Elisabeth Kübler-Ross: Biografía y resumen de sus aportes a la Psiquiatría

Elisabeth Kübler-Ross es considerada una de las figuras más importantes en el estudio de la muerte y una de las mayores influencias en el cuidado paliativo, suponiendo un punto clave para el desarrollo actual de este ámbito.

elisabeth-kubler-ross-biografia

Elisabeth Kübler-Ross es una de las mujeres más importantes de la historia de la Psiquiatría. Desde bien pequeña se interesó por la Medicina, en concreto por el proceso que pasan las personas antes de morir. Su trabajo se dedicó plenamente en ayudar y acompañar a los enfermos terminales para que pudieran tener una muerte en paz y digna, así como también dar asistencia a los familiares de los pacientes. Con este propósito fundó el santuario Shanti Nilaya para acoger a personas con enfermedades graves.

Una de sus mayores contribuciones fue el desarrollo del modelo de las etapas del duelo, donde plantea 5 etapas por las que pasan los individuos antes de morir, ante la inminente pérdida, son las siguientes: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Pese a no tener base empírica estas etapas ayudan a saber cómo acompañar al sujeto y poder lograr el objetivo final que es la aceptación y muerte tranquila.

Biografía de Elisabeth Kübler-Ross (1926 - 2004)

En este artículo te presentamos una breve mención de los acontecimientos más importantes en la vida de Elisabeth Kübler-Ross, así como sus aportes más relevantes al ámbito de la Psiquiatría.

Primeros años

Elisabeth Kübler-Ross nació el 8 de julio de 1926 en Zúrich, Suiza. Fue la segunda en nacer de un embarazo múltiple de tres niñas. Desde bien pequeñas, al ser trillizas, la gente las trataba como si fueran una misma persona, sus padres las vestían con la misma ropa, les compraban los mismos juguetes, hecho que propició que le costara formar su identidad de manera individual, separada de sus hermanas.

Sus primeras experiencias cercanas a la muerte se dieron a pronta edad cuando vió a su compañero de habitación de hospital morir o cuando vio fallecer a un vecino. Estas situaciones le llevaron a concebir la muerte como una fase más en la vida de las personas para la que debemos estar preparados y afrontar del mejor modo posible.

Desde bien joven supo que quería dedicarse a la Medicina y aunque su padre se oponía, no dudó en cumplir su deseo. Así que, siendo aún una adolescente y en plena Segunda Guerra Mundial, viajó por distintos países de Europa como Francia o Polonia para ayudar en los hospitales de refugiados de guerra.

Sería en 1945, al finalizar la guerra y después de visitar el campo de Concentración de Majdanek en Polonia, cuando confirmó finalmente que su pasión era la Medicina y que quería formarse para ayudar a las personas en el proceso de muerte y para la concepción de una nueva cultura de muerte donde la gente pudiera irse en paz. Los dibujos de mariposas, que observó en las paredes de los campos de concentración, se convirtieron en un símbolo para su carrera que representaba el resurgir y pasar a un estado mejor.

De este modo en 1951 inició sus estudios de Medicina en la Universidad de su ciudad natal Zurich, graduándose seis años después en 1957. Referente a su vida personal en 1958 se casó con Emanuel Robert Ross, compañero en la facultad de Medicina y juntos deciden irse a hacer la residencia y las prácticas en Estados Unidos ya que Emanuel era de nacionalidad estadounidense.

elisabeth-kubler-ross-joven

Vida profesional

Ya en Estados Unidos se establecen en Nueva York donde realizan las prácticas en el Glen Cove Community Hospital. Posteriormente Elisabeth terminaría su formación como médico residente en el Manhattan State Hospital realizando tres años en Psiquiatría.

Tras el nacimiento de su primer hijo en 1962 se mudaron a Colorado para trabajar en la facultad de Medicina de la Universidad de Colorado. Tres años después, en 1965 y ya con dos hijos, decidieron establecerse en Chicago, ciudad donde Kübler-Ross trabajó como asistente de Psiquiatría en el Billings Hospital asociado a la Universidad de Chicago, en este hospital tuvo como función principal acompañar y apoyar psicológicamente a los pacientes terminales.

Elisabeth no compartía el modo de actuación de la mayoría de médicos que, al no saber cómo afrontar la inminente muerte de sus pacientes, optaban por ignorar la situación y no daban la posibilidad a los pacientes de expresar cómo se sentía y qué miedos les surgían, esta actuación no les permitía morirse en paz. Por esta razón la psiquiatra decidió empezar a impartir seminarios donde hablaba de la muerte y del importante papel que ejercen los cuidadores, profesionales del ámbito sanitario y en general la gente que rodeaba al paciente para conseguir que el enfermo pueda afrontar positivamente la muerte y viva un proceso sin ansiedad. La buena aceptación que tuvieron estos seminarios, hizo que en 1968 se convirtieran en cursos homologados.

En 1969 publicaría su famoso libro titulado “Sobre la muerte y los moribundos'' donde planteó su conocido modelo de las 5 fases por las que pasan las personas que ven próxima su muerte, considerándose también punto de referencia para el desarrollo de los cuidados paliativos. Kübler-Ross siguió dedicada a los pacientes terminales y durante los años 70 visitó distintas ciudades a nivel mundial para dar conferencias de cómo era propio tratar a los enfermos paliativos en los hospitales, siendo así considerada la máxima representante en este ámbito.

Pero su labor para ayudar a los enfermos terminales no consistió solo en formar a los profesionales sinó que decidió fundar un santuario en Escondido, ciudad de California, donde los pacientes se sintieran acompañados en su recuperación o en su muerte. Este santuario fue bautizado con el nombre Shanti Nilaya, que significa “hogar de paz”.

biografia-elisabeth-kubler-ross

Este contacto más cercano con los sujetos que se encontraban próximos a la muerte hizo despertar en la psiquiatra un interés por el más allá, por los espíritus y qué había después de la muerte. Sentía curiosidad por los pacientes que habían podido reanimar estando a las puertas de la muerte.

El interés y contacto más cercano con el espiritismo hizo que perdiera protagonismo y prestigio, no solo afectando en el ámbito profesional sinó también en el personal puesto que en 1976 su marido le pidió el divorció. En esta época publicó otros libros aunque estos no tuvieron la misma aceptación y fueron considerados polémicos.

Pero las críticas que recibió por su creciente interés por el "más allá" no hicieron que dejara de dedicarse plenamente a los enfermos y a sus familias. Acompañó y ayudó a muchos familiares a aceptar la muerte de sus seres queridos y a saber cómo debían comportarse y actuar para que el paciente pudiera irse en paz. Impulsó la creación de nuevas fundaciones y movimientos que apoyaban el derecho a una muerte digna.

Su trabajo no cesó, durante los años 80 centró su ayuda a pacientes con sida que debían afrontar el proceso de muerte, iniciando en 1995 la construcción de un refugio para niños enfermos de VIH. Pero este proyecto quedó interrumpido como consecuencia de varios infartos cerebrales que sufrió la autora que provocaron que perdiera la movilidad del lado izquierdo de su cuerpo.

De este modo en 1996 decidió jubilarse e iniciar su propio proceso para aceptar su próxima muerte. Fue 8 años después del infarto, el 24 de agosto de 2004, cuando finalmente murió a la edad de 78 años en una residencia de la ciudad de Scottsdale en el Estado de Arizona.

Las principales aportaciones de Elisabet Kübler-Ross

Su mayor contribución o por la que es más conocida es la realización del modelo de las etapas del duelo. Este modelo, como ya hemos mencionado, aparece explicado en su obra titulada “Sobre la muerte y los moribundos” y plantea las distintas fases por las que pasa un sujeto que ve inminente su muerte o incluso se puede ampliar su uso a situaciones donde se vive una pérdida estresante como los familiares de los fallecidos o sujetos que han vivido divorcios difíciles.

El modelo nos presenta 5 etapas: la primera consiste en la negación, como es normal ante una noticia negativa las personas tenemos tendencia a actuar con incredulidad y negar la situación como modo de protección; en la segunda fase inicia un proceso de ira donde el sujeto se muestra enfadado por el inminente acontecimiento que sucederá y por no poder encontrar ningúna manera de evitarlo; a continuación en la tercera fase aparece la negociación, intentando en este punto establecer un pacto para conseguir salvarse o más tiempo.

El proceso de negociación deriva en una fase de depresión donde aparece la tristeza al ser cada vez más consciente de su inminente muerte y finalmente en la quinta etapa se produce la aceptación que es la fase que todos los pacientes terminales deberían alcanzar para poder morir en paz.

Pese a que este modelo es muy conocido y se enseña al estudiar el duelo carece de base empírica. Por otro lado, el orden de las etapas no tiene por qué ser el presentado, hay sujetos que pueden no pasar por todas las etapas o pueden retroceder para después volver a avanzar. Asimismo, el tiempo de duración de cada etapa tampoco está establecido variará según el sujeto, necesitando más o menos tiempo.

elisabeth-kubler-ross-duelo
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies