Las 7 diferencias entre Gastritis y Gastroenteritis (explicadas)

La gastritis y la gastroenteritis son dos enfermedades que, por sus nombres y sintomatología, tienden a confundirse. Pero no son lo mismo. Veamos las bases clínicas de cada una de ellas y sus diferencias.

diferencias-gastritis-gastroenteritis

El sistema digestivo es uno de los trece sistemas del cuerpo humano y consiste en el conjunto de órganos y tejidos que, pese a ser distintos en lo que a fisiología y morfología se refiere, trabajan de forma conjunta y coordinada para permitir la digestión de los alimentos, un proceso clave en los seres vivos heterótrofos para obtener la energía y materia necesarias para vivir.

Este sistema digestivo está formado por muchas estructuras diferentes, pero, sin dudas, el estómago y los intestinos son unas de las más importantes. El estómago es el centro del sistema digestivo y el que permite que los alimentos sean degradados en moléculas nutritivas asimilables para nuestras células. Y los intestinos, por su parte, divididos en intestino delgado (6-7 metros) e intestino grueso (1’5 metros) se encargan de absorber estos nutrientes y de formar las heces.

Ahora bien, la relación digestiva entre ambos órganos es tan estrecha que, muchas veces, cuando hay problemas en ellos, es difícil determinar si hay una afectación al estómago o a los intestinos. Y esta confusión se hace especialmente relevante cuando hablamos de la gastritis y de la gastroenteritis, dos enfermedades digestivas que no solo se parecen en nombre, sino en sintomatología.

Por ello y para despejar todas las dudas que puedas tener, en el artículo de hoy y, como siempre de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a describir las bases clínicas de ambas patologías y, sobre todo, a presentar las principales diferencias entre la gastritis y la gastroenteritis en forma de puntos clave. Vamos allá.

¿Qué es la gastritis? ¿Y la gastroenteritis?

Antes de entrar en profundidad con sus diferencias, es muy importante (e interesante) que nos pongamos en contexto y comprendamos su naturaleza individualmente. De este modo, tanto el origen de su confusión como sus bases clínicas específicas empezarán a quedar mucho más claras. Veamos, pues, qué es exactamente la gastritis y qué es la gastroenteritis.

Gastritis: ¿qué es?

La gastritis es una enfermedad estomacal que consiste en una inflamación del revestimiento mucoso interno del estómago. Se trata de un concepto que engloba todo un grupo de patologías que cursan con procesos inflamatorios del epitelio estomacal. Por tanto, e importante para después la diferenciación, es una patología limitada al estómago.

Se trata de una enfermedad que, si bien no siempre cursa con sintomatología, cuando aparecen los síntomas estos suelen consistir en dolor estomacal, ardor en el estómago, náuseas, vómitos, sensación de saciedad rápida e indigestión. Por regla general, la gastritis no es una patología grave.

En su manifestación aguda, la inflamación del revestimiento interno del estómago aparece de forma súbita, generalmente como consecuencia de una infección bacteriana (aunque también puede ser de origen vírico e incluso, en casos excepcionales, micótico) y más concretamente por parte de la bacteria Helicobacter pylori, una de las pocas especies patógenas capaces de resistir la acidez del estómago.

Ahora bien, en caso de no tratar esta gastritis aguda con antiácidos y, en caso de que sea de origen bacteriano, con la administración de antibióticos, esta puede evolucionar hacia una gastritis crónica, que ya es una situación más grave. Y es que cuando la gastritis se cronifica y la inflamación del revestimiento estomacal se prolonga demasiado en el tiempo, es posible que esta patología derive en úlceras gástricas, hemorragias estomacales e incluso cáncer de estómago.

Por ello, pese a que, repetimos, la gastritis no suele ser un problema grave, en caso de que se cronifique y sea intensa, sí que habrá que recibir ayuda médica con la administración de medicamentos que reducen la producción de ácido mientras se cura la causa de fondo, que suele ser una infección bacteriana no tratada.

que-es-gastritis

Gastroenteritis: ¿qué es?

La gastroenteritis es una enfermedad intestinal que consiste en una inflamación simultánea del revestimiento mucoso interno del estómago y del intestino. Por tanto, es una patología donde además de un proceso inflamatorio gástrico, hay una afectación intestinal. Es un trastorno generalmente infeccioso causado por la colonización por parte de virus, bacterias o parásitos de la membrana interna del estómago y de los intestinos.

Se trata de una de las patologías más comunes en todo el mundo y, siendo conocida también como enfermedad diarreica, sigue siendo la segunda principal causa de muerte en menores de cinco años, pues, especialmente en países subdesarrollados, sigue provocando más de 520.000 defunciones anuales entre la población infantil.

De todos modos, suele tratarse de una enfermedad que no suele alargarse más de siete días y que el organismo supera sin mayores complicaciones (aunque en la población de riesgo hay que vigilar más) y en la que la sintomatología se debe a la afectación principalmente intestinal, con síntomas de fiebre, dolor abdominal, diarrea, vómitos y, por los problemas en la absorción de nutrientes y agua, una deshidratación que, en la población de riesgo (bebés, niños, ancianos e inmunodeprimidos), es la que puede derivar en complicaciones.

La forma más común es la gastroenteritis vírica, que, de hecho, es la enfermedad más contagiosa del mundo. En esta, que suele ser de transmisión alimentaria, especialmente dos especies de virus (Rotavirus y Norovirus) infectan las células de los intestinos y provocan la inflamación. Y al tratarse de una infección viral, no hay tratamiento posible. Hay que esperar a que el organismo combata al virus.

Ahora bien, también puede ser bacteriana (más leve pero más duradera que la vírica), parasitaria (es poco común y representa menos del 10% de los casos, siendo prácticamente todos en países subdesarrollados) e incluso no infecciosa, pues la inflamación de los intestinos también puede ocurrir como consecuencia de trastornos autoinmunes (como la enfermedad de Crohn) o como efecto secundario de la administración de ciertos medicamentos.

que-es-gastroenteritis

Gastroenteritis y gastritis: ¿en qué se diferencian?

Tras haber analizado las bases clínicas de ambas patologías, seguro que las diferencias entre ellas han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información con un carácter más visual o esquemático, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre gastritis y gastroenteritis en forma de puntos clave. Empecemos.

1. La gastritis afecta solo al estómago; la gastroenteritis, también a los intestinos

La diferencia más importante. La gastritis es una enfermedad estomacal, por lo que la inflamación del revestimiento mucoso se limita exclusivamente a las paredes gástricas. No hay afectación a los intestinos, solo al estómago. En cambio, en la gastroenteritis, se observa una inflamación no solo del estómago, sino también de las paredes del intestino delgado.

2. La gastroenteritis cursa con diarrea; la gastritis, no

La gastritis muchas veces cursa sin sintomatología. Y cuando lo hace (ya hemos visto sus síntomas), hay un signo clínico que no se observa y que sí que está siempre presente en la gastroenteritis: la diarrea. De hecho, esta gastroenteritis se conoce también como enfermedad diarreica ya que, debido a los problemas en la absorción de nutrientes y de agua a nivel intestinal (algo que no ocurre en la gastritis), uno de los síntomas más representativos es esta diarrea.

3. La gastritis infecciosa suele ser bacteriana; la gastroenteritis infecciosa, vírica

Tanto la gastritis como la gastroenteritis pueden tener causas no infecciosas, pero cuando hablamos de aquellos casos originados por infecciones, hay una diferencia clara. Y es que mientras que la gastritis suele ser de origen bacteriano (principalmente por Helicobacter pylori), la gastroenteritis tiende a ser de origen vírico. Esto explica que, mientras que la gastritis suele poder tratarse con antibióticos, en la gastroenteritis debemos esperar que el cuerpo supere la infección.

gastritis-gastroenteritis-diferencias

4. La gastroenteritis es más común que la gastritis

Tanto el hecho de que sea más difícil (por la simple acidez del estómago) una infección de las paredes gástricas como el hecho de que muchos casos cursen sin sintomatología, la gastritis es una enfermedad menos común que la gastroenteritis. Las cifras no se conocen con exactitud, pero está claro que la gastroenteritis, con unos 1.700 millones de casos anuales, tiene una incidencia mayor.

5. La gastritis puede cronificarse; la gastroenteritis, no

La gastroenteritis es una enfermedad que suele superarse por sí sola en aproximadamente una semana sin mayores complicaciones y, más allá de controlar la deshidratación, sin necesidad de tratamiento. En cambio, en la gastritis bacteriana no tratada, hay riesgo de que la situación se cronifique, algo que puede derivar en complicaciones severas como úlceras gástricas, hemorragias e incluso cáncer de estómago.

6. La gastroenteritis suele acarrear más complicaciones

Ahora bien, que no se cronifique no significa que la gastroenteritis no pueda ser peligrosa. De hecho, en términos generales, es más grave que la gastritis. Y es que si bien en esta última las complicaciones son poco comunes y casi exclusivas de casos crónicos, un caso agudo de gastroenteritis puede, especialmente en la población de riesgo (bebés, niños, ancianos e inmunodeprimidos), ser grave.

Y es que además de cursar con fiebre, la gastroenteritis puede derivar en una deshidratación severa que, en esta población de riesgo, es potencialmente mortal. Esto explica que en países subdesarrollados, la gastroenteritis siga siendo, con 520.000 muertes anuales, la segunda principal causa de muerte en menores de 5 años.

7. La gastritis se trata con antiácidos; la gastroenteritis, no

La gastritis se trata con antiácidos que reducen la acidez del estómago para así aliviar la sintomatología y, en caso de que sea necesario, con antibióticos para superar la infección bacteriana. En cambio, para la gastroenteritis no se recetan antiácidos. Simplemente se controla el progreso de la patología bebiendo mucho líquido y, si es bacteriana o parasitaria, con medicamentos.

medicamentos-gastritis
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies