Margarita Salas: Biografía y resumen de sus aportes a la ciencia

Margarita Salas fue una bioquímica española que, por el descubrimiento de la ADN polimerasa del bacteriófago phi29, marcó un antes y un después en la Biotecnología. Un homenaje a su vida a través de su asombrosa biografía.

margarita-salas-biografia

Margarita Salas fue una de las científicas españolas más importantes, reconocida por su aportación al ámbito de la biología molecular y bioquímica. Quedó fascinada por la bioquímica cuando asistió a una conferencia de Severo Ochoa, quien fue uno de sus mentores, y trabajó incluso en su laboratorio de Estados Unidos. Parte de su investigación la hizo junto al también químico y biólogo molecular Eladio Viñuela, quien fue su marido.

A parte de la ciencia aplicada, que constituía su mayor interés, también fue profesora de Genética Molecular y dirigió más de 30 tesis doctorales. Su descubrimiento más importante fue el ADN polimerasa del fago Phi29, un virus que infecta a un tipo de bacterias denominadas Bacillus subtilis y que tiene la capacidad de generar millones de copias de ADN partiendo de una muestra pequeña, es decir, tiene una alta capacidad de crear nuevo material genético.

Biografía de Margarita Salas (1938 - 2019)

En este artículo te presentamos los hechos más destacables de la vida de Margarita Salas, así como sus principales contribuciones que hizo al ámbito de la ciencia en concreto en el campo de la biología molecular y de la bioquímica.

Primeros años

Margarita Salas Falgueras nació el 30 de noviembre de 1938 en Canero, un pueblo de Asturias. Fue hija de Margarita Falgueras Gatell, quien fue maestra, y de José Salas Martínez, quien estudió y ejerció como médico. Gracias a la influencia de su padre fue que empezó su interés por la ciencia. No fue hija única, tuvo dos hermanos José Salas Falgueras y María Luisa Salas Falgueras, quienes también se dedicaron al ámbito de la ciencia.

A pronta edad, con solo 1 año, sus padres decidieron mudarse a Gijón, ciudad asturiana, donde asistió al colegio de la Asunción, una escuela religiosa donde se formaría de los tres a los dieciséis años. Terminado el bachiller se inscribió al curso de preparación universitaria, sus padres siempre habían querido que sus tres hijos, tanto el varón como las mujeres asistieran a la Universidad y así fue. Aunque también le gustaba las humanidades finalmente se decantó por la ciencia.

Cuando fue momento de escoger la carrera universitaria no se decidía entre la Química o la Medicina, así que se trasladó a Madrid para realizar un curso que le servía para las dos carreras. En él se daban las ciencias principales: Matemáticas, Física, Química, Biología y Geología. Para poder acceder a la carrera de Química debía a probar todas y pese a no gustarle demasiado la Geología logró aprobar y finalmente decidirse por estudiar Química.

Esta elección fue la correcta ya que al empezar a asistir al laboratorio de Química se dió cuenta de cuánto le gustaba la rama de la Química orgánica. Fue en el verano de 1958 cuando conoció al médico y científico Severo Ochoa. El encuentro fue casual, ya que Ochoa era conocido del padre de Margarita y asistió a una comida donde coincidieron. El renombrado científico les invitó a una conferencia que impartía al día siguiente en Ovidio. Salas quedó fascinada al oír hablar de la bioquímica y pese a aún no haberla cursado en la carrera empezó a formarse en este ámbito gracias al libro que recibió de Ochoa.

En el cuarto año de carrera se introdujo la materia de bioquímica y le sirvió para confirmar su gran interés y preferencia por esta rama de la Química. En este periodo de tiempo también conoció a quien sería su marido Eladio Viñuela, químico y biólogo molecular, los dos coincidieron en las clases de química.

Terminada la carrera, por recomendación de Ochoa, Margarita inició el doctorado en bioquímica teniendo como director de tesis a Alberto Sols, quien en un primer momento no se mostró entusiasmado por el hecho de que Margarita fuera una mujer, pero no se pudo negar ya que fue el propio Severo Ochoa quien se lo pidió. Viñuela también empezaría su doctorado bajo la dirección de Sols, pero en su caso el tema escogido sería la genética orientada a la bioquímica.

margarita-salas-joven

Vida profesional

En el ámbito personal, como ya hemos apuntado Margarita y Eladio contrajeron matrimonio en 1963, gracias a la beca que la Fundación March le otorgó a la científica. Un año después, en 1964 siguieron el consejo de Ochoa y se fueron los dos a Estados Unidos para trabajar en el laboratorio del famoso científico. Después de formarse y estar trabajando durante tres años en Estados Unidos la pareja decidió volver a España para iniciar el desarrollo de la biología molecular en este país.

Establecidos nuevamente en España decidieron centrarse en la investigación del fago Phi29, que es un tipo de virus que infecta a las bacterias, su propósito era conocer cómo se daba la morfogénesis, es decir, la formación del virus. Este estudio lo realizaron en común con el laboratorio de Ochoa, quien se encargó de conseguir que la Memorial Fund for Medical Research les financiara. Poco después recibieron a los primeros estudiantes de doctorado becados, pudiendo así mejorar su situación económica. Señalar que los seis primeros estudiantes de doctorado que dirigieron fueron hombres.

Pese al trabajo conjunto que hacía la pareja, Margarita era considerada por muchos solo la mujer de Eladio, ejemplo de la discriminación que recibían las muejres en el ambito de la ciencia o de la formación, así que decidieron que lo mejor sería separar sus trabajos. Fue de este modo como, en 1970, Viñuela empezó a investigar sobre el virus de la peste porcina africana y Salas permaneció investigando el fago phi29, que sería uno de los aportes a la ciencia que más dinero daría gracias a su aplicación práctica.

Aparte de su labor en la investigación científica también mostró gran interés por el ámbito de la docencia, siendo profesora de genética molecular durante 23 años en la Universidad Complutense de Madrid y siendo directora de más de cincuenta doctorandos.

El ámbito administrativo no era de su agrado pero en 1899 tuvo que aceptar ser la presidenta de la Sociedad Española de Bioquímica y la directora del Instituto de Biología Molecular del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). En 1992 cogió la dirección del Centro de Biología Molecular de Severo Ochoa, y cinco años más tarde, en 1997, la presidencia de la Fundación Severo Ochoa. Durante siete años hasta 1996 fue miembro del Comité Científico Asesor del Max-Planck Institut für Molekulare Genetik situado en Berlín. En 2001 ingresó como miembro en el Instituto Pasteur, una fundación francesa sin ánimo de lucro.

biografia-margarita-salas

Destacar también que en 2003 entró a formar parte de la Real Academia Española y de la comisión de vocabulario científico y en 2007 consiguió ser la primera mujer española en ser miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, de la European Molecular Biology Organization, la Academia Europea, la American Academy of Microbiology y la American Academy of Arts and Sciences.

Ha recibido también múltiples premios, como el Premio Rey Jaime I de Investigación en 1994, Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal en 1998 y medallas como la Medalla del Principado de Asturias en 1997 o la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid. Como mujer en el ámbito de la ciencia fue seleccionada en 2001 como una de las 100 mujeres del siglo XX que abrió camino a la igualdad en el siglo XXI por el Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid.

En sus últimos años de vida, para poder seguir investigando después de jubilarse a los 70 años, ejerció como profesora ad honorem del centro de Biología Molecular Severo Ochoa, su intención era seguir investigando y asistiendo al laboratorio hasta su muerte. Margarita Salas Falgueras siguió activa hasta su fallecimiento y pocos meses antes de morir ganó el premió al Inventor Europeo 2019. Salas murió el 7 de noviembre en Madrid, España, a causa de una complicación de un problema digestivo que derivó en una parada cardiorrespiratoria.

La contribución a la Ciencia de Margarita Salas

Las contribuciones más relevantes que hizo Margarita Salas a la Ciencia se vinculan al fago Phi29, que es un virus que infecta a un tipo de bacterias denominadas Bacillus subtilis. En este virus descubrió una proteína que se unía a su extremo y se encargaba de su duplicación, suponiendo un nuevo método de replicación del ADN, del material genético.

Otro descubrimiento importante se dió cuando se introdujo el ADN de Phi29 en la batería y se observó que se generaban unas proteínas entre ellas el ADN polimerasa que tiene la capacidad excepcional de producir una amplia replicación del material genético, partiendo de una muestra pequeña.

La patente del ADN polimerasa del fago Phi29 supuso una importante contribución tanto económica como al ámbito de la ciencia aplicada, dada su alta capacidad de duplicación del ADN. Apuntar también su contribución a la determinación de la dirección en la lectura del material genético. Pese a ser esta, como ya hemos mencionada, la patente más importante que hizo no fue la única, realizó siete descubrimientos más.

Muestra de su intensa labor y no cesar nunca de investigar es que impartió cerca de 400 conferencias, tiene publicados en revistas y libros científicos más de 350 artículos y dirigió más de 30 tesis doctorales. Sin duda, su legado va mucho más allá de lo puramente científico. Y, por suerte, ha sido, es y será un ejemplo para todas aquellas mujeres que quieren hacer de la ciencia, su pasión y su vida.

margarita-salas-aportes
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies