Las 9 partes de una neurona (y sus funciones)

Las neuronas están formadas por distintas regiones que, trabajando de forma coordinada, hacen posible la transmisión de información a lo largo de todo el organismo.
Neurona

Las neuronas son un tipo de células de nuestro cuerpo increíblemente especializadas a nivel morfológico y fisiológico en cumplir una función indispensable: transmitir información a lo largo y ancho del organismo.

Y esta transmisión de información, que se da mediante impulsos eléctricos que viajan a través de las neuronas, es indispensable para todos los procesos que se nos ocurran. Movernos, ver, oír, saborear la comida, experimentar dolor, hablar, escuchar y, en definitiva, cualquier acción que implique una comunicación con el medio exterior o con nosotros mismos.

Y es que las neuronas también son las que permiten que pensemos y razonemos. Por lo tanto, todo lo que somos y todo lo que podemos hacer a nivel físico es gracias a las neuronas, que son las células que conforman el sistema nervioso.

Para cumplir con estas funciones de transmisión de información, las neuronas disponen de distintas estructuras que solo se encuentran en este tipo de células. En el artículo de hoy haremos un repaso de cuáles son las principales partes de una neurona, además de analizar su funcionamiento y cómo consiguen transmitir información por el organismo.

¿Qué es una neurona?

Una neurona es un tipo de célula. Igual que las que conforman nuestros músculos, hígado, corazón, piel, etc. Pero el punto clave es que cada tipo de célula adapta tanto su morfología como estructura en función de cuál es la función que tienen que desempeñar.

Y las neuronas tienen un propósito muy distinto al de las otras células del cuerpo. Y, por lo tanto, son células también muy diferentes en cuanto a estructura. La función de las neuronas es la de transmitir impulsos eléctricos, los cuales son la “información” que circula por nuestro cuerpo. Ninguna otra célula es capaz de hacer que los impulsos eléctricos viajen a través suyo. Solo las neuronas.

El conjunto de todas las neuronas conforma el sistema nervioso humano, el cual está encargado tanto de enviar como procesar las señales que se reciben del medio para, posteriormente, generar respuestas acorde a ellas.

Porque las neuronas no solo están en el cerebro y la médula espinal. Están absolutamente por todo el cuerpo, extendiéndose formando una red que comunica todos los órganos y tejidos del cuerpo con el sistema nervioso central.

¿Cómo se comunican entre sí?

Las neuronas se comunican entre sí de una forma similar a lo que ocurre con las llamadas de teléfono. Y es que esta doble función de percibir y responder a las señales es posible gracias a que las neuronas son capaces de realizar un proceso que recibe el nombre de sinapsis, la cual viene mediada por unas moléculas que se conocen como neurotransmisores.

Y hacíamos el anterior paralelismo porque la sinapsis vendría a ser la “línea telefónica” por la que circula el mensaje que decimos y los neurotransmisores serían algo así como las “palabras” que deben llegar al otro lado.

Las neuronas conforman una autopista por la que viaja la información, que o bien nace en los órganos y tejidos y llega al cerebro para generar una respuesta o bien nace en el cerebro y llega a los órganos y tejidos para actuar. Y esto sucede constantemente, por lo que la información debe viajar a una velocidad extremadamente alta.

Pero, si las neuronas son células individuales, ¿cómo consiguen hacer llegar la información a todas las regiones del organismo? Precisamente gracias a esta sinapsis. Y lo veremos mejor con un ejemplo. Imaginemos que nos pinchamos el dedo con un alfiler. En cuestión de milésimas, al cerebro le tiene que llegar la información de que nos estamos haciendo daño para apartar cuanto antes el dedo.

Por ello, las neuronas sensoriales de la piel que detectan cambios de presión (como el pinchazo) se activan. Y cuando hablamos de neuronas, activarse significa cargarse eléctricamente, es decir, “encender” un impulso eléctrico. Pero si solo una neurona se activara, el mensaje de “nos hemos pinchado” jamás llegaría al cerebro.

Y aquí entran los neurotransmisores. Porque cuando esta primera neurona se activa eléctricamente, empieza a producir neurotransmisores, unas moléculas que son detectadas por la siguiente neurona de la red neuronal que comentábamos anteriormente. Una vez las ha detectado, esta segunda neurona se carga eléctricamente y producirá neurotransmisores. Y así una y otra vez siguiendo la red de millones de neuronas hasta llegar al cerebro, donde se interpretará la señal y enviará una señal eléctrica (ahora en sentido inverso) hacia el dedo obligando a los músculos a apartarse del alfiler.

Y esta transmisión de información sucede a una velocidad increíblemente alta, de unos 360 km/h. De ahí que ni siquiera podamos percibir que pasa el tiempo entre que pensamos algo y ejecutamos una acción mecánica. Y esta proeza biológica de las neuronas es posible gracias a las estructuras que las conforman.

¿Cómo es la morfología de las neuronas?

Las neuronas son células de una morfología muy característica. Básicamente se dividen en tres regiones: cuerpo, dendritas y soma. Pero lo cierto es que hay otras estructuras que permiten que estas neuronas sean el pilar del sistema nervioso y, por lo tanto, de todo lo que ocurre en nuestro organismo.

Anatomía de una neurona

1. Cuerpo

El cuerpo o soma de la neurona es el “centro de mandos”, es decir, donde ocurren todos los procesos metabólicos de la neurona. Este cuerpo, que es la región más ancha y de morfología más o menos ovalada es donde se encuentra tanto el núcleo como el citoplasma de la neurona.

Por lo tanto, es aquí donde hay todo el material genético de la neurona y también donde se sintetizan todas las moléculas necesarias tanto para permitir su propia supervivencia como para garantizar que las señales eléctricas se transmiten adecuadamente.

2. Dendritas

Las dendritas son prolongaciones que nacen del cuerpo o soma y que conforman una especie de ramas que recubren todo el centro de la neurona. Su función es la de captar los neurotransmisores producidos por la neurona más cercana y enviar la información química al cuerpo de la neurona para hacer que esta se active eléctricamente.

Por lo tanto, las dendritas son las prolongaciones de la neurona que captan la información en forma de señales químicas y avisan al cuerpo de que la anterior neurona de la red está intentando enviar un impulso, ya sea desde los órganos sensoriales al cerebro o viceversa.

3. Axón

El axón es una única prolongación que nace del cuerpo o soma de la neurona, en la parte contraria a las dendritas, que se encarga de, una vez ya se han recibido los neurotransmisores y el cuerpo se ha activado eléctricamente, conducir el impulso eléctrico hasta los botones sinápticos, donde se liberan los neurotransmisores para informar a la siguiente neurona.

Por lo tanto, el axón es un tubo único que nace del cuerpo de la neurona y que, a diferencia de las dendritas, no capta información, sino que ya va encaminado a transmitirla.

4. Núcleo

Como cualquier célula, las neuronas tienen un núcleo. Este se encuentra en el interior del soma y es una estructura delimitada del resto del citoplasma en cuyo interior está protegido el ADN, es decir, todos los genes de la neurona. Dentro de él se controla la expresión del material genético y, por lo tanto, se regula todo lo que sucede en la neurona.

5. Vaina de mielina

La mielina es una sustancia compuesta de proteínas y grasas que rodea el axón de las neuronas y que es imprescindible para permitir que el impulso eléctrico viaje a través de este a la velocidad correcta. Si hay problemas en la formación de esta vaina de mielina, como por ejemplo sucede con la esclerosis múltiple, los impulsos y respuestas se vuelven cada vez más lentos.

6. Sustancia de Nissl

La sustancia de Nissl, también conocida como cuerpos de Nissl, es el conjunto de gránulos presentes en el citoplasma de las neuronas, tanto en el cuerpo como las dendritas, pero no en el axón. Su principal función es la de ser una “fábrica” de proteínas, las cuales, en el caso de las neuronas, deben ser muy especiales para permitir la correcta transmisión de impulsos eléctricos.

7. Nódulos de Ranvier

La vaina de mielina de las neuronas no es contínua a lo largo de todo el axón. De hecho, la mielina forma “packs” que están ligeramente separados entre ellos. Y esta separación, que es de menos de un micrómetro de longitud, es lo que recibe el nombre de nódulo de Ranvier.

Por lo tanto, los nódulos de Ranvier son pequeñas regiones del axón que no están rodeadas por mielina y que lo exponen al espacio extracelular. Son imprescindibles para que la transmisión del impulso eléctrico suceda adecuadamente ya que a través suyo entran electrolitos de sodio y potasio, vitales para que la señal eléctrica viaje correctamente (y a más velocidad) por el axón.

8. Botones sinápticos

Los botones sinápticos son las ramificaciones que presenta el axón en su parte terminal. Por lo tanto, estos botones sinápticos son similares a las dendritas, aunque en este caso tienen la función de, una vez el impulso eléctrico ha atravesado el axón, liberar al medio externo los neurotransmisores, que serán captados por las dendritas de la siguiente neurona de la “autopista”.

9. Cono axónico

El cono axónico no es una estructura diferenciable a nivel funcional, pero es importante ya que es la región del cuerpo de la neurona que se estrecha para dar lugar al axón.

Referencias bibliográficas

  • Megías, M., Molist, P., Pombal, M.A. (2018) “Tipos celulares: Neurona”. Atlas de Histología Vegetal y Animal.
  • Gautam, A. (2017) “Nerve Cells”. Springer.
  • Knott, G., Molnár, Z. (2001) “Cells of the Nervous System”. Encyclopedia of Life Sciences.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.