Eutirox: qué es, indicaciones y efectos secundarios

El Eutirox se receta en personas que presentan problemas en la glándula tiroides. Veamos en qué casos está indicado y descubramos que, en dosis correctas, no tiene efectos secundarios.
Eutirox

La glándula tiroides es parte vital del sistema endocrino y, por lo tanto, de todo el organismo. Localizada en el cuello, esta pequeña estructura de unos 5 centímetros y apenas 30 gramos, produce las hormonas tiroideas, las cuales son imprescindibles para que el metabolismo vaya a la velocidad adecuada.

La tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3) son las principales hormonas tiroideas y se necesitan en las cantidades justas para regular los niveles de energía (altos durante el día y bajos por la noche), desarollar la musculatura, reparar tejidos, absorbes nutrientes, limitar los niveles de colesterol, mantener la piel saludable y un largo etcétera.

Por desgracia, los trastornos de la tiroides, debidos generalmente a causas genéticas, hacen que haya una desregulación en la síntesis de estas hormonas. El hipotiroidismo es el trastorno más común y se desarrolla cuando no se producen suficientes hormonas T4 y T3, lo que provoca síntomas que ponen en peligro la calidad de vida (y la salud) de la persona.

Al ser este hipotiroidismo generalmente debido a trastornos genéticos, no hay cura como tal. Afortunadamente, la farmacología ha permitido el desarrollo de reemplazos hormonales mediante medicamentos que, una vez en el cuerpo, toman el papel de las hormonas que nos faltan. En este sentido, el Eutirox es una de las principales opciones de tratamiento para el hipotiroidismo y otros problemas de tiroides. Y hoy aprenderemos todo lo que hay que saber acerca de él.

¿Qué es el Eutirox?

El Eutirox es un medicamento cuyo principio activo, la levotiroxina, es una forma sintética de la tiroxina, una de las hormonas tiroideas más importantes. En este sentido, la levotiroxina, una vez ha entrado en el cuerpo a través del medicamento, tiene exactamente el mismo efecto que la tiroxina natural.

De hecho, el organismo es incapaz de distinguir entre la levotiroxina sintética y la T4, es decir, la tiroxina. Además, en los distintos órganos del cuerpo, este principio activo también se transforma en la T3, por lo que terminamos recuperando las hormonas que necesitábamos.

Absorbiéndose en pocas horas en el intestino, el Eutirox permanece en el torrente sanguíneo a las cantidades adecuadas durante un máximo de 9-10 días, tiempo durante el cual desempeña las mismas funciones que las hormonas tiroideas, razón por la cual recibe el título de “reemplazo hormonal”.

En este sentido, el Eutirox es un medicamento que solo puede obtenerse con receta médica y que se utiliza para tratar principalmente el hipotiroidismo, aunque está indicado para otras situaciones que comentaremos a continuación.

Levotiroxina
Estructura química de la levotiroxina, el principio activo del Eutirox.

¿Cuándo está indicado su uso?

Su uso está indicado especialmente en pacientes que sufren hipotiroidismo u otros problemas de salud vinculados a la glándula tiroides. Si no hay ningún problema en la glándula tiroides, no debería tomarse bajo ninguna circunstancia, pues un exceso en la cantidad de hormonas tiroideas lleva a desarrollar otra enfermedad igualmente grave, que es el hipertiroidismo.

Por esta razón solo debe tomarse bajo indicación expresa de un médico después de que se haya diagnosticado el hipotiroidismo. En personas con este trastorno endocrino, el cual, como hemos comentado, suele tener un origen genético, el Eutirox es una de las mejores opciones para recuperar los valores normales de hormonas tiroideas.

Cuando los valores de T4 y T3 son demasiado bajos, aumenta el riesgo de desarrollar los siguientes síntomas y complicaciones: rigidez muscular, sensibilidad al frío, mayor predisposición a tener valores altos de colesterol (hipercolesterolemia), aumento de peso, disminución del ritmo cardíaco (afecta a la salud cardiovascular), somnolencia, cansancio y debilidad, dormir más horas de lo normal, dolor en las articulaciones, estreñimiento, hinchazón de la cara, ronquera e incluso mayores probabilidades de sufrir depresión.

En este sentido, el Eutirox es útil para recuperar la salud endocrina y restablecer los valores hormonales en personas con hipotiroidismo, el cual suele ser debido a que, por factores genéticos, el sistema inmunitario ataca a la tiroides, impidiendo que esta sintetice las cantidades necesarias de hormonas como para regular correctamente el metabolismo.

Más allá de este hipotiroidismo, el Eutirox está indicado para otros problemas de la tiroides (pero nunca para el hipertiroidismo, pues habría cantidades demasiado altas de hormonas tiroideas), como por ejemplo para tratar el bocio (agrandamiento de la glándula tiroides por falta de yodo en la dieta, cosa que no suele pasar ya que comemos con sal), prevenir el desarrollo de bocio después de una cirugía (ya que se siguen dietas casi sin sal) o para detener el crecimiento del tumor en pacientes con cáncer de tiroides, el cual, con sus 567.000 nuevos casos diagnosticados anualmente en el mundo, es el décimo cáncer más común. Con el tratamiento adecuado (Eutirox incluido), su supervivencia es de casi el 100%.

En resumen, la principal indicación de uso del Eutirox es para tratar el hipotiroidismo, un trastorno endocrino que afecta entre el 4% y el 8% de la población mundial, lo que significa que en el mundo podría haber hasta 560 millones de personas que, en algún momento, podrían necesitar este medicamento.

De igual modo, pero en menor medida, el Eutirox puede recetarse tanto para prevenir y tratar el bocio, que es un agrandamiento de la tiroides por falta de yodo (el precursor de las hormonas tiroideas), como para mejorar el pronóstico de los pacientes con cáncer de tiroides.

Glándula tiroides

¿Qué efectos secundarios puede generar?

Mientras se tome solo cuando y como está indicado, el Eutirox presenta pocos efectos secundarios. El problema viene si lo tomamos cuando no hay ningún problema en la glándula tiroides, pues este aporte extra de hormonas puede provocar hipertiroidismo, un trastorno que consiste en que por el sistema circulatorio fluyen demasiadas hormonas tiroideas.

Esta situación puede acarrear los siguientes síntomas: pérdida de peso, taquicardia (se acelera el ritmo cardíaco), dificultad para conciliar el sueño, tendencia a la ansiedad, irritabilidad, sensibilidad al color, piel demasiado delgada, temblores, estrés, fragilidad del cabello (con tendencia a caerse) y nerviosismo, fiebre, alteraciones en la menstruación, sudoración, diarrea, dolor de cabeza, presión en el pecho, debilidad muscular, calambres...

Por lo tanto, los efectos adversos vienen si se toma el Eutirox cuando no hay en realidad ningún problema en la tiroides o cuando no se respetan las dosis y se consume más de la cuenta. Al ser un reemplazo hormonal y no alterar la fisiología normal del cuerpo (como sí hacen los analgésicos, antiinflamatorios, antidepresivos…), su consumo, siempre que sea en las dosis indicadas por el médico, no acarrea efectos adversos.

Por ello, más allá de una posible reacción alérgica, el consumo de Eutirox no provoca importantes efectos secundarios. Un pequeño porcentaje de las personas muestran rechazo o baja tolerancia, por lo que pueden desarrollar los síntomas que hemos visto incluso respetando las dosis, pero esto solo sucede en casos aislados.

En la inmensa mayoría de personas que lo toman solo si hay un problema de hipotirodismo (o de bocio o de cáncer de tiroides) y respetan las dosis, el Eutirox no provoca problemas físicos ni psicológicos. En resumen, los efectos secundarios no vienen del Eutirox en sí, sino del posible exceso de hormonas tiroideas que su consumo irresponsable puede acarrear.

Eutirox
El Eutirox de 100 microgramos en forma de comprimidos es el más recetado.

Preguntas y respuestas del Eutirox

Habiendo entendido su método de acción, en qué casos está indicado (y en cuáles no) y que mientras se respeten las dosis no presenta efectos secundarios importantes, ya casi sabemos todo lo que hay que saber sobre este medicamento. De todos modos, como es comprensible que queden dudas, hemos preparado una selección de las preguntas más frecuentes con sus respectivas respuestas.

1. ¿Cuál es la dosis que hay que tomar?

El Eutirox se vende en forma de comprimidos, aunque se presenta en más de diez dosis distintas, las cuales van desde los 25 microgramos hasta los 200 microgramos. Dependiendo del grado de hipotiroidismo, el médico recetará una dosis mayor o menor. Lo importante es que se debe tomar un solo comprimido al día, es decir, las tomas diarias deben administrarse en una sola dosis.

2. ¿Cuánto dura el tratamiento?

En los casos de hipotiroidismo, el tratamiento dura para toda la vida, pues siempre hay que mantener los niveles hormonales adecuados. En el caso del bocio o del cáncer de tiroides, hasta que se resuelva la enfermedad. Las primeras 2-4 semanas se dará una dosis baja, de entre 25 y 50 microgramos. Después, la dosis de mantenimiento será de entre 100 y 200 microgramos.

3. ¿Genera dependencia?

No hay ninguna evidencia de que el consumo de Eutirox, aunque se tome durante toda la vida, genere dependencia ni física ni psicológica. Es un medicamento sin poder adictivo.

4. ¿Puedo volverme tolerante a su efecto?

De igual modo, no hay ninguna evidencia de que, por mucho tiempo que dure el tratamiento, el cuerpo se acostumbre a él. El Eutirox mantiene intacta su efectividad durante toda la vida.

5. ¿Puedo ser alérgico?

Como pasa con todos los medicamentos, sí, cabe la posibilidad de que se sea alérgico, ya sea al principio activo o a los otros compuestos. Por ello, ante reacciones cutáneas o respiratorias, habría que acudir inmediatamente al médico.

6. ¿Las personas mayores pueden tomarlo?

Sí, pero la dosis inicial será más baja. Es decir, durante las primeras cuatro semanas, se tomará una dosis de unos 12’5 microgramos, que se irá incrementando paulatinamente, al ritmo de, cada dos semanas, 12’5 microgramos diarios más. En cuanto se llega a la dosis de mantenimiento, lo pueden tomar en las mismas condiciones que el resto de adultos, aunque siempre procurando que sea la dosis más baja posible.

7. ¿Los niños pueden tomarlo?

No es común que los bebés y menores de 15 años expresen hipotiroidismo, pero en caso de que así sea, se podrá tomar, pero siempre ajustando la dosis en función del peso. Para ello, habrá que consultar con un pediatra y siempre revisar el prospecto.

8. ¿En qué casos está contraindicado?

Además de, evidentemente, personas que no tienen hipotiroidismo (qué decir tiene que las que tienen hipertiroidismo no pueden tomarlo bajo ningún concepto), el Eutirox está contraindicado en personas que tienen hipotiroidismo pero que además sufren insuficiencia adrenal (las glándulas adrenales dejan de producir hormonas), insuficiencia hipofisaria (la hipófisis deja de producir hormonas), tirotoxicosis (niveles muy altos de hormonas tiroideas en sangre), han pasado recientemente por un infarto o una inflamación del corazón o tienen alergia a alguno de los componentes del medicamento.

Más allá de esto, no tiene contraindicaciones importantes. De todos modos, será el médico el que, después de revisar el historial clínico, prescriba o no el Eutirox. Así que no hay de qué preocuparse.

9. ¿Cómo y cuándo debe tomarse?

El Eutirox debe tomarse en una única dosis por la mañana y con el estómago vacío, al menos 30 minutos antes de desayunar. Es preferible que se tome con medio vaso de agua para favorecer la absorción.

10. ¿Interacciona con otros medicamentos?

Sí, con varios y de formas distintas. No interacciona con la mayoría de analgésicos y antiinflamatorios, por lo que en este aspecto no hay de qué preocuparse. De todos modos sí que lo hace, por ejemplo, con los antidiabéticos. Por ello, siempre es importante no automedicarse si se está tomando Eutirox y siempre consultar con un médico antes de combinar medicamentos.

11. ¿Puede consumirse durante el embarazo? ¿Y durante la lactancia?

Siempre que se respeten las dosis diarias marcadas, no hay ningún problema (ni para la madre ni para el feto o el bebé) en tomar Eutirox durante el embarazo o la lactancia.

12. ¿Puedo conducir si estoy en tratamiento?

No se han hecho estudios científicos que demuestren si afecta a la habilidad de conducir. De todos modos, teniendo en cuenta que es un reemplazo hormonal, no cabe esperar que lo haga. Por lo tanto, sí, no hay ningún problema. Se puede conducir y manejar maquinaria pesada.

13. ¿Las sobredosis son peligrosas?

Si se ha tomado más Eutirox del que se debe, es posible que se experimenten síntomas similares a los del hipertiroidismo. Pero más allá de esto, que se alarga unas pocas horas, no es peligroso. Eso sí, hay que vigilar. No pasa nada siempre que sea un incidente aislado.

Las sobredosis solo son peligrosas y habría que consultar rápidamente con el médico si se sufre alguna enfermedad neurológica o trastorno psicótico.

14. ¿Qué pasa si me olvido de una dosis?

Mientras sea un olvido puntual, no pasa nada. Eso sí, es mucho mejor saltarse la dosis olvidada que compensarlo con una doble dosis. Simplemente, hay que tomar la dosis normal la siguiente mañana.

15. ¿Puedo tomar alcohol si estoy en tratamiento?

Sí. El Eutirox no irrita el tracto gastrointestinal, por lo que se puede tomar alcohol mientras se está en tratamiento. Ni interfiere en su acción ni aumenta el riesgo de efectos secundarios. Eso sí, evidentemente, hay que hacer un consumo responsable.

Referencias bibliográficas

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. (2020) “Ficha Técnica del EUTIROX”. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
  • Cañas, M., Urtasun, M.A. (2019) “Beneficios y riesgos de los medicamentos en la vida real”. FEMEBA: Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires.
  • Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. (2016) “Recomendaciones sobre el uso de los medicamentos”. semFYC.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.