Los 8 tipos de Marcapasos (y sus características)

Un marcapasos es un pequeño dispositivo que se implanta en el pecho para ayudar al corazón a latir al ritmo correcto en pacientes en los que lo está haciendo irregularmente o de forma muy lenta. Veamos cómo se clasifican.

tipos-marcapasos

Los trastornos cardiovasculares son responsables de más del 32% de muertes anuales en todo el mundo. Y es que las enfermedades que afectan al corazón y al resto del sistema vascular son la principal causa de defunción, superando al cáncer, a las infecciones de las vías respiratorias o a los accidentes de tráfico.

De ahí que sea totalmente comprensible (y necesario) que todo lo que tenga que ver con la salud del corazón nos preocupe. Y en este contexto, las arritmias cardíacas, aquellos trastornos en los que se observa una alteración en la frecuencia de los latidos del corazón, pudiendo consistir en taquicardias (el corazón late demasiado deprisa), bradicardias (el corazón late demasiado lento) o en latidos irregulares, nos generan mucha inquietud.

Muchas veces, estas arritmias son de carácter no patológico, pero hay ciertas ocasiones en las que sí que pueden incrementar el riesgo de sufrir complicaciones tales como insuficiencia cardíaca o un infarto cerebral. Y en este contexto, uno de los tratamientos más comunes para resolver estas arritmias son los famosos marcapasos.

Muy famosos pero poco conocidos en lo que a funcionamiento se refiere. Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases clínicas de los marcapasos, comprendiendo su funcionamiento y, sobre todo, qué tipos existen según sus propiedades. Empecemos.

¿Qué es un marcapasos?

Un marcapasos es un pequeño dispositivo que se implanta en el pecho para ayudar al corazón a latir al ritmo correcto en pacientes en los que lo está haciendo de forma irregular o demasiado lenta, es decir, que padecen una bradicardia. Por lo tanto, los marcapasos son dispositivos que, colocados a través de un procedimiento quirúrgico, ayudan a regular la frecuencia cardíaca.

La implantación de un marcapasos, pues, se realiza para controlar los latidos cardíacos en pacientes que sufren una arritmia cardíaca de carácter patológico, siendo lo más habitual una bradicardia (late demasiado lento) aunque también es común en personas que tienen latidos irregulares y en algunas ocasiones, las que padecen de taquicardias (late demasiado deprisa).

¿Por qué se implanta un marcapasos?

Pero, como decimos, la causa principal para justificar la implantación de un marcapasos es la bradicardia patológica, un tipo de arritmia cardíaca que consiste en una disminución de la frecuencia normal de los latidos del corazón por, generalmente, una enfermedad del nodo sinusal (fallo en los impulsos eléctricos que controlan el latir del corazón) o por un bloqueo auriculoventricular (alteración de las estructuras que conducen el impulso desde las aurículas a los ventrículos).

Las bradicardias se definen como una frecuencia cardíaca por debajo de los 60 latidos por minuto, pero cuando esta ralentización del ritmo cardíaco tiende a cronificarse y ser excesiva, la situación puede derivar en problemas para bombear la sangre desde el corazón hasta el resto del cuerpo. En tal caso, un marcapasos, que va a restablecer la frecuencia cardíaca incrementándola cuando sea necesario, puede ser de gran ayuda para evitar complicaciones.

El marcapasos puede ser temporal, implantándose después de una sobredosis medicamentosa, de una cirugía o de un ataque cardíaco, pero sabiendo que, tras un tiempo, el corazón volverá a latir con normalidad; o puede ser permanente, en caso de que no se espere que recupere su frecuencia cardíaca normal.

clasificacion-marcapasos

¿Cómo es el procedimiento quirúrgico de implantación?

Sea como sea, la implantación de un marcapasos, que los más modernos tienen un peso de apenas 28 gramos, es un proceso quirúrgico que se realiza en aproximadamente una hora y que se practica con una pequeña incisión en el lado izquierdo del pecho por debajo de la clavícula. Posteriormente, el generador, que es la parte que contiene la pila y la información para controlar el latido, se coloca bajo la piel para, usando imágenes de rayos X, llevar los electrodos (los alambres que conectan el corazón al generador para transmitir los mensajes eléctricos) a través del corte y por las venas hasta el corazón. Tras la operación, la persona suele poder ir a casa tras solo un día ingresado.

Una vez implantado, el marcapasos funcionará solo cuando sea necesario. Si detecta que los latidos del corazón son demasiado lentos, demasiado rápidos o irregulares, el generador enviará señales eléctricas a los electrodos para que estas corrijan los latidos y la frecuencia cardíaca se restablezca. Cabe destacar, que actualmente existen también marcapasos inalámbricos, que no cuentan con estos electrodos, pues el dispositivo generador de pulso se implanta directamente en el músculo cardíaco.

Las complicaciones asociadas a la implantación quirúrgica de un marcapasos son poco frecuentes (surgen en aproximadamente el 4% de los pacientes), pero deben tenerse en cuenta, pues siempre hay un pequeño riesgo de infección, formación de coágulos sanguíneos, colapso pulmonar, hemotórax, perforación cardíaca por desplazamiento del generador o de los electrodos (muy poco común), daños en los nervios cercanos… De ahí que implantar un marcapasos se reserve para casos en los que las arritmias cardíacas tienen un carácter patológico.

¿En qué casos se recomienda implantar un marcapasos?

Y debemos tener en cuenta que las arritmias no suelen manifestar sintomatología y cuando lo hacen, los síntomas tienden a ser poco graves y consistir en palpitaciones en el pecho (si se sufre taquicardia) o sensación de que el corazón late lento (si se sufre bradicardia), dolor torácico, palidez, sudoración, vértigos, mareos… Por ello, debemos estar atentos a estos signos clínicos y, sobre todo, realizar los exámenes rutinarios de salud cardíaca.

Y es que una arritmia cardíaca grave y no tratada puede derivar en complicaciones severas tales como la insuficiencia cardíaca o el infarto cerebral. La falta de aire, el aumento indeseado de peso, las náuseas, la hinchazón de extremidades, la falta de apetito, la debilidad y fatiga constante, etc, son los principales signos de que la arritmia está empeorando y de que es posible que la implantación de un marcapasos deba contemplarse.

Es importante también conocer bien qué puede y qué no puede hacerse después de la implantación de este dispositivo, pues es cierto que hay ciertas limitaciones en la vida, como por ejemplo no poder manipular equipos pesados, taladradoras eléctricas, instrumentos vibradores, motores con imanes potentes, no poder realizarse resonancias magnéticas, avisar al control de equipajes cuando se viaja en avión, no llevar sujetadores o mochilas muy apretados, etc.

implantacion-marcapasos

¿Cómo se clasifican los marcapasos?

Tras haber entendido a la perfección qué es un marcapasos y cómo y cuándo se contempla su implantación, llega el momento de terminar indagando en su clasificación. Y es que no todos estos dispositivos que ayudan a regular la frecuencia cardíaca son iguales. Por ello, a continuación vamos a describir las características de las principales clases de marcapasos.

1. Marcapasos transcutáneo

Un marcapasos transcutáneo es un tipo temporal de este dispositivo en el que los electrodos se colocan sobre la piel, con el electrodo negativo en la parte anterior del tórax y el electrodo positivo en la espalda. Es un aparato que estimula eléctricamente el corazón a través de parches colocados externamente, sin necesidad de una implantación quirúrgica.

2. Marcapasos endocavitario

Un marcapasos endocavitario o intravenoso es aquel en el que los electrodos son introducidos a través de una vena central hasta llegar al endocardio, es decir, al corazón. Para ello, el generador se implanta subcutáneamente para, cuando sea necesario, enviar a los electrodos los mensajes eléctricos para que estimulen la actividad cardíaca.

que-es-marcapasos

3. Marcapasos de cámara individual

Los marcapasos de cámara individual son aquellos en los que los electrodos se sitúan en una única cámara del corazón, generalmente el ventrículo derecho. Por ello, los impulsos eléctricos del generador se transmiten solo a este ventrículo.

4. Marcapasos de doble cámara

Los marcapasos de doble cámara son aquellos en los que los electrodos se sitúan en dos cámaras del corazón, generalmente el ventrículo derecho y la aurícula derecha. Por ello, los impulsos eléctricos del generador se transportan a ambas regiones para así controlar las contracciones que hay en ambas cámaras.

5. Marcapasos biventricular

Los marcapasos biventriculares son aquellos en los que los electrodos se sitúan en los dos ventrículos del corazón, es decir, el derecho y el izquierdo. La estimulación eléctrica, pues, llega a las dos cavidades inferiores del corazón. Este dispositivo, que forma parte de la conocida como terapia de resincronización cardíaca, se reserva para pacientes que, fruto de generalmente una bradicardia grave, están desarrollando ya problemas de insuficiencia cardíaca.

6. Marcapasos inalámbrico

Un marcapasos inalámbrico es aquel que no dispone de cables y su implantación no requiere del proceso de los tradicionales como los endocavitarios. Y es que el generador de pulso se implanta directamente en el músculo cardíaco sin necesidad de los alambres que viajan a través de las venas.

7. Marcapasos temporal

Un marcapasos temporal es aquel que se implanta de forma temporal (o que es simplemente un transcutáneo) en pacientes que están sufriendo irregularidades potencialmente graves en su frecuencia cardíaca pero no a raíz de un trastorno crónico, sino de una situación puntual (una cirugía, una sobredosis o un ataque cardíaco). Así, sabemos que el corazón va a volver a latir con normalidad, por lo que el marcapasos solo ofrece ayuda durante un periodo de tiempo concreto.

8. Marcapasos permanente

Un marcapasos permanente es aquel que se implanta sin previsiones de ser retirado. La implantación se realiza porque existe un trastorno cardíaco crónico y, por tanto, no hay previsión de que el corazón restablezca su frecuencia cardíaca. Así pues, hay pacientes que deben tener el marcapasos implantado de forma permanente.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies