Las 5 diferencias entre hembrismo y feminismo

Mientras que el feminismo es el movimiento social que aboga por el principio de igualdad de derechos entre la mujer y el hombre, el hembrismo defiende la supremacía de la mujer y el desprecio hacia el hombre.

Diferencias hembrismo feminismo

Mediados del siglo XVIII. Un grupo de escritoras y pensadoras europeas, en el contexto de la Revolución Industrial y de la Ilustración, lanzan ideas sobre la naturaleza de la mujer, cuestionando la jerarquía de sexos y señalando la falta de coherencia en el famoso lema de Francia de “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. La mujer, por primera vez, había alzado la voz por sus derechos.

En ese contexto, surgió la conocida como primera ola del feminismo. Hoy en día, tras luchas incansables por parte de mujeres valientes que reivindicaron sus derechos, nos encontramos en la cuarta ola, la cual busca promover los derechos de igualdad haciendo uso de los recursos de la era digital, poner fin a los privilegios de género que se habían establecido para el hombre y defender la libertad del colectivo LGBTI.

El movimiento feminista ha sido, es y será una revolución social que sigue encontrándose con muchos baches pero que es absolutamente necesaria. Nadie puede ser privado de sus derechos y bienes a causa de su sexo o de su orientación sexual. La igualdad que promueve el feminismo es aquello que necesita la sociedad.

Pero como en todo en la vida, hay extremos. Y existe una ideología que, pese a que pueda parecer asociada al feminismo, no tiene nada que ver con él: el hembrismo. La (tan polémica) idea totalmente contraria al feminismo que aboga por el desprecio hacia el hombre y la supremacía de la mujer. Y en el artículo de hoy, para poner fin a las dudas acerca de ello, exploraremos las diferencias entre el feminismo y el hembrismo.

¿Qué es el feminismo? ¿Y el hembrismo?

Antes de presentar las diferencias entre el feminismo y el hembrismo en forma de puntos clave, es interesante (pero también importante) que nos pongamos en contexto y que entendamos, de forma individual, los fundamentos de ambos conceptos. Veamos, pues, qué es el hembrismo y qué es el feminismo.

El feminismo: ¿qué es?

El feminismo es un movimiento social y pensamiento político que exige, para las mujeres, las mismas libertades, derechos y obligaciones que tienen los hombres. Es la ideología que aboga por la idea de que ninguna persona puede ser privada de sus derechos y bienes a causa de su sexo o de su orientación sexual, algo que involucra tanto a las mujeres como a las personas del colectivo LGTBI.

En este sentido, el feminismo defiende el principio de igualdad de derechos entre la mujer y el hombre, luchando por eliminar tanto la violencia (en todas sus facetas) de los varones hacia las mujeres como la dominación histórica que el hombre ha ejercido sobre la mujer. Por lo tanto, es el movimiento que busca la erradicación del machismo.

El derecho a votar, ganar el mismo salario, castigar los abusos sexuales, erradicar la violencia doméstica, disponer del derecho de tener propiedades, trabajar bajo las mismas condiciones, poder ocupar cargos públicos, derecho a recibir una educación… Son muchos los retos que el movimiento feminista ha cumplido y muchos también los que quedan.

Y es que a lo largo de su historia, que cuenta ya con tres siglos de recorrido, esta teoría social y política que conforma el feminismo se ha encontrado con muchos obstáculos. Y aunque hemos avanzado mucho en la obtención de esta igualdad plena, todavía, en pleno siglo XXI, no hemos logrado dicha plenitud. Nos encontramos en la cuarta ola, pero todavía no hemos llegado a la costa.

En resumen, el feminismo es un movimiento social e incluso perspectiva filosófica que promueve el reconocimiento de unas capacidades y derechos fundamentales para la mujer que tradicional e históricamente habían sido reservados para los hombres. Es la lucha por poner fin a la opresión, dominación y explotación a la que las mujeres e integrantes del colectivo LGTBI se han visto sometidos. Es la lucha por los derechos de los colectivos que han sido oprimidos. Es la lucha por la igualdad.

Feminismo

El hembrismo: ¿qué es?

El hembrismo es el machismo pero en el sexo femenino. Este sería el resumen, aunque queremos dejar claro, desde ya, que es un concepto imaginario más utilizado por personas machistas para criticar (de forma totalmente incorrecta) al feminismo que una realidad tangible. No hay hembrismo en la sociedad.

Aun así, a nivel de definición, el hembrismo es la ideología extremista que aboga no solo por el desprecio hacia el hombre, sino por la supremacía de la mujer dentro de la sociedad. No persigue una igualdad. El hembrismo quiere que la mujer esté por encima del hombre.

Se trata, pues, de una forma de discriminación sexual contra los varones y de una analogía a la palabra machismo. Hay quien cree que el feminismo tiene, en ocasiones, actitudes de desprecio hacia los hombres y que, por tanto, tiene tintes de hembrismo. Pero esto no es cierto. El feminismo como tal no aboga en ningún momento por la supremacía de la mujer.

En este sentido, el hembrismo es un tipo de sexismo, una actitud discriminatoria de quien infravalora a las personas del sexo opuesto o hace distinciones entre individuos por cuestiones de género. Algo que tradicionalmente habían hecho los hombres con las mujeres (machismo), con este movimiento lo están haciendo las mujeres con los hombres.

Quien defiende el hembrismo, tiene siempre opiniones favorables hacia la mujer en sus acciones y opiniones e intenta dañar a los hombres, por lo que es una discriminación sexual adoptada por las mujeres contra los varones y que adquiere un carácter dominante.

Evidentemente, algunos colectivos y personas machistas utilizan el término “hembrismo” para atacar al movimiento feminista, sin saber que el feminismo no quiere, bajo ninguna circunstancia, una supremacía de la mujer. Aun así, existe mucha controversia y muchos autores creen que el hembrismo no existe. Nosotros no queremos influir en el pensamiento de nadie, simplemente intentamos presentar la información de la forma más objetiva posible.

El origen de este término es muy polémico y, en ocasiones, mejor que “hembrismo”, que al fin y al cabo es un neologismo análogo al machismo, se utiliza el concepto de misandria, que designa las actitudes de odio, menosprecio y aversión al hombre en todo lo que representa.

En resumen, el hembrismo es la ideología sexista que aboga por la supremacía de la mujer por encima del hombre, sin un interés genuino por la igualdad entre sexos y géneros, defendiendo solo el desprecio hacia el varón. Es un pensamiento extremista que surge como una analogía al machismo. No hay igualdad. Es una discriminación hacia el hombre por el mero hecho de ser hombre.

Hembrismo

¿En qué se diferencian el feminismo y el hembrismo?

Tras haber analizado en profundidad ambos términos, seguro que las diferencias entre el hembrismo y el feminismo han quedado más que claras. Aun así, por si quieres o necesitas tener la información con un carácter más visual, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre feminismo y hembrismo en forma de puntos clave. Vamos allá.

1. El feminismo es igualdad; el hembrismo, discriminación

La diferencia más importante y el punto clave con el que tenemos que quedarnos. Y es que mientras que el feminismo aboga por la igualdad entre sexos y géneros, el hembrismo solo quiere la supremacía de la mujer por encima del hombre.

Donde unos (el movimiento feminista) busca la igualdad entre hombres y mujeres, la equidad entre géneros y la libertad del colectivo LGTBI, otros (quienes adoptan posturas hembristas) simplemente discriminan al hombre por el mero hecho de ser hombre. El hembrismo es una forma de sexismo, una actitud de discriminación social que solo defiende que la mujer está por encima del varón. Por lo tanto, en el hembrismo no hay igualdad. Solo discriminación.

2. El hembrismo es análogo al machismo; el feminismo no

Una diferencia importante pero un tanto polémica. Y entenderemos por qué en el siguiente punto. Sea como sea, mientras que el feminismo es la lucha por erradicar el machismo y así terminar con cualquier forma de discriminación sexual, el hembrismo, al ser una actitud sexista de supremacía de la mujer, puede considerarse como una analogía del machismo. Pero al ser un neologismo un tanto forzado, como hemos visto antes, es mejor hablar de misandria, que al fin y al cabo denota el odio y aversión hacia el hombre.

3. El feminismo es tangible; el hembrismo, algo imaginario

El anterior punto era polémico por la propia analogía, pero especialmente por este aspecto. Y es que mientras que el machismo ha sido (y es), por desgracia, una realidad en la sociedad, el hembrismo es algo que jamás se ha instaurado. Los hombres no han sido oprimidos históricamente. Las mujeres, sí.

Por lo tanto, dentro de sus propios ideales discriminatorios, el hembrismo es una “utopía”. Jamás ha habido una supremacía de la mujer. En cambio, y volviendo al feminismo, el movimiento que lleva luchando por la plena igualdad, sí que es una realidad. El feminismo es algo tangible y que, afortunadamente, podemos ver en la sociedad. El hembrismo es algo imaginario, no es tangible.

Feminismo igualdad

4. El hembrismo es rechazado por el movimiento feminista

El feminismo es un movimiento que tiene, en la igualdad entre sexos y géneros, su pilar más fundamental. El movimiento feminista ha luchado, lucha y seguirá luchando por la plena equidad entre hombres y mujeres. Por lo tanto, en él no hay cabida para ninguna forma de sexismo ni de discriminación.

Así pues, por mucho que personas con poca idea sobre el tema opinen cosas extrañas, el propio movimiento feminista rechaza el hembrismo. Una persona feminista no es, en ningún caso, hembrista. En el momento que no abogas por la igualdad, sino por la supremacía de la mujer y el desprecio hacia el hombre por el mero hecho de ser hombre, dejas de defender los ideales feministas y pasas a defender los hembristas.

5. El feminismo es un movimiento; el hembrismo, una postura individual

El feminismo es un movimiento social que existe desde hace más de tres siglos. No es una postura individual, sino que, por suerte, es un movimiento de masas que ha permitido que las mujeres y el colectivo LGTBI se organice para tener la voz que nunca había tenido por culpa del machismo. El hembrismo, en cambio, no es ningún movimiento. Y aunque puedan organizarse reuniones, al final no es un movimiento tan bien organizado e histórico como el feminismo, sino una postura o ideología individual.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies