¿Qué pasaría si impactara un meteorito en la Tierra? La ciencia nos da la respuesta

Cada año existe una ínfima pero real posibilidad de que un asteroide como el que provocó la extinción de los dinosaurios impacte de nuevo contra la Tierra. Pero, ¿qué sucedería? ¿Provocaría una desaparición de la humanidad?

que-pasaria-si-meteorito-impactara-tierra

Vivimos bajo la falsa ilusión de encontrarnos en un Universo hecho a la medida para nosotros. Pero esto no es así. La vida es algo muy frágil. Somos invitados en un Universo hostil que han encontrado, en un pequeño mundo, un resquicio de seguridad para creer que estamos a salvo del inevitable destino que aguarda para nosotros y para la Tierra.

El miedo al fin del mundo ha sido algo inherente a nuestra naturaleza humana desde los orígenes de la civilización. Todas las sociedades, sin importar eras o el territorio que ocuparan, se han preguntado cómo y cuándo va a ser el fin de los tiempos. Cientos de profetas a lo largo de la historia han intentado predecir el momento en el que nuestra existencia terminará.

Pero al fin y al cabo, a día de hoy y por suerte, es la ciencia la que tiene la última palabra. Y uno de los escenarios más posibles y a la vez más aterradores para encontrar un posible fin del mundo está en el impacto de un meteorito lo suficientemente grande como para provocar una extinción de la especie humana.

¿Y si un asteroide como el que provocó la desaparición de los dinosaurios volviera a impactar contra la Tierra? ¿Habría esperanza? ¿Qué pasaría con la humanidad? En este artículo y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a sumergirnos en el hipotético escenario de un meteorito impactando contra la Tierra para teorizar las consecuencias de esta catástrofe.

La quinta gran extinción masiva: el fin del reinado de los dinosaurios

Desde que la vida surgiera hace 3.800 millones de años, la Tierra ha vivido cinco grandes extinciones masivas. Pero, sin duda, la más famosa de todas ellas fue la última. Hace 66 millones de años, un meteorito de 12 km de diámetro impactó sobre la Tierra originando una explosión con una potencia 10.000 veces superior a todo el arsenal nuclear que hay a día de hoy en la Tierra.

Este suceso devastador provocó una reacción en cadena que derrumbó la cadena trófica del planeta y que hizo que el 75% de las especies del mundo desaparecieran. La del cretácico-terciario fue la última gran extinción. Aquella que supuso el fin del reinado de los dinosaurios y el inicio de la era de los mamíferos, culminando con la aparición, hace ahora 200.000 años, del Homo Sapiens, el ser humano.

Y aunque, de nuevo, vivamos en la inocencia de que algo así no puede volver a suceder, lo cierto es que al Universo no le importa que la Tierra esté habitada por dinosaurios o por seres humanos. Si el azar así lo decide, la historia puede volver a repetirse. Cada día, entran en la Tierra 100 toneladas de material procedente de asteroides. Pero prácticamente todos son tan pequeños que se desintegran en el viaje a través de la atmósfera.

Ahora bien, cada año existe una probabilidad del 0,000001% de que un asteroide como el de la quinta extinción masiva colisione con la Tierra. Es una posibilidad ínfima, pues tienen que reunirse infinitud de condiciones para que las órbitas de ambos cuerpos se alineen a la perfección. Pero aun así, es suficiente como para que esto ocurra cada entre 50 y 60 millones de años. Y ya hace 66 de la última vez…

Nota: a partir de este momento, vamos a ambientar el artículo en un hipotético futuro, concretamente el año 2032, no porque haya ningún riesgo de impacto de meteorito ese año, sino para conseguir una ambientación donde se pueda relatar mejor la situación en la que tal catástrofe puede ocurrir.

extincion-dinosaurios

Un monstruo en el cielo

13 de marzo de 2032. Astrónomos del Observatorio Nacional de Kitt Peak, un observatorio ubicado en el desierto de Sonora, en Estados Unidos en el que se descubrió, en diciembre de 2004, el asteroide Apofis, que pasó muy cerca de la tierra en el año 2029, realizando tareas de inspección rutinarias, descubren algo extraño en el cielo.

El equipo de científicos, que tenían bien localizados los 20.000 NEOs, aquellos objetos que orbitan alrededor del Sol y cuya órbita pasa cerca de la Tierra, conocedores de que siempre hay un ligero riesgo de que un asteroide de período muy largo haya pasado inadvertido, encienden todas las alarmas internacionales. Hay algo ahí fuera que se está acercando.

Y en cuanto analizan los datos, se les hiela la sangre. El asteroide, de 12 km de diámetro, va a impactar contra la Tierra. Un monstruo igual que el que provocó la extinción de los dinosaurios, está en rumbo directo hacia la Tierra a 30 kilómetros por segundo. Es demasiado tarde para actuar. No hay nada que hacer. La humanidad está condenada.

Entramos ahora en el terreno de la suposición. ¿Cómo actuarían las autoridades? ¿Nos avisarían sabiendo que, durante el tiempo que quedara, se desataría la anarquía? ¿O simplemente silenciarían la verdad? ¿Qué harías si supieras que en un mes, tres meses o un año, todo terminaría? Que estas preguntas queden abiertas.

asteroide-tierra

El impacto del asteroide: ¿qué ocurriría?

Ciudad de México. 2 de junio de 2032. Han pasado más de dos meses desde el descubrimiento del asteroide. Los más de 8 millones de habitantes de Ciudad de México, igual que el resto del mundo, a quien no se les ha comunicado el porvenir de la Tierra, siguen con su vida. Pero entonces, de repente, ven una bola de fuego. Un segundo Sol en el cielo. El asteroide ha llegado a la Tierra y está a punto de impactar en el mismo lugar que lo hizo 66 millones de años antes, en Chicxulub, la península de Yucatán. La historia se está repitiendo.

En su descenso, el asteroide perforaría la atmósfera de la Tierra, abriendo un agujero en ella que permitiría ver el espacio en medio del cielo como si de un agujero negro se tratara. Pero este espectáculo, en pocos instantes, se convertiría en el apocalipsis. El asteroide, de 12 km, impacta sobre el océano, liberando una energía equivalente a 8 mil millones de bombas atómicas como la de Hiroshima.

Durante varios minutos, el asteroide destrozaría la corteza oceánica, perforando la tierra hasta una profundidad de más de 30 kilómetros y abriendo un cráter de 160 kilómetros de diámetro. La Tierra acaba de ser golpeada por un destructor de mundos. Y apenas 10 segundos después del impacto, se desencadenaría la reacción en cadena.

Una onda de energía sería liberada en todas las direcciones a más de 1.000 kilómetros por hora y a una temperatura de 5.500 grados. La misma temperatura que la superficie del Sol. No lo ves. Pero lo sientes. Todo es abrasado por una onda energética que inunda todo, a 400 kilómetros a la redonda, en un infierno. Toda la población de México muere al instante.

Entonces, miles de toneladas de rocas se proyectan a la atmósfera y todo el material vaporizado, una vez en las capas altas de la misma, se condensa en cristales que se dispersarán por todo el mundo al tiempo que la propia atmósfera, por la energía liberada, empieza a calentarse e irradiar calor. A prácticamente 1.000 kilómetros a la redonda, todo se va prendiendo. La propia atmósfera de la Tierra es un infierno.

Paralelamente, ha llegado la onda expansiva. Una onda de choque hiperveloz se está desplazando a 1.400 kilómetros por hora. Un viento supersónico que no solo representará el sonido más fuerte jamás registrado, sino que destrozará los órganos internos de todas aquellas personas que sean expuestas a ella.

Fruto del impacto equivalente a 100 millones de megatoneladas de TNT, la propia Tierra empezará a temblar. Y como si de una reacción en cadena se tratara, se desencadenarán cientos terremotos por todo el mundo de 10,8 en la escala Richter, más de un punto superior al más intenso registrado en la historia de la humanidad. Los edificios de las grandes ciudades colapsarán al tiempo que los efectos del impacto empezarán a ser globales.

El calor de la atmósfera llega a Europa, Asia y África, con un cielo que tomará extraños colores pero que empezará a incinerarlo todo como estaba ocurriendo en el continente americano, que, volviendo a él, sufrirá la siguiente gran consecuencia. Los tsunamis. El impacto sobre el océano del asteroide ha desencadenado decenas de tsunamis de más de 100 metros de altura que van a llegar inevitablemente a tierra.

Sin escapatoria posible, las localidades de las costas de México y Estados Unidos van a sufrir el impacto de olas gigantes que lo destrozarán absolutamente todo, ahogando a la población. Países enteros van a quedar sumergidos. En pocas horas, la Tierra ha dejado de ser nuestro hogar. Y todo por una roca. Pero lo peor está por venir.

meteorito-impacto-tierra

El invierno del mundo: ¿hay esperanza?

Tras esta catástrofe, la luz solar, por todos los escombros liberados en el impacto, quedaría bloqueada y la fotosíntesis se detendría. Y al tiempo que a cadena trófica se derrumba, empezaría a llover ácido sulfúrico por todo el mundo a unas concentraciones que harían que la lluvia corroyera edificios y monumentos y que los reservorios de agua se hicieran tóxicos.

En los meses siguientes, el bloqueo de la luz solar derivará en un enfriamiento global en el que la temperatura media del planeta descenderá más de 50 grados. Sobrevivir al impacto quizás haya sido la peor fortuna. Nadie puede saber en qué derivará esta situación, hasta qué punto nos destruiremos los unos a los otros para sobrevivir en un mundo hostil o cuánto tiempo tardará el mundo y la civilización en reconstruirse.

Pero las predicciones más optimistas estiman que solo 1 de cada 10 seres humanos viviría para presenciar el momento en el que, años después, el clima volviera a estabilizarse. Y para entonces, poco quedaría de aquello que llamábamos hogar. La Tierra a merced de una roca. Como la última vez. Y aunque este haya sido un escenario hipotético, no debemos olvidar que cada día hay un riesgo que, si bien es ínfimo, nos puede llevar a experimentar este apocalipsis.

invierno-despues-asteroide
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies