¿Cómo hablar con un adolescente? 7 consejos eficaces para la comunicación

La adolescencia es una etapa compleja con infinidad de cambios físicos y emocionales. La creciente autonomía, sumada a algunos aspectos como la impulsividad, pueden hacer de la comunicación con los adolescentes todo un desafío.

Cómo hablar con adolescente

La adolescencia es una etapa llena de cambios intensos a nivel biológico, psicológico, sexual y social. Esta consiste en una transición desde la niñez hasta la etapa adulta, que tiene inicio con la pubertad, cuando se produce la maduración sexual del niño o niña. Se podría decir que atravesar esta fase es como viajar en una montaña rusa llena de subidas y bajadas.

Esto hace que lidiar con un adolescente no sea tarea fácil, especialmente en lo que respecta a la comunicación. Los padres con hijos de edades comprendidas entre los 10 y 19 años suelen encontrar infinidad de barreras para acceder a ellos, hablarles, comprender cómo se sienten y resolver los conflictos que surgen en casa sin perder los papeles en el intento.

La adolescencia es mucho más que un proceso de maduración biológica. También implica aspectos psicológicos fundamentales como son la búsqueda de la propia identidad, la adquisición de mayor autonomía respecto de las figuras de referencia, el desarrollo del pensamiento abstracto, el establecimiento de relaciones estrechas con los iguales, la definición de la propia imagen corporal o la elaboración de la escala de valores.

La adolescencia: un torbellino emocional

A nivel emocional, la adolescencia desencadena una vorágine de emociones nuevas, pues comienza a desarrollarse la capacidad afectiva para establecer relaciones con los iguales y sentir estados emocionales hasta entonces desconocidos, como por ejemplo el amor romántico. Con la llegada de esta fase, el círculo social se amplía más allá de la familia y los compañeros de clase. De esta forma, el adolescente puede empezar a conocer otras realidades, dejando de idealizar a los padres como modelos de referencia (algo propio de la niñez) para empezar a buscar sus ideales fuera del entorno familiar.

Una de las particularidades de la adolescencia es que, si bien es un proceso por el cual cada vez se va alcanzando mayor autonomía y madurez, la conducta de un menor adolescente sigue siendo muy diferente de la de un adulto. El desarrollo cerebral en los adolescentes aún no ha finalizado, pues el área de los lóbulos frontales no se encuentra madura.

Esto tiene importantes implicaciones conductuales, ya que esta zona del cerebro está estrechamente relacionada con el control de los impulsos y la toma de decisiones. Por esta razón, los adolescentes tienden a actuar de manera impulsiva sin medir las consecuencias de sus acciones, lo que muchas veces puede llevarles a implicarse en actividades de riesgo y a tomar decisiones inadecuadas desafortunadas.

Todo ello hace que manejar la comunicación con los adolescentes pueda ser un auténtico desafío. Si te encuentras en esta tesitura, continúa leyendo, porque en este artículo vamos a repasar algunas pautas para comunicarse adecuadamente con un adolescente.

Adolescencia emociones

Las claves para comunicarse con un adolescente

Como venimos comentando, hablar con un adolescente no es, en absoluto, una tarea sencilla. Sin embargo, seguir algunas pautas puede ser de ayuda para facilitar la comunicación fluida con un adolescente. Vamos a conocerlas.

1. Encuentra el momento

Aunque pueda parecer obvio, encontrar un buen momento para hablar es un primer paso para que la comunicación fluya. Es importante que las conversaciones no sean impuestas o forzadas, ya que esto sólo contribuirá a que el adolescente se cierre en banda y rechace hablar de cualquier tema. Lejos de presionar e interrogar para que nos cuente, es preferible mostrarse disponible para escuchar cuando él lo desee. De esta manera, la comunicación será mucho más natural y fluida.

Hablar adolescente

2. No te limites a regañar o dar discursos

Es fundamental que la comunicación no se limite a discusiones, riñas o discursos unidireccionales. Responder únicamente con castigos solo favorecerá el distanciamiento y que el adolescente deje de confiar en tí para hablar de sí mismo.

Aunque en ocasiones pueden aparecer llamadas de atención si hace algo inadecuado, es fundamental que el grueso de la comunicación sea en un tono sereno y agradable, hablando de temas agradables para él y que denoten que sientes interés por su entorno, sus aficiones, sueños, etc.

Para favorecer una comunicación cotidiana agradable, es importante que podáis compartir tiempo diario en momentos como las comidas, ya que de esa forma se encuentra un espacio en el que la conversación surge espontáneamente y es fácil hablar del día a día. Procura hacer preguntas abiertas que den pie a respuestas amplias, haz comentarios que inciten al adolescente a participar en la conversación y escúchale con atención cuando hable.

3. Negocia

A la hora de educar, lo ideal siempre es adoptar un estilo democrático. Aunque en puntos esenciales es necesario ser firmes, hay aspectos que son negociables. Es decir, es necesario hallar un equilibrio entre la disciplina y lo que el adolescente desea. Por ello, la comunicación es muy importante no sólo para señalar qué está haciendo mal, sino también para acordar algunas normas (por ejemplo, la hora de llegada a casa) y para explicar el por qué de esas normas.

Es necesario explicar al adolescente que las reglas permiten ordenar la convivencia para favorecer a todos los miembros de la familia y que no son un capricho arbitrario pensado para fastidiarle. Educar y poner límites no está reñido con ganarse la confianza del adolescente, pues aunque en esta fase su autonomía va en aumento, no podemos olvidar que continúan necesitando la guía de los adultos.

4. Mantén la calma

En muchas ocasiones, es fácil llegar a perder los nervios cuando se trata de lidiar con un adolescente. Sin embargo, es fundamental recordar que los adultos, especialmente los padres, son un modelo de referencia para ellos. Esto significa que tenderán a imitar aquellos comportamientos que ven en ellos, por lo que es importante no perder la calma.

Gritar y alterarse sólo contribuirá a acrecentar la tensión del momento y a enseñar un patrón de resolución de conflictos inadecuado. Cuando percibas que la conversación se está convirtiendo en una discusión, es importante hacer una pausa hasta que ambos logréis estar más calmados y podáis hablar desde la tranquilidad. En este sentido es necesario comunicar lo que deseamos decir con asertividad. Si nos ha molestado algo que ha hecho el adolescente, es necesario indicar concretamente qué ha hecho mal y cómo podría hacerlo mejor.

Mantener calma

5. Acepta que ya no es un niño/a

Es habitual que muchos padres se sientan frustrados al ver cómo la forma de ser de sus hijos va cambiando a medida que llegan a la adolescencia. La ternura y espontaneidad de la infancia comienzan a diluirse y las muestras de cariño pueden escasear. En este punto, son muchos los padres que insisten en tratar al adolescente como un niño, llegando a veces a recriminarle lo mucho que ha cambiado en comparación a cómo era antes. Sin embargo, esto solo servirá para invalidarles como personas y hacerles sentir poco respetados.

Es fundamental aceptar que la adolescencia es una fase de cambios donde el distanciamiento de los padres es algo normal. Es habitual que sientan vergüenza de ellos y que no se sientan cómodos con las muestras de amor o ternura. Como padres, es crucial saber adaptarse a esta nueva etapa, asumiendo estos cambios y respetando los deseos del adolescente sin hacerle sentir mal por haber cambiado, ya que es una cuestión natural del desarrollo.

6. Empatiza y respeta su punto de vista

Es habitual que los padres, a veces sin ser conscientes, tiendan a restar valor a las preocupaciones de sus hijos. Desde la perspectiva adulta, los problemas de un adolescente pueden parecer nimios o poco importantes. Sin embargo, lo que importa no es tanto la situación en sí misma como la forma en la que ésta afecta al adolescente.

En este sentido, es crucial validar cómo se puede sentir, respetar que pueda estar angustiado por ciertos temas y transmitir nuestra comprensión. De esta manera, hablando de forma calmada se pueden buscar alternativas para resolver esa situación que le preocupa. Es crucial evitar frases como “yo a tu edad no tenía tus facilidades” o “yo como adulto se mucho más que tú”, ya que esto solo sirve para hacer más ancha la brecha entre ambos, generando distanciamiento. El adolescente necesita sentirse comprendido y escuchado, sentir que nos ponemos a su nivel y que lo que nos cuenta sí es importante.

7. Realiza actividades agradables con él/ella

Con el fin de mantener un vínculo saludable con el adolescente y fomentar un clima de confianza y apoyo, es necesario compartir tiempo de calidad. Trata de conocer aquellas actividades que le gustan o que se le dan bien y procura sacar tiempo para llevarlas a cabo de manera conjunta. Esto puede ser una forma de conectar más y tener momentos para conversar de manera natural, sin presiones.

Madre adolescente

Conclusiones

En este artículo hemos repasado algunos consejos útiles para abordar la comunicación con adolescentes. La adolescencia es una etapa compleja, ya que está repleta de cambios físicos, emocionales, sociales… de manera que existe gran inestabilidad emocional, impulsividad y deseos crecientes de autonomía. Todo ello constituye un cóctel que puede hacer de la comunicación todo un desafío.

Por ello, es necesario mostrarse disponible para escuchar al adolescente sin forzar o presionar, hablar de temas que le interesen, compartir tiempo de calidad y negociar las normas. Es crucial que los adultos sean modelos de referencia adecuados, evitando perder los nervios en las discusiones y manteniendo conversaciones calmadas aplicando buenas dosis de asertividad.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies