Las 5 diferencias entre caries y sarro (explicadas)

Cuidar la salud bucodental es esencial no solo a nivel estético, sino para prevenir la aparición de enfermedades e infecciones que pueden ser graves. Veamos qué diferencias hay entre las caries y el sarro.

Diferencias caries sarro

Lavarse los dientes después de cada comida, cepillados de entre 2 y 3 minutos, utilizar seda dental, realizar enjuagues bucales, cambiar de cepillo cada tres meses, no fumar, acudir al dentista como mínimo una vez al año, no morderse las uñas… Todos conocemos cuáles son los hábitos de salud bucodental más importantes.

El problema es que no siempre los seguimos. Y es en ese momento que podemos comprometer la salud de nuestra boca, la cual es un órgano más de nuestro cuerpo y, de hecho, uno de los que más expuesto está a los peligros y amenazas del exterior. La continua incidencia de bacterias hace que pueda enfermar con mayor frecuencia que otras regiones del cuerpo.

Así pues, existen diversas enfermedades odontológicas como la gingivitis, las llagas bucales, la halitosis, la candidiasis oral, la periodontitis y, por supuesto, las caries. Las caries dentales son uno de los problemas de salud más frecuentes del mundo y no solo provocan mucho dolor, sino que pueden ocasionar la pérdida de dientes.

Pero, ¿cuál es la relación de las caries con el sarro? ¿Son lo mismo? No. Ni mucho menos. Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas y con el objetivo de resolver todas las dudas que puedas tener acerca de esta cuestión, veremos las principales diferencias entre las caries y el sarro.

¿Qué son las caries? ¿Y el sarro?

Antes de entrar en profundidad y presentar las diferencias en forma de puntos clave, consideramos que es interesante (y también importante) que nos pongamos en contexto y definamos, de manera individual, ambos problemas odontológicos. De este modo, su relación y diferencias empezarán a quedar mucho más claras. Veamos, pues, qué son las caries y qué es el sarro dental.

Caries dentales: ¿qué son?

Las caries dentales son una enfermedad odontológica que consiste en la perforación de los dientes por parte de distintas especies de bacterias que, tras colonizar la superficie dental, forman una placa y liberan sustancias que abren orificios en los dientes. Se trata de una infección dental y una de las enfermedades bucales más comunes y temidas.

Se estima que las caries afectan en mayor o menor medida al 95% de la población en algún momento de su vida. Las caries son regiones dañadas permanentemente en la superficie de los dientes con pequeñas aberturas y que se producen por unión de diferentes factores, especialmente la higiene bucodental deficiente y el consumo frecuente de azúcar (es el alimento predilecto de las bacterias patógenas).

Las bacterias generalmente implicadas son Streptococcus mutans, Lactobacillus, Actinomyces, Prevotella, Veillonella... Estas bacterias, que constituyen la placa dental, producen ácidos que eliminan los minerales del esmalte de los dientes, dando lugar a una erosión que, en primer lugar, causa la formación de orificios en el esmalte.

En caso de no detener la infección, las bacterias siguen avanzando a través del diente hasta que llegan a la pulpa dental, la cual ya contiene nervios y vasos sanguíneos. Es en ese momento que surge el dolor, el cual puede llegar a ser insoportable. La sintomatología dolorosa, pues, aparece de forma abrupta, pero hay otros signos clínicos.

Se observan manchas negras en los dientes como consecuencia de las sustancias que las bacterias han generado, aparece sensibilidad dental, se experimenta dolor al morder y beber, se aprecian hoyos en los dientes, etc. Y, además, si permitimos que las bacterias sigan expandiéndose en el interior de diente y afecten a la raíz, es posible que haya una pérdida de dientes.

Para el tratamiento, se elige un abordaje u otro en función del momento en el que se haya detectado el problema. Y esto depende de cuándo solicitamos atención. Si las caries se detectan en etapas muy tempranas (no hay dolor todavía pero ya se observan manchas negras), puede ser que simplemente aplicar enjuagues a base de flúor sea suficiente. Ahora bien, si la infección ha llegado a zonas muy internas del diente, es posible que se necesiten empastes, endodoncias e incluso una extracción del (o de los) diente afectado.

Caries qué son

Sarro dental: ¿qué es?

El sarro dental es la placa bacteriana que se ha endurecido sobre los dientes a causa de una depositación de minerales sobre la misma. La boca es el hogar de millones de bacterias que, lejos de ser una amenaza, contribuyen, constituyendo la conocida como microbiota bucal, a que esta se mantenga sana. Pero hay otras que sí se comportan como patógenos, como las responsables de las caries.

Estas bacterias “se mezclan” con los restos de comida que quedan entre los dientes para dar lugar a una sustancia pegajosa y transparente que se conoce como placa bacteriana y que recubre los dientes. La formación de placa es mayor si no seguimos unos hábitos óptimos de higiene bucal y si comemos muchos productos ricos en azúcar y almidón, que son los nutrientes “preferidos” de las bacterias.

Con el tiempo, la placa que permanece entre los dientes puede endurecerse y transformarse en el conocido como sarro, el cual se forma generalmente por encima de la línea de la encía o por debajo de ella. Este sarro, que es placa endurecida, ofrece protección a las bacterias y, como es tan duro, dificulta la eliminación de la placa.

Además, a diferencia de la placa en sí, el sarro ya no es incoloro, sino que adquiere un color amarillento o marrón. Este sarro proporciona una superficie más extensa para que las bacterias crezcan y se adhieran, estando protegidas, a la superficie del diente. Por ello, a partir de este momento, pueden surgir problemas bucodentales graves como enfermedades de las encías (como la gingivitis) o, por supuesto, las caries.

Una vez se ha formado el sarro, para retirarlo hay que acudir al dentista. El tratamiento del sarro consiste en una limpieza dental más o menos profunda que permite eliminar el sarro y, por tanto, resolver el problema antes de que derive en otros de más graves. Pero para evitar que vuelva a formarse, habrá que seguir unos correctos hábitos de higiene bucal.

Sarro qué es

¿En qué se diferencian las caries y el sarro?

Tras haber entendido en qué consiste cada uno de estos problemas odontológicos, seguro que las diferencias entre ambos términos han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información con un carácter más visual, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre caries y sarro en forma de puntos clave.

1. Las caries son una enfermedad; el sarro, no

La diferencia más importante y de la que derivan todas las demás. Las caries son una enfermedad como tal, pues consisten en una infección de los dientes por parte de distintas especies de bacterias que degradan estas estructuras provocando dolor intenso, sensibilidad, manchas negras y, sin tratamiento, una pérdida de dientes.

El sarro, en cambio, pese a que pueda provocar la aparición de enfermedades bucodentales (las caries incluidas, por supuesto), no es una patología como tal. Por sí solo, es un problema estético que se debe a un endurecimiento de la placa bacteriana, la sustancia pegajosa que se forma por la mezcla entre restos de comida y bacterias. El sarro es placa endurecida de color amarrillento o marrón que se forma por encima o por debajo de la línea de la encía y que puede derivar en el desarrollo de enfermedades gingivales o dentales.

2. Las caries se deben a una perforación del diente; el sarro, a un endurecimiento de la placa

Las caries dentales aparecen cuando las bacterias que han colonizado la superficie del diente empiezan a liberar sustancias ácidas que degradan el esmalte y permiten que, a través de pequeños orificios o aberturas, estas bacterias lleguen al interior del diente, momento en el que aparece la sintomatología tanto clínica como estética. El sarro, en cambio, no es un problema interno, sino externo. Como hemos dicho, surge por un endurecimiento de la placa bacteriana.

3. El sarro se trata con una limpieza dental; las caries, no

Al tratarse de un problema externo que consiste en placa bacteriana endurecida, si bien no se puede resolver con un simple cepillado (ya que está muy adherido a la superficie dental), sí que puede tratarse en pocos minutos con una limpieza dental a manos de un dentista.

En las caries, en cambio, al ser un problema interno, el abordaje clínico es más complejo. Si se detecta en etapas tempranas, es posible que los enjuagues con flúor sean suficientes, pero si ha afectado a regiones más internas, quizás haya que recurrir a empastes, endodoncias e incluso una extracción del diente o de los dientes afectados.

Limpieza sarro

4. Las caries son más graves que el sarro

Por todo lo que hemos visto, es obvio que las caries son un problema de salud más grave que el sarro. No solo porque el sarro, más allá de lo estético, no provoca síntomas (aunque sí que puede derivar en enfermedades como tal), sino porque las caries tienen una sintomatología extremadamente molesta con dolor intenso, sensibilidad e incluso riesgo de que haya una pérdida de dientes.

5. Las caries se detectan por manchas negras; el sarro, por placa amarillenta

A nivel visual, las caries y el sarro también son distintos. Ante un caso de caries, se observan manchas negras en la superficie de los dientes a causa de las sustancias ácidas que han liberado las bacterias para penetrar al interior del diente. En cambio, el sarro, que recordemos que surge por un endurecimiento de la placa, se observa como una superficie amarillenta o de color marrón que cubre la línea de las encías.

Caries
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies