Las 20 principales enfermedades transmitidas por animales (zoonosis)

Las enfermedades no solo se propagan entre humanos. Los animales también pueden transmitirnos distintos patógenos.
Zoonosis

Cuando caemos enfermos solemos pensar que ha sido porque otra persona nos ha pasado sus gérmenes. Esto en muchos casos es verdad, aunque generalmente tendemos a pasar por alto que quizás quien nos ha contagiado no ha sido otro ser humano, sino un animal.

De hecho, 6 de cada 10 veces que enfermamos es porque un animal nos ha transmitido algún patógeno. Esto es más de la mitad, y teniendo en cuenta que aplicar medidas de prevención en animales es mucho más complicado que en personas, la problemática de la transmisión de patógenos a través de los animales es un problema de salud pública a nivel mundial.

En este artículo presentaremos las 20 enfermedades transmitidas por animales más importantes en el mundo, tanto por su elevada incidencia como por su gravedad.

¿Qué es una zoonosis?

Una zoonosis es toda enfermedad propia de un animal concreto que accidentalmente es contagiada a un ser humano, donde el patógeno empieza a desarrollarse y a causarle daños.

Los animales pueden transmitir todo tipo de patógenos, tanto bacterias, virus como hongos. Uno de los principales problemas es que los animales pueden parecer perfectamente sanos pero si se da un contacto con un ser humano, estos gérmenes pueden provocarle una infección.

La variedad de enfermedades zoonóticas es muy amplia, pues sus características dependen tanto del animal que las transmite como del patógeno en cuestión. Las afecciones que causan pueden ser leves, moderadas o graves e incluso provocar la muerte de la persona.

¿Cómo pasa el patógeno del animal al humano?

Existen distintas maneras que pueden permitir que el patógeno salte del animal al humano y le provoque una enfermedad. Estas formas de contagio se clasifican de la siguiente manera.

1. Contacto directo

La persona entra en contacto con fluidos del animal que contienen el patógeno, como por ejemplo saliva, orina, sangre, heces, mucosas…

Es especialmente peligroso cuando se trata de mascotas infectadas, pues los amos suelen estar en contacto estrecho con ellas. También se suelen producir por arañazos o mordiscos de animales salvajes o de compañía.

2. Contacto indirecto

El contacto no se da con el animal, sino con las áreas y las superficies en los que este se encuentra. Al moverse, el animal ha dejado encima de los objetos del medio sus gérmenes, y un humano al tocarlos permite que el patógeno llegue a su cuerpo.

Las formas más típicas de contagiarse de esta manera es entrar en los hábitats de las mascotas, en granjas, suelo en el que pasturan los animales y tocar los cuencos donde las mascotas comen y beben.

3. A través de vectores

Aquí se incluyen todas esas enfermedades de las que nos contagiamos cuando nos muerde una garrapata o una pulga o nos pica un mosquito.

4. De transmisión alimentaria

Comer alimentos contaminados es una de las principales causas de enfermedad en el mundo. Cuando comemos algo que procede de un animal con gérmenes, estos pueden llegar a nuestro interior. De ahí la importancia de la seguridad alimentaria y de cocinar correctamente los alimentos en casa.

Las formas más típicas de contagio son el consumo de carne cruda con patógenos, leche sin pasteurizar, huevos poco cocinados y frutas y verduras contaminadas con heces de animales enfermos.

Las 20 zoonosis más importantes en el mundo

Habiendo definido ya qué es una zoonosis y de qué maneras se puede producir, a continuación presentamos algunas de las enfermedades transmitidas por animales más comunes en el mundo, analizando sus causas y sus síntomas.

1. Rabia

La rabia es una enfermedad causada por un virus de la familia de los Rabdovirus que es transmitido por perros, gatos y roedores y que llega a los humanos por contacto directo, generalmente un mordisco.

Los síntomas son los siguientes: salivación excesiva, alucinaciones, insomnio, parálisis facial, fiebre, vómitos, hidrofobia (miedo al agua), confusión, hiperactividad, etc.

Una vez la persona empieza a mostrar los síntomas, hay poca cosa a hacer, pues la enfermedad acaba resultando mortal. Es por eso que las personas con riesgo de contagio deben vacunarse para evitar esta infección.

2. Enfermedad del arañazo de gato

La enfermedad del arañazo de gato es, como su propio nombre indica, una zoonosis que se produce por contacto directo a causa de un arañazo de gato, generalmente de crías. Está provocada por una bacteria llamada “Bartonella henselae”.

Los síntomas son los siguientes: aparición de protuberancias o ampollas en el sitio de la lesión, inflamación de los ganglios linfáticos, malestar general, fatiga y, en ocasiones, fiebre. A no ser que el sistema inmune esté debilitado, esta enfermedad no suele ser grave y el tratamiento con antibióticos es suficiente.

3. Enfermedad de Lyme

La enfermedad de Lyme es una zoonosis provocada por la mordedura de una garrapata, que puede contagiarnos con cuatro tipos distintos de bacterias dependiendo del área geográfica, aunque suele estar presente solo en zonas con mucho bosque.

El primer síntoma es la aparición de una pequeña protuberancia roja en el lugar de la mordedura. Pasados varios días, se expande en forma de sarpullido y llega a ocupar más de 30 cm. Esta fase ya suele estar acompañada de fiebre, fatiga, escalofríos y rigidez de cuello. El tratamiento con antibióticos es efectivo para evitar el desarrollo de complicaciones más graves.

4. Tiña

La tiña es una enfermedad provocada por un hongo que se puede transmitir de muchas maneras distintas. Una de ellas es mediante un proceso de zoonosis, siendo las mascotas (y en especial los gatos) los portadores más comunes.

El hongo afecta a la piel, y su sintomatología depende de la parte infectada de esta, aunque suele estar caracterizada por la presencia de zonas escamosas en la piel. No tiende a derivar en enfermedades más graves ya que los hongos generalmente no pasan más allá de la piel, aunque hay cremas antifúngicas que matan al patógeno.

5. Campilobacteriosis

La campilobacteriosis es una zoonosis muy común que suele llegar a los humanos a través del consumo de alimentos contaminados, especialmente carne de ave cruda o poco cocinada. Está causada por la bacteria “Campylobacter”.

A pesar de que a veces no hay síntomas, cuando estos surgen lo hacen entre 2 y 5 días después del consumo de la carne y suelen ser los siguientes: diarrea (a veces con sangre), calambres, fiebre, náuseas, vómitos, dolor abdominal, fatiga, etc. Muchas veces suele curarse por sí sola, aunque en casos más graves se puede tratar con antibióticos.

6. Leptospirosis

La leptospirosis es una enfermedad zoonótica causada por una bacteria llamada “Leptospira” que llega a las personas generalmente por el consumo de agua contaminada con orina de animales infectados, aunque también puede suceder por contacto directo.

Los síntomas, que pueden tardar hasta un mes en aparecer, son los siguientes: náuseas, vómitos, diarrea, dolor muscular, fiebre, tos seca y dolor de cabeza. Los tratamientos con antibióticos son efectivos para eliminar la bacteria y se evitan complicaciones graves como la meningitis.

7. Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad zoonótica causada por el parásito “Toxoplasma gondii”, el cual llega a los humanos a través de distintos animales. Las personas pueden contagiarse por contacto indirecto con mascotas (especialmente gatos) o por comer carne cruda de cordero o cerdos contaminados.

Puede no haber síntomas, aunque cuando los hay son los siguientes: inflamación de los ganglios linfáticos, dolor de cabeza, fiebre, dolor muscular, dolor de garganta, etc. La gente sin síntomas no requiere tratamiento, pues acaba remitiendo por sí sola, pero hay medicamentos que matan al parásito.

8. Leishmaniasis

La leishmaniasis es una enfermedad zoonótica provocada por un protozoo (organismos unicelulares) que se transmite a los humanos por la picadura de los simúlido hembra, una especie de insectos similares a los mosquitos pero de cuerpo más redondo.

Los síntomas de esta enfermedad son los siguientes: aparición de llagas en la piel, congestión y hemorragias nasales, dificultad para tragar y respirar y desarrollo de úlceras en la boca. El tratamiento con medicamentos es efectivo, aunque puede requerir cirugía facial si las llagas en la cara han causado muchos problemas.

9. Sarna

La sarna es una enfermedad dermatológica provocada por “Sarcoptes scabiei”, un pequeño ácaro que se transmite por el contacto piel con piel entre humanos pero que también puede contagiarse a través de los animales.

La principal sintomatología de la sarna es picazón intensa en las zonas de la piel que el ácaro ha mordido, la cual se acrecienta durante la noche. Los tratamientos se aplican encima de la propia piel y consiguen eliminar los parásitos y sus huevos.

10. Salmonelosis

La salmonelosis es una enfermedad zoonótica provocada por la bacteria “Salmonella”, la cual llega a las personas después del consumo de agua o alimentos (huevos y carne roja o blanca) contaminados por heces de animales infectados.

No siempre hay síntomas, aunque la bacteria puede provocar una gastroenteritis con la siguiente sintomatología: vómitos, náuseas, diarrea, fiebre, sangre en las heces, escalofríos, calambres en el abdomen, dolor de cabeza, etc.

11. Hidatidosis

La hidatidosis es una enfermedad zoonótica causada por un helminto (similares a los gusanos) conocido como “Echinococcus granulosus”, el cual llega a los humanos por contacto directo con perros infectados o por ingestión de verduras o agua contaminadas con huevos del parásito.

Cuando el parásito infecta a los humanos se desplaza generalmente al pulmón o al hígado y se enquista, dando lugar a un quiste hidatídico. Este puede no dar síntomas hasta pasados 10 años, aunque al final provoca los siguientes: si es en el pulmón, esputo con sangre, tos y dolor en el pecho; si es en el hígado, dolor abdominal e inflamación del abdomen. Los medicamentos antiparasitarios son efectivos, aunque si el quiste es demasiado grande puede requerir cirugía.

12. Malaria

La malaria es una enfermedad zoonótica causada por el parásito “Plasmodium”, que llega a los humanos a través de la picadura de un mosquito.

Afecta de forma casi exclusiva al continente africano, donde el parásito infecta cada año a más de 200 millones de personas y es responsable de unas 400.000 muertes.

Sus síntomas más comunes son los siguientes: anemia (ya que el parásito infecta los glóbulos rojos de la sangre), fiebre, escalofríos, sangre en las heces, convulsiones, vómitos, náuseas, diarrea, etc. La hospitalización es imprescindible, pues de lo contrario puede acabar provocando un fallo multiorgánico que conduce al coma y en última instancia a la muerte.

13. Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad zoonótica transmitida a los humanos también por la picadura de un mosquito, aunque en este caso el agente causal es un virus. Es común en Sudamérica y África Subsahariana.

Los síntomas son los siguientes: fiebre, dolor de cabeza, arritmias (irregularidades en los latidos del corazón), delirios, convulsiones, disminución del número de micciones, enrojecimiento de ojos, cara y lengua, etc. Del mismo modo que la malaria, sin la aplicación rápida de un tratamiento adecuado, la fiebre amarilla suele resultar mortal.

14. Encefalopatía espongiforme bovina

La encefalopatía espongiforme bovina, conocida popularmente como la “enfermedad de las vacas locas”, es una enfermedad zoonótica provocada por el consumo de carne de vacuno (especialmente el tejido nervioso) contaminada con priones, unas proteínas con capacidad infectiva. Actualmente es muy poco común, aunque por su fama y gravedad, merece ser mencionada.

La enfermedad provoca una degeneración del cerebro con la siguiente sintomatología: demencia, problemas para caminar, falta de coordinación, rigidez muscular, espasmos, cambios de personalidad, somnolencia, dificultad para hablar, etc. Inevitablemente acaba resultando mortal.

15. Fiebre botonosa del Mediterráneo

La fiebre botonosa del Mediterráneo es una enfermedad zoonótica causada por la picadura de una garrapata, la cual contagia a los humanos una bacteria del género “Rickettsia”. Las mascotas, especialmente los perros, suelen transportar estas garrapatas y permiten que entren en contacto con las personas.

En los últimos años, la incidencia está aumentando especialmente en el sur de Francia y España. La sintomatología inicial consiste en una lesión oscura en el sitio de la picadura, pero pasadas unas semanas empieza la fiebre, el dolor de cabeza, molestias en las articulaciones, dolor muscular y surgen erupciones cutáneas. No tiene consecuencias graves para la salud, aunque el tratamiento con antibióticos ayuda a tratar esta enfermedad.

16. Erliquiosis

La erliquiosis es una enfermedad zoonótica causada por la bacteria “Ehrlichia canis”, la cual se transmite a los humanos por la picadura de una garrapata transportada generalmente por perros.

La sintomatología es similar a la de la gripe y consiste en: erupción cutánea en el sitio de la picadura, fiebre no demasiado alta, dolor de cabeza, escalofríos, diarrea, pérdida de apetito, confusión, tos, dolor de cabeza y muscular, etc. Los antibióticos son útiles para tratar la enfermedad.

17. Toxocariasis

La toxocariasis es una enfermedad zoonótica provocada por un parásito y que es contagiada por contacto indirecto (normalmente por el suelo de la casa) con animales de compañía. El perro transmite el parásito “Toxocara canis” y el gato, “Toxocara cati”.

Una vez en el humano, las larvas migran a distintos órganos: pulmones, hígado, riñones, músculos, corazón… La sintomatología depende de dónde se sitúe el parásito, pero es debida a que causa inflamación de estos órganos. Cuando migra al ojo, el parásito se puede ver a simple vista y es posible que cause pérdida de visión. Hay medicamentos que permiten matar este parásito.

18. Ántrax

El ántrax es una enfermedad causada por “Bacillus anthracis”, una bacteria que ganó fama a raíz de los ataques bioterroristas de principio de siglo en los que se diseminaba este germen a través del correo en los Estados Unidos. Murieron 5 personas.

Los humanos podemos infectarnos accidentalmente por contacto directo con animales o por consumo de carne contaminada por la bacteria. La sintomatología dependerá de la forma de contagio, pues puede ser cutánea (por una herida en la piel), por inhalación (la más peligrosa ya que afecta al aparato respiratorio) o gastrointestinal (por consumo de carne contaminada).

El tratamiento con antibióticos es efectivo. El problema es que mucha gente no se da cuenta de que tiene la enfermedad hasta que es demasiado tarde, momento en el que el ántrax resulta mortal.

19. Gripe aviar

Las aves sufren también gripe. No suele afectar a los humanos, aunque ha habido epidemias de gripe aviar en humanos por una transmisión del virus por contacto directo con aves infectadas o por consumo de su carne (o huevos) cruda o mal cocinada.

La pandemia de gripe A de 2009 es una de las enfermedades zoonóticas más famosas y acabó provocando la muerte de unas 18.000 personas.

La sintomatología incluye: tos, dolor de garganta, fatiga, dolor muscular, enrojecimiento de los ojos, congestión nasal, dificultad para respirar, etc. La enfermedad puede resultar mortal pero solo en personas con el sistema inmune debilitado o en mayores de 65 años. No hay cura, aunque el tratamiento con antivirales puede reducir la gravedad de los síntomas.

20. Enfermedad del sueño

La enfermedad del sueño es una zoonosis causada por parásitos del género “Trypanosoma”, el cual llega a los humanos por la picadura de la mosca tsé-tsé, que se encuentra únicamente en África.

Los síntomas de la enfermedad son los siguientes: somnolencia incontrolada durante el día e insomnio por la noche, ansiedad, sudoración excesiva, dolor de cabeza, debilidad, fiebre, etc. Hay medicamentos para tratar la enfermedad, aunque la gente que no tiene acceso a ellos puede acabar entrando en coma y, finalmente, morir.

Referencias bibliográficas

  • World Health Organization (2008) “Zoonotic Diseases: A Guide to Establishing Collaboration between Animal and Human Health Sectors at the Country Level”. WHO.
  • European Centre for Disease Prevention and Control (2012) “Eurosurveillance: Zoonotic diseases”. ECDC.
  • World Health Organization (2001) “Zoonoses and Communicable Diseases Common to Man and Animals”. WHO.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.