Las 11 enfermedades respiratorias más comunes (causas, síntomas y tratamiento)

Trastornos en el sistema respiratorio provocan que los pulmones no puedan oxigenar correctamente la sangre ni eliminar el dióxido de carbono.
Enfermedades respiratorias más comunes

Cerca de 334 millones de persona sufren asma en el mundo. Aproximadamente 3 millones de personas mueren cada año a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Las enfermedades infecciosas de los pulmones siguen siendo una de las principales causas de muerte. Además, el de pulmón es el cáncer letal más común, causando cerca de 1’6 defunciones anualmente.

El impacto de las enfermedades respiratorias es muy alto en todo el mundo, pues los pulmones son los órganos más susceptibles y sensibles del cuerpo. Están constantemente expuesto a los patógenos y contaminantes del medio externo, a la presencia de tóxicos en el aire, a productos químicos y sustancias nocivas, entre otros.

Pese a que las enfermedades respiratorias suelen afectar más en países subdesarrollados, lo cierto es que estos trastornos no entienden de clase social. Por ello, más de mil millones de personas sufren algún tipo de condición respiratoria.

De todas ellas, desgraciadamente, cada año, cuatro millones de personas mueren a causa de distintas enfermedades pulmonares.

En este artículo haremos un repaso de las enfermedades respiratorias más comunes, detallando tanto sus causas como sus síntomas, así como los tratamientos disponibles para combatirlas.

¿Qué estudia la neumología?

La neumología es la rama de la medicina que estudia las enfermedades respiratorias. Es decir, es la disciplina que se encarga de analizar las causas que conducen al desarrollo de trastornos en los distintos componentes del aparato respiratorio: fosas nasales, faringe, laringe, tráquea, pulmones y pleura.

Por lo tanto, la neumología se centra en el diagnóstico y en el descubrimiento de tratamientos para combatir las afecciones del sistema respiratorio.

El sistema respiratorio se encarga del intercambio de gases. Permiten el paso del oxígeno desde el aire hasta la sangre mediante las inspiraciones y, a la vez, hacen que el dióxido de carbono generado como residuo pase de la sangre al aire y sea eliminado al medio con las espiraciones.

¿Cuáles son las principales enfermedades del sistema respiratorio?

Cualquier trastorno que afecte al correcto funcionamiento de alguno de los órganos que conforman este sistema puede comprometer el estado de salud de todo el organismo, por lo que muchas enfermedades respiratorias suelen resultar graves.

En este artículo presentamos las enfermedades que afectan al sistema respiratorio más comunes en el mundo.

1. Resfriado común

El resfriado común es la enfermedad respiratoria más común en todo el mundo. De hecho, personas perfectamente sanas suelen padecerla unas dos veces al año. Está provocada por distintos tipos de virus que infectan las células de la nariz y de la garganta.

El virus se transmite por el aire o por contacto directo con personas infectadas y los síntomas más frecuentes son los siguientes: congestión o goteo nasal, fiebre baja, leve dolor de cabeza, tos, malestar general, estornudos, dolor de garganta, etc.

Se trata de una enfermedad autolimitada, es decir, el propio cuerpo la combate sin necesidad de tratamientos, superando la infección a los, aproximadamente, 10 días. Para aliviar los síntomas se pueden tomar analgésicos y jarabes.

2. Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria más grave que el resfriado común pero que también es muy frecuente, pues la mayoría de la población la sufre una vez al año. Está provocada por el virus “Influenza”, el cual infecta células de la nariz, la garganta y los pulmones.

Si afecta a población de riesgo (inmunodeprimidos y ancianos, mayoritariamente) puede derivar en complicaciones graves, aunque normalmente es una enfermedad autolimitada que cursa con los siguientes síntomas: fiebre alta, dolor muscular, congestión nasal, tos seca, fatiga y debilidad, sudoración, escalofríos, dolor de cabeza, etc.

Las vacunas no son 100% efectivas, pero se recomienda su administración de forma anual ya que no existe ningún tratamiento que cure la gripe. Hay que dejar que el cuerpo la supere por sí sola, tomando analgésicos para aliviar los síntomas y manteniéndose hidratado.

3. Asma

El asma es una enfermedad respiratoria muy común en todo el mundo. De hecho, más de 330 millones de personas la sufren. Las causas de este trastorno siguen sin estar demasiado claras, aunque se cree que es una combinación de factores ambientales y genéticos.

El asma es un trastorno en el que las vías respiratorias se estrechan y se hinchan, produciendo mayor mucosidad y dificultando la respiración. Hay distintos desencadenantes que pueden llevar a sufrir un ataque de asma, como por ejemplo la exposición a alérgenos, realizar actividad física, emociones fuertes o estrés, consumo de determinados medicamentos, inhalación de contaminantes…

Los ataques de asma pueden ser más o menos frecuentes dependiendo de la persona, pero cuando aparecen, la sintomatología es la siguiente: falta de aire, presión en el pecho, silbidos al respirar, tos, etc. Pese a ser poco comunes, los ataques de asma graves pueden poner en peligro la vida de la persona, por lo que si se observa un empeoramiento de los síntomas, es importante consultar con un médico.

El asma no tiene cura, pero la frecuencia de los ataques puede reducirse si se conocen los desencadenantes y se evitan en la medida de lo posible. En caso que aparezca un episodio de asma, el uso de inhalador puede aliviar los síntomas de forma inmediata.

4. Rinitis

La rinitis es una enfermedad respiratoria muy común caracterizada por una inflamación del revestimiento mucoso de la nariz. Puede ser debida a una alergia, a una infección (generalmente por virus similares a los del resfriado común) o al mal uso de descongestionantes nasales, que acaban afectando al epitelio mucoso.

La principal sintomatología de la rinitis es la siguiente: congestión nasal, goteo nasal, picor, estornudos, tos, etc. El tratamiento de la rinitis depende de la gravedad de los síntomas. Si no molesta demasiado, evitar la exposición a determinados desencadenantes y remedios caseros puede ser suficiente. Para casos más serios, se pueden administrar antihistamínicos y antiinflamatorios para reducir la inflamación de la mucosa.

5. Sinusitis

La sinusitis es una enfermedad respiratoria que aparece como complicación de la rinitis o del resfriado en la que la afectación de la mucosa llega hasta los senos paranasales, unas cavidades huecas en el cráneo que pueden ser colonizadas por patógenos.

La sintomatología es más seria que la de la rinitis e incluye: pérdida de olfato, fiebre, mal aliento, fatiga y debilidad, dolor facial, dolor de cabeza, congestión y goteo nasal, tos, dolor de garganta, etc.

El tratamiento consiste en la administración de antibióticos si el responsable de la infección es una bacteria. Si el causante es un virus, los antibióticos no tendrán ningún efecto. De todos modos, esta enfermedad suele resolverse por sí sola a los 10 días. Si se prolonga demasiado, habría que buscar atención médica.

6. Faringitis

La faringitis es una enfermedad respiratoria caracterizada por una inflamación de la faringe, lo que tradicionalmente conocemos como garganta. Suele estar causada por una infección vírica y sus sintomatología incluye: dificultad para tragar, picor de garganta, dolor al hablar y tos (no seca).

7. Laringitis

La laringitis es una enfermedad respiratoria en la que la laringe, que es el órgano tubular que conecta la faringe con la tráquea, se inflama. Suele estar provocada también por infecciones víricas y su sintomatología es algo diferente a la faringitis, pues incluye: ronquera, pérdida de voz, tos seca, cosquilleo en la garganta, sensación de sequedad, etc.

8. Amigdalitis

La amigdalitis es una enfermedad respiratoria caracterizada por una inflamación de las amígdalas, que son dos estructuras situadas a ambos lados de la faringe, en la parte final de la cavidad bucal. Está causada por una infección vírica o bacteriana y su sintomatología incluye: formación de placas de pus, mal aliento, fiebre, dolor al tragar, dolor estomacal, voz rasposa, dolor de cabeza y rigidez en el cuello.

9. Neumonía

La neumonía es una enfermedad respiratoria caracterizada por una inflamación de los sacos aéreos de los pulmones a causa de una infección bacteriana, llenándose de pus. La gravedad depende del paciente, pudiendo ser mortal en ancianos o en personas inmunodeprimidas.

La sintomatología de la neumonía incluye: dolor en el pecho al respirar o toser, tos con mocos, fatiga, fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos, dificultad para respirar, debilidad, etc.

La neumonía debe ser tratada rápidamente y es posible que incluso sea necesaria la hospitalización del paciente para controlar el desarrollo de la enfermedad. Los tratamientos dependen del tipo de neumonía, del agente causal y de la propia persona, aunque generalmente, al ser causadas por bacterias, la administración de antibióticos es efectiva.

10. Cáncer de pulmón

El de pulmón es el tipo de cáncer más común en el mundo con unos 2 millones de casos nuevos al año. Es responsable, además, de cerca de 1’6 millones de defunciones. El tabaquismo es la principal causa de desarrollo, aunque también aparece en personas que nunca han fumado ni han convivido con fumadores, en cuyo caso las causas no están demasiado claras.

En sus primeras fases no provoca síntomas. Estos suelen aparecer en fases finales y consisten en: tos (a veces con sangre), falta de aire, ronquera, dolor en el pecho, pérdida involuntaria de peso, dolor en huesos y cabeza, etc.

El tratamiento a aplicar dependerá tanto del paciente como de la naturaleza del cáncer y puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia, entre otros.

11. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica es una de las principales causas de muerte en el mundo, pues es la responsable de cerca de 3 millones de defunciones al año. Consiste en una inflamación de los pulmones, cosa que obstruye el flujo de aire y hace que cada vez sea más difícil respirar.

La principal causa de la EPOC es el tabaquismo, que aumenta las probabilidades de sufrir bronquitis crónica (inflamación de los bronquios) y enfisema (destrucción de los vasos sanguíneos de los pulmones y los alvéolos), las cuales pueden derivar en esta enfermedad pulmonar obstructiva.

La sintomatología empeora con el tiempo e incluye: dificultad para respirar, silbido al respirar, presión en el pecho, exceso de mucosidad en los pulmones, infecciones respiratorias frecuentes, debilidad, fatiga, pérdida de peso, hinchazón de extremidades inferiores, cianosis (los labios adquieren un tono azulado), tos con mocos… Puede resultar mortal.

Pese a que no hay cura, existen tratamientos que alivian los síntomas y que ralentizan el progreso de la enfermedad impidiendo que empeore.

Referencias bibliográficas

  • Foro de las Sociedades Respiratorias Internacionales. (2017) “El Impacto Global de la Enfermedad Respiratoria”. Asociación Latinoamericana de Tórax.
  • Van Tellingen, C., van der Bie, G. (2009) “Respiratory System Disorders and Therapy”. Louis Bolk Instituut.
  • Eurostat. (2019) “Respiratory diseases statistics”. European Union.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.