Las 23 partes de una célula (y sus funciones)

Las células son las unidades fundamentales de todo ser vivo y están formadas por distintas estructuras y componentes que, trabajando de forma coordinada, hacen posible la vida.
Partes de la célula

No existe ni un solo ser vivo que no esté formado, al menos, por una célula. Y es que estas células son la forma más simple de organización biológica, pudiendo funcionar como organismos por sí solas en el caso de los seres unicelulares (bacterias, por ejemplo) u organizándose entre miles de millones para formar los pluricelulares (como los humanos, las plantas y todos los otros animales).

A grandes rasgos, una célula es una estructura con tamaño promedio de 10 micrómetros (la milésima parte de un milímetro) que está rodeada por una membrana que protege un material interno en el que suceden todas las reacciones de nutrición, relación y reproducción que permiten no solo que la célula se mantenga viva, sino que, en el caso de los pluricelulares, todo el ser esté vivo.

No somos más que colonias de células altamente especializadas formando todos los tejidos y órganos de nuestro cuerpo. Y dada la complejidad de todas las formas de vida, las células se han ido adaptando hasta ser tan distintas como una célula muscular y una neurona. Las dos son células, pero desempeñan funciones muy distintas, por lo que anatómicamente son también diferentes.

Sea como sea, en el artículo de hoy analizaremos las partes y estructuras indispensables de toda célula. Algunas de ellas están presentes en todas las células y otras son específicos de reino, es decir, de si estamos ante una planta, una bacteria, un animal, un hongo, etc.

¿Cuáles son las estructuras y orgánulos principales de una célula?

Toda célula se compone de tres partes principales: membrana, núcleo y citoplasma. La membrana es la estructura que rodea el material interno de la célula, protegiendo así al núcleo, es decir, el lugar donde está el material genético, y a los orgánulos, unas estructuras que, como veremos, se encargan de asegurar que la célula desempeña las funciones que debe realizar.

Partes de la célula

1. Membrana celular

La membrana es una barrera que separa el interior de la célula del medio, pero que no la aísla por completo. Es una capa fina de proteínas, fosfolípidos y glúcidos que recubre toda la célula y que regula la comunicación con el medio. Es una doble capa lipídica, lo que significa que anatómicamente son dos capas de lípidos con un pequeño espacio entre ambas. Una capa está en contacto con el exterior y otra con el interior. “Incrustadas” en esta doble capa lipídica, encontramos las proteínas y las otras moléculas.

Permite la entrada y salida de sustancias como el oxígeno y el dióxido de carbono sin ningún problema. Otras pueden pasar siempre que sea mediante una proteína que regula su entrada. Y otras sustancias jamás pueden atravesarla. De este modo, además de proteger el interior de la célula, es una frontera selectiva.

2. Pared celular

La membrana celular la tienen absolutamente todas las células. De forma complementaria, las células vegetales, fúngicas y bacterianas (pero no animales) disponen de otra envoltura por encima de esta membrana plasmática que se conoce como pared celular. Esta estructura recubre la membrana y su función es la de otorgar rigidez extra a la célula y protegerla todavía más del medio exterior. En las plantas está formada básicamente de celulosa.

3. Citoplasma

El citoplasma es el medio interno de la célula, es decir, su cuerpo. Está protegido por la membrana celular ya que su función es la de albergar el núcleo y todos los orgánulos que veremos a continuación y que hacen posible la vida. Se trata de una sustancia líquida con una consistencia algo más gelatinosa en la región más cercana a la membrana y más fluida conforme llegamos al centro. Prácticamente toda la célula es citoplasma. Y como el citoplasma es en más de un 70% agua, por eso decimos que las personas somos un 70% agua.

4. Núcleo

Absolutamente todas las células tienen material genético, ya sea en forma de ADN o ARN. Y es que los genes lo controlan absolutamente todo. En ellos está codificado todo lo relativo a la célula y, por lo tanto, a nosotros. El núcleo está formado por la membrana nuclear y el nucleoplasma.

El núcleo es una estructura más o menos esférica situada en el interior del citoplasma cuya función es la de albergar el material genético, protegerlo y generar los productos y proteínas que luego utilizará la célula para vivir. De todos modos, no todas las células tienen este núcleo. Las eucariotas (plantas, animales y hongos) sí, pero las procariotas (bacterias y arqueas) no, por lo que el material genético flota libre por el citoplasma.

5. Membrana nuclear

La membrana nuclear hace lo mismo que la plasmática pero en el núcleo. Su estructura es la misma (sigue siendo una doble capa lipídica), aunque en este caso no rodea al citoplasma, sino que recubre el medio donde está el material genético, separándolo del medio interno de la célula pero permitiendo la comunicación con este.

6. Nucleoplasma

El nucleoplasma es el medio interno del núcleo. Es un entorno semi líquido rodeado por la membrana nuclear con la función de albergar el material genético.

7. Nucléolo

El nucléolo es una estructura que se encuentra en el nucleoplasma y tiene la función de, a partir de lo que está codificado en los genes, sintetizar los ribosomas, unos orgánulos que, como veremos a continuación, se encargan de la síntesis de proteínas.

8. Cromatina

La cromatina es el material genético que hay en el núcleo. Cuando las células no se dividen, el genoma está en la forma de la cromatina, es decir, con el ADN y las proteínas descompactadas y accesibles para que ocurra la transcripción genética, es decir, el paso de ADN a unas proteínas u otras, dependiendo de la secuencia de genes. Pero cuando la célula tiene que dividirse, esta cromatina se compacta formando los cromosomas.

9. Cromosomas

Los cromosomas son las estructuras en las que, cuando debe realizarse la división celular, la cromatina se compacta. Son las estructuras con la forma tradicional de “X” y es el grado más alto de compactación del material genético, estando el ADN junto a proteínas. El número de cromosomas es constante para todas las células de una misma especie. En el caso de los humanos, todas nuestras células contienen 46 cromosomas.

10. Mitocondria

Pasamos a hablar de los orgánulos como tal, es decir, las estructuras presentes en el citoplasma que se sintetizan gracias a lo que está codificado en los genes del núcleo y que le dan a la célula la posibilidad de desempeñar todas las funciones vitales.

Las mitocondrias son unos orgánulos presentes en absolutamente todas las células y es la “fábrica de energía” de ellas. Y es que una mitocondria es un orgánulo con la capacidad de transformar los hidratos de carbono y los lípidos en moléculas de ATP, que son el combustible de las células. Todas y cada una de las células de nuestro cuerpo dependen de estos mitocondrios para tener energía.

11. Aparato de Golgi

El aparato de Golgi es un orgánulo exclusivo de los eucariotas (animales, plantas y hongos). Se trata de una estructura con muchos pliegues y que cumple con la función de transportar y embalar las proteínas generadas en el retículo endoplasmático, pasando por una serie de cambios que hacen que sean funcionales una vez liberadas.

12. Retículo endoplasmático

El retículo endoplasmático es un orgánulo propio de las células eucariotas especializado en la síntesis de proteínas y lípidos. Es una especie de sistemas de canales formado por dos partes: el rugoso, que tiene ribosomas, los orgánulos especializados en la síntesis proteica, y el liso, que no tiene ribosomas y se centra en la síntesis lipídica.

13. Vacuolas

Las vacuolas son unos orgánulos especialmente importantes en plantas y hongos. Los animales y las bacterias las tienen pero son más pequeñas. Las vacuolas son una especie de vesículas que en las plantas ocupan prácticamente todo el citoplasma y que tienen la función de almacenar nutrientes y agua. En las plantas suele haber una sola vacuola grande, mientras que en las células animales tiende a haber varias pero de tamaño muy inferior.

14. Citoesqueleto

Como su propio nombre indica, el citoesqueleto es el esqueleto de la célula. Consiste en una especie de andamio compuesto por filamentos que se expanden por todo el citoplasma, manteniendo así la estructura de la célula y dándole firmeza. De entre los distintos tipos de filamentos que lo conforman, los que tienen un mayor peso son los microtúbulos, que constituyen los centriolos.

15. Centriolos

Los centriolos forman parte del citoesqueleto. Son unos microtúbulos, es decir, unos tubos cilíndricos de unos 25 nanómetros de diámetro (la millonésima parte de un milímetro) y que, además de mantener la estructura de la célula, se encargan de ser la “autopista” por la que viajan los otros orgánulos e intervienen en la división celular, sirviendo de soporte para que la célula se separe correctamente.

16. Ribosomas

Los ribosomas son orgánulos presentes en todas las células y se encargan de la síntesis de proteínas. En su interior, la información en forma de material genético es “traducida” en proteínas, las cuales desempeñan todas las funciones que ocurren en el interior de la célula. Los ribosomas son, pues, el nexo de unión entre ADN y funcionalidad celular.

17. Lisosomas

Los lisosomas son unos orgánulos presentes en la mayoría de eucariotas y que funcionan como una especie de “plantas de tratamiento de residuos”. Se encargan de degradar las sustancias asimiladas por la célula y los desechos y residuos generados por esta, además de “digerir” la propia célula cuando esta muere.

18. Peroxisomas

Los peroxisomas son unos orgánulos presentes en la mayoría de eucariotas que se encargan de evitar la oxidación de la célula. Esto lo consiguen gracias a la eliminación de los productos relacionados con el peróxido de hidrógeno, protegiendo así a la célula. Además, están relacionados con el metabolismo de los lípidos.

19. Melanosomas

Los melanosomas son unos orgánulos exclusivos de las células animales y consisten en una especie de compartimentos donde se almacenan los pigmentos que dan la coloración propia del organismo que conforman las células.

20. Cloroplastos

Los cloroplastos son unos orgánulos exclusivos de las células vegetales y de algunos protistas (como por ejemplo las algas) donde tienen lugar todas las reacciones propias de la fotosíntesi. En el interior de estos cloroplastos, que dan la coloración verdosa debido a los pigmentos clorofílicos que contienen, se consigue producir moléculas de ATP a partir de la energía lumínica.

21. Vesícula

Las vesículas son orgánulos presentes en todos los eucariotas. Participan en el transporte de sustancias procedentes del exterior. Algunas sustancias, para entrar, son englobadas por una porción de la membrana plasmática, formando una especie de compartimento cerrado que viaja a través del citoplasma. Esta porción esférica es la vesícula, muy importante para almacenar, transportar y digerir sustancias.

22. Flagelos

Los flagelos son unos orgánulos que poseen solo algunas células, como por ejemplo los espermatozoides. Se trata de unos apéndices largos y móviles que sirven a la célula para desplazarse de forma activa. Tiene una forma similar a la de un látigo.

23. Cilios

Los cilios son orgánulos destinados también al movimiento pero, en este caso, son apéndices mucho más cortos. Además, si bien las células con flagelos solían tener solo uno (a veces pueden tener varios, pero no es tan común), las células con cilios disponen de muchas de estas prolongaciones por la mayoría de su extensión. Estos cilios también permiten el desplazamiento, pero su función principal es la de “remover” el medio en el que se encuentra la célula, consiguiendo así más nutrientes.

Referencias bibliográficas

  • Riddel, J. (2012) “All About Cells”. Open School BC.
  • Al-Gayyar, M. (2012) “Structure of the Cell”. General Biology.
  • Kruse Iles, R. (2008) “The Cell”. Book: Urological Oncology.
TÓPICOS
Biología
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.