vez en nuestro cuerpo, esta molécula dispara una serie de cambios fisiológicos que culminan con una muy poderosa acción analgésica, antiinflamatoria y antipirética.

El dexketoprofeno, una vez se ha consumido el Enantyum, fluye por nuestro sistema circulatorio, modificando la funcionalidad de las células por donde pasa. En este sentido, el principio activo bloquea la síntesis de prostaglandinas, unas moléculas que son responsables de, por un lado, estimular la transmisión de impulsos eléctricos vinculados al dolor y, por otro lado, potenciar las reacciones inflamatorias del cuerpo.

Al bloquear la síntesis y liberación de esta hormona, el Enantyum consigue reducir la sensación de dolor (ya que las neuronas dejan de transmitir las señales dolorosas al cerebro y este, por lo tanto, no las procesa) y rebajar la inflamación de cualquier órgano o tejido del organismo.

Además, tiene un potente efecto antitérmico, es decir, de reducción de la temperatura corporal, cosa que hace que el Enantyum también sirva para bajar la fiebre cuando estamos enfermos.

En resumen, el Enantyum sirve, técnicamente, para aliviar (no cura) la sintomatología de todas aquellas patologías que cursan con dolor, inflamación y fiebre. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios, suele ser una de las últimas elecciones en lo que a antiinflamatorios se refiere.

Solo en las situaciones más graves se receta Enantyum, pues si el dolor y la inflamación es leve, es mucho mejor para la persona recurrir a otros menos fuertes como la aspirina o el ibuprofeno. Veamos, sin embargo, en qué casos sí que está indicada su administración.

Dexketoprofeno
Estructura química del Dexketoprofeno, el principio activo del Enantyum.

¿Cuándo está indicado su uso?

Como venimos diciendo, el Enantyum tiene potentes propiedades analgésicas, antiinflamatorias y de reducción de fiebre, pero eso no significa que pueda recetarse para aliviar la sintomatología de todas las enfermedades o lesiones que cursen con esta patología.

Solo un médico determinará cuándo el uso de este medicamento está recomendado, pues debe ser él o ella la que haga un balance de la necesidad del paciente de ver su sintomatología aliviada. Y es que, por sus efectos secundarios, el Enantyum no está recomendado, ni mucho menos, para todos los casos de dolor, inflamación y fiebre.

El Enantyum solo está indicado en pacientes adultos que sufren una patología que curse con episodios agudos de dolor, es decir, no se administra en pacientes con dolor crónico. De hecho, como veremos, el tratamiento con Enantyum no debe alargarse más de una semana, por lo que se reserva para adultos con un dolor agudo e intenso que les impide tener un adecuado bienestar físico y/o emocional.

En este sentido, el Enantyum está indicado para tratar el dolor postoperatorio (después de una cirugía se receta prácticamente siempre, especialmente cesáreas), articular (esguinces, tendinitis, bursitis…) y muscular (contracturas, traumatismos, lumbago, dolor cervical…). De igual modo, puede recetarse en momentos concretos en los que el dolor sea más fuerte de lo normal en pacientes con artrosis o artritis, que en este caso es un dolor de tipo articular.

Más allá de la Medicina, el Enantyum también es una pieza clave en Odontología, pues ante dolores de muela muy intensos o después de operaciones de extracción de dientes, este medicamento es una forma efectiva de aliviar el dolor hasta que el cuerpo se recupere. Siempre que un médico lo considere necesario, el Enantyum puede estar indicado para aliviar los dolores menstruales, en caso de que estos sean muy intensos.

Más allá de esto, el Enantyum no se recomienda. En resumen, su administración se reserva para situaciones de postoperatorio, dolores de muela, artritis y artrosis, dolores menstruales y dolores articulares y musculares muy agudos. A pesar de lo que se suele decir, el Enantyum no sirve para aliviar los dolores de cabeza ni las migrañas.

Postoperatorio
En los postoperatorios, el Enantyum es el medicamento estrella para aliviar el dolor posterior a una cirugía.

¿Qué efectos secundarios puede generar?

La verdadera razón por la que el Enantyum se reserve para casos agudos de dolor y que normalmente se recomiende recurrir a otros antiinflamatorios como el ibuprofeno o la aspirina es precisamente sus efectos secundarios. La mayoría de ellos son debidos a que irrita el epitelio gastrointestinal, pero hay más. Veámoslos.

  • Frecuentes: Afectan a 1 de cada 10 personas y suelen consistir en náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y otros trastornos digestivos. Como vemos, es muy probable que al tomar Enantyum suframos estas complicaciones que, si bien no son graves, resultan molestas.

  • Poco frecuentes: Afectan a 1 de cada 100 personas y suelen consistir en mareos, vértigo, nerviosismo, dolor de cabeza, sofocos, gastritis (las paredes del estómago se inflaman), estreñimiento, sequedad de boca, problemas para dormir, flatulencias, erupciones cutáneas, fatiga y debilidad, cansancio, sensación de fiebre, malestar general, escalofríos, somnolencia, palpitaciones…

  • Raros: Afectan a 1 de cada 1.000 personas y suelen consistir en la aparición de úlceras pépticas e incluso perforación de las mismas (situación grave), dolor lumbar, acné, pérdida de apetito, edemas en la laringe, respiración lenta, retención de líquidos, desmayos, hipertensión, número elevado de micciones, alteraciones en el ciclo menstrual, daños en la próstata, hepatitis, insuficiencia renal, sudoración excesiva…

  • Muy raros: Afectan a 1 de cada 10.000 personas y suelen consistir en choques anafilácticos (reacciones alérgicas potencialmente mortales), úlceras en la piel, genitales y boca, hinchazón de rostro, dificultades respiratorios, hipotensión, disminución de glóbulos blancos y plaquetas, sensibilidad a la luz, visión borrosa, zumbidos en los oídos…

Como podemos ver, el Enantyum provoca efectos secundarios potencialmente graves, de ahí que no solo se reserve para casos excepcionales de dolor agudo, sino que no se administre durante más de una semana. Y es que de alargarlo, es posible desarrollar las complicaciones que hemos ido viendo.

Preguntas y respuestas del Enantyum

Habiendo entendido qué es y habiendo presentado tanto sus indicaciones como sus efectos secundarios, ya sabemos prácticamente todo lo que hay que saber acerca de este medicamento. De todos modos, como sabemos que quizás queden dudas (comprensiblemente), hemos preparado una selección de las preguntas más frecuentes con sus respectivas respuestas.

1. ¿Cuál es la dosis que hay que tomar?

El Enantyum se vende normalmente en comprimidos o sobres de 25 mg. La dosis dependerá de lo que dictamine el médico, pero será normalmente de 1 comprimido (o sobre) cada 8 horas, con un máximo de 3 comprimidos al día. Es decir, la dosis diaria puede ser de 25, 50 ó 75 mg.

2. ¿Cuánto dura el tratamiento?

Muy pocos días. Será el médico quien lo determine, pero en ningún caso puede ser de más de una semana, pues el riesgo de efectos secundarios se dispara.

3. ¿Genera dependencia?

No se han descrito casos de dependencia física ni psicológica por consumo de Enantyum, pues el tiempo de tratamiento es muy corto.

4. ¿Puedo volverme tolerante a su efecto?

De igual modo, Enantyum no pierde su efectividad a lo largo del tratamiento. Es decir, el cuerpo no se acostumbra a él.

5. ¿Puedo ser alérgico?

Como pasa con todos los medicamentos, sí. Es posible que seas alérgico a alguno de sus compuestos, por lo que ante el menor indicio de reacción alérgica, habría que acudir inmediatamente al hospital.

6. ¿Las personas mayores pueden tomarlo?

Sí. Y a no ser que haya alguna enfermedad hepática o renal de por medio, las personas mayores pueden tomarlo sin necesidad de ajustar la dosis.

7. ¿Los niños pueden tomarlo?

No, en ningún caso. Los niños y menores de 18 años de edad no pueden tomar nunca Enantyum, pues no hay estudios que avalen su seguridad en ellos.

8. ¿En qué casos está contraindicado?

Está contraindicado en los últimos tres meses del embarazo, durante la lactancia, si se sufre problemas digestivos crónicos, si se tiene alergia a sus compuestos (consultar prospecto), si se han padecido hemorragias intestinales en el pasado, si se tiene una insuficiencia cardíaca grave, se sufre la enfermedad de Crohn, se está deshidratado, se tienen problemas de coagulación en sangre… De todos modos, en este sentido no hay de qué preocuparse, pues antes de recetarlo, el médico analizará el historial clínico y verá si se puede tomar Enantyum o no.

9. ¿Cómo y cuándo debe tomarse?

Dependiendo de la dosis, se tomarán 1, 2 ó 3 comprimidos (o sobres). Sea como sea, lo que de verdad importa es que se tome unos 15 minutos antes de la comida, pues de este modo se reduce el riesgo de tener problemas en el estómago como efecto secundario.

10. ¿Interacciona con otros medicamentos?

Sí, con bastantes y de formas diferentes. Algunas veces la interacción se traduce en una pérdida de efectividad de ambos, pero otras veces aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios. Por ello, es importante avisar al médico si se está siguiendo otro tratamiento farmacológico.

11. ¿Puede consumirse durante el embarazo? ¿Y durante la lactancia?

El Enantyum debería evitarse durante todo el embarazo, pues no está recomendado. Y en el caso de los tres últimos meses y la lactancia, está totalmente contraindicado. Por lo tanto, no. No se puede.

12. ¿Puedo conducir si estoy en tratamiento?

El Enantyum puede interferir en las habilidades necesarias para conducir, por lo que, a pesar de que no está contraindicado, antes de subir al coche, hay que tener muy claro si no se está mareado ni con somnolencia.

13. ¿Las sobredosis son peligrosas?

Pueden serlo ya que es un medicamento fuerte. Por ello, si se ha tomado más Enantyum del que se debería, habría que acudir inmediatamente al hospital.

14. ¿Qué pasa si me olvido de una dosis?

Mientras sea algo puntual, no pasa nada. Lo importante es que no se tome una doble dosis para compensar. Es mejor, simplemente, saltarse la dosis olvidada.

14. ¿Puedo tomar alcohol si estoy en tratamiento?

No. Tomar alcohol mientras se está en tratamiento con Enantyum aumenta mucho el riesgo de sufrir efectos secundarios a nivel estomacal, pues el alcohol contribuye a la irritación.

Referencias bibliográficas

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. (2020) “Ficha Técnica del ENANTYUM”. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
  • Cañas, M., Urtasun, M.A. (2019) “Beneficios y riesgos de los medicamentos en la vida real”. FEMEBA: Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires.
  • Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. (2016) “Recomendaciones sobre el uso de los medicamentos”. semFYC.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.