Los 7 tipos de resfriados (causas y síntomas)

El resfriado es la enfermedad más común del mundo y consiste en una infección vírica de las células de la nariz y la garganta. Veamos cómo se clasifica en función del virus responsable.
Tipos resfriados

Se cree que en el mundo podría haber unos 70 millones de cuatrillones de virus. Es, sencillamente, inimaginable. De todos ellos, un “pequeño” porcentaje es capaz de infectar nuestro cuerpo. Y de estos, unos pocos han conseguido instaurarse en nuestra sociedad y aparecer cada año estacionalmente.

Y una de estas enfermedades más exitosas es, junto a la gripe, el resfriado. No hay, en todo el mundo, una enfermedad con una incidencia tan elevada. De hecho, se estima que los adultos sufren esta infección, de media, entre 2 y 5 veces cada año. Y en los niños, incluso 8 veces.

Estamos hablando, pues, de que en todo el mundo, a lo largo de 365 días, se desarrollan más de 35.000 millones de casos de resfriado. Esta leve enfermedad está causada por distintos virus que, sin duda, han logrado uno de los mayores éxitos evolutivos de la naturaleza.

En el artículo de hoy, pues, haremos un repaso de la naturaleza de esta enfermedad respiratoria, analizando sus causas, síntomas y los distintos tipos de virus capaces de causar esta infección. Una infección para la que, por sorprendente que resulte, no existe todavía ni tratamiento ni vacuna.

¿Qué es el resfriado?

El resfriado común es una enfermedad respiratoria de origen vírico en la que distintas especies de virus (cosa que determinará el tipo de resfriado) consiguen infectar las células de la nariz y de la garganta, entrando en su citoplasma y usando sus mecanismos de replicación para generar nuevas partículas víricas.

Por lo tanto, el resfriado común es una infección vírica de las vías respiratorias altas (no afecta a los pulmones) que, como su propio nombre indica, es extremadamente frecuente en todo el mundo. Como ya hemos dicho, un adulto sufre entre dos y cinco resfriados al año, mientras que los niños menores de 6 años pueden incluso tener ocho, siendo cuatro resfriados lo más habitual.

Aunque sus síntomas pueden ser molestos, el resfriado casi nunca es motivo de preocupación. Y es precisamente este hecho de que sea leve lo que, junto con el modo de transmisión, ha permitido que estos virus causantes del resfriado sean tan eficientes para propagarse. Son, sin duda, los patógenos que más han perfeccionado el equilibrio entre dañar al cuerpo para obtener beneficio y permitir que la persona siga con su actividad normal.

Por lo tanto, sea cual sea el tipo de resfriado, se trata de una enfermedad leve que se transmite por el aire o por contacto directo con los fluidos de personas infectadas u objetos que contienen partículas víricas en su superficie. Sus síntomas (hay muy pocas diferencias entre los distintos tipos de resfriado) son los siguientes:

  • Goteo o congestión nasal
  • Fiebre baja (menos de 38 ºC)
  • Malestar general
  • Dolor de cabeza leve
  • Dolor corporal leve
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Estornudos
  • Secreciones nasales de color amarillento o verdoso

Por sorprendente que parezca, ni existe ni tratamiento ni vacuna. Es decir, la prevención es muy difícil (por la llegada de las bajas temperaturas, las aglomeraciones de gente, la eficiencia de los virus para propagarse entre personas…) más allá de la limpieza de manos y el uso de mascarilla, y no hay ningún medicamento capaz de matar a los virus; simplemente se pueden dar fármacos para aliviar la sintomatología.

De todos modos, a pesar de que no haya vacuna ni cura, la enfermedad suele remitir por sí sola después de unos 10 días. Ahora bien, todavía tenemos que ver los distintos tipos de resfriados, pues cada uno tiene unas particularidades.

¿Qué virus pueden provocar el resfriado común?

Como venimos diciendo, hay cientos de especies de virus capaces de infectarnos y provocarnos un cuadro propio del resfriado común. Es decir, no es como el SIDA, el ébola o la enfermedad por coronavirus, que cada una es causada única y exclusivamente por un virus específico.

En el caso del resfriado, su etiología es muy diversa. Y, aunque el resfriado siempre se contagie a través del aire, por contacto directo con los fluidos corporales de una persona infectada o por contacto indirecto con superficies contaminadas con partículas víricas, hay distintos tipos de virus que pueden provocarlo. Y esto es lo que determina el tipo de resfriado en cuestión.

1. Resfriado por rinovirus

Más del 50% de casos de resfriado común se debe a un virus de la familia de los rinovirus, de los cuales hay unas 110 variedades capaces de infectar las células de la nariz y la garganta, provocando así la enfermedad. Con unos 20 nanómetros de diámetro y sin envoltura, los rinovirus están distribuidos por todo el mundo.

Su temperatura óptima de crecimiento es de unos 34 ºC, que es la que se da en las fosas nasales. Tiene un marcado patrón estacional (la mayor incidencia se da en otoño y primavera, pero no en invierno, pues las temperaturas son demasiado bajas para el virus) y da lugar a la sintomatología leve propia de un resfriado común.

Rinovirus

2. Resfriado por coronavirus

El 7% de los resfriados comunes se dan por coronavirus. Pero cuidado, porque aunque esta familia de virus se haya hecho mediática por culpa del COVID-19, los coronavirus llevaban muchísimo tiempo en la Tierra, causando enfermedades leves como este resfriado.

De hecho, por ahora se conocen siete tipos de coronavirus (antes del COVID-19, seis) y uno de ellos, conocido como HCoV-229E (con un tamaño de hasta 160 nanómetros), lleva circulando mucho tiempo por el mundo, es poco agresivo e infecta las células de las vías respiratorias bajas.

Pese a la mala fama de sus “primos”, como el SARS o el COVID-19, este coronavirus no es en absoluto peligroso y provoca una sintomatología propia de un resfriado por rinovirus, sin mayores riesgos para la salud que este.

Coronavirus

3. Resfriado por influenzavirus

Como bien sabemos, los influenzavirus son responsables del desarrollo de la gripe. Con tres tipos distintos (A, B y C), se trata de una familia de virus más agresivos que los dos anteriores, pues la gripe es una enfermedad más grave con unos signos clínicos más molestos y que, en población de riesgo, puede derivar en complicaciones potencialmente mortales.

Ahora bien, se ha observado que en un pequeño porcentaje de los casos, los influenzavirus A y B pueden no llegar a afectar a las células de los pulmones y limitarse a dañar las de la garganta y la nariz, en cuyo caso dan lugar a una sintomatología más leve propia de un simple resfriado común. No están muy claras las causas por las que estos virus propios de la gripe dan lugar a un resfriado.

4. Resfriado por virus de la parainfluenza

Los virus de la parainfluenza no son tan relevantes a nivel epidemiológico, pues después de estar expuestos a ellos durante la niñez (es cuando hay más casos), desarrollamos anticuerpos. Los parainfluenza virus suelen causar bronquitis y neumonías.

Ahora bien, aunque esto sea común en niños, se ha visto que algunos casos de infección en adultos suelen derivar en sintomatologías propias de un resfriado por rinovirus. Por lo tanto, las infecciones por parainfluenza virus se vuelven más leves con la edad (por los anticuerpos y porque el sistema inmune está más desarrollado), haciendo que los síntomas sean como los de un simple resfriado, sin afectación a las vías respiratorias bajas.

5. Resfriado por adenovirus

Los adenovirus son un tipo de virus de ADN que pueden causar infecciones en las vías respiratorias, aunque a no ser que la persona esté inmunodeprimida, estas suelen ser asintomáticas. Por ello, tiene poca relevancia desde el punto de vista epidemiológico.

Estos adenovirus pueden infectar muchas regiones distintas del cuerpo, provocando, en niños y personas con el sistema inmune debilitado, otitis, amigdalitis, faringitis, conjuntivitis e incluso neumonía o meningitis.

Ahora bien, hay veces (pocas) en las que este tipo de virus puede colonizar las vías respiratorias altas y provocar una enfermedad con una sintomatología limitada a un simple resfriado común.

Adenovirus

6. Resfriado por enterovirus

Los enterovirus son virus de la misma familia que los rinovirus, aunque son bastante distintos en cuanto a patogenia. Los enterovirus se diseminan a través de las secreciones respiratorias (mocos) y las heces, teniendo un pico de incidencia en verano y otoño.

Son responsables de enfermedades como la herpangina (se forman llagas en la boca) e incluso otras de graves como la poliomielitis, la meningitis o la miocarditis (infección del corazón). Ahora bien, todo esto depende de la especie de enterovirus en cuestión.

El enterovirus D68 infecta las células de las vías respiratorias tanto bajas como altas. Cuando infecta las bajas, provoca una enfermedad similar a la gripe. Pero cuando infecta las altas (nariz y garganta) es muy difícil diferenciarla de un resfriado común, pues los síntomas son muy leves.

Un resfriado por enterovirus no es común, pero si sufrimos uno en verano, es posible que sea debido a este tipo de virus. Evidentemente, no hay riesgo de que acarree complicaciones graves, siempre que la persona sea inmunocompetente.

7. Resfriado por virus respiratorio sincitial

El virus respiratorio sincitial es un virus muy frecuente en todo el mundo causante de una infección vírica también muy común. Esta, que es más frecuente en niños pequeños (casi todos los menores de 2 años han sido infectados por él), cursa con una sintomatología que es prácticamente igual a la de un resfriado por rinovirus.

Su incidencia es prácticamente igual durante otoño, invierno y primavera (en verano casi no hay casos) y sus síntomas son los del resfriado común, aunque en niños pequeños, personas inmunodeprimidas, pacientes con enfermedades cardíacas o respiratorias crónicas y mayores de 65 años, hay riesgo de que derive en complicaciones graves, especialmente bronquiolitis y neumonía.

Referencias bibliográficas

  • Esteva, E. (2001) “Resfriado común”. Offarm.
  • Andrés Rodríguez, N.F., Fornos Pérez, J.A., Mera Gallego, R. (2007) “Prevención de catarros y resfriados”. Ediciones Mayo.
  • Van der Hoek, L. (2007) “Human coronaviruses: What do they cause?”. Antiviral Therapy, 12(4).
  • World Health Organization. (2018) “Influenza”. WHO.
  • Kennedy, J.L., Turner, R.B., Braciale, T.J. et al (2012) “Pathogenesis of Rhinovirus Infection”. Current Opinion of Virology.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.