Las 10 diferencias entre Filosofía y Ciencia

La Ciencia y la Filosofía son dos ámbitos del conocimiento que, pese a ser muy distintos, se han nutrido siempre el uno del otro. Veamos cuáles son las principales diferencias entre ambas.
Diferencias Filosofía Ciencia

El deseo de conocer los secretos y la naturaleza de lo que nos rodea es, sin duda, lo que nos hace humanos. Ya desde nuestros orígenes, no nos hemos limitado a cumplir con nuestras funciones biológicas animales, sino que hemos ido un paso más allá. Nos hemos hecho preguntas sobre nuestra existencia y hemos buscado respuestas a aquello que no entendíamos.

Y dentro del conocimiento humano, la ciencia y la filosofía son las dos disciplinas por excelencia. Es cierto que tienen un ámbito de estudio muy diferente, que siguen procedimientos muy distintos y que sus fundamentos no coinciden, pero, lejos de ser rivales, se han nutrido la una de la otra a lo largo de la historia.

Toda forma de conocimiento, ya sea desde una perspectiva científica o filosófica, ha permitido que veamos el mundo como lo vemos y que la humanidad haya llegado hasta donde ha llegado. Filosofía y Ciencia son muy diferentes pero, a la vez, están estrechamente relacionadas.

Y en el artículo de hoy, además de entender qué es la Filosofía y qué es la Ciencia, veremos las principales diferencias entre ambas disciplinas. Lo que está claro es que tanto los filósofos como los científicos han puesto los cimientos de la sociedad humana. Vamos allá.

¿Qué es la Filosofía? ¿Y la Ciencia?

Antes de entrar en profundidad a analizar las diferencias existentes entre ambas, es importante que las definamos de forma individual. Y es que comprendiendo sus fundamentos, los puntos que separan a ambas disciplinas quedan mucho más claros. Empecemos.

La Filosofía: ¿qué es?

Definir qué es la Filosofía no es una tarea sencilla. Y, quizás, la mejor manera de hacerlo sea recurrir a su origen etimológico. “Filosofía” significa, en latín, “amor por la sabiduría”. Así que la filosofía es la pasión por conocer, por aprender y por entender.

Se trata de una disciplina del conocimiento que tiene su origen entre el siglo VI y VII a.C en la Antigua Grecia y en la Antigua Roma. Los primeros filósofos (Tales de Mileto, Sócrates, Platón, Marco Aurelio, Cicerón, Aristóteles, etc) querían entender la naturaleza de lo que nos rodeaba sin recurrir ni a la religión ni a la mitología, que habían sido nuestra única forma de “conocimiento” a lo largo de la historia.

El nacimiento de la Filosofía marcó un punto de inflexión en la historia de la humanidad, pues acababa de poner los cimientos del pensamiento científico. La Filosofía quería responder a las preguntas existenciales del ser humano a través de la observación de fenómenos naturales, elaboración de hipótesis y pensamiento racional.

Es evidente que, desde entonces, la Filosofía ha evolucionado mucho, pero sigue manteniendo intacta su voluntad de responder a las preguntas que más nos hacemos los humanos y cuya respuesta se basa en razonamientos intelectuales que exploran el sentido de la vida y nuestro papel dentro del Cosmos.

En este sentido, la Filosofía puede definirse como la doctrina que, a través del uso de razonamientos lógicos y la aplicación de distintas teorías del conocimiento, tiene el objetivo fundamental de reflexionar acerca de conceptos abstractos como la ética, la moralidad, el sentido de la vida, el objetivo de vivir, el origen del pensamiento humano, la verdad y el papel del humano dentro de la inmensidad del Universo.

Filosofía

La Ciencia: ¿qué es?

De nuevo, estamos ante un término difícil de definir. En latín “Ciencia” significa “Conocimiento”, así que sería como la filosofía pero sin la parte del amor. Bromas a parte, la ciencia es todo aquel conocimiento estructurado y formulado en base a la observación de fenómenos naturales.

El conocimiento científico es aquel que, partiendo de unas preguntas sobre hechos del Universo que no conocemos, formula una serie de hipótesis en base a ideas que previamente han demostrado ser válidas con el objetivo de confirmar o rechazar dichas hipótesis.

La ciencia, pues, es el ámbito del conocimiento fundamentado en el método científico: observación, reconocimiento del problema, formulación de hipótesis, predicciones, experimentación, análisis y hallazgo. Para que una forma de conocimiento pueda considerarse como científica, debe seguir estos pasos.

La Ciencia tiene un origen muy difuso, pues nace a partir de la Filosofía. Aun así, lo que sí sabemos es que la ciencia moderna (la que hoy en día entendemos como ciencia en el sentido estricto de la palabra) nace en el siglo XVII gracias a Galileo Galilei, el cual, con sus experimentos para asentar la teoría heliocéntrica, fue el padre del método científico.

Con esta revolución científica en el siglo XVII empezó la implantación del método científico, el verdadero divorcio entre Ciencia y Religión y el progreso de infinidad de disciplinas, desde la Astronomía hasta la Psicología, que nos han permitido responder a preguntas sobre la naturaleza que nos rodea y que nos compone, además de encontrar nuestro lugar en el mundo y trascender los límites de la biología.

En este sentido, la Ciencia puede definirse como la doctrina que, a través de la implantación del método científico y de la observación de la realidad que nos rodea, tiene el objetivo fundamental no de reflexionar acerca de cuestiones abstractas, sino de encontrar la explicación a los fenómenos del Universo y estimular el desarrollo tecnológico de la especie humana, así como de encontrar formas de mejorar nuestra vida e incrementar nuestro conocimiento en las ciencias formales (matemáticas y lógica), naturales (biología, física, química, geología, química, astronomía…) y sociales (economía, historia, sociología, y psicología).

Ciencia

¿En qué se diferencian la Filosofía y la Ciencia?

Después de analizarlas individualmente, seguro que ya han quedado bastante claras las diferencias entre ambas doctrinas del conocimiento. Aun así, para que dispongas de la información más clara y concisa, hemos preparado una selección de los puntos claves que hacen que sean dos disciplinas que, pese a guardar relación, son muy distintas. Vamos allá.

1. La Filosofía tiene origen en el siglo VI a.C; la Ciencia moderna, en el XVII d.C.

Como hemos visto, el origen de la Filosofía se sitúa entre el siglo VI y VII a.C. en la Antigua Grecia y la Antigua Roma, con la aparición de los primeros grandes filósofos. Estamos, pues, ante una disciplina muy antigua que podría tener más de 2.500 años de existencia.

Ya hemos mencionado que el origen de la ciencia es más difuso, pues su nacimiento se remonta a una evolución progresiva de la Filosofía. Aun así, la ciencia moderna como tal nace con la implantación del método científico, siendo Galileo Galilei el padre del mismo. Por ello, la Ciencia tal y como la conocemos data del siglo XVII. En este sentido, la ciencia moderna tiene una edad de unos 400 años.

2. La Ciencia viene de la Filosofía; la Filosofía no viene de la Ciencia

Un aspecto muy importante es que la Ciencia nació de la Filosofía. En este sentido, el conocimiento filosófico es el padre del conocimiento científico. No habría Ciencia sin Filosofía, así que esta última debe ser enormemente respetada.

3. La Ciencia sigue el método científico; la Filosofía, no

Para que una disciplina pueda considerarse como científica, esta debe seguir sí o sí el método científico de observación, formulación de hipótesis y obtención de conclusiones. Sin método científico, no hay Ciencia. Pero sin método científico, sí que hay Filosofía. Esta doctrina no se fundamenta en el método científico ya que no formula hipótesis sobre la realidad observada.

4. La Ciencia observa la realidad; la Filosofía reflexiona

La Ciencia da respuestas a preguntas que surgen tras la observación de la realidad de la naturaleza que nos rodea o que nos compone. Es decir, quiere responder de forma clara y concisa a preguntas sobre el Universo. La Filosofía, en cambio, no quiere dar respuestas universales. Esta doctrina se basa en reflexionar más que en responder.

5. La Filosofía se basa en ideas abstractas; la Ciencia, no

La Filosofía no se fundamenta en el método científico, así que no puede aventurarse a reflexionar sobre conceptos palpables de la naturaleza. Lo que sí puede hacer es reflexionar sobre conceptos abstractos que, por ser abstractos, se escapan del marco de estudio científico. La Ciencia lo tiene complicado para inspeccionar la naturaleza de la ética, la verdad, la moralidad o el sentido de la vida, pero la Filosofía se siente cómoda reflexionando acerca de estos difusos conceptos.

6. La Filosofía es especulativa; la Ciencia intenta no serlo

La Filosofía es una doctrina especulativa, en el sentido que se toma por correcto cualquier punto de partida teórico siempre que este permita crear unas reflexiones interesantes sobre los conceptos abstractos. La Ciencia, en cambio, no especula (o al menos intenta no hacerlo), pues si una hipótesis, por muy interesante que sea, no puede ser comprobada, es rechazada al instante. La contrastación empírica de la Ciencia no da lugar a la especulación. El carácter abstracto de la Filosofía, sí.

7. La Ciencia se hace preguntas específicas; la Filosofía, generales

Una de las claves es que las disciplinas científicas se hacen preguntas muy específicas sobre la realidad. Como por ejemplo, qué proteínas celulares hacen posible las reacciones de inflamación de los tejidos del cuerpo. Y es la respuesta a millones de preguntas específicas lo que nos permite obtener una visión general y completa de la realidad. La Filosofía, en cambio, pasa directamente a reflexionar sobre conceptos muy generales. Como por ejemplo, cuál es el sentido de vivir. No reflexiona sobre cuestiones específicas, sino que va directamente a buscar el panorama general.

8. La Ciencia requiere de inversión; la Filosofía, no

El método científico requiere de experimentos para la confirmación o rechazo de las hipótesis planteadas. Y los experimentos científicos significan “dinero”. La Ciencia requiere de inversión ya que no vale solo con pensar, sino que hay que plasmar, a través de recursos, estas ideas. La Filosofía, en cambio, no requiere de inversiones económicas. Con pensar, es suficiente. Y como no deben hacerse experimentos empíricos, no es necesario el dinero.

9. La Ciencia es objetiva; la Filosofía, subjetiva

La Ciencia busca responder preguntas contrastables y medibles a través del método científico, ofreciendo resultados cuantificables y demostrables. Por lo tanto, las disciplinas científicas son de carácter objetivo. Sus resultados pueden ser correctos o no, pero los pasos del procedimiento, si se realizan bien, son válidos. La Filosofía, en cambio, no busca ofrecer resultados demostrables. De hecho, ya hemos dicho que no quiere dar respuestas, sino reflexionar sobre conceptos abstractos. Y este carácter reflexivo hace que sea una disciplina subjetiva cuyos fundamentos dependen del punto de vista del filósofo en cuestión.

10. Sus ramas de conocimiento son distintas

Por último, es evidente que sus ramas son distintas. Mientras que las ramas de la Filosofía son la ética, la metafísica, la filosofía del lenguaje, la epistemología (reflexionar sobre cómo generamos conocimiento), la estética, la metafilosofía (reflexionar sobre la naturaleza de la propia filosofía) o la axiología (reflexionar sobre qué es lo que hace que consideremos algo valioso o no); las ramas de la Ciencia son las matemáticas, la física, la biología, la química, la historia, la economía, la química, la astronomía, la psicología, la geología, etc. Como vemos la Ciencia responde; la Filosofía, reflexiona.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies