Las 7 diferencias entre Eclipse Solar y Eclipse Lunar (explicadas)

Los eclipses son fenómenos astronómicos en los que las órbitas de tres objetos celestes se cruzan de tal forma que uno de ellos queda oculto a la vista de otro. Veamos en qué se diferencian los eclipses solares y los lunares.

diferencias-eclipse-solar-eclipse-lunar

En pleno siglo XXI, si bien todavía quedan muchas incógnitas por responder acerca del Universo, todo aquello relativo al movimiento de los astros está muy bien definido. Y en este contexto, uno de los fenómenos astronómicos más estudiados son los eclipses, que en griego significan “desaparición”. Y es que es así como, en la antigüedad, veíamos estos extraños sucesos que, obviamente, fueron asociados a todo tipo de connotaciones espirituales y religiosas por parte de las primeras civilizaciones.

Pero con el tiempo y con el desarrollo de la astronomía moderna, que se separó de la religión y de la astrología, fuimos comprendiendo la naturaleza de estos eclipses, comprendiendo que no es que el Sol abandonara el cielo o que los Dioses nos estuvieran enviando señales, sino que los objetos celestes podían, de vez en cuando, generar este suceso.

El miedo a los eclipses ha desaparecido, pero el asombro se ha mantenido. Y aunque estén muy bien definidos, en la población general, que sí que siente fascinación por ellos y siempre estamos pendientes de poder visualizar uno en el cielo, siguen existiendo unas comprensibles dudas, pues son muchos los conceptos complejos que entran en juego.

Y en esta línea, una de las confusiones que más solemos tener viene en lo relativo a los eclipses solares y lunares, los dos tipos de eclipses más importantes, pues involucran a la Tierra, el Sol y la Luna. Son fenómenos distintos acerca de los cuales existen muchas ideas erróneas. Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a describir las principales diferencias entre un eclipse solar y un eclipse lunar. Vamos allá.

¿Qué es un eclipse solar? ¿Y un eclipse lunar?

Antes de entrar en profundidad en las diferencias, es interesante (e importante) que nos pongamos en contexto y definamos de forma clara ambos tipos de eclipse, pues de este modo comprenderemos su naturaleza individual y sus diferencias empezarán a quedar mucho más claras. Veamos, pues, qué es exactamente un eclipse solar y un eclipse lunar.

Eclipse solar: ¿qué es?

Un eclipse solar es un fenómeno astronómico en el que la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol. Es decir, es aquel tipo de eclipse en el que nuestro satélite se pone justo entre nosotros y nuestra estrella, bloqueando así la luz que nos envía. Esto genera que no podamos ver completamente el Sol y que la Luna proyecte una sombra encima de nuestro planeta.

Cuando la alineación entre los tres objetos (Sol, Luna y Tierra) es perfecta, el bloqueo de la luz solar es total, por lo que durante el tiempo que duran (los eclipses solares duran entre 4 y 7 minutos), el Sol “desaparece” por completo y el cielo se vuelve tan oscuro que el día se convierte en noche. Que pueda ocurrir esto es una casualidad muy grande, pues se ha tenido que conjugar una perfecta relación entre ancho observable del Sol y cercanía de la Luna.

Estos eclipses solares totales son los más espectaculares pero también los más extraños, representando poco más de un 25% de todos los eclipses solares. Los más habituales son los parciales, aquellos en los que solo una parte de la Luna se alinea entre la Tierra y el Sol, bloqueando solo una parte (más o menos grande) de la luz solar. Una parte del Sol se oculta pero no llega a desaparecer. Como la probabilística está más a favor, representan cerca de un 40% de los eclipses solares.

También podemos mencionar los eclipses solares anulares, aquellos en los que, si bien la alineación entre Luna, Tierra y Sol es perfecta, no llega a producirse un bloqueo total del Sol ya que este suceso tiene lugar en una época del año en la que nuestro satélite está más alejado de lo normal y, por tanto, pese a estar perfectamente en medio, no cubre la totalidad del ancho observado de la estrella. En este eclipse vemos el típico anillo y representa un 30% del total de eclipses solares.

Por último, siendo el más extraño (apenas el 5% de todos), podemos hablar también del eclipse solar híbrido, aquel que empieza siendo un eclipse solar total pero que, a medida que avanza, como coincide justo con la época en la que la Luna se aleja de la Tierra, pasa a ser un eclipse solar híbrido y vemos cómo se va formando el anillo. El próximo eclipse solar híbrido tendrá lugar en abril de 2023, diez años después del último, y será visible solo en Indonesia, Australia y Papúa Nueva Guinea.

eclipse-solar

Eclipse lunar: ¿qué es?

Un eclipse lunar es un fenómeno en el que la Tierra se interpone entre la Luna y el Sol. Es uno de los que más dudas genera, pues puede llegar a oírse que es aquel en el que el Sol se interpone entre la Tierra y la Luna. Pero, bueno, esto no sería un eclipse. Sería el mismísimo apocalipsis. Así pues, en un eclipse lunar, somos nosotros, la Tierra, quien bloquea la luz solar, proyectando una sombra sobre nuestro satélite.

Estos eclipses duran aproximadamente unos 100 minutos, siendo así fenómenos más largos ya que, como es obvio, la sombra que podemos proyectar sobre la Luna es mucho mayor que la que esta puede proyectar sobre nosotros, que es lo que ocurre en un eclipse solar. Por tanto, lo que vemos es que la Luna “desaparece” del cielo nocturno.

Los eclipses lunares pueden ser totales, en los cuales la Luna y el Sol están, respecto a la Tierra, perfectamente alineados. Podría parecer que la Tierra, al bloquear la totalidad de la luz solar, haría que la Luna dejara de verse por completo. Pero no es así. Y aquí es cuando viene lo más interesante. Cuando ocurre un eclipse lunar total, la atmósfera terrestre deja pasar prácticamente solo la luz roja.

Por ello, toda la luz se bloquea excepto la roja, que es la que llega a la Luna. De ahí que, en un eclipse lunar total, nuestro satélite no desaparezca, sino que lo veamos de un color rojizo, conformando así un fenómeno que, desde la antigüedad, se conoce como “Luna de Sangre”. Pero en la misma línea que los solares, los eclipses lunares totales son fenómenos más extraños.

Lo más habitual es que los eclipses lunares sean parciales, es decir, que bloqueemos una parte (pero no la totalidad) de la luz solar que llega a la Luna. Al no haber un total bloqueo, no sucede el fenómeno cromático que hemos visto, sino que simplemente se proyecta una sombra en nuestro satélite que, si bien puede tomar a veces una ligera coloración rojiza oxidada, no es tan increíble como en un eclipse lunar total.

Del mismo modo, hay ocasiones en las que, cuando la alineación es mucho más sutil, esta no es suficiente como para que se proyecte una sombra como tal. Cuando esto ocurre, se observa una especie de penumbra sobre la Luna que a menudo ni siquiera es perceptible para el ojo humano, por lo que no llega a “desaparecer” ninguna parte de nuestro satélite. A esta última clase de eclipse lunar se le llama penumbral.

eclipse-lunar-que-es

Eclipse solar y lunar: ¿en qué se diferencian?

Tras analizar extensamente ambos fenómenos astronómicos de manera individual, seguro que las diferencias entre ellos han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información con un carácter más visual, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre un eclipse solar y un eclipse lunar en forma de puntos clave.

1. En un eclipse solar, la Luna bloquea; en un eclipse lunar, la Tierra bloquea

La diferencia más importante. Un eclipse solar es aquel en el que la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, por lo que es nuestro satélite el que bloquea la luz solar, haciendo que el Sol “desaparezca” total o parcialmente del cielo. Es la Luna la que proyecta una sombra sobre nuestro planeta.

En cambio, un eclipse lunar es aquel en el que es la Tierra la que se interpone entre la Luna y el Sol, por lo que somos nosotros los que bloqueamos la luz solar y proyectamos una sombra sobre la Luna, haciendo que esta “desaparezca” parcialmente del cielo nocturno.

eclipse-solar-lunar-diferencias

2. Los eclipses lunares son más frecuentes que los solares

La frecuencia de ambos fenómenos también es distinta. Y es que mientras que los eclipses lunares ocurren dos veces cada año, los eclipses solares suceden una vez cada 18 meses. Esto, junto con el hecho de que los solares sean visibles solo desde ciertas regiones hacen que sean fenómenos más espectaculares.

3. Los eclipses solares son más cortos que los lunares

La duración de ambos fenómenos es distinta. Y es que mientras que los eclipses lunares duran entre 60 y 100 minutos, los eclipses solares duran apenas entre 4 y 7 minutos. Esto se debe a que, evidentemente, la sombra que podemos proyectar nosotros sobre la Luna es mucho mayor que la que esta puede proyectar sobre nosotros, al mismo tiempo que entran en juego las órbitas de los tres objetos celestes.

4. Los eclipses solares ocurren durante el día; los lunes, por la noche

Algo lógico pero que debe ser mencionado. Y es que los eclipses solares tienen que ocurrir sí o sí durante el día, mientras el Sol está en el cielo. De ahí que, cuando la Luna bloquea su luz, si este bloqueo es total y el cielo se esconde por completo detrás de ella, el día pueda convertirse, durante unos instantes, en noche.

En cambio, un eclipse lunar tiene que ocurrir sí o sí durante la noche, mientras la Luna está en el cielo. De ahí que, cuando el Sol se alinea como es debido, proyectemos una sombra encima de nuestro satélite que haga que una parte de él se oculte en el cielo nocturno.

5. Los eclipses solares solo se ven en ciertos lugares

Una diferencia que hace que los eclipses solares sean fenómenos más “exclusivos”. Y es que además de ser menos frecuentes, los eclipses solares solo pueden verse correctamente en ciertos lugares para apreciar cómo el Sol “desaparece”. En cambio, un eclipse lunar puede verse perfectamente desde muchas partes del mundo.

que-es-eclipse-solar

6. Los eclipses solares ocurren con la luna nueva; los lunares, con la luna llena

Y para ir terminando, una diferencia importante a nivel de fase de la luna. Los eclipses solares ocurren con la fase de luna nueva, cuando la Luna está justo entre la Tierra y el Sol, fase en la que es prácticamente imposible ver la Luna, pues su luminosidad está entre el 0% y el 2%.

En cambio, los lunares suceden con la fase de luna llena, cuando la Luna está justo detrás de la Tierra con respecto al Sol, fase en la que adquiere su máxima luminosidad, que va desde el 97% al 100%, algo importante para poder apreciar la sombra que proyectamos en ella y cómo esta luminosidad desciende.

7. Un eclipse lunar puede mirarse directamente; un solar, nunca

Y terminamos con una diferencia importante, sobre todo para tus ojos. Un eclipse solar jamás puede mirarse directamente, pues estamos viendo, anque esté parcialmente oculto detrás de la Luna, el Sol, y los rayos solares pueden hacernos mucho daño. En cambio, es perfectamente seguro mirar directamente un eclipse lunar, pues simplemente estamos viendo una sombra proyectada sobre la Luna.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies