¿Qué pasaría si un Agujero Negro se traga la Tierra? La ciencia nos da la respuesta

El descubrimiento de agujeros negros errantes que vagan por el espacio interestelar nos hizo cuestionarnos qué ocurriría si su singularidad atrapara a nuestro planeta. Un análisis de este apocalíptico escenario.

que-pasaria-si-agujero-negro-traga-tierra

El 25 de noviembre de 1915, en Berlín, Alemania, ante los miembros de la Academia Prusiana, Albert Einstein presentó los fundamentos de la teoría que iba a hacernos reescribir la historia de la física. El físico alemán, con una ovación sin precedentes, acababa de formular su teoría de la relatividad general.

Una teoría del campo gravitatorio que conecta el mundo matemático con el físico explicando el origen de la gravedad como una distorsión en la arquitectura del Universo. Einstein estipuló que el espacio y el tiempo formaban un único tejido conocido como espacio-tiempo, una tela que impregan todo el Cosmos y que puede curvarse por la presencia de objetos con masa. Y esta curvatura del espacio-tiempo era lo que daba origen a la atracción gravitatoria.

Con su teoría de la relatividad, Einstein cambió para siempre la concepción de la realidad. Era una teoría que, una y otra vez, nos estaba demostrando ser cierta. Sus ecuaciones revelaban los secretos más profundos del espacio y del tiempo. Pero a la vez, entre ellas se escondía un misterio que nos llevaría al lado más aterrador del Universo. Una incógnita que nos iba a llevar a cuestionarnos la probabilidad del más destructivo fin de la Tierra: ser engullidos por un agujero negro.

¿Qué son los agujeros negros?

Las matemáticas de la relatividad general predecían la posibilidad que el espacio-tiempo colapsara en una región infinitamente pequeña, creando un agujero en la arquitectura del Cosmos. Un monstruo invisible que drenaría toda la luz del Universo con el poder de destruir mundos y de detener el tiempo. Las ecuaciones de Einstein, llevadas al límite, predijeron la existencia de los que fueron bautizados como agujeros negros.

Pero nadie pareció interesarse por ellos. Los físicos creían que eran simples curiosidades que emergían de las matemáticas. Cuentos ocultos en las profundidades de la relatividad general que emergían solo de jugar con las ecuaciones de Einstein. Pero hubo quienes no se olvidaron de ellos, convencidos de que aquellos monstruos existían realmente, ocultos por su propia oscuridad.

La teoría de los agujeros negros, si bien fue minoritaria durante muchas décadas, estableció cómo su formación respondía bien a las predicciones de Einstein. Cuando una estrella al menos 20 veces más masiva que el Sol muere, el agotamiento de su combustible y la interrupción de las reacciones nucleares, hacen que, después de estallar en una supernova, su moribundo núcleo colapse presa de una fuerza de gravedad inimaginable.

Este colapso gravitatorio es tan poderoso que el propio espacio-tiempo se rompe, originando una singularidad donde la relatividad general colapsa y donde las leyes fisicas y matemáticas se derrumban. Un punto infinitamente pequeño donde los efectos cuánticos de la gravedad reinan y que empieza a actuar como un pozo oscuro en el Universo.

Todo es atraído por el poder gravitacional de la singularidad. Cada vez más y más deprisa, como un río que acelera en su curso. Cada vez es más difícil escapar de la corriente. Cada vez es más difícil escapar de la singularidad. Hasta que llega un punto que el río se convierte en una cascada. No importa cómo de deprisa nades. Ya nada puede escapar. Ese punto es el horizonte de sucesos. Una frontera alrededor de la singularidad de la que ya ni siquiera la luz puede escapar.

Ese horizonte es el punto de no retorno. La frontera entre el Universo conocido y el Universo oculto en las profundidades del agujero negro. Todo lo que atravesara ese horizonte se perdería para siempre en sus entrañas. Todo parecía demasiado extraño para ser cierto. Y seguimos aferrándonos a la idea de que aquellos monstruos eran simple ficción.

que-es-agujero-negro

2022: el descubrimiento de los agujeros negros errantes

A pesar de esa creencia, todo cambió en la primavera de 1971. Astrónomos del Observatorio Nacional de Radioastronomía, en Estados Unidos, y del Observatorio de Leiden, en los Países Bajos, inspeccionaron la naturaleza de Cygnus X-1, una extraña fuente de emisión de rayos X a 6.000 años luz de la Tierra. Tras más de seis años desde su descubrimiento, nadie había podido determinar el origen de aquella fuente de radiación. Hasta que los astrónomos usaron las predicciones de los agujeros negros y confirmaron que Cygnus X-1 era, en realidad, uno de estos oscuros objetos que se creían simple fantasía.

El descubrimiento de este primer agujero negro revolucionó la historia de la astrofísica y comenzó una caza para encontrar más y comprender su naturaleza. Desde entonces, sabemos que hay más de 100 millones de agujeros negros solo en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Y todo este tiempo habíamos creído que los agujeros negros eran entes estáticos que permanecían anclados a un punto colapsado del espacio-tiempo. Pero una vez más, nos equivocamos. Ellos también podían vagar por el Universo.

En enero de 2022, tras más de una década de estudios, el telescopio Hubble arroja unos datos que están a punto de cambiar nuestra comprensión de estos monstruos oscuros. A través del análisis de microlentes gravitacionales, los astrónomos descubrieron un agujero negro errante a 5.000 años luz de distancia desplazándose por el espacio a 45 kilómetros por segundo.

Expulsado por la propia supernova de su estrella madre, ese agujero negro estaba vagando por el Cosmos sin rumbo. Considerados también como fantasía, acababan de demostrar la existencia de agujeros negros errantes. Y evidentemente, estaban desenterrando un escenario para el fin de la humanidad que no somos ni siquiera capaces de concebir.

agujeros-negros-errantes

¿Puede un agujero negro tragarse el planeta Tierra?

Antes de empezar, queremos dejar muy claro que este escenario es altamente improbable. Tanto que se considera imposible. La probabilidad de que un agujero negro engulla el planeta Tierra antes de que el Sol explote dentro de 5.000 millones de años es prácticamente 0. Aun así, para comprender qué sucedería, vamos a ambientar el escenario en un hipotético futuro. Dicho esto, empecemos.

Es el año 2025. Gaia es una sonda espacial de la Agencia Espacial Europea ubicada en el punto L2 de Lagrange, a un millón y medio de kilómetros de la Tierra orbitando alrededor del Sol. Esta misión espacial de astrometría, tras operar durante doce años analizando millones de sistemas estelares, ha llegado, en el año 2025, al final de su periodo operativo.

Y entre otros muchos objetivos, Gaia ha ido en búsqueda de señales de otros agujeros errantes en nuestra galaxia. Y cuando los astrónomos analizan los resultados de astrometría recibidos, descubren algo extraño entre las estrellas. El equipo se niega a creerlo, pero la mayor pesadilla imaginable parece estar haciéndose realidad. La ESA informa inmediatamente a la NASA y a los gobiernos de todo el mundo. Los resultados de astrometría de Gaia están demostrando, de manera irrefutable, que un agujero negro errante está en rumbo directo hacia el sistema solar. Una amenaza invisible que llevaba miles de años acercándose está a unos pocos años de engullir el planeta.

Las filtraciones a la prensa no tardan en llegar, pero la NASA obliga a todas las agencias a desmentir las afirmaciones. Ningún gobierno está dispuesto a afrontar las consecuencias de una sociedad que sepa que un agujero negro está acercándose a nuestro mundo. Los portavoces afirman que todo es falso y que no hay nada de qué preocuparse. Todos seremos ajenos a la oscuridad que se cierne sobre la Tierra hasta que tengamos sobre nosotros al propio corazón de la oscuridad.

Años después, cuando alcemos la vista al cielo nocturno, veremos cómo las estrellas del firmamento parecen curvarse. Todo ello por el efecto de la lente gravitacional de ese monstruo que, sigilosamente, se acerca a nosotros. No nos dará ningún aviso. Nadie se dará cuenta de que nos estamos precipitando hacia la bestia. Como una polilla hacia una llama, seremos expulsados de la órbita del sol y empezaremos a caer hacia el abismo. Un abismo que, por ahora, no podemos ver.

Pero solo cuestión de tiempo que, en el cielo, presenciemos la inmensidad de ese monstruo. El disco de acreción del agujero negro que oculta el corazón oscuro de la singularidad ocupará todo el firmamento. Y en la visión más aterradora que haya presenciado jamás la humanidad, sabremos entonces que estamos condenados.

A cada instante, el espacio y el tiempo se distorsionaría más. Cuanto más cerca estemos de él, más lento fluirá nuestro tiempo. Y atrapados por el poder del pozo oscuro, viajaríamos hacia el futuro. Si miráramos al Universo, veríamos cómo todo en el firmamento se aceleraría. Hasta que al llegar al horizonte de sucesos, el tiempo se detiene. Hemos atravesado la frontera. Las leyes que reinan en el Cosmos se han derrumbado. Estamos en el interior de la bestia. La singularidad nos espera. El final del tiempo donde todos los caminos terminan nos aguarda.

Presa de la más poderosa gravedad, la Tierra empezará a fracturarse. En el camino hacia el corazón del agujero negro, nuestro mundo será testigo de lo que sucede más allá del horizonte, pero nadie podrá contarlo. Estamos dentro de una prisión en el espacio y en el tiempo. Una cárcel gravitacional de la que jamás podremos escapar. El agujero negro nos está desgarrando. Toda la vida ha desaparecido.

Y en ese descenso hasta la singularidad, todo lo que haya sido alguna vez nuestro planeta y la humanidad, será destrozado. Desgarrado por la fuerza más aterradora del Cosmos. Nuestra existencia se convertirá en polvo hasta que los propios átomos se fracturen. Alcanzado el corazón de la oscuridad, habremos sido reducidos a la nada. Perdidos en la singularidad para toda la eternidad. Abandonados y olvidados en las entrañas del monstruo. Para siempre.

agujero-negro-contra-tierra
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies