Las 10 diferencias entre plantas y algas

Las plantas y las algas, pese a ser organismos fotosintéticos, son totalmente distintas entre ellas. Pertenecen a reinos diferentes y, por lo tanto, tienen unas importantes características diferenciales.
Diferencias plantas algas

Uno de los logros más importantes de la historia de la Biología fue, es y será el de haber conseguido clasificar a las millones de especies de seres vivos en siete reinos: animales, vegetales, hongos, protozoos, cromistas, bacterias y arqueas. Cualquier organismo de la Tierra pertenece a uno de estos reinos.

Aun así, y como es bien sabido, todos los seres del planeta procedemos de un antepasado universal común que habitó la Tierra hace unos 3.800 millones de años. A partir de ahí, el árbol evolutivo se ha ido ramificando en la inmensa diversidad de hoy en día. Pero siempre quedan señales de cómo los reinos están relacionados entre ellos.

Y una de las pruebas más claras de ello se encuentra en las plantas y las algas. Es muy común pensar que las algas, al realizar la fotosíntesis, son plantas. Pero esto es un error. Plantas y algas pertenecen a reinos distintos. Son igual de semejantes entre ellas que tú y una seta.

Pero, ¿a qué reinos pertenecen? ¿Por qué son tan distintas? ¿En qué se diferencian? ¿Por qué no podemos considerar a las algas como plantas? ¿Qué características tiene cada una de ellas? En el artículo de hoy daremos respuesta a estas y muchas otras preguntas para que entiendas perfectamente por qué las plantas y las algas son seres tan diferentes. Empecemos.

¿Qué es una planta? ¿Y una alga?

Antes de presentar sus diferencias en profundidad, es interesante (y también importante) que definamos ambos conceptos de forma individual. Veamos, pues, qué es exactamente una planta y qué es una alga. Y es que entendiendo qué son, sus características diferenciales empezarán a quedar mucho más claras.

Plantas: ¿qué son?

Una planta es un organismo pluricelular que pertenece al reino vegetal. Esto es lo más importante de todo y con lo que debes quedarte. A partir de aquí, iremos analizándolo más en profundidad. El reino vegetal es aquel en el que están incluidas las 215.000 especies de plantas registradas, además de las 83.000 especies que se cree que quedan por identificar.

En este contexto, una planta es todo aquel ser pluricelular (no hay ni una sola especie de planta que sea unicelular) formado por la unión de millones de células vegetales, las cuales tienen la propiedad casi exclusiva (compartida con cianobacterias y, como veremos, algas) de realizar la fotosíntesis.

La fotosíntesis es un proceso bioquímico que permite a las células vegetales, a través de unos pigmentos conocidos como clorofila, obtener energía química a partir de luz solar, lo que, a su vez, hace posible la síntesis de su propia materia orgánica.

Las plantas, pues, son los únicos organismos pluricelulares fotosintéticos. Los únicos seres de la Tierra que realizan la fotosíntesis teniendo una fisiología formada por la unión de diversos tejidos. Esta estructuración en tejidos es posible, en parte, gracias a la pared celular de celulosa, otra de las características específicas de las plantas.

Esta pared celular es una cubierta por encima de la membrana plasmática de las células que da rigidez, define la estructura de la planta y permite la comunicación con el entorno, aunque, a su vez, limita bastante la variedad de tejidos que una planta puede desarrollar.

En resumen, las plantas son organismos pluricelulares fotosintéticos que pertenecen al reino vegetal y que, estando especialmente adaptadas a los medios terrestres (aunque también hay especies de plantas acuáticas) y apareciendo hace unos 541 millones de años a partir de una evolución de las algas, son los principales productores de los ecosistemas, liberando oxígeno y constituyendo la base de la alimentación de los herbívoros.

Plantas qué son

Algas: ¿qué son?

Una alga es un organismo unicelular que pertenece al reino cromista. Y, de nuevo, esto es lo más importante con lo que debes quedarte. El reino cromista es aquel que está formado por organismos eucariotas unicelulares o unicelulares-coloniales (podemos ver las algas a simple vista porque forman colonias de células, pero no son pluricelulares ya que no hay diferenciación de tejidos) donde, entre otros, están incluidas las algas.

Los cromistas tienen una característica única, la de disponer, alrededor de su membrana plasmática, una cubierta rígida que hace que, bajo el microscopio, adquieran unas formas increíblemente variadas. Desde 1998 y con una reestructuración filogenética, los cromistas constituyen su propio reino.

Existen muchos tipos distintos de cromistas. Algunos son parásitos de plantas (como los oomicetos), algunos son productores de toxinas responsables de las mareas rojas (como los dinoflagelados) y, evidentemente, algunos (muchos) tienen la capacidad de realizar la fotosíntesis (como las diatomeas y, claro, las algas).

Las algas son cromistas capaces de vivir de forma individual (totalmente unicelulares) o bien de organizarse para formar colonias no solo perfectamente visibles a simple vista, sino que pueden adquirir grandes tamaños.

Al igual que las plantas, disponen de pigmentos fotosintéticos para convertir la luz solar en energía química que usarán para sintetizar su propia materia orgánica. Además, también tienen una pared celular de celulosa, pero los análisis genéticos, junto con el hecho de no estar bien adaptadas a la vida en tierra firme (la mayoría de algas son acuáticas) y el de ser unicelulares, hicieron que se confirmara que no tenían nada que ver con las plantas.

En resumen, las algas son organismos unicelulares fotosintéticos que pertenecen al reino cromista y que, estando especialmente adaptadas a la vida acuática (aunque hay algunas especies de algas terrestres) y apareciendo hace unos 1.600 millones de años a partir de la simbiosis entre protozoos (los primeros organismos eucariotas de la Tierra) y las cianobacterias (los primeros organismos fotosintéticos de la historia), son uno de los más importantes productores primarios de los ecosistemas marinos.

Algas qué son

¿En qué se diferencia una planta de una alga?

Después de ver tan en profundidad qué son las plantas y qué son las algas, seguro que las diferencias entre ambas han quedado más que claras. Aun así, por si quieres tener la información de forma más concisa, hemos preparado una selección de sus más importantes diferencias en forma de puntos clave. Vamos allá.

1. Las plantas pertenecen al reino vegetal; las algas, al reino cromista

La diferencia clave. Plantas y algas pertenecen a diferentes reinos. Por mucho que realicen la fotosíntesis, no tienen nada que ver. Los humanos y los champiñones somos heterótrofos y no se nos pasa por la cabeza pensar que pertenecemos al mismo reino. Las plantas son del reino vegetal. Las algas, del reino cromista.

2. Las plantas son primordialmente terrestres; las algas, acuáticas

Hay excepciones en ambos sentidos, pero, por regla general, las plantas, al ser seres que surgieron más tarde, están más adaptadas a la vida en tierra firme, mientras que las algas, al ser seres más antiguos, están más adaptadas a la vida acuática. Por ello, pese a que podemos encontrar plantas acuáticas y algas terrestres, podemos afirmar que las plantas son primordialmente terrestres y las algas, acuáticas.

3. Las plantas son pluricelulares; las algas, unicelulares

Otra de las diferencias más importantes. Absolutamente todas las plantas son pluricelulares. No hay ni una sola especie vegetal unicelular. En cambio, absolutamente todas las algas son unicelulares. No hay ni una sola especie de alga (ni de cromista) pluricelular. Siempre es una célula, un individuo. Podemos ver algas a simple vista pero porque forman colonias, no hay una diferenciación en tejidos.

Árbol

4. Todos los vegetales son plantas pero no todos los cromistas son algas

Una puntualización importante. Todos los seres dentro del reino vegetal son plantas, pero no todos los seres dentro del reino cromista son algas. Las algas comparten reino con otros organismos como las diatomeas, los dinoflagelados, los oomicetos o los foraminíferos.

5. Las plantas surgieron de la evolución de las algas

Las algas surgieron de la simbiosis entre protozoos y cianobacterias, los primeros seres eucariotas de la historia y los primeros seres fotosintéticos de la historia, respectivamente. Las plantas, en cambio, surgieron de la evolución de estas algas. De ahí que compartan características pero que hayan seguido caminos evolutivos totalmente diferentes.

6. Las algas aparecieron hace 1.600 millones de años; las plantas, hace 541 millones de años

En relación con el anterior punto, es evidente que, teniendo en cuenta que las plantas proceden de la evolución de las algas, las algas sean más antiguas que las plantas. Y así es. Las algas verdes y rojas fueron los primeros cromistas en aparecer (por el proceso de simbiosis que hemos explicado) y lo hicieron hace entre 1.700 y 1.500 millones de años. Las plantas, por su parte, surgieron hace unos 541 millones de años, consistiendo en plantas no vasculares (las más semejantes a las algas). Las plantas vasculares (las más evolucionadas) aparecieron hace unos 400 millones de años.

7. Las algas disponen de exoesqueleto; las plantas, no

Como hemos comentado, una característica común a todos los cromistas es la presencia de una cubierta rígida (una especie de exoesqueleto) que rodea a la célula para dar rigidez. Las algas, pues, disponen de este exoesqueleto alrededor de la pared celular. Las células de las plantas carecen de esta estructura. Evolutivamente, la pérdida de esta cobertura rígida permitió a las plantas desarrollar organismos pluricelulares.

8. Las algas disponen de sistemas de movilidad; las plantas carecen de ellos

Las algas disponen de flagelos o cilios que se prolongan a través de su exoesqueleto y que les permiten moverse, estando siempre muy limitadas por las corrientes de agua, eso sí. De todos modos, las plantas carecen por completo de sistemas de locomoción. Ninguna especie de planta puede moverse activamente. Es una obviedad. Pero es importante mencionarla.

Alga célula

9. La diversidad de plantas es mayor que la de algas

De plantas hemos descubierto y registrado un total de 215.000 especies, aunque se estima que quedan unas 83.000 por identificar, por lo que la diversidad total dentro del reino vegetal sería de 298.000 especies. De algas, en cambio, hay registradas un total de 27.000 especies. No se sabe con exactitud cuál será la diversidad real, pero está claro que, sea cual sea, será inferior que la del reino vegetal.

10. Las plantas forman tejidos; las algas, como mucho, colonias

Y para terminar, una diferencia también clave. Las plantas, como hemos dicho, son pluricelulares. Y son pluricelulares porque son capaces de dar lugar a un organismo con tejidos diferenciados. Pensemos en un árbol, con sus raíces, tronco y hojas. Las algas, en cambio, son unicelulares. Pueden vivir de forma individual o formando colonias de células. Por ello, pese a que las podamos ver a simple vista, no estamos viendo un organismo pluricelular. Estamos viendo una agregación sin diferenciación de tejidos de millones de algas unicelulares, las cuales forman una colonia.

Colonia algas
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies