Las 5 diferencias entre homicidio y asesinato

Un asesinato es un acto que siempre es premeditado, mientras que un homicidio puede ser voluntario o no intencionado. Veamos las diferencias legales entre ambos conceptos.
Diferencias homicidio asesinato

Según la aplicación Our World in Data, impulsada por la Universidad de Oxford, 150.000 personas mueren en el mundo cada 24 horas. La causa más común de defunción en toda la Tierra son las enfermedades cardiovasculares, ya que estas causan 48.742 muertes al día. Después de los problemas cardíacos, el cáncer y las enfermedades respiratorias son las causas de muerte más comunes, con unas 26.000 y 10.700 defunciones cada día, respectivamente.

Esta misma fuente nos informa de que cada día mueren 2.175 personas por suicidio, mientras que el homicidio es responsable de 1.111 defunciones diarias. Por sorprendente que parezca, más gente se quita la vida de la que decide quitarla. Además, el homicidio se cobra unas 464.000 vidas al año, mientras que los conflictos armados (guerras, por ejemplo) son responsables de unas 89.000 en el mismo periodo. Dicho de otro modo, muere más gente en altercados sociales anecdóticos o premeditados que en conflictos globales.

Una vez presentados todos estos datos, surgen muchas preguntas en lo que a matar a alguien se refiere, a nivel tanto legal como estadístico. Con base en estas premisas tan interesantes, te presentamos las 5 diferencias entre homicidio y asesinato. No te lo pierdas.

¿En qué se diferencian los homicidios y los asesinatos?

Los seres humanos somos sociales por naturaleza. Tal y como indicó en su día Aristóteles en el Libro I de su Política, “De todo esto es evidente que la ciudad es una de las cosas naturales, y que el hombre es por naturaleza un animal social, y que el insocial por naturaleza y no por azar es o un ser inferior o un ser superior al hombre”. En un mundo con 7.674 miles de millones de personas, 193 estados miembros de la UE e infinitas culturas, está claro que es necesario tener ciertos sistemas legales y judiciales que eviten el conflicto entre individuos.

En todos los países del mundo, matar a una persona sin contexto alguno se considera un delito, aunque siempre existen acepciones. Por ejemplo, en estados como Florida, la ley Stand your ground ampara a los civiles en el uso de armas de fuego contra otras personas si se sienten en serio peligro. Por estos motivos legales, las diferencias entre homicidio, asesinato e incluso autodefensa pueden ser bastante difusas en muchos casos. A continuación, intentamos dilucidar las distancias más importantes entre ambos términos.

1. Un asesinato requiere de premeditación; un homicidio no tiene por qué

Antes de comenzar con las diferencias, recurramos a la definición de cada palabra. Según la Real Academia Española de la Lengua (RAE), un homicidio es un delito consistente en matar a alguien sin que concurran las circunstancias de alevosía, precio o ensañamiento.

Por otro lado, el asesinato se define por la misma entidad como aquél delito consistente en dar muerte a otra persona con la concurrencia de circunstancias especialmente graves. Entre ellas destaca la alevosía, por medio de precio, recompensa o promesa, con ensañamiento, o su realización para facilitar la comisión de otro delito o para evitar que se descubra uno ya cometido.

Como puedes ver, en ambos casos el agente diferencial clave es la alevosía, es decir, la circunstancia de haberse asegurado de que el que perpetra el asesinato está exenta de riesgo durante el acto. Dicho de otro modo, un asesinato tiene una mayor intensidad del propósito criminal, pues los actos que han desencadenado la muerte de la persona denotan malicia, peligrosidad y planificación.

Asesinato

2. Un asesinato siempre es ilegal; un homicidio, no siempre

Curiosamente, un homicidio puede ser legal aunque sea premeditado. Un soldado que está en la guerra puede matar a 15 personas al día, pero a menos que el individuo sea sujeto a juicios posteriores por crímenes de guerra por parte del bando contrario, no está cometiendo un delito como tal.

Lo mismo ocurre si una persona (en países como Estados Unidos) entra en la propiedad de otra. Si la última se siente atacada, se concibe que llegue a matar al invasor en defensa propia sin que esto sea un delito, dependiendo de las circunstancias y el lugar político donde se desenvuelva la situación. La línea entre homicidio por autodefensa (legítima defensa) y el asesinato es muy difusa, sobre todo si tenemos en cuenta las diferencias legislativas en cada país. De todas formas, basta con saber que la defensa propia es un motivo de reducción de cargos en casi todos los casos.

3. Un homicidio no siempre hace al que lo perpetra un asesino

Esta diferencia puede parecer la misma del primer apartado, pero hay ciertas acepciones que considerar. Una persona puede matar a otra de forma premeditada y no considerarse asesinato (por ejemplo, durante una guerra), pero a veces el homicidio ni siquiera tiene un atisbo de intencionalidad. Por ejemplo, matar a alguien cuando se comete una imprudencia con el coche es un homicidio involuntario, algo conocido como manslaughter en inglés.

Para enrevesar aún más las cosas, es necesario matizar que un manslaughter puede ser voluntario hasta cierto punto. Por ejemplo, durante una pelea, una persona puede llegar a matar a otra, pero no se considera que el acto fuese premeditado, pues la muerte ha ocurrido fruto de la agitación del momento. Dicho de otro modo, un homicidio no se considera asesinato cuando, a pesar de la voluntad, no ha habido un pensamiento y planificación previos.

Homicidio

4. Un asesinato es un tipo de homicidio

Quizá lo hayas notado a lo largo de estas líneas, pero nos movemos en todo momento en terrenos muy parecidos. Un asesinato es un tipo de homicidio, pero no todos los homicidios son asesinatos. El término “homicidio” concibe a cualquier acto de matar a una persona, sea este legal o no, premeditado o no, voluntario o no. Este término siempre engloba un atentado contra la vida de una persona física, bien protegido por el derecho. El asesinato es el exponente más claro del homicidio, pero no la única variante del mismo.

5. Diferentes penas para diferentes cargos

Entrar en el mundo legal de forma general (sin fijarnos en la jurisdicción de cada país) es muy complejo, pues cada territorio tiene sus propias leyes, a veces distintas en cada Estado o comunidad que lo conforma. De todas formas, podemos generalizar que un asesinato siempre conlleva una pena mucho más alta que el resto de homicidios. Pongamos la legislación estadounidense como ejemplo:

  • Asesinato (homicidio de primer grado): un homicidio, con los agravantes de ser premeditado, deliberado e intencional. Conlleva de 25 años de prisión a una vida entre rejas, dependiendo de las circunstancias.
  • Asesinato de segundo grado: un punto intermedio entre el asesinato de primer grado y el homicidio voluntario. Por ejemplo, cuando una persona mata a otra al intentar acabar con la vida de un tercero. Supone hasta 15 años en prisión.
  • Homicidio voluntario: como hemos dicho, cuando alguien mata a otro de forma voluntaria pero no premeditada, como durante una pelea. Supone hasta 11 años en prisión.
  • Homicidio involuntario: por ejemplo, si una persona está manejando una herramienta de forma incorrecta y mata a otra en el proceso. Supone hasta 4 años de prisión.
  • Homicidio imprudente por accidente de tráfico: otro tipo de homicidio involuntario. Suele conllevar de 1 a 4 años de prisión.
Juicio

Resumen

Las diferencias entre homicidio y asesinato se pueden resumir en una sola idea: el asesinato es premeditado y nunca está justificado, mientras que el resto de homicidios, en la gran mayoría de los casos, son producto de la situación o directamente ocurren de forma no intencionada. Existen homicidios que son “legales” (matar a alguien en una guerra o por asalto de la propiedad), pero son la excepción y no todos lo países penan de la misma forma estas conductas.

El asesinato conlleva un plan, premeditación, alevosía y un motivo concreto. El homicidio, por su parte, engloba al asesinato y a todo el resto de actos que implican la muerte de una persona, ya sea voluntario o involuntario, premeditado o no premeditado, legal o no legal.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies