Las 5 fases (etapas) del duelo: ¿qué ocurre en cada una?

El duelo es el proceso psicológico por el que pasamos cuando afrontamos la pérdida de algo que era importante para nosotros. Esta adaptación emocional hace que pasemos por distintas etapas descritas por la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross.

fases-duelo

Por desgracia, la pérdida forma parte de la vida. Todos nos hemos enfrentado, nos estamos enfrentando o nos vamos a enfrentar a ella en algún momento. Y es que para bien y para mal, perder es parte de la experiencia vital. Y esta pérdida puede expresarse de muchas formas distintas: la muerte de un familiar, una ruptura amorosa, un divorcio, la pérdida de una casa, la separación de una amistad, la pérdida de un trabajo…

Y aunque cada situación sea única y pueda afectarnos de una forma más o menos grave y durante un lapso de tiempo más o menos grande, lo que está claro, desde el punto de vista de la Psicología, es que cualquier pérdida viene ligada a un proceso de adaptación emocional conocido como duelo. Un proceso psicológico que desarrollamos cuando nos enfrentamos a la pérdida de algo que era importante para nosotros, ya fuera una relación, un objeto material o una capacidad física.

Existen muchísimos tipos distintos de duelos en función de cómo los manejamos emocionalmente y del desencadenante, es decir, de la clase de pérdida que hemos sufrido. Pero por norma general, cualquier proceso de duelo está dividido en unas etapas o fases por las que todos pasamos de una manera secuencial. Negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Estas son las cinco fases del duelo. Las cinco etapas por las que pasamos cuando debemos superar psicológica y emocionalmente una pérdida. Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a ver cómo pasamos de una fase a otra y qué experiencias psicológicas experimentamos en cada una de ellas. Analicemos las bases del duelo.

¿Qué es el duelo?

El duelo es el proceso psicológico que desarrollamos cuando necesitamos adaptarnos emocional y socialmente a una pérdida. Así, dicha pérdida desencadena en nosotros una serie de procesos emocionales que, si bien están ligados al malestar psicológico, son necesarios para adaptarnos a la misma y aprender a vivir sin aquello que hemos perdido y que era importante en nuestra vida.

Por tanto, podemos entender el duelo como el mecanismo de adaptación que despliega nuestra mente para responder a una situación en la que hemos perdido algo que, fuera relacional (la muerte de un ser querido, una ruptura amorosa o el distanciamiento de una amistad), material (un coche, una casa o cualquier objeto con valor sentimental), físico (la amputación de un miembro, por ejemplo) o evolutivo (un despido, un cambio de ciudad, la jubilación…), determinaba en gran medida nuestro bienestar psicológico.

En estas y muchas otras situaciones ligadas a la pérdida, pasar por el duelo es esencial para sobrellevar la tristeza que dicha pérdida acarrea y para recuperarnos psicológicamente de la misma. Por tanto, pese a que pueda verse como una experiencia negativa, el duelo es, en realidad, una parte más del camino vital, una forma que tenemos de superar una pérdida.

De todas formas, cada persona pasa por el duelo de una forma distinta. Y aunque muchas veces pueda desarrollarse de manera “normal” o “saludable”, donde vamos superando las distintas etapas (que a continuación analizaremos) al ritmo considerado como óptimo y sin experiencias emocionales demasiado limitantes, hay veces donde este duelo puede ser crónico (no llegamos a superarlo), distorsionado (una pérdida hace que emerjan experiencias dolorosas de una pérdida anterior), intensificado (la persona explota a nivel emocional, sin poder controlar cómo expresa sus sentimientos) e incluso patológico, situación en la que el duelo ha dejado de ser un proceso de adaptación para convertirse en algo dañino a nivel emocional que no nos ayuda a superar la pérdida.

Con esto queremos decir que, si bien la mayoría de personas, les cueste más o menos y sufran más o menos durante el proceso, vayan a superar el duelo por sí solas, hay veces, especialmente en el caso del duelo crónico y/o patológico, donde la ayuda de un profesional de la salud mental se hace esencial. No tenemos por qué afrontar el duelo solos. Si necesitamos apoyo, siempre hay alternativas.

duelo-que-es

¿Por qué etapas se pasa en el proceso de duelo?

En el año 1969, Elisabeth Kübler-Ross (1926 - 2004), psiquiatra y escritora suizo-estadounidense que fue una de las mayores expertas mundiales en el manejo emocional y psicológico de los cuidados paliativos y la muerte, estableció las que ella denominó “Las 5 etapas del proceso de duelo”. Esta autora determinó que, si bien cada persona maneja la adaptación de la pérdida de una forma única, siempre se pasa por unas mismas etapas a nivel psicológico.

Cabe destacar que cada una de las etapas puede ser vivida con mayor o menor intensidad (a veces ni siquiera somos conscientes de nos encontramos en una de ellas), que no tienen por qué tener este orden particular, que hay veces donde alguna no se expresa e incluso ocasiones donde se repiten. Pero dicho esto, veamos las que son, en líneas generales, las cinco fases del duelo.

1. Negación

La negación es la primera etapa del duelo. Y es que como mecanismo de defensa, lo primero que solemos hacer cuando afrontamos una pérdida, es, debido al shock emocional que representa, negar la situación. Inmediatamente después de la pérdida y especialmente si esta es muy repentina, inesperada y grave (como la pérdida de un ser querido en un accidente de tráfico), nos invade una sensación de realidad que congela nuestros sentimientos y que nos empuja a esta negación.

Esta negación puede hacer que la persona actúe como si no hubiera ocurrido nada, que se muestre perfectamente entera a nivel emocional, que reste importancia a la pérdida o que simplemente asuma que esta sea reversible, es decir, que no ha sido una pérdida irreversible. Pero tarde o temprano, la persona chocará con la realidad y entraremos en la siguiente fase.

negacion-duelo

2. Ira

La ira es la segunda etapa del duelo. Ya no podemos negar la realidad y nos damos cuenta de que la pérdida ha ocurrido. Y una vez afrontamos esto, llega el malestar psicológico, que en esta fase se manifiesta en forma de rabia hacia nosotros y hacia todo lo que nos rodea. Nos invaden unos sentimientos profundos de ira y de resentimiento que muchas veces nos empujan a, pese que seguramente no haya ninguno, buscar culpables o responsable de la pérdida.

A nivel psicológico, esta ira o rabia es una reacción natural ligada a la frustración que nos genera darnos cuenta de que la pérdida es irreversible y de que en primera instancia negamos la realidad, además de la impotencia que sentimos. Pero tarde o temprano, esta ira se calmará y entraremos en la tercera fase.

duelo-ira

3. Negociación

La negociación es la tercera etapa del duelo. La frustración que nos ha llevado a expresar ira, rabia y resentimiento para con nosotros y las personas de nuestro círculo tiende a diluirse y emerge una respuesta emocional nueva: negociar. Es decir, intentamos encontrar una forma de recuperar aquello que hemos perdido.

Ya hemos contactado con la realidad y hemos superado la fase previa de ira que no nos dejaba pensar con claridad, por lo que ahora, en este estado más calmado anímicamente, solemos buscar formas de revertir la situación, algo común especialmente cuando el duelo se debe a una ruptura amorosa. También es habitual en el duelo anticipado, cuando nosotros o un familiar es diagnosticado con una enfermedad terminal incurable y nos obligamos a creer, pese a que los médicos han dicho que no hay ninguna alternativa, que seguro que habrá un tratamiento que salve la vida.

Fantaseamos con una posible recuperación de lo que hemos perdido al tiempo que nos preguntamos que qué hubiera pasado si la situación hubiese sido distinta. Pero muchas veces, esta esperanza se diluye cuando nos damos cuenta de que, en efecto, la pérdida es irreversible. En ese momento, cuando la negociación no ha servido, entramos en la cuarta fase.

duelo-negociacion

4. Depresión

La depresión es la cuarta etapa del duelo. Tras ver que la negociación no ha funcionado y que, en efecto, la pérdida es irreversible hagamos lo que hagamos, las fantasías de recuperar la pérdido desaparecen y dan paso al verdadero dolor emocional. Un dolor que no se expresa con ira, sino con tristeza y síntomas depresivos.

Es la etapa que, generalmente, más se alarga en el tiempo. Y es que es la fase donde realmente afrontamos la pérdida, asumiendo la realidad, afrontando la nueva vida sin aquello que hemos perdido, adaptándonos emocionalmente a lo que supone la pérdida y, pese a todo lo malo que implica, superando y avanzando de verdad en el proceso de duelo.

La tristeza, la nostalgia, la pérdida de interés por las actividades que nos generaban placer, el aislamiento social, la pena, la desesperanza, los problemas para dormir, la falta de motivación, olvidarnos de nuestro mantenimiento, etc, son los síntomas más habituales de esta etapa. Una fase que, pese a su nombre y lo negativo de su connotación, al tratarse de signos depresivos, nos está ayudando a superar la pérdida. Solo podremos empezar una nueva vida pasando por esta etapa dolorosa a nivel anímico. Tenemos que normalizar estos sentimientos naturales, pues una vez manejados podremos entrar en la quinta y última fase.

duelo-depresion

5. Aceptación

La aceptación es la quinta y última etapa del duelo. Una vez superada paulatinamente la “depresión” (nunca llega a ser una enfermedad mental, sino el conjunto de emociones que experimentamos en esa etapa del duelo), el dolor emocional es sustituido por la calma. Aceptamos, perdonamos y reconstruimos nuestra vida tras la pérdida.

Comprendemos racional y emocionalmente la pérdida y, pese a que puedan permanecer algunas señales de tristeza y nostalgia, estas no nos impiden que recuperemos la motivación por la vida. Es la etapa en la que la herida emocional ya está cicatrizando. Una etapa que marca el final del proceso del duelo a través de la adaptación a la pérdida y la reconstrucción de una nueva vida.

duelo-aceptacion
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies