Melanie Klein: Biografía y resumen de sus aportes a la Psicología

Melanie Klein fue una de las grandes psicoanalistas de su época. Sus aportaciones al campo del psicoanálisis infantil, entre las que destacan el uso del juego y la teoría de las relaciones objetales, han sido muy valiosas para la psicología.

melanie-klein-biografia

El psicoanálisis constituye una de las corrientes que más ha influido en el desarrollo de la psicología contemporánea. Aunque su fundador y mayor representante es Sigmund Freud, lo cierto es que a él le han seguido otros muchos psicoanalistas que han realizado valiosas aportaciones a la Psicología. Una de sus discípulas más importantes fue Melanie Klein, que destacó por ajustar el modelo psicoanalítico al trabajo con niños.

¿Cuáles fueron las aportaciones de Melanie Klein?

De esta forma, la autora encaminó el pensamiento inaugurado por Freud en una dirección nueva, en la que las experiencias más tempranas de la vida cobraron una especial importancia para la formación de la psique adulta. Klein encontró en el juego infantil la herramienta perfecta para estudiar el mundo emocional de los más pequeños.

No obstante, sus postulados no han estado exentos de críticas, y la defensa de su visión le llevó a la enemistad con Anna Freud. A pesar de todo, su legado ha dejado huella y no cabe duda de que la autora fue una adelantada a su tiempo. Su trabajo como psicoanalista le llevó a formar su propia escuela teórica sobre psicoanálisis infantil. Además, se convirtió en la primera psicoanalista europea en formar parte de la Sociedad Británica de Psicoanálisis.

Esencialmente, la teoría psicoanalítica de Klein se basa en el concepto de las relaciones objetales. Para ella, el sujeto se relaciona con el medio a partir de una serie de impulsos que proyecta sobre otros objetos. Klein utilizaba el término objeto no sólo para referir a cosas, sino también personas. Así, las relaciones que el individuo establece con los objetos que le rodean irán configurando su estructura psíquica. En otras palabras, la estructura psíquica de cada persona es el resultado del tipo de relación que se ha mantenido con los demás (los objetos).

Aunque la premisa de Klein pueda parecer obvia hoy en día, lo cierto es que en aquel momento la corriente imperante era marcadamente biologicista. Es decir, se consideraba que lo esencial se encontraba en los genes. Sin embargo, esta psicoanalista se enfrentó a las ideas de su época y otorgó gran importancia a las relaciones interpersonales en el desarrollo psicológico. Debido a la relevancia que esta autora ha tenido para la psicología, en este artículo vamos a repasar su biografía para conocer a la mujer detrás de esta célebre figura del psicoanálisis.

Biografía de Melanie Klein (1882 - 1960)

A continuación, vamos a indagar en la vida de esta reconocida psicoanalista.

Primeros años

Melanie Reizes nació el 30 de marzo en Viena (Austria). Su padre, Moriz, procedía de una familia judía ortodoxa de Ucrania. Su madre, llamada Libussa, era procedente de Eslovaquia. El padre de Melanie se formó como médico y su madre era una mujer de gran inteligencia, por lo que había antecedentes para que la pequeña se convirtiera en una mujer preparada.

Melanie fue la menor de los cuatro hijos que la pareja tuvo en común. Cuando nació, sus hermanos Emilie, Emmanuel y Sidonie tenían seis, cinco y cuatro años, respectivamente. Antes de que Melanie naciera, la familia residió en Hungría, aunque enseguida se trasladaron a la capital austríaca. En 1886 una desgracia afecta a la familia Reizes al fallecer Sidonie, la hermana más apegada a Melanie. La pequeña muere con solo ocho años por escrófula, cuando Melanie solo tiene cuatro.

En 1887 el padre de Moriz fallece y esto enriquece a la familia, que hereda una suma considerable de dinero. Gracias a ello, se trasladan a un apartamento mucho más grande y elegante en un suburbio de clase media de Viena. En 1898 Melanie ya tiene dieciséis años y planea estudiar en el instituto de enseñanza media, conocido como Gymnasium, ya que en el futuro desea estudiar medicina para formarse como psiquiatra. En este mismo logra aprobar los exámenes de ingreso en esta institución.

Ya en 1899, Melanie cuenta con diecisiete años. Con esta edad conoce al que posteriormente sería su marido, Arthur Stevan Klein, un primo segundo estudiante de ingeniería química en Zurich, cuatro años mayor que ella. Tras su primer encuentro, Klein le pide matrimonio y ella decide aceptar. El compromiso sería el freno que hará a Melanie descartar estudiar Medicina.

El 6 de abril de 1900 fallece Moriz Reizes, el padre de Melanie. Solo un par de años después, el 1 de diciembre de 1902, muere Emmanuel, el adorado hermano mayor de la psicoanalista. Aunque la muerte fue debida a un fallo cardíaco, se cree que previamente había estado sufriendo adicción a la cocaína y la morfina.

melanie-klein-joven

Matrimonio y familia

Tan solo un año después de la muerte de su hermano y sin haber finalizado su duelo, Melanie contrae matrimonio con Klein el 31 de marzo de 1903, con solo veintiún años. En el mes de mayo, Melanie descubre que está embarazada. Así, el 19 de enero de 1904 nace su primera hija, a la que bautizan como Melitta. El 2 de marzo de 1907 Melanie dará a luz a su segundo hijo, un varón al que llaman Hans. Este embarazo sería muy duro para ella, pues sufre una fuerte depresión durante toda la gestación. Ese mismo año la familia se instala en Silesia del Norte, donde su marido trabaja como director de una fábrica de papel.

Melanie se sentirá tremendamente infeliz con su vida de mujer casada. Sufre problemas de ansiedad y depresión, pues se encuentra aislada en el pueblo donde reside la familia. Procura alejarse con frecuencia para visitar a amigos o familiares y viajar, pasando largas temporadas alejada de sus hijos. Su depresión cada vez se hace más notable, lo que hace que deba ser atendida en un sanatorio de los Alpes Suizos. A lo largo de su vida el malestar psicológico será una constante, lo que le llevará a someterse a tratamientos psicoanalíticos en varias ocasiones.

Inicios en el Psicoanálisis

En noviembre de 1909, la familia se muda a Budapest. Allí Melanie entablará amistad con la hermana mayor de su marido, Jolanthe, y con la cuñada divorciada de ésta, Klara. En 1914 vuelve a quedar embarazada y la depresión hace de nuevo acto de presencia. El 1 de julio de 1914 da a luz a su último hijo, Erich.

Tiempo después, Melanie comienza a analizarse con Sándor Ferenczi, un psicoanalista cercano a Freud. Por primera vez, la autora es capaz de hablar con alguien acerca de sus experiencias emocionales. Melanie comienza a volverse una devota del psicoanálisis al leer una publicación de Freud. Esto le llevará a acudir a un congreso de Psicoanálisis en Budapest, donde tiene la oportunidad de escuchar a Freud en directo, lo que aumenta aún más su fascinación.

En 1919 Klein presenta ante la Sociedad Húngara de Psicoanálisis un estudio realizado con su hijo Erich, de cinco años. Esto le permitirá ser aceptada como miembro de dicha sociedad.

melanie-klein-niños

Traslado a Berlín y análisis a niños

La agitada situación política de la época lleva a Klein a trasladarse en 1921 a Berlín, uno de los focos del psicoanálisis en aquel momento. La autora empieza a impulsar su carrera como psicoanalista en esta ciudad, donde comienza a tratar a niños, asiste a congresos internacionales y se hace miembro de la Sociedad de Psicoanálisis de Berlín. Entabla amistad con el psicoanalista Ernest Jones, quien le ayuda a ascender publicando su artículo “The Development of a Child” en el International Journal of Psychoanalysis, despertando el interés del mismísimo Freud.

En 1924 Klein decide dejar definitivamente a su marido. Tras esto nunca se le conocerán más parejas estables, salvo salvo un amante llamado Chezkel Zvi Kloetzel, un hombre casado que terminaría huyendo a Palestina por la violencia que tomó el movimiento antisemita en Europa.

Londres y consolidación de su carrera

En 1926 Klein se muda a Londres y comienza a tratar a niños, incluyendo a su propio hijo Erich. En 1927 Anna Freud escribe a la Sociedad de Psicoanálisis de Berlín para atacar la aproximación de Klein al trabajo con niños. Esto dio pie a que Ernest Jones organizase un simposio para abordar esta cuestión. A pesar de la polémica, Klein se consolida en esta ciudad como psicoanalista de referencia y publica en 1932 su trabajo teórico más potente: “The Psychoanalisis of Children”.

La Segunda Guerra Mundial estalla, por lo que Anna y Sigmund Freud se instalan en Londres en 1939. La Sociedad Británica de Psicoanálisis se reúne, pero existe gran tensión entre sus miembros, que se dividen entre freudianos y kleinianos. Melitta se posicionaría a favor de Anna Freud, llegando a poner en duda la formación de su madre como psicoanalista. El conflicto lleva a la necesidad de crear en 1946 un grupo de conciliación para aliviar las diferencias entre bandos.

Últimos años y fallecimiento

En 1955 se crea la Asociación Melanie Klein con el fin de preservar la obra de la autora en el futuro. A pesar de ello, los siguientes años serían duros para la autora, debido a la fuerza de sus opositores. Klein sufre un duro golpe con el fallecimiento de Ernest Jones, lo que hace que se sienta muy apenada y reduzca sus actividades. Se le detecta un cáncer de colon y es operada en 1960, pero sufre complicaciones tras la intervención y fallece el 22 de septiembre de 1960.

A pesar de la controversia que ha acompañado a la obra de Klein, hoy en día su legado ha sido reconocido y sus aportaciones han sido de gran valor para el trabajo terapéutico con los más pequeños.

melanie-klein-aportes
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies