16 remedios naturales (y efectivos) para el cabello seco y sin brillo

Todos queremos que nuestro pelo luzca joven, sano, elástico y brillante. Hoy traemos una selección de los mejores remedios caseros para tratar el cabello seco y conseguir recuperar una adecuada salud capilar.
Remedios naturales (y efectivos) para el cabello seco y sin brillo

La salud capilar es muy importante ya no solo a nivel estético, sino porque también determina en gran medida nuestra autoestima. Y el cabello seco y sin brillo es uno de los problemas que más frecuentemente sufrimos, pues sin saberlo, hacemos muchas cosas en nuestro día a día que “maltratan” nuestro cuero cabelludo.

Un cabello tiene una esperanza de vida de 7 años, creciendo a una velocidad aproximada de 0,35 milímetros diarios. Durante su desarrollo, es muy sensible a las lesiones. Y cuando la queratina que conforma el cabello pierde su elasticidad y/o no producimos la suficiente grasa para lubricar el cabello, es posible que aparezca el problema del cabello seco.

Pero, ¿no hay nada que hacer? Por supuesto que sí. Ante el problema de tener un cabello sin brillo, hay muchos remedios naturales que han demostrado ser efectivos para devolverle al pelo un aspecto joven y saludable. Y además de estos remedios caseros, también puede prevenirse su aparición e incluso acudir a una farmacia para obtener productos que recuperen la salud capilar.

En el artículo de hoy, pues, además de explicar por qué aparece este problema del cabello seco y sin brillo, veremos tanto los mejores remedios caseros para combatirlo como las maneras de prevenir su aparición.

¿Por qué tengo el cabello seco?

Nuestros cabellos están formados por fibras de queratina, una sustancia que sintetiza nuestro propio cuerpo y que, cuando están en buen estado, le dan al cabello ese aspecto elástico que tanto ansiamos. Y además de este factor, la salud capilar también depende de la cantidad de grasa que las glándulas sebáceas del cuero cabelludo producen. Es a través de esta grasa que el cabello se nutre e hidrata y, por lo tanto, luce con brillo.

Por lo tanto, un cabello sano es aquel en el que las fibras de queratina están en buen estado y las glándulas sebáceas producen la cantidad justa de grasa. El cabello seco, pues, es aquel que tenemos cuando hay un problema en uno de estos dos factores. O en ambos.

El cabello seco normalmente aparece porque hemos dañado (ahora veremos cómo dejar de hacerlo) la queratina y esta ha perdido elasticidad y sus fibras se han roto, por lo que el pelo se observa más quebradizo y seco; además de porque las glándulas sebáceas no sintetizan la suficiente grasa como para mantener el cabello lubricado, nutrido e hidratado, cosa que contribuye a la sequedad y a que no tenga ese brillo propio de los cabellos sanos.

Hay muchas situaciones y actividades de nuestra vida diaria que pueden llevar a dañar la queratina del pelo (el problema de las glándulas sebáceas depende más de la genética), por lo que este problema es, en parte, prevenible. Veamos cómo.

Pelo

¿Puedo prevenir la aparición del cabello seco?

Por supuesto. Hay muchas formas distintas de reducir al máximo el daño que le hacemos a las fibras de queratina e incluso de estimular que las glándulas sebáceas produzcan la cantidad adecuada de grasa. Recuerda que si sintetizan demasiada, estaremos ante un problema de cabello graso. Hay que encontrar el equilibrio.

Y los mejores consejos de prevención para evitar la aparición del cabello seco son los siguientes: mojar con agua templada (ni muy caliente ni muy fría) el cabello antes de lavarlo, aplicar el champú masajeando el cuero cabelludo, cortar cada dos meses las puntas, no lavar el pelo cada día (lo mejor es día sí, día no), evitar la exposición a la radiación solar tanto como sea posible, no secarnos con la toalla con demasiada fuerza, reducir al máximo el uso del secador (lo mejor es secarlo al aire libre) y aclarar con abundante agua fría (el agua fría comprime las fibras de queratina y reduce el riesgo de que se rompan).

También son buenas recomendaciones el hecho de incluir hidratos de carbono en la dieta (son los nutrientes que ayudarán a estimular la producción de grasa en el cuero cabelludo), utilizar champús que tengan un pH de 5’5 (es el pH del cuero cabelludo), usar champús reengrasantes (son más aceitosos y compensan la falta de grasa producida por nuestro cuerpo), utilizar regularmente acondicionador (repara los daños en las fibras de queratina), beber suficiente grasa, no abusar de productos irritantes para el pelo y cepillar con delicadeza el cabello a diario.

Estas son las mejores formas de prevenir su aparición e incluso de hacer que se recupere la salud capilar, pero hay veces en las que por los motivos que sean, el problema del cabello seco persiste. Si este es el caso, no te preocupes, porque ahora veremos las mejores formas de tratarlo con remedios caseros.

Las mejores formas de tratar el cabello seco

Antes de empezar a enumerarlas, es importante recordar que estos remedios no funcionan en todas las personas ni lo hacen con la misma efectividad. Por ello, lo mejor es que pruebes varias y te quedes con la que te dé mejores resultados. Y si no funciona, ten presente que siempre puedes ir a una farmacia, donde el farmacéutico te recomendará productos más artificiales pero que pueden ayudarte.

Dicho esto, veamos los remedios naturales (que puedes aplicar sencillamente en casa) para curar el cabello seco y devolverle su elasticidad y brillo natural. Todos consisten en mascarillas que se aplican en el cabello y que se pueden elaborar fácilmente en casa con distintos alimentos.

1. Aceite de coco

El aceite de coco es un producto muy útil para hidratar la piel y, evidentemente, es graso. Por ello, aplicarlo sobre el cabello durante un par de horas y después aclarar con abundante agua es una buena estrategia para tratar el cabello seco. Después de varias aplicaciones, veremos que el pelo luce más hidratado y brillante.

2. Aloe vera

Conocemos el aloe vera por sus propiedades antiinflamatorias y es muy frecuente aplicarlo sobre la piel cuando nos quemamos o esta está demasiado seca. Es un poderoso hidratante, de modo que podemos aplicarlo sobre el pelo para que este se hidrate y luzca con más brillo.

3. Aceite de oliva

Aunque parezca raro, aplicar una mascarilla de aceite de oliva sobre el cabello durante un par de horas es una buena forma de que el cabello recupere su brillo natural.

5. Puré de plátano

Aplicar sobre el cabello un puré de plátanos machacados es una buena forma de tratar el cabello seco. Y es que gracias a sus aceites vegetales, vitaminas y potasio, ayuda a hidratar el cabello, haciendo que recupere su brillo. Además, mejora la salud capilar en general e incluso previene el desarrollo de caspa.

6. Aceite de aguacate

Esta mascarilla consiste en machacar varios aguacates, recoger el aceite que liberen y aplicarlo sobre el cabello. Estas grasas vegetales ayudan a hidratar el cabello y que este deje de tener un aspecto seco y áspero.

7. Aceite de jojoba

La jojoba es una planta autóctona de México que actúa como un potente hidratante. En este caso, se obtiene en farmacias, pero su aplicación es muy sencilla. Simplemente tiene que ponerse sobre el cabello durante un par de horas para que este se hidrate.

8. Aceite de árbol de té

Funciona de forma similar al aceite de coco y sus resultados son muy parecidos. Se aplica una mascarilla durante un par de horas y después se aclara. Puede encontrarse fácilmente en la mayoría de supermercados.

9. Aguacate, miel y huevo

Ahora nos ponemos más creativos, pues vamos a empezar a combinar productos para que los efectos de hidratación y de recuperación del brillo natural sean mucho más altos. En este caso, vamos a preparar una mascarilla mezclando 1 aguacate entero (no solo el aceite), 3 cucharadas de miel y 1 yema (la clara no) de huevo cruda. Ponemos esta mezcla en nuestro cabello durante 30 minutos y después aclaramos con agua.

10. Aceite de ricino y de soja

Estos dos aceites son ricos en ácidos grasos vegetales y juntos ayudan mucho a hidratar el cabello. Los mezclamos y los calentamos hasta que el preparado esté ligeramente caliente. Entonces, lo aplicamos sobre el cabello durante unos 20 minutos. Después, aclaramos con agua.

11. Limón, huevo y aceite de oliva

Este es el remedio perfecto si tu cabello, además de estar seco, tiene tendencia a enredarse. Esta mascarilla la preparamos mezclando 1 cucharada de zumo de limón (gracias a la vitamina C que contiene, el cabello crezca más y lo haga más fuerte), 1 yema de huevo cruda y 1 cucharada de aceite de oliva. La aplicamos sobre el cabello húmedo y pasados 20 minutos, aclaramos.

12. Mayonesa y aceite de oliva

Todos los ingredientes de la mayonesa son útiles para mejorar la salud capilar, de modo que prepararemos una mascarilla con 2 cucharadas de mayonesa y 1 de aceite de oliva (la mayonesa ya lleva, pero añadimos más para que sea más líquida y se aplique mejor) y la aplicamos durante un cuarto de hora.

13. Yogur y miel

Los productos lácteos y los yogures en especial son ricos en vitaminas y minerales que mejoran la salud del cuero cabelludo. Por ello, mezclaremos un yogur (tiene que ser graso, los desnatados no sirven tanto) con 1 cucharada de miel y aplicaremos esta mascarilla sobre el cabello durante unos 30 minutos. Después, lavamos.

14. Guacamole de plátano

Vamos a preparar una mascarilla combinando dos frutas. Ya hemos visto los beneficios del plátano y del aguacate por separados. Ahora, vamos a juntarlos. Cogemos un plátano entero y lo ponemos en la batidora junto a medio aguacate. Batimos hasta que tenga una consistencia de puré y aplicamos esta mascarilla sobre el cabello durante media hora.

15. Guacamole de yogur

Para esta mascarilla volveremos a combinar el aguacate con algo, pero no un plátano. En este caso mezclaremos medio aguacate con 3 cucharadas de yogur entero. La mascarilla resultante la aplicamos sobre el cabello durante 20 minutos, pero en este caso recomendamos que en los últimos 5 minutos, apliques calor con el secador. De este modo, potencias la penetración de sus compuestos.

16. Miel, huevo y aceite de almendras

Esta mascarilla la preparamos mezclando 2 cucharadas de miel, 1 huevo crudo (con yema y clara) y 1 cucharada de aceite de almendras. En este caso, vamos a dejar que actúe durante toda la noche, de modo que después de aplicar la mascarilla, envuelve tu pelo con un gorro de ducha de plástico. Al despertar, lávalo.

Referencias bibliográficas

  • Azcona, L. (2007) “Salud capilar: consejos prácticos”. Farmacia Profesional.
  • Sinclair, R.D. (2008) “Healthy Hair: What Is it?”. Journal of Investigative Dermatology Symposium Proceedings.
  • Divins, M.J. (2014) “Cuidado del cabello”. Farmacia Profesional.
  • Gavazzoni Dias, M.F.R. (2015) “Hair Cosmetics: An Overview”. International Journal of Trichology.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.