Los 16 tipos de calendarios (y sus características)

Las distintas culturas del mundo, a lo largo de la historia, han creado su propia manera de contar el paso del tiempo. Siendo algo tan relativo, hay muchos calendarios distintos. Veámoslos.
Tipos calendarios

Los 16 tipos de calendarios (y sus características)

Las distintas culturas del mundo, a lo largo de la historia, han creado su propia manera de contar el paso del tiempo. Siendo algo tan relativo, hay muchos calendarios distintos. Veámoslos.

El tiempo es una invención humana. Y es que aunque realmente el tiempo sea una dimensión más del Universo, que lleva fluyendo desde el momento del Big Bang hace ahora 13.800 millones de años, hemos sido nosotros los que hemos ido catalogando los lapsos de tiempo en segundos, minutos, semanas, meses, años, siglos…

Dividir el tiempo y ordenarlo ha sido una necesidad ya desde las primeras civilizaciones humanas, pues es imprescindible ya no solo para organizar tareas diarias, sino para ser conscientes de nuestra historia y poder prever cuándo ocurrirán determinados fenómenos naturales, como por ejemplo el solsticio de verano.

Sea como sea, si bien el mundo occidental se rige por un calendario que divide el año en 12 meses y según el cual vivimos en el año 2020 (año en el que se escribe este artículo), ya no solo es que esto sea subjetivo, sino que distintas culturas del mundo usan calendarios muy distintos al nuestro.

En el artículo de hoy, pues, nos embarcaremos en un viaje a lo largo de la historia y del mundo para encontrar los principales tipos de calendarios que la humanidad ha usado (o usa) para controlar el paso del tiempo.

¿Qué calendarios existen en el mundo?

Un calendario es, a grandes rasgos, un sistema de división del tiempo en días, semanas, meses y años de acuerdo a criterios astronómicos, generalmente por la posición de la Tierra respecto al Sol o respecto a la Luna, que permite organizar cronológicamente cualquier actividad humana.

Viendo su subjetividad y teniendo en cuenta que crearlos ha sido una necesidad humana primitiva, no es de extrañar que, considerando que las distintas culturas han estado incomunicadas hasta hace relativamente poco, haya una enorme variedad de calendarios.

Después de una extensa búsqueda, estos son los que, por uso extendido e importancia histórica, seguramente sean más importante. Ha habido muchos más a lo largo de la historia, pero es imposible rescatarlos todos. Sin más preámbulos, empecemos nuestro viaje.

1. Calendario gregoriano

El calendario es el que se usa en el mundo occidental y, por lo tanto, de mayor aceptación en todo el mundo. Impuesto por el papa Gregorio XIII en el año 1852, el calendario gregoriano busca un equilibrio casi perfecto con el año solar (tiempo que tarda la Tierra en dar la vuelta a nuestra estrella), que es de 365,2425 días. Como bien sabemos, consta de un total de 12 meses. Once de ellos de 30 ó 31 días y uno de 28 días (febrero), que cada cuatro años tiene 29 días, lo que permite equilibrar precisamente con el año solar. De todos modos, el ajuste no es perfecto y se estima que, dentro de unos 3.000 años, nos habremos desviado de un día respecto al Sol.

2. Calendario juliano

El calendario juliano era el que se utilizaba antes del gregoriano. Establecido en honor a Julio César, entró en escena en el año 45 a.C. Tenía un año dividido en 12 meses y, al igual que el gregoriano, tenía un día bisiesto en febrero cada cuatro años. De todos modos, con este se perdía un día cada 129 años, pues no coincidía tanto con el año solar. Con la reforma gregoriana, se corrigió este error y ahora solo se pierde un día cada 3.000 años.

3. Calendario romano

El calendario romano era el que se utilizaba en la Antigua Roma antes de la implantación del juliano. De acuerdo a él, el año constaba de 10 meses, cuatro de ellos de 31 días y seis de 30 días, dando lugar a un año de 304 días. Además, el año empezaba el 1 de marzo.

4. Calendario maya

El calendario maya es muy complejo y totalmente distinto a los que se dieron en Europa. Esta antigua civilización creo, en el año 3372 a.C., un calendario que ligaba el paso del tiempo real (de acuerdo al movimiento respecto al Sol) con sus creencias divinas. En este sentido, en el calendario se superponían los 365 días astronómicos (el año Haab) con los 260 días de su año sagrado (el año Tzolkin). Estos años formaban ciclos, haciendo que el calendario se repitiera cada 52 años. Como curiosidad, el calendario maya terminaba el 21 de diciembre de 2012, de ahí que se llegara a decir que era la fecha del fin del mundo.

Calendario maya

5. Calendario azteca

El calendario azteca se descubrió en una enorme piedra de 3,60 metros de altura en el año 1790 y, más que un calendario, es un tratado de astronomía y filosofía. Sus interpretaciones todavía no están muy claras, aunque parece ser que, resumiéndolo mucho, dividían su año sagrado de 260 días en 13 meses de 20 días cada uno.

6. Calendario budista

El calendario budista tiene su origen en el nacimiento de Buda, en año 543 a.C. Desde entonces, se ha usado en los países del sudeste de Asia. Este calendario se basa en la posición respecto tanto a la Luna como al Sol, aunque su falta de sincronía hace que se pierda un día cada 60 años. De acuerdo a este calendario, el año nuevo es el 3 de febrero.

7. Calendario hindú

El calendario hindú es el conjunto de todos los calendarios de la India, de los cuales existen muchos tipos con características particulares. De acuerdo a este calendario, estamos en el año 1942, pues el año 0 de este calendario está establecido como el año 78 d.C. del gregoriano.

8. Calendario griego

El calendario griego constaba de 12 meses, los cuales tenían una duración de 29 ó 30 días de forma alternada. A este año, que tenía una duración de 354 días, se le añadía, para coincidir con el año solar, un nuevo mes (un total de 13) cada tres, seis y ocho años; y a partir de ahí, otra vez cada tres, seis y ocho.

9. Calendario babilónico

El calendario babilónico era de tipo lunar, por lo que medía el tiempo tomando como base los ciclos de la Luna. Un año babilónico estaba constituido por 12 meses de 30 días y simplemente añadían meses extras cuando la pérdida de días hacía que no coincidieran los meses con las estaciones de siembra.

10. Calendario egipcio

Realizado en el año 4241 a.C., fue el calendario usado en el Antiguo Egipto y, sin duda, una de las mayores contribuciones (que es decir mucho) de los egipcios al futuro de la humanidad. Constaba de 12 meses de 30 días y un extra de 5 días festivos para hacer coincidirlo con el año solar.

Calendario egipcio

11. Calendario chino

El calendario chino es de tipo tanto lunar como solar, a diferencia del gregoriano, donde solo importa el Sol. En este sentido, además de tener 12 meses de 30 días y otros de 29 días, el año nuevo chino se celebra con la primera luna nueva después de que el Sol pase por la constelación de Acuario, algo que sucede entre el 21 de enero y el 17 de febrero. De acuerdo a este calendario, actualmente (2020 para el calendario gregoriano) estamos en el año 4718.

12. Calendario persa

El calendario persa tiene su origen en el año 800 a.C similar al gregoriano, aunque en este caso el año no empieza el 1 de enero, sino que lo hace en el equinoccio de otoño, que sucede entre el 22 y el 23 de septiembre. El año constaba de 360 días (más 5 extras) divididos en 12 meses.

13. Calendario musulmán

El calendario musulmán es de tipo lunar, por lo que no se basa en el movimiento alrededor del Sol. En este sentido, el año musulmán se divide en 12 meses lunares, formando ciclos de 32 años. Para este calendario, el año 0 es el año 622 del calendario gregoriano, cuando Mahoma huyó de la Meca. En este sentido, para el calendario musulmán, este año 2020 es el año 1441.

14. Calendario tailandés

El calendario tailandés fue adoptado en Tailandia por un rey en 1888 y es muy similar al gregoriano, aunque se basa en los principios del budista. Y es que para ellos, el año 0 es el 543 a.C. del gregoriano, que es cuando murió Buda. En este sentido, este año 2020, para el calendario tailandés, es en realidad el 2563.

15. Calendario inca

El calendario inca fue de creación imprescindible para esta civilización, que dependía enormemente de la agricultura para sobrevivir. Tenían un año de 360 días divididos en 12 meses de 30 días a los que se le añadían 5 días extras cuando terminaba el año, pero su verdadera característica diferencial es que cada mes correspondía a un fenómeno de la naturaleza concreto.

16. Calendario tibetano

El calendario tibetano es de tipo solar y lunar y sus años tienen siempre el nombre de un animal y el de un elemento. Además, va 127 años por delante del gregoriano, pues su año 0 fue cuando se coronó al primer rey del Tíbet, cosa que sucedió el año 127. En este sentido, el 2020, para el calendario tibetano, es el año 2147, que es el año del ratón de hierro.

Referencias bibliográficas

  • Aubanell, A. (2009) “Un paseo por el origen del calendario y del Sistema Métrico”. XIV JAEM.
  • Longstaff, A. (2005) “Calendars from around the World”. National Maritime Museum.
  • Banwo, A.O. (2014) “Historical Analysis of Calendars-Chinese Calendars and World Calendars”. Asian Journal of Research in Social Sciences and Humanities.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.