Las 3 fases de la Adolescencia (y qué esperar de cada una)

La adolescencia, la fase de la vida que va desde los 10 hasta los 19 años, es la transición biológica, social y psicológica entre la niñez y la adultez. Veamos en qué etapas se divide y qué ocurre en cada una de ellas.

fases-adolescencia

La vida es el conjunto de sucesos que experimentamos y que constituyen nuestro recorrido desde que nacemos hasta que morimos. Y en este contexto, la vida, el tiempo y el envejecimiento son términos que, aunque apelen inevitablemente a reflexiones metafísicas y filosóficas, se relacionan entre sí a través de la más pura biología.

Y es que la genética y la fisiología de nuestro cuerpo hacen que pasemos por distintos cambios a lo largo de nuestra vida, conformando así un envejecimiento que es inevitable en cualquier ser vivo. Son miles los factores biológicos que determinan que experimentemos ciertos cambios físicos, sociales y psicológicos y que permiten “dividir” la vida en distintas etapas.

Unas fases que, en orden, son la prenatal, la neonatal, la infancia temprana, la segunda infancia, la juventud, la adultez, la adultez madura, la tercera edad y, finalmente, la muerte. Pero de todas ellas, si hay una relevante desde el punto de vista biológico y psicológico, por todos los cambios que supone y por la transición de la niñez a la adultez que representa, esa es la adolescencia.

La adolescencia es la etapa de la vida que va desde los 12 hasta los 17 años y que representa la transición biológica, social y psicológica entre ser un niño y ser un adulto. Una fase vital ligada a muchos cambios y a un gran torbellino de emociones. Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases de la adolescencia y, sobre todo, en las características de las fases en las que esta se divide.

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia es la etapa de la vida que, yendo desde los 10 hasta los 19 años, representa la transición biológica, psicológica y social entre la niñez y la adultez. Estamos ante una fase vital que comienza con la pubertad, el momento en el que el cuerpo del niño o niña adquiere la madurez sexual, con el desarrollo de las características sexuales secundarias, y que termina con la llegada la juventud,momento en el que las características biológicas terminan de consolidarse y las capacidades físicas y mentales llegan a su pico máximo.

Como bien sabemos, la adolescencia es una etapa vital compleja con infinidad de cambios a nivel tanto físico como emocional. Ser adolescente implica “montarse” en una montaña rusa plagada de subidas y bajadas, pues la adolescencia es muchísimo más que un proceso de mera maduración biológica y sexual.

Es también en esta adolescencia que desarrollamos los fundamentos de nuestra psicología, con la búsqueda de una mayor autonomía, el desarrollo del pensamiento abstracto, la definición de la autoimagen y de la imagen que proyectamos, la elaboración de nuestra propia escala de valores y de nuestra moral, el desarrollo del juicio y el pensamiento crítico, la búsqueda de nuestra identidad, el fortalecimiento de relaciones sociales estrechas, la exploración de nuestra sexualidad, la búsqueda de ideales fuera del núcleo familiar…

Además, en esta fase de la vida, a nivel neurológico, el área de los lóbulos frontales no se encuentra todavía madura por completo, pues el cerebro todavía se está desarrollando, algo que explica en parte por qué los adolescentes tienden a comportarse de manera impulsiva, no pensar en las consecuencias de sus actos, tomar decisiones inadecuadas, reaccionar de manera excesivamente intensa ante las discusiones familiares. Por todo ello, la comunicación con los hijos adolescentes puede llegar a ser todo un reto.

Aun así, el desarrollo y velocidad en el mismo depende mucho de factores individuales, por lo que cada persona empieza, termina y evoluciona a través de esta etapa de una forma muy particular. Pero lo que está claro es que, a pesar del tumulto emocional que representa la adolescencia, es una etapa muy importante en nuestra vida, pues nos abre las puertas a la madurez física, sexual y psicológica, siendo la entrada a la vida adulta.

que-es-adolescencia

¿En qué etapas se divide la adolescencia?

Una vez entendidas las bases generales de la adolescencia, llega el momento de indagar en la cuestión que nos ha reunido hoy aquí, que es la descubrir las características y qué ocurre en cada una de sus subfases. Como decimos, la OMS estipula que la adolescencia va desde los 10 hasta los 19 años, pero esto es muy subjetivo, pues hay jóvenes que empiezan a los 12, algunos que terminan a los 21, algunos que terminan a los 17…

Sea como sea, lo que está claro es que en función de cómo van evolucionando los cambios físicos, sexuales y psicológicos, podemos definir tres etapas dentro de la adolescencia. Estamos hablando de la adolescencia temprana, la adolescencia media y la adolescencia tardía. Veamos qué esperar en cada una de ellas.

1. Adolescencia temprana

La adolescencia temprana es aquella que se extiende aproximadamente desde los 10 hasta los 13 años. Es la fase muy asociada a la pubertad en la que se comienzan a experimentar muchos cambios biológicos a gran velocidad, siendo el momento en el que surgen los caracteres sexuales secundarios, los cuales hacen que empieza a existir una identificación grupal con otros compañeros que están sintiendo esos mismos cambios.

Se experimentan cambios en la voz, los famosos “estirones” y empieza a desarrollarse el vello corporal en axilas y zona genital. Las chicas (que empiezan esta etapa uno o dos años antes que los chicos), además de que comienza la menstruación, ven cómo sus senos empiezan a desarrollarse. En el caso de los chicos, los testículos empiezan a crecer y desarrollarse y la musculatura también se desarrolla.

Todos estos cambios físicos que indican el inicio de la madurez sexual se deben a la actuación de las hormonas sexuales, que empiezan a estar presentes en el sistema endocrino. De ahí también que surjan los famosos “problemas” de acné, incremento del olor corporal, mayor sudoración, etc.

Cabe destacar que, sin embargo, no se experimentan demasiados cambios a nivel psicológico ni social, por lo que más allá de la curiosidad que genera en ellos las transformaciones físicas, siguen pensando y comportándose como niños, pues el desarrollo cerebral está muy lejos de llegar a fases avanzadas.

adolescencia-temprana

2. Adolescencia media

La adolescencia media es aquella que se extiende aproximadamente desde los 14 hasta los 17 años. En esta etapa, el adolescente ya ha alcanzado el total desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, ha llegado a la plena madurez sexual y su estatura ha alcanzado casi su pico. De ahí que en esta etapa los cambios físicos empiecen a ralentizarse y que el joven pueda percibir ya cómo va a ser su imagen en la vida adulta.

Pero es precisamente en esta etapa que empiezan a tomar protagonismo los cambios psicológicos y sociales que todavía no se habían experimentado en la adolescencia temprana. El desarrollo cerebral va hacia la madurez y desarrollan el pensamiento abstracto, empiezan a identificarse con ciertas ideologías, abandonan los comportamientos infantiles, desarrollan una fuerte sensación de ser invulnerables (de ahí que tengan conductas de riesgo muchas veces), quieran experimentar cosas (probar el alcohol, el tabaco, el sexo…) y vean a los padres como una autoridad, cosa que explica las constantes discusiones propias de esta edad.

El cerebro cambia y madura, pero todavía hay muchas diferencias con la forma de pensar que tendrán en la vida adulta, de ahí que no debamos juzgar ciertos pensamientos, pues serán ellos mismos quienes, seguramente, se avergüencen, ya adultos, de lo que hacían y pensaban. Aquí entra también en juego lo que comentábamos antes de la impulsividad asociada al poco desarrollo de los lóbulos frontales.

En esta etapa, en busca de independencia y de mayor autonomía, empiezan a separarse algo más de los padres, a aislarse más en su habitación y a volcarse mucho en su grupo de amigos. Se empiezan a preocupar por su aspecto físico, pues la presión de grupo alcanza su máximo pico, y surge el interés por las relaciones tanto románticas como sexuales.

adolescencia-media

3. Adolescencia tardía

La adolescencia tardía es aquella que se extiende aproximadamente desde los 15 hasta los 19-21 años. Físicamente, el joven ya es plenamente un adulto, su capacidad de pensamiento abstracto se ha desarrollado por completo y ya es capaz de realizar proyecciones de futuro, siendo así más consciente de las consecuencias de sus actos (disminuye, junto al mayor desarrollo de los lóbulos frontales, la impulsividad propia de la adolescencia media) y se preocupa por su futuro. De ahí que el joven empiece a centrarse más en su vida académica y/o profesional.

Es también en este momento que el joven se empieza a afrontar a los problemas del mundo adulto, pues sale de la escuela y del instituto y tiene que comenzar a construir su vida. La necesidad de formar parte de un grupo disminuye y todo se fomenta más en relaciones individuales fuertes, motivo por el que el núcleo de amigos se reduce pero los que permanecen son los más importantes.

A nivel físico, las “desproporciones” que podían haber en algunos rasgos, así como el acné y la tendencia a acumular grasa, suelen disminuir, dando así una complexión de cuerpo más homogénea y con rasgos más cohesionados. Por todo ello, la adolescencia tardía representa ya la entrada a la vida adulta, pues el joven ha madurado física, psicológica y socialmente. Y está preparado para convertirse, con todo lo que implica, en la persona que quiere ser.

adolescencia-tardia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies