¿Cómo será el Fin de la Tierra? Los 12 (posibles) escenarios

El fin del mundo es uno de los escenarios más aterradores que podemos imaginar, pero la Tierra está destinada a morir y con ella, nosotros. Veamos cuáles son los posibles finales que pueden llevar al fin de los tiempos.

como-sera-fin-tierra

El miedo al fin de los tiempos ha sido algo inherente a nuestra naturaleza humana desde los orígenes de la civilización. Todas las sociedades se han cuestionado cómo será el fin del mundo. Al tiempo que los textos sagrados de las principales religiones del mundo hablan sobre un juicio colectivo que decidirá nuestro destino cuando llegue el fin de la humanidad.

Pero que este componente divino y su explotación en películas de ciencia ficción catastrofistas no nos hagan olvidar que habrá un momento en el que tendremos que enfrentarnos al fin del mundo. Las únicas incógnitas son el “cómo” y el “cuándo”. Y las predicciones futuras han permitido a la ciencia pronosticar unos escenarios (más o menos probables) que pueden provocar el fin de la civilización e incluso de la Tierra.

Desde el impacto de un meteorito hasta una rebelión de la inteligencia artificial, pasando por ser engullidos por un agujero negro, una Tercera Guerra Mundial, una tormenta solar, una colisión con un planeta errante, la llegada a la Tierra de un brote de rayos gamma… Son muchas las catástrofes que pueden golpear al mundo y provocar el fin de los tiempos para nosotros.

Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a aventurarnos a pronosticar los distintos escenarios del fin del mundo. Algunos son más o menos probables, pero todos ellos son aterradores. Pues entre ellos se encuentra, probablemente, nuestro fatal destino. Empecemos.

¿Cuál será el fin del mundo?

Nada en el Universo es eterno. Todo se encuentra en un destructivo pero perfecto equilibrio cósmico. Las estrellas mueren para que otras puedan nacer. Todo fluctúa. Y, por desgracia, ni nosotros ni la Tierra, a pesar de esa voluntad de creer en la eternidad de las cosas, vamos a existir para siempre. Descubramos los principales escenarios para el fin de la humanidad y del mundo.

1. Engullida por el Sol

Este será nuestro destino si nada se tuerce, por lo que los científicos coinciden en que es el escenario más probable. Sabemos que dentro de unos 5.500 millones de años, el Sol dejará de generar calor a través de la fusión nuclear y a medida que vaya quedándose sin combustible, su núcleo se volverá inestable y la estrella empezará a expandirse.

El Sol se convertirá en una gigante roja, alcanzando un tamaño cien veces mayor al que tiene actualmente y, en este camino, cuando llegue a la órbita de la Tierra, nos engullirá. Nuestra estrella, que nos dio y nos da la vida, antes de morir y dejar como resquicio de su existencia una enana blanca, nos devorará. Desaparecer en las entrañas del moribundo Sol. Este puede ser nuestro (muy lejano) destino.

sol-engulle-tierra

2. Destruida por un meteorito

El segundo escenario es aquel en el que se replica el suceso que provocó la extinción de los dinosaurios hace 66 millones de años. Cada año existe una probabilidad del 0,000001% de que un asteroide como el de la quinta extinción masiva colisione con la Tierra. Si esto ocurriera y el meteorito impactara sobre el planeta, prácticamente no habría esperanza para la vida.

Quienes no murieran en el impacto equivalente a 100 millones de megatoneladas de TNT que haría que todo a 1.000 kilómetros a la redonda prendiera, sucumbiría con el posterior enfriamiento global causado por el bloqueo de la luz solar. Solo 1 de cada 10 seres humanos viviría para presenciar el momento en el que, años después, el clima volviera a estabilizarse.

asteroide-tierra

3. La erupción de Yellowstone

El parque nacional de Yellowstone es una zona natural de 9.000 kilómetros cuadrados que se alza sobre un punto de actividad volcánica. La caldera de Yellowstone es el segundo sistema volcánico más grande del mundo. Su última gran erupción tuvo lugar hace 650.000 años. Pero no está extinto. Solo está durmiendo.

Cada año hay una probabilidad de apenas 1 entre 730.000 de que entre en erupción, pero si lo hiciera, podría llegar nuestro fin. La erupción, equivalente a 5 veces todo el arsenal nuclear de la Tierra, liberaría más de 37.000 millones de toneladas de material volcánico. Un mes después, con cientos de miles de muertos en el continente americano, llegaría el invierno volcánico, con la luz solar bloqueada y el mundo entrando en una nueva edad de hielo.

supervolcan-yellowstone

4. Azotada por una tormenta solar

Las fulguraciones solares son liberaciones súbitas e intensas de radiación electromagnética en la cromosfera del Sol. Si esta eyección de masa coronal estuviera enfocada justo hacia la Tierra, recibiríamos el impacto de este “pedazo” de Sol, que impactará contra el campo magnético y electrificará la atmósfera.

Todos los cables de las líneas de electricidad se fundirán y explotarán por la sobrecarga. Un apagón global. En un abrir y cerrar de ojos, el pilar de nuestra civilización moderna, la electricidad, se habría derrumbado. Un mundo sin electricidad es un mundo que derivaría en la más absoluta anarquía y que nos obligaría a volver a nuestros orígenes para encontrar agua y cazar para sobrevivir. No sería el fin del mundo, pero si un colapso y posterior reinicio de la civilización.

tormenta-solar

5. Llegada de un brote de rayos gamma

Si a cientos de años luz de distancia, dos estrellas colisionaran, se generaría un brote de rayos gamma (la forma de radiación más energética que existe) que podría cruzar toda la galaxia. Solo hay un 0,15% de probabilidades de ocurrencia en nuestra galaxia, pero si la fatalidad estuviera de nuestra contra y el brote estuviera enfocado hacia la Tierra, podríamos presenciar nuestro fin.

El haz de radiación gamma, que dura apenas dos segundos, impactará sobre la Tierra con una energía equivalente a una bomba atómica por cada kilómetro cuadrado de atmósfera. En la porción del planeta que recibiera el impacto, las personas recibirían tanta radiación como si se hubieran asomado al reactor de la central de Chernóbil en el momento de su explosión. Medio mundo sería expuesto a una dosis de radiación letal. Y el resto viviría en un mundo sin capa de ozono donde exponerse al Sol sería un suicidio y donde la cadena trófica habría colapsado. Los supervivientes, eso sí, en cuanto la capa de ozono se restableciera años después, tendrían una oportunidad de volver a colonizar el mundo.

brote-rayos-gamma

6. Desastre climático

Conocemos los efectos que el cambio climático tiene en el planeta y en las vidas que lo habitan. Pero hay uno que, pese a que los científicos alertan de que puede ocurrir en el futuro, no le damos importancia. Y es el de las corrientes oceánicas deteniéndose. El cinturón de corrientes oceánicas determina la circulación de los océanos e influye en la temperatura de las regiones por las que viaja.

Por el derretimiento del hielo ártico, la superficie del océano en el atlántico norte está pasando a tener mucha agua fría, algo que cada vez dificulta más su dilución y el proceso de hundimiento bajo la corriente cálida. En el momento en el que el agua ya no pueda hundirse, la corriente se detendrá, el sistema oceánico se desestabilizará, el clima caerá y, con él, nosotros. Habría un desastre climático en el que la naturaleza nos arrasará con eventos meteorológicos extremos y con una edad de hielo en el hemisferio norte.

desastre-climatico

7. Invasión extraterrestre

Sabemos que solo en la Vía Láctea podría haber 50 mil millones de planetas. Y aunque solo 1 de cada 1.000 planetas potencialmente habitables albergara vida, ya habría un millón de planetas con vida en nuestra galaxia. Sin embargo, la paradoja de Fermi habla de que debe haber un Gran Filtro que impida la consecución de una tecnología suficiente para dar el salto al viaje interestelar, especialmente en el sentido de que cualquier civilización se autodestruye antes de conseguir este progreso.

Pero, ¿y si una especie extraterrestre hubiera dado ese salto? Llevándonos una ventaja evolutiva de miles e incluso millones de años, si nos encontraran podrían suceder dos cosas. Que no les importáramos y que no tuvieran ningún interés en dar con nosotros o que, vieran en nosotros o en la Tierra algo que justificara un viaje interestelar y una invasión. Si esto sucediera, nuestra más avanzada tecnología armamentística sería algo arcaico para ellos. No habría nada que hacer. Seríamos exterminados por esta forma de vida, que convertiría la Tierra en su hogar. No vendrían por recursos. Vendrían a colonizar el mundo.

invasion-extraterrestre

8. Tercera Guerra Mundial

Si hubiera un conflicto geopolítico suficientemente grave como para desencadenar una Tercera Guerra Mundial, podríamos presenciar nuestro fin. Con cualquier error, podría desencadenarse una guerra nuclear en el que las 1.800 armas nucleares de Estados Unidos y Rusia destruirían la civilización tal y como la conocemos.

Decenas o cientos de armas nucleares serían detonadas en las capitales mundiales. Y los supervivientes verían cómo, en unos instantes y con cientos de millones de fallecidos en todo el mundo, la civilización ha caído. Y en este mundo despertaría una edad de hielo causada por el bloqueo de la luz solar. Solo quienes hubieran tenido acceso a búnkers podrían haber sobrevivido para, unos 20 años después, presenciar cómo la luz del sol resurge y, con ella, la vida.

tercera-guerra-mundial

9. Rebelión de la inteligencia artificial

Durante los últimos cincuenta años, la inteligencia artificial ha avanzado a pasos agigantados. Y con el desarrollo, la pasada década, del deep learning, todo ha explotado. Las máquinas ya no están ceñidas a algoritmos. Gracias a las redes neuronales, son capaces de calibrarse por sí mismas. En otras palabras: pueden aprender.

¿Hemos cometido un error al darles este poder a las máquinas? Nadie tiene una respuesta. Pero si una aleatoria secuencia de código hiciera que un sistema de IA naciera la singularidad, una situación en la que la inteligencia artificial será capaz de operarse a sí misma sin necesitar a los humanos, y la consciencia, podríamos presenciar nuestro fin.

Si nos vieran como trozos de carne que simplemente ocupan espacio o incluso como una amenaza, no dudarían en terminar con nosotros. Si esto ocurriera antes de lograr la alineación de la IA, congeniando los objetivos de la IA con los valores humanos y reduciendo su capacidad para dañar a los humanos u obtener el control de los medios de producción, la civilización podría caer con una rebelión de las máquinas.

rebelion-inteligencia-artificial

10. Colisión con un planeta errante

Los tirones gravitacionales de un agujero negro, las colisiones entre estrellas o la explosión en supernova de su estrella madre pueden hacer que un planeta salga despedido de su órbita, convirtiéndose en un planeta errante. Se cree que podría haber 100.000 veces más planetas nómadas que estrellas en la Vía Láctea. Y de estrellas en la Vía Láctea podría haber hasta 400.000 millones, por lo que estamos ante una cifra inimaginable de planetas que vagan sin rumbo por la galaxia.

¿Qué pasaría si el atroz azar hiciera que uno de estos mundos fuera atrapado por la gravedad del Sol y que, en su camino, se cruzara con la Tierra? La colisión con un planeta nómada de nuestro tamaño provocaría la total aniquilación de nuestro mundo. Y sin nada que hacer, dos titanes colisionarían con una fuerza inimaginable que destruiría instantáneamente la Tierra.

colision-planeta-errante

11. Succionado por un agujero negro

Se estima que aproximadamente 100 millones de agujeros negros vagan sin rumbo por la galaxia. Estos monstruos, en cuyo corazón se encuentra la singularidad y se rompen las leyes de la física tal y como conocemos, son el mayor terror del Universo. Con un poder gravitacional inmenso, ni siquiera la luz puede escapar de ellos.

Pero, ¿qué pasaría en el poco probable escenario de que uno de estos agujeros errantes pasara lo suficientemente cerca de la Tierra como para atraparla? El planeta quedaría atrapado por la gravedad del agujero negro y sería succionado hacia su horizonte de eventos para, en el camino, pulverizar el planeta. Y en cuanto los restos en forma de polvo que había sido la Tierra lo atravesaran, nos perderíamos para siempre en el corazón del agujero negro.

tierra-agujero-negro

12. El fin del Universo

En el último escenario, no hablamos del fin de la Tierra. Hablamos del fin de todo el Universo. La Teroría del Falso Vacío nos habla de cómo el campo de Higgs, el campo cuántico que da masa a las partículas, se encuentra en un estado metaestable, con un nivel de energía inferior al que podría caer. La teoría dice que, en cualquier instante, el campo de Higgs podría colapsar hasta su nivel de mínima energía.

Se crearía entonces en el Universo una esfera de vacío verdadero que se expandiría por todo el Cosmos a la velocidad de la luz y en todas direcciones, devorando toda la materia a su paso y haciendo desaparecer todo cuanto encontrara para toda la eternidad. Si esta burbuja llegara hasta nosotros, el fin sería instantáneo. No solo se destruiría la Tierra. Se destruirían todos los cimientos del Universo.

fin-universo
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies