Los 25 mitos sobre sexualidad, desmentidos

El mundo de la sexualidad está llena de mitos e ideas erróneas, tanto en lo que se refiere a hombres como mujeres. Desmintamos algunos de los más comunes.
Mitos sexualidad

La sexualidad forma parte de nosotros desde que nacemos y va evolucionando a lo largo de nuestra vida. Se trata de una estrategia biológica en la que nuestras condiciones físicas, anatómicas, psicológicas y hormonales nos conducen a desarrollar apetito sexual.

Y es que el mundo del sexo es extremadamente complejo, pues entran en juego fenómenos conductuales y emocionales muy fuertes. Sin embargo, sigue estando estigmatizado en la sociedad, por lo que los jóvenes muchas veces reciben informaciones erróneas.

Las noticias falsas en Internet, las leyendas urbanas, las ideas que sustraen de películas, series e incluso la pornografía, etc, hacen que muchas personas crezcan adquiriendo como verdad mitos que no tienen ningún fundamento científico.

Por ello, en el artículo de hoy haremos un repaso de los mitos más arraigados en la sociedad acerca de la sexualidad y la salud sexual para promover un adecuado conocimiento de nuestra propia biología y de la verdadera naturaleza de las relaciones afectivas humanas.

¿Qué mitos y bulos acerca de la sexualidad debemos desmentir?

Mitos sobre la efectividad de los métodos anticonceptivos, los problemas que ocurren durante las relaciones, la evolución del sexo con la edad, formas de lograr la excitación sexual… Estos y muchos otros temas sobre sexualidad serán recogidos a continuación e intentaremos dar la visión más objetiva posible sobre ellos.

1. “Cuando pierdes la virginidad, el himen se rompe”

Falso. La idea de que el himen es una especie de muro que se rompe después de la primera penetración está muy extendida, pero lo cierto es que esto no es exactamente así. El himen es una delgada membrana que ya presenta una obertura, pues de lo contrario no podría haber menstruación. Lo que ocurre es que debido al tamaño del pene, el orificio del himen se agranda, por lo que a veces esta lesión puede comportar un pequeño sangrado.

2. “El orgasmo se consigue solo con penetración”

Falso. La penetración es parte muy importante de las relaciones sexuales, pero lo cierto es que la mayoría de mujeres tienen más facilidades para llegar al orgasmo siguiendo otras prácticas como la masturbación o el sexo oral. De hecho, el 70% de las mujeres llegan al orgasmo sin la necesidad de realizar una penetración, pues en ella no se estimula tanto el clítoris, que es la parte más sensible.

3. “Solo se masturban los hombres”

Falso. Esta idea está muy arraigada, pero lo cierto es que es un mito. Parece que sea así ya que normalmente los hombres tienen menos reparos en aceptarlo, porque además se sobreentiende que deben eyacular con mayor o menor frecuencia para evitar molestias en los testículos. Pero lo cierto es que las mujeres también se masturban, y es de vital importancia que lo hagan para conocer mejor su sexualidad.

4. “El placer solo se encuentra en los genitales”

Falso. Los genitales no son las únicas regiones erógenas del cuerpo, es decir, aquellas cuya estimulación puede llevar al placer sexual. De hecho, las orejas, el cuello, los muslos, los pezones e incluso los codos, las rodillas o los pies pueden causar una gran excitación sexual. Algunas mujeres pueden llegar al orgasmo sin estimulación de los genitales.

5. “Cuando se tiene la menstruación no se puede tener sexo”

Falso. Es posible que algunas mujeres no quieran tener sexo cuando tienen la menstruación por vergüenza o por falta de apetito sexual, pero en caso de que se quiera, no hay ningún problema. Es más, debido a que los niveles de estrógeno son altos durante la menstruación, algunas mujeres tienen un mayor deseo sexual. Practicar el sexo durante estos días no solo no supone ningún riesgo para la salud, sino que puede ayudar a mitigar los dolores menstruales típicos.

6. “El tamaño importa”

Falso. Esta idea está muy arraigada porque se relaciona directamente con la idea de “virilidad” que hay en la sociedad. Pero lo cierto es que a mayor tamaño no hay mayor placer para la mujer. Es más, la vagina suele tener una profundidad de 9-12 cm, por lo que tamaños muy superiores de pene no tendrán ningún efecto. Lo que sí que parece ser más importante es el grosor de este.

7. “Solo los hombres eyaculan”

No. La eyaculación femenina también existe. No es tan fácil de conseguir como la masculina y no todas las mujeres la logran, pero lo cierto es que si se estimulan los órganos sexuales de forma correcta, es posible que la mujer eyacule durante el orgasmo.

8. “Hay muchos orgasmos femeninos distintos”

No. Una cosa es que el orgasmo pueda llegar de estímulos sexuales en regiones distintas del cuerpo, pero las mujeres solo tienen un tipo de orgasmo: el clitoriano. Ahí es donde se encuentran las terminaciones nerviosas que conducen al orgasmo.

9. “Los alimentos afrodisíacos funcionan”

No. Al menos, no hay evidencia científica de ello. Es posible que algunos alimentos aumenten el deseo sexual, pero eso es debido a la influencia psicológica más que a los componentes de estos. Es decir, si escuchamos que las ostras son afrodisíacas, nos lo creeremos y por lo tanto tendremos más deseo sexual, pero no porque las ostras tengan sustancias especiales.

10. “La eyaculación precoz es cosa de jóvenes”

No. Es cierto que la eyaculación precoz es más común en jóvenes que tienen relaciones sexuales por primera vez, pues la excitación y el nerviosismo puede conducir a ello. Pero lo cierto es que los adultos también pueden sufrirla. Hay formas de tratarla.

11. “Los hombres tienen más necesidades sexuales que las mujeres”

Totalmente falso. Tanto los hombres como las mujeres tienen las mismas necesidades sexuales. Esta concepción se debe a que las mujeres, a causa de los cambios hormonales causados por el ciclo menstrual, tienen épocas en las que tienen menor apetito sexual, pero lo cierto es que tienen las mismas necesidades.

12. “Cuando te haces mayor, el sexo ya no es importante”

Falso. A medida que te haces mayor, es posible que se pierda el apetito sexual, pero el sexo sigue siendo igual o más importante. Y es que el sexo tiene beneficios para la salud de todo el cuerpo, además de fomentar la unión y el vínculo con la pareja.

13. “La viagra es la única solución a las disfunciones sexuales”

No. Hace unos años quizás sí, pero a día de hoy no. Y es que la viagra, aunque pueda funcionar en algunos casos para tratar la impotencia, no funciona en todas las personas y además tiene contraindicaciones. Por suerte, actualmente disponemos de muchos tratamientos para solucionar todo tipo de problemas en las relaciones sexuales, desde terapias psicológicas hasta tratamientos médicos.

14. “Masturbarse afecta a la fertilidad”

No. Se ha dicho que los hombres que se masturban con mayor frecuencia tienen más probabilidades de ser infértiles, pero lo cierto es que no hay ninguna evidencia de ello. Es más, la masturbación es muy importante para favorecer la correcta producción de espermatozoides.

15. “Masturbarse es malo para la salud”

No. Esta idea se ha extendido porque socialmente, la masturbación está muy estigmatizada. Pero lo cierto es que, lejos de ser malo para la salud, la masturbación aporta muchos beneficios tanto en hombres como mujeres: fortalece el suelo pélvico, fomenta la circulación sanguínea y una correcta oxigenación del cuerpo, favorece la salud de la piel, permite el conocimiento de tu sexualidad, relaja, reduce el riesgo de cáncer de próstata...

16. “Muchos métodos anticonceptivos provocan infertilidad”

Falso. La mayoría de métodos anticonceptivos, incluso los que se implantan como por ejemplo el DIU son totalmente reversibles, es decir, cuando se extraen, la mujer recupera perfectamente su fertilidad. Los únicos métodos anticonceptivos que provocan infertilidad son la vasectomía y la ligadura de trompas.

17. “Hay métodos anticonceptivos 100% efectivos”

Falso. El 100% de efectividad no existe, siempre hay un riesgo por mínimo que sea de que se produzca un embarazo no deseado aunque se usen métodos anticonceptivos. Los preservativos, por ejemplo, tienen una efectividad del 98%. Uno de los que tiene mayor efectividad es el SIU, con un 99’8%.

18. “La píldora del día después es efectiva hasta unos días después de la relación”

No. La píldora del día después es un método anticonceptivo de emergencia muy efectivo siempre y cuando se tome en las 12 horas posteriores al contacto sexual sin protección. Pasado este tiempo, empieza a perder efectividad rápidamente.

19. “Todos los métodos anticonceptivos protegen de las ETS”

Falso. Los únicos métodos anticonceptivos que previenen el contagio de las enfermedades de transmisión sexual son los preservativos, ya sean masculinos o femeninos. Los otros previenen el embarazo de forma más o menos efectiva pero no evitan estas enfermedades.

20. “No te puedes quedar embarazada si tienes la menstruación”

Falso. La probabilidad es muy baja ya que las mujeres no son fértiles, pero existe riesgo. Y es que el hecho de que algunas mujeres tengan ciclos más cortos y que los espermatozoides puedan vivir dentro del cuerpo de la mujer unos días hace que sea posible que, aunque la relación ocurriera durante la menstruación, estos lleguen a fecundar el óvulo cuando la mujer vuelva a ovular.

21. “Tener sexo afecta al rendimiento deportivo”

Falso. Durante un tiempo se dijo que el sexo podía afectar al rendimiento de los deportistas ya que supone una pérdida importante de energías, pero lo cierto es que todos los estudios que lo han analizado no han encontrado ninguna relación.

22. “La marcha atrás funciona”

No. La marcha atrás no funciona. Y es que además de que no previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual, no eyacular dentro de la vagina no implica que no haya riesgo de embarazo, pues el líquido preseminal que sale antes de la eyaculación propiamente dicha también puede contener espermatozoides. El riesgo de embarazo es bajo, pero existente.

23. “Todas las mujeres tienen orgasmos”

No. Hay mujeres que sufren anorgasmia, un trastorno que, si bien les permite disfrutar del placer sexual durante las relaciones, las imposibilita a llegar al orgasmo.

24. “Los preservativos arruinan las relaciones sexuales”

No. Es más, usar preservativo hace que los dos miembros de la pareja puedan disfrutar del sexo sin el miedo de un embarazo no deseado o el contagio de una enfermedad sexual. Siempre que se elija un tamaño de preservativo adecuado y se use lubricante si es necesario, usarlos no supone ningún obstáculo en las relaciones.

25. “Cuando se entra en la menopausia, se pierde el deseo sexual”

Falso. Aunque la mujer deje de ser fértil, eso no significa que pierda el apetito sexual. Es más, la menopausia debe ser tomada como una época para seguir disfrutando de tu sexualidad.

Referencias bibliográficas

  • U.S. Food and Drug Administration. (2011) “Guía de Métodos Anticonceptivos”. FDA.
  • González Labrador, I., Miyar Pieiga, E., González Salvat, R.M. (2002) “Mitos y tabúes en la sexualidad humana”. Rev Cubana Med Gen Integr, 18(3).
  • Alarcón Leiva, K., Alarcón Luna, A., Espinoza Rojas, F. et al (2016) “100 Preguntas Sobre Sexualidad Adolescente”. Municipalidad de Santiago, Santiago de Chile.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.