Ciencia

Reino vegetal: características, anatomía y fisiología

El reino vegetal está constituido por las más de 298.000 especies de plantas que podrían habitar la Tierra, un grupo de organismos pluricelulares capaces de realizar la fotosíntesis.
Reino vegetal

Uno de los mayores logros de la Biología es clasificar todas las formas de vida del planeta Tierra en reinos, es decir, grupo claramente diferenciados dentro de los cuales se establece una jerarquía perfectamente ordenada hasta llegar al nivel de especie.

En este sentido y desde la reformulación de 2015, los reinos de los seres vivos son siete: animales, plantas, hongos, protozoos, cromistas, bacterias y arqueas. Y en el artículo de hoy nos detendremos a analizar uno de los reinos que, por su impacto en los ecosistemas de la Tierra, es más relevante: el de las plantas.

Junto a las cianobacterias y a las algas, los seres vivos del reino vegetal tienen la capacidad de realizar la fotosíntesis, una ruta metabólica que permite transformar la energía lumínica procedente del Sol en energía química que utilizan para sintetizar su propio alimento a partir de una fuente inorgánica (el dióxido de carbono) y expulsando el oxígeno que respiramos como producto de desecho.

Pero, ¿qué características comparten todas las plantas? ¿Cuál es su origen? ¿Por qué células están formadas? ¿Cómo se clasifican? ¿Cómo es su metabolismo? ¿Cuál es su diversidad? Hoy responderemos a estas y muchas otras preguntas acerca de la naturaleza del reino de las plantas. Empecemos.

¿Qué son las plantas?

Como es lógico, el reino vegetal es aquel en el que están incluidas las 215.000 especies de plantas descubiertas (se cree que faltan unas 83.000 por identificar). Pero, ¿qué es exactamente una planta? ¿Qué la diferencia del resto de seres vivos?

Pues que, básicamente, las plantas son los únicos organismos formados por células vegetales. En este sentido, las plantas son siempre seres pluricelulares (no hay ni una sola especie de planta unicelular) formados por la unión de millones de células vegetales.

Y estas células vegetales tienen la propiedad casi exclusiva (compartida con cianobacterias y algas) de realizar la fotosíntesis, un proceso bioquímico que permite a la planta obtener energía química a partir de la luz solar, una energía que utilizarán para sintetizar su propia materia orgánica. Son, por lo tanto, los únicos organismos pluricelulares fotosintéticos. Y es que las algas, que son cromistas, son visibles a simple vista porque forman colonias de células, pero no son pluricelulares en el sentido que no se agregan formando tejidos.

Estas células vegetales se caracterizan también por la presencia de una pared celular de celulosa, una cubierta por encima de la membrana plasmática que le da rigidez, permite la comunicación con el entorno y, a su vez, define la estructura de la planta.

De todos modos, la presencia de esta pared celular limita bastante la variedad de tejidos que un vegetal puede desarrollar. Es decir, la diversidad de células animales (musculares, hepáticas, neuronas, renales, epiteliales, etc) es mayor ya que no están limitados por esta armadura.

Aun así, hay mucha variedad de especies de plantas (no tanta como de animales, que estima en 7,7 millones de especies) y son los principales productores de los ecosistemas, pues al liberar el oxígeno que respiramos y constituir la base de alimentación de los herbívoros, hacen que la vida en la Tierra sea posible.

Planta

Las 15 principales características de los vegetales

El reino de las plantas está constituido por organismos muy diversos. Pero desde una secuoya hasta un arbusto, todos los vegetales comparten una serie de características. Tras haber resumido mucho qué es una planta, es momento de analizar en profundidad sus características.

1. Son pluricelulares

Todas las plantas son pluricelulares, es decir, están formadas por la unión de distintos tipos de células que se especializan para constituir tejidos. Por lo tanto, no hay ni una sola planta que sea unicelular. Esto solo pasa en las bacterias, las arqueas, algunos hongos, los protozoos y los cromistas, pero nunca en plantas ni animales.

2. Son eucariotas

Las plantas son un reino más dentro del dominio Eukarya, el cual está formado por todos aquellos organismos tanto unicelulares como pluricelulares cuyas células disponen de orgánulos celulares y de un núcleo delimitado dentro del cual se encuentra el ADN. A diferencia de bacterias y arqueas que son procariotas, los animales, las plantas, los hongos, los protozoos y los cromistas son eucariotas siempre.

Célula vegetal

3. Son fotoautótrofas

Todas (o casi todas, y ahora veremos por qué) las plantas son fotoautótrofas, lo que significa que son capaces de sintetizar su propio alimento utilizando el dióxido de carbono como fuente inorgánica de carbono y la luz solar como fuente de energía. Nosotros, en cambio, somos heterótrofos, pues la única fuente de carbono que nos sirve es la materia orgánica, por lo que nos tenemos que alimentar de otros seres vivos.

Y decimos “casi todas” porque hay especies de plantas que, pese a que tienen la fotosíntesis (la fotoautotrofia) como ruta metabólica principal, ante determinadas situaciones y/o bajo ciertas condiciones ambientales, pueden consumir materia orgánica. Este tipo de nutrición recibe el nombre de mixotrofia y es la que utilizan, como podemos intuir, las plantas carnívoras.

4. Tienen pared celular

Absolutamente todas las plantas están formadas por células vegetales. Y todas las células vegetales tienen, alrededor de su membrana plasmática, una pared celular rica en celulosa que les otorga rigidez, permite la estructuración en tejidos y regula la comunicación con el exterior.

5. Pueden ser vasculares o no vasculares

Las plantas más primitivas son no vasculares, lo significa que no tienen una diferenciación clara en tejidos, cosa que limita mucho su variabilidad y complejidad morfológica. Fueron las primeras plantas y, pese a ser más simples a nivel evolutivo, permitieron la colonización de la superficie terrestre. Estamos hablando de, principalmente, musgos y plantas hepáticas.

A partir de estas surgieron, tras varios millones de años, las plantas vasculares, que son las más evolucionadas y las que disponen de una clara diferenciación en tejidos, por lo que se aprecian las raíces, el tallo, las hojas, las flores y otras estructuras como por ejemplo los frutos. Estas son, por lo tanto, las que nos viene siempre a la cabeza cuando pensamos en “planta”, pues son las predominantes.

6. Carecen de sistemas de locomoción

Una obviedad, pero importante mencionarla. Y es que ninguna especie de planta tiene la capacidad de moverse activamente. Los animales, los protozoos e incluso las bacterias disponen de sistemas de locomoción, pero las plantas, no. Nunca. Están limitadas de por vida al sustrato en el que crecen.

7. Su citoplasma contiene una gran vacuola

Una característica de todas las células vegetales es la presencia, en el citoplasma, de una gran vacuola, un orgánulo celular que puede ocupar prácticamente todo el contenido interno de la célula que ayuda a mantener el balance hídrico, es decir, regular el flujo de agua que entra y sale de la célula. Del mismo modo, sirve para almacenar nutrientes y para mantener la turgencia sobre la pared celular.

8. Establecen simbiosis con hongos

Las micorrizas consisten en la asociación simbiótica entre un hongo y una planta. El hongo le da a la planta minerales y agua y la planta, a cambio, le da al hongo hidratos de carbono y vitaminas. Este mutualismo está presente en el 97% de las plantas vasculares, pues se da a nivel de las raíces.

9. Pueden reproducirse sexual o asexualmente

Dentro del reino vegetal, tenemos especies que se reproducen de forma sexual y otras que lo hacen de forma asexual. En este sentido, tenemos, por un lado, plantas que realizan un proceso de meiosis con la consecuente formación de gametos masculinos y femeninos que, al fusionarse, generan un nuevo individuo genéticamente único.

Y, por otro lado, plantas que no generan gametos ni tienen diferenciación en sexos, sino que simplemente realizan una mitosis y generan clones de sí mismas. Esta es una estrategia propia de las plantas más primitivas.

10. Pueden defenderse de la depredación

El hecho de no poder desplazarse impide que puedan huir de los depredadores. Por ello, algunas plantas han desarrollado mecanismos para evitar la depredación, como por ejemplo el desarrollo de toxinas en sus tejidos o la presencia de espinas en su tallo.

Espinas

11. El color verde procede de la clorofila

La clorofila es un pigmento intracelular imprescindible para la fotosíntesis ya que, ante la incidencia de radiación solar, se excita y libera los electrones de sus capas más externas, cosa que permitirá la síntesis de moléculas de ATP, el combustible energético de todas las células. Al ser de color verde, no es de extrañar que los tejidos de las plantas donde se realiza la fotosíntesis sean también verdes.

12. Habitan cualquier ecosistema de la Tierra

La capacidad de adaptación de las plantas es increíble. Tanto en ecosistemas terrestres como acuáticos, las plantas pueden habitar ambientes extremos como los desiertos o las regiones polares, pues pueden adaptarse a condiciones de altas y bajas temperaturas, sequedad, salinidad, etc.

13. Aparecieron hace 541 millones de años

Se estima que las primeras plantas aparecieron en tierra firme hace unos 541 millones de años y procediendo de una evolución de las algas acuáticas. De ahí que las plantas no vasculares guarden un gran parecido con las algas. Las vasculares, por su parte, aparecieron hace unos 400 millones de años.

14. Se han descubierto 215.000 especies

Hasta la fecha se han descubierto 215.000 especies de plantas, aunque se estima que el número real sea de 298.000. Sorprende ver que la diversidad de especies es menor que en el reino animal, donde hay identificadas 953.000 especies (900.000 de las cuales son insectos) y se estima que el número real podría ser de 7.700.000 especies.

15. Contienen a los seres vivos más altos del mundo

Las plantas son los seres vivos que pueden alcanzar tamaños más enormes. De hecho, el ser vivo más grande que existe es Hyperion, una secuoya roja que se encuentra en un parque nacional de California y que tiene una altura de 115,5 metros.

Hyperion
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies