Pancreatitis: causas, síntomas y tratamiento

La pancreatitis es una enfermedad que consiste en una inflamación del páncreas, un órgano de naturaleza glandular ubicado en la cavidad abdominal que produce enzimas digestivas y hormonas que regulan los niveles de azúcar. Un análisis de sus bases clínicas.

pancreatitis

El páncreas es un órgano de naturaleza glandular ubicado en la cavidad abdominal, justo por detrás del estómago. Se trata de un órgano que ayuda a la regulación de los niveles de azúcar liberando hormonas (insulina, glucagón, somatostatina y polipéptido pancreático) a la circulación sanguínea que modulan la cantidad de glucosa en los vasos sanguíneos.

Pero no se fundamenta solo en la actividad endocrina, también tiene función digestiva. Y es que el páncreas también produce el jugo pancreático, una sustancia rica en enzimas amilasas, lipasas y proteasas que ayudan a digerir los hidratos de carbono complejos, las grasas y las proteínas, respectivamente, y que se libera al duodeno, la primera porción del intestino delgado.

El páncreas es un órgano esencial, pues, tanto para la regulación del azúcar en sangre como para la digestión de alimentos. El problema es que su complejidad fisiológica y morfológica hace que sea susceptible de desarrollar distintas afecciones, entre ellas un proceso inflamatorio que hace que la persona sufra lo que se conoce como pancreatitis.

La pancreatitis es una inflamación del páncreas que puede ser de naturaleza súbita o crónica, pudiendo, en cualquiera de los casos, derivar en graves complicaciones. Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las causas, síntomas y tratamiento de la pancreatitis.

¿Qué es la pancreatitis?

La pancreatitis es una enfermedad aguda o crónica que cursa con una inflamación del páncreas debido a que las enzimas producidas por este órgano glandular empiezan a digerir los tejidos pancreáticos. El páncreas es un órgano ubicado en la cavidad abdominal por detrás del estómago que forma parte del sistema endocrino, liberando hormonas que regulan el azúcar en sangre, y del sistema digestivo, produciendo enzimas que ayudan a la digestión de carbohidratos, grasas y proteínas.

Esta inflamación del páncreas puede ser aguda o crónica. La pancreatitis aguda tiene una aparición súbita y suele estar causada por cálculos biliares, dando una sintomatología de dolor intenso, aunque generalmente desaparece en pocos días incluso sin necesidad de tratamiento, aunque pueden ser necesarios los analgésicos, antibióticos e inyección intravenosa de líquidos en ingreso hospitalario.

En cambio, la pancreatitis crónica tiene una aparición más progresiva sin unos síntomas tan intensos, pero sin tratamiento, ni cura ni mejora, sino que va empeorando a medida que pasa el tiempo. Esta forma crónica suele deberse al consumo excesivo de alcohol u otras causas que comentaremos más adelante.

La pancreatitis aguda es más común que la crónica, con aproximadamente 275.000 hospitalizaciones al año en Estados Unidos frente a las 86.000 de la crónica. Aun así, ambas formas son graves y pueden derivar en complicaciones severas que pueden incluso poner en peligro la vida. Por ello, a continuación vamos a profundizar en sus causas, síntomas y tratamiento.

que-es-pancreatitis

Causas de la pancreatitis

La pancreatitis se desarrolla cuando el páncreas se inflama por los daños causados por las enzimas pancreáticas sobre este órgano. Así, esta inflamación ocurre cuando las enzimas digestivas se activan cuando todavía están en el páncreas, cosa que irrita las células y ocasiona la inflamación tisular. Aun así, las vías por las que esto puede ocurrir pueden ser muy distintas. De ahí que ya hayamos diferenciado entre pancreatitis aguda y crónica.

La pancreatitis aguda es aquella forma de inflamación que aparece de forma abrupta, con una sintomatología súbita e intensa. Esta forma suele desarrollarse a causa de la presencia de cálculos biliares, depósitos endurecidos de fluido digestivo que se forman en la vesícula biliar, un órgano que forma parte del hígado. Esto puede derivar en una posterior inflamación súbita del páncreas.

En cambio, la pancreatitis crónica es aquella forma de inflamación que va desarrollándose de forma progresiva, con una sintomatología de aparición no súbita pero que va empeorando con el tiempo. Esta cronificación de la pancreatitis suele deberse al consumo excesivo de alcohol, pero también puede surgir por casos repetidos de pancreatitis aguda, por hipertrigliceridemia (niveles altos de triglicéridos en sangre), consumo de ciertos medicamentos, hipercalcemia (niveles altos de calcio en sangre), cáncer de páncreas, infecciones pancreáticas, obesidad, traumatismos en el páncreas, lesiones en el abdomen, fibrosis quística, haber pasado por una cirugía abdominal, hiperparatiroidismo (actividad excesiva de las glándulas paratiroides), enfermedades autoinmunes o patologías genéticas hereditarias.

Como vemos, sus causas son muy variadas, a las que habría que añadir una serie de factores de riesgo que incrementan las probabilidades de sufrir una inflamación del páncreas: tener sobrepeso, tener antecedentes familiares de pancreatitis, sufrir diabetes, fumar y hacer excesos con el alcohol. Estas situaciones son de riesgo para la pancreatitis.

causas-pancreatitis

Síntomas

Los síntomas de la pancreatitis se deben tanto a los daños inflamatorios sobre el páncreas como a las afectaciones en la funcionalidad del órgano. Cabe destacar que la pancreatitis aguda tiene una sintomatología de aparición más súbita con dolor intenso en la parte superior del abdomen, náuseas y vómitos.

En cambio, la pancreatitis crónica no tiene una aparición abrupta, sino más progresiva con unos síntomas que van empeorando en intensidad, número y gravedad a medida que pasa el tiempo.En el caso de la pancreatitis crónica, los síntomas más comunes son las náuseas, los vómitos, la pérdida de peso y las heces grasosas.

Sea como sea, por regla general, síntomas como el dolor en la parte alta del abdomen, el pulso acelerado, la fiebre, la sensibilidad al tocar el abdomen, el dolor abdominal que disemina hasta la espalda, las náuseas y los vómitos son esperables en la pancreatitis aguda; mientras que, además de la pérdida de peso involuntario y la esteatorrea (heces aceitosas de olor fétido), el dolor abdominal que empeora después de comer son más habituales en la crónica.

Pero tanto la aguda como la crónica son condiciones graves, pues la pancreatitis puede acarrear severas complicaciones como insuficiencia renal, malnutrición, diabetes (una enfermedad crónica potencialmente mortal), infecciones pancreáticas (que son graves), problemas respiratorios (que afectan a los niveles de oxígeno) e incluso cáncer de páncreas.

Y es que la inflamación prolongada de la pancreatitis aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas, del cual se diagnostican 458.000 nuevos casos anualmente, siendo así el decimotercer más común del mundo. Por desgracia, se trata de uno de los tumores malignos con un índice de supervivencia más bajo, siendo así uno de los cánceres más peligrosos. Incluso estando localizado, su tasa de supervivencia es de apenas el 34%. Si ha habido diseminación a estructuras cercanas, esta se reduce al 12%. Y si ha hecho metástasis, la supervivencia es de solo el 3%. Por ello es tan importante saber cómo diagnosticar y tratar a tiempo una pancreatitis, especialmente de carácter crónico.

sintomas-pancreatitis

Diagnóstico y tratamiento

La pancreatitis se diagnostica con análisis de sangre (que permiten detectar niveles altos de enzimas pancreáticas), tomografías computarizadas (para detectar cálculos biliares y evaluar el nivel de inflamación del páncreas), resonancia magnética, ecografías endoscópicas, análisis de heces (para medir los niveles de grasas en las heces de pacientes con pancreatitis crónica) y ecografías abdominales.

Puede haber otras pruebas complementarias dependiendo del paciente, pero estas suelen permitir un diagnóstico de pancreatitis. Ante una detección de inflamación del páncreas, el paciente será hospitalizado. En primera instancia, se administrarán analgésicos para aliviar el dolor, se inyectarán líquidos intravenosos para evitar deshidrataciones y se controlará la alimentación hasta que el páncreas pueda funcionar bien.

En el momento en el que la inflamación esté más controlada, empezará el tratamiento de la causa subyacente a la pancreatitis. Así en función de la causa, se realizarán procedimientos que pueden incluir colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (un procedimiento para eliminar las obstrucciones por cálculos biliares), cirugías de vesícula (extracción quirúrgica de la vesícula), drenae del líquido del páncreas, extracción de tejido pancreático dañado, cambios en la administración de medicamentos (si la medicación es la desencadenante de la pancreatitis aguda) y tratamiento del alcoholismo (si el excesivo consumo de alcohol es la causa de la pancreatitis crónica).

Paralelamente, pueden haber tratamientos adicionales que ayudan a mejorar la situación del paciente y la recuperación de la actividad pancreática, como terapias medicamentosas que bloquean los nervios que envían señales de dolor desde el páncreas hasta el cerebro, suplementación con enzimas que mejoran la digestión o cambios en la alimentación recomendados por un dietista.

Una vez ya en casa, es importante seguir con un estilo de vida saludable para evitar que se repita el episodio, por lo que dejar de beber alcohol, dejar de fumar, hidratarte como es debido y seguir una dieta rica en nutrientes variados pero baja en grasas es esencial. Cabe destacar que la pancreatitis aguda, en muchos casos, desaparece por sí sola en pocos días después del inicio de los síntomas y sin necesidad de tratamiento específico.

tratamiento-pancreatitis
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies