¿Los videojuegos generan violencia? La ciencia nos da la respuesta

Existe mucha controversia acerca de si los videojuegos pueden generar comportamientos violentos en niños y adolescentes. Las opiniones de los adultos son diversas, aunque la ciencia tiene la última palabra.

los-videojuegos-generan-violencia

En las últimas décadas hemos vivido toda una revolución tecnológica que ha cambiado el mundo. Aunque esto ha permitido conseguir numerosos progresos y mejorar nuestras vidas en muchos sentidos, algunos aspectos siguen siendo controvertidos, especialmente en lo que respecta a los niños y adolescentes.

La aparición de los videojuegos ha sido uno de los eventos con más impacto en la población infantil, que representa una parte importante del público consumidor de este tipo de productos. El abanico de opciones existente en el mercado cada vez es más diverso y son muchos los formatos y temáticas que se pueden encontrar.

La polémica ha empezado a aparecer con la llegada de juegos de connotación violenta, en los que niños y adolescentes pueden ser actores de hechos que en la vida real serían inadmisibles. Padres y profesionales llevan años inmersos en un intenso debate donde se discute si este tipo de videojuegos son inofensivos o, por el contrario, pueden estar creando generaciones nuevas con tendencias conductuales mucho más violentas.

En este artículo vamos a hablar acerca de esta cuestión y trataremos de aclarar si, en efecto, los videojuegos pueden perjudicar a los menores al enseñarles comportamientos violentos.

Los videojuegos como modelo de violencia

Tal y como sucede en todos los debates, existen diferentes posturas enfrentadas respecto al asunto a discutir. Respecto a la influencia de los videojuegos sobre los niños y jóvenes, hay profesionales y padres que no tienen dudas y consideran que estos son un peligro para su desarrollo. Muchos se cuestionan por qué se permite sacar al mercado videojuegos cargados de violencia a sabiendas de que sus jugadores son menores de edad.

Cómo es posible que todo valga con tal de vender el producto y obtener beneficios millonarios para la industria que los desarrolla. Muchos adultos consideran que en las pantallas de las consolas y los ordenadores se está construyendo un mundo paralelo que va contra todos esos valores morales que se inculcan a los niños en la vida real, ya sea en sus familias o en el centro escolar.

Quienes se posicionan en esta dirección asumen que la mayoría de videojuegos representan un escenario donde se aprenden relaciones basadas en la agresividad y la violencia, donde los menores se exponen a escenas muy crudas y sangrientas. Así, aprenden a ser extremadamente competitivos, menospreciando a los que pierden y buscando siempre el atacar al enemigo para ganar. De esta manera, se acepta que la mejor forma de resolver sus conflictos es la violencia.

De acuerdo con todo lo comentado, los adultos tienen pues la responsabilidad de limitar el acceso de los menores a este tipo de contenidos. Las industrias deberían ser responsables con los productos que diseñan para el público más joven, y los gobiernos tendrían que ser más severos con el umbral de violencia que permiten en ellos. En otras palabras, los niños y adolescentes no tienen capacidad para protegerse de este tipo de influencia, por lo que quienes se posicionan contra los videojuegos son partidarios de que la sociedad en su conjunto apueste por formas de entretenimiento tecnológico más saludables y educativas.

Los videojuegos podrían ser, por todo lo que venimos diciendo, una contradicción con lo que los más pequeños aprenden en el mundo real. Mientras que en casa y en el colegio se les enseñan determinadas normas de comportamiento y valores, en sus pantallas todas ellas son inexistentes y hay total libertad para actuar engañando, matando, pegando…

Aunque niños y adolescentes crean diferenciar esas dos realidades, la virtual y la real, quienes se posicionan como detractores de los videojuegos consideran que esto no les exime de ser influidos por la violencia que hay en ellos. Así, de una manera inconsciente, es posible que los menores integren los patrones violentos en su repertorio conductual.

videojuegos-violencia

¿Los videojuegos incitan a la agresividad? ¿Qué dice la ciencia?

Lo cierto es que hay muchos adultos que defienden la postura anterior, totalmente contraria al uso de los videojuegos violentos por los efectos nocivos que estos pueden tener sobre el comportamiento de los niños y adolescentes. No obstante, a continuación vamos a ver qué dice realmente la ciencia sobre esta cuestión tan polémica.

De acuerdo con un informe actualizado en 2020 por la Asociación Americana de Psicología (APA) respecto a la relación entre el uso de videojuegos violentos y el comportamiento violento en jóvenes, se han extraído algunas conclusiones interesantes. En primer lugar, se ha confirmado la existencia de una asociación pequeña y robusta entre el uso de videojuegos violentos y el aumento de ciertos pensamientos, emociones y comportamientos agresivos (empujar, gritar…), así como una reducción del comportamiento prosocial, la empatía y el compromiso moral.

Parece que, a mayor cantidad de violencia en el videojuego, hay una mayor intensidad en las conductas violentas asociadas. Añadido a esto, parece que este tipo de conductas no sólo se asocian en el corto plazo, sino que también se sostienen en el largo plazo, hasta más de dos años después. A nivel metodológico, en todos los estudios realizados se controló la influencia de otros factores de riesgo asociados con la conducta violenta.

Sin embargo, es esencial señalar que se trata de una asociación, no de una relación de causalidad. Por tanto, y dado que la violencia es un fenómeno de enorme complejidad, no es posible atribuir su origen exclusivamente al uso de los videojuegos. Existen otras muchas variables, como el historial previo de violencia o la exposición a violencia en el hogar, que pueden influir en el desarrollo de este tipo de conductas.

Además, el número de estudios realizados todavía es limitado y los llevados a cabo hasta la fecha sólo han empleado sujetos mayores de diez años, de manera que se desconoce de qué forma estos videojuegos pueden influir en los niños más pequeños. Tampoco se han realizado estudios que permitan conocer la asociación del uso de videojuegos violentos y conducta agresiva de manera diferencial en hombres y mujeres.

En general, se podría decir que las muestras empleadas no han sido representativas de la población general y por ello no se han podido analizar los efectos moderadores de variables como la raza, la cultura o el nivel socioeconómico. En definitiva, el uso de videojuegos violentos parece ser sólo un factor de riesgo más para desarrollar una conducta violenta.

videojuegos-incitan-agresividad

¿Es todo negativo?

Añadido a todo lo que hemos comentado, es importante señalar que no todo es negativo. Los videojuegos también pueden aportar cosas positivas al desarrollo de niños y adolescentes, pues les permiten retener conocimientos, entrenar sus habilidades motrices, adquirir habilidades cognitivas superiores como la planificación, desarrollar sus reflejos, aprender otro idioma si el videojuego no está en español, etc.

No toda la oferta de videojuegos es de temática violenta. Existen numerosos juegos de contenido educativo que fomentan el entrenamiento de las habilidades cognitivas y que pueden resultar didácticos. Además, también es esencial tener en cuenta que no sólo importa la calidad, sino también la cantidad. Los videojuegos son una forma de ocio, pero no la única.

Por ello, es importante establecer límites en el tiempo si estos comienzan a dejar a un lado otras actividades importantes para el desarrollo de niños y adolescentes, como por ejemplo pasar tiempo en familia, socializar con los iguales, practicar deporte, leer o jugar a otro tipo de juegos que no sean tecnológicos.

beneficios-videojuegos

Conclusiones

Como vemos, todo lo relacionado con los videojuegos y su influencia en el desarrollo infantil está plagado de polémica. Existe aún mucha controversia y son muchas las opiniones al respecto, aunque como siempre la ciencia es la que tiene la última palabra. Por el momento, parece evidente que el contenido de los videojuegos influye en el comportamiento, aunque la medida en que lo hace dependerá de variables como la historia particular de cada niño, el tiempo que pasa jugando y el grado de violencia que aparece en los videojuegos que utiliza.

Hasta la fecha, no se ha identificado una relación causal, sino una asociación. Por ello, no podemos encontrar en el uso de estos videojuegos la causa única que explique por qué un niño o adolescente se comporta de forma violenta. Existen otras muchas variables a nivel biológico, social y familiar que pueden influir en este sentido, ya que la violencia es un fenómeno complejo y multicausal.

En lugar de limitarnos a demonizar los videojuegos, lo importante es saber encontrar el equilibrio y darle a esta forma de entretenimiento su lugar sin que estos supongan la única actividad lúdica. Jugar debe ser un extra que puede utilizarse como recompensa tras haber hecho otras tareas, sin descuidar la importancia del tiempo en familia, el ocio con otros niños, la actividad física…Sólo de esta manera se conseguirá impedir una adicción a los videojuegos y que estos puedan llegar a influir negativamente en el bienestar de niños y adolescentes.

Como vemos, darle uso a las tecnologías no siempre es negativo, pues muchas veces esto permite desarrollar cualidades positivas y poner en marcha habilidades como la planificación, la estrategia, la lógica, la visión espacial, el aprendizaje de otros idiomas, el trabajo en equipo (si el juego implica interactuar con compañeros), la creatividad, los reflejos o la destreza motriz. Siempre debemos recordar que son los adultos los que, en casos como estos, deben saber marcar límites saludables sin caer en los extremos.

violencia-videojuegos
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies