Gonorrea: causas, síntomas y tratamiento

La gonorrea es una infección de transmisión sexual (ITS) que se caracteriza por la aparición de secreciones purulentas de los órganos sexuales, dolor al orinar y picazón, entre otros síntomas.
Gonorrea

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la gonorrea es la segunda enfermedad de transmisión sexual más común a nivel global y da lugar a un coste económico elevado en todo el mundo, debido a la gran cantidad de antibióticos que tienen que ser producidos para combatirla.

Por todos estos motivos, conocer la enfermedad a fondo, incluyendo el agente causal, los síntomas, métodos de transmisión y posibles tratamientos, es esencial para evitar contraerla y sufrir el molesto cuadro clínico que esta manifiesta. Aquí abordamos todos esos frentes y más.

Gonorrea: una enfermedad de origen bacteriano

Como ya es habitual en estos casos, conocer el patógeno causante de la enfermedad es el primer paso para poder abordarla de forma eficaz.

A diferencia de otras muchas patologías parasíticas, que suelen estar causadas por nemátodos o protozoos, la gonorrea es una enfermedad infecciosa de origen bacteriano. Estamos ante el patógeno Neisseria gonorrhoeae, una bacteria Gram Negativa de diminuto tamaño (de 0,6 a 1 micrómetro de diámetro). Para ponerlo en perspectiva, hay que tener en cuenta que un micrómetro es la millonésima parte de un metro.

Como el resto de bacterias, este microorganismo se reproduce asexualmente por fisión binaria. Esto significa que, partiendo de una célula madre, se da lugar a dos hijas genéticamente iguales mediante mecanismos de autorreplicación genética. Una característica de la Neisseria es que esta división no es completa, por lo que las células hijas se disponen en pares (diplococos), lo que les otorga una forma distintiva.

Estos patógenos de morfología curiosa crecen mejor en un rango de temperaturas de 35 a 37 grados, con un pH ambiental entre 7,2 y 7,6. Como podemos ver, estas condiciones se replican a la perfección en el aparato genitourinario del ser humano y, por ello, son parásitas exclusivas de nuestra especie. Los daños se producen cuando el microorganismo se fija en los epitelio de la uretra, los endocervicales, vaginales, e incluso los espermatozoides de los hombres.

Una vez hemos comentado la forma y requerimientos de este pequeño parásito de origen bacteriano, vemos adecuado encuadrar a la gonorrea desde un punto de vista epidemiológico.

Gonorrea prevención

Situación global

Estamos ante una enfermedad de fácil transmisión y ocurrencia, pues la práctica sexual de forma desprotegida es, desgraciadamente, aún muy común en diversos sectores poblacionales. La organización mundial de la salud y diversos estudios arrojan cifras numéricas que estiman la importancia de la gonorrea a nivel global. A continuación, te presentamos algunas de ellas:

  • Se estima que se producen 106 millones de casos nuevos de forma anual.
  • La tasa de infección es, de forma estimada, del 3,7 % de la población mundial.
  • En el 2012, solo en la región de las Américas se detectaron 4,6 millones de casos en mujeres y 6,4 millones en hombres.
  • En Estados Unidos, la incidencia estimada de la enfermedad es de 375 afectados por cada 100 000 habitantes.
  • En este mismo país, se detectan una media de 700.000 casos anuales, los cuales se creen que no representan ni a la mitad de afectados reales.
  • En otras localizaciones como México estos valores son más bajos, pues en 50 años han pasado de 213 a 20 casos por cada 100 000 habitantes (datos de 1989).
  • Estudios en áreas poblacionales específicas (como por ejemplo, en Chile); muestran una tendencia a la alza de infectados entre 15 y 39 años.
  • Este sector poblacional supone hasta el 87 % de los casos en algunas regiones.

Como podemos observar, la gonorrea es una enfermedad con un claro patrón etario, pues se produce más en personas jóvenes y adultas sexualmente activas. Aún así, a diferencia de otras patologías de origen parasítico, limitadas a India o el África oriental, esta enfermedad de transmisión sexual no parece conocer de límites demográficos.

Los patrones que más parecen favorecer la aparición de la patología en el individuo son la edad (juventud), bajo nivel socioeconómico, escaso acceso a los servicios de salud y drogadicción.

A continuación, vemos de vital importancia narrar los síntomas y tratamientos que esta enfermedad produce en los pacientes de forma típica.

Síntomas

Estudios clínicos reportan que hasta el 70 % de los varones con gonorrea que no acuden al médico cursan la enfermedad de forma asintomática. Además, otros informes señalan que hasta la mitad de los hombres con parejas femeninas con infección pélvica inflamatoria estaban infectados sin saberlo. Esto nos indica que, efectivamente, muchos de los casos son asintomáticos.

Otras personas que contraen la enfermedad no tienen tanta suerte, pues se puede observar un cuadro clínico característico que depende del infectado.

En hombres

Estudios reflejan que hasta el 89,4 % de los casos reportados provienen de hombres infectados, pues a pesar de los datos expuestos con anterioridad, es mucho más probable que la sintomatología se presente en varones que en mujeres. Algunas de las afecciones comunes sufridas por la gonorrea son las siguientes:

  • Secreción uretral de carácter viscoso y blanquecino.
  • Dolor al orinar.
  • Escozor y quemazón sostenido en el tiempo en la uretra.
  • Dolor e inflamación testiculares

Cabe destacar que un bajo porcentaje de los pacientes infectados (del 05, al 3%) pueden verse afectados por una patología denominada “infección gonocócica diseminada”. Esta sucede cuando las bacterias superan las barreras mucosas genitales y se infiltran en el torrente sanguíneo. Este agravamiento del cuadro clínico puede manifestarse mediante fiebre, erupciones cutáneas y cuadros de vías aéreas parecidos a los de la gripe.

También es importante recalcar que existen otras complicaciones ligadas al aparato genitourinario en hombres, como por ejemplo, la aparición de uretritis y prostatitis, inflamaciones del tejido que pueden cursar durante semanas o meses.

En mujeres

Como hemos dicho con anterioridad, la mayoría de las mujeres presentan esta infección de forma asintomática. Algunos de los signos de gonorrea en este género son los siguientes:

  • Flujo vaginal anormal que puede presentarse de color amarillento o con sangre.
  • Sangrado entre periodos menstruales.
  • Esterilidad en los casos más graves. El 20% de las mujeres que sufren salpingitis gonocócica (infección de las trompas de falopio) se vuelven estériles.
  • Dolor o ardor al orinar.

En la mujer, al igual que en el hombre, también pueden producirse diversas complicaciones médicas basadas en la inflamación de áreas concretas, como es el caso de la vaginitis, la cervicitis o la endometritis. De todos modos, no son comunes.

Gonorrea síntomas

Prevención

Nos encontramos ante una infección de transmisión sexual y, como tal, la prevención más adecuada y eficaz se basa en otorgar una correcta educación sexual a las generaciones venideras. La comunicación, la utilización de protección y alentar a los jóvenes a ser transparentes con respecto a sus prácticas y dolencias sexuales es esencial para frenar la expansión de esta molesta bacteria. Se sabe, por ejemplo, que el preservativo de látex no solo evita la transmisión de la Neisseria causante de la gonorrea, sino también de otros agentes como el VIH, el virus herpes o la clamidia.

Tratamiento

La gonorrea es una patología de tratamiento diverso y complejo, pues se han documentado resistencias de diversas cepas de Neisseria ante antimicrobianos antes efectivos, como es el caso de la penicilina. Por ejemplo, la resistencia al ciprofloxacino (un bactericida), ha aumentado del 35 % en 2009 al 62 % en 2015. Estas cifras son alarmantes, pues muestran la alta tasa de adaptabilidad de la bacteria.

De todas formas, en las poblaciones en las que no se ha observado resistencia antimicrobiana, la aplicación de una sola dosis de penicilina intramuscular sigue siendo la mejor opción para acabar con la enfermedad. En poblaciones de alto riesgo, o según la gravedad del cuadro clínico presentado, se pueden acudir a otros fármacos como la doxiciclina o ciprofloxacina.

Gonorrea tratamiento

Conclusiones

Como hemos visto en estas líneas previas, la gonorrea es una infección de transmisión sexual que no conoce de barreras geográficas, si bien es más común en lugares pobres y faltos de educación sexual.

A pesar del cuadro clínico relativamente poco peligroso que suele generar, hemos de reconocer que a nadie le entusiasma la idea de miccionar pus o presentar picores continuos en el área genital. Por ello, practicar el sexo seguro con una comunicación previa es esencial para frenar la expansión de esta bacteria infecciosa.

Referencias bibliográficas

  • Organización mundial de la salud, Gonorrea. Recogido a 24 de julio en https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=14872:sti-gonorrhea&Itemid=3670&lang=es
  • Manríquez Urbina, J. M., & García Ochoa, M. (2007). Situación epidemiológica de gonorrea. Vigía (Santiago), 10(24), 57-58.
  • Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades, gonorrea. Recogido a 24 de julio en https://www.cdc.gov/std/spanish/gonorrea/stdfact-gonorrhea-s.htm
  • Conde-González, C. J., & Uribe-Salas, F. (1997). Gonorrea: la perspectiva clásica y la actual. salud pública de méxico, 39, 543-579.
  • de Prevención, P. (2018). Informe Anual 2016 Situación epidemiológica de gonorrea (CIE 10: A54). Revista chilena de infectología, 35(4), 403-412.
  • Carrada Bravo, T. (2007). Gonorrea diseminada: caso clínico y revisión del tema. Rev Fac Med UNAM, 50(1).
  • Plannedparenthood.org, ¿cuáles son los síntomas de la gonorrea? Recogido a 24 de julio en https://www.plannedparenthood.org/es/temas-de-salud/enfermedades-de-transmision-sexual-ets/gonorrea/cuales-son-los-sintomas-de-la-gonorrea
  • Cáceres, K., & Rubilar, P. (2012). Infecciones de transmisión sexual: sífilis y gonorrea. el vigía 27, 19.
  • Luna, P. C., Tirelli, L. L., Label, A., Llorca, V. L., Solé, J. J., Vigovich, F. A., & Larralde, M. (2020). Infección gonocócica diseminada: otra gran simuladora. Medicina Cutánea Ibero-Latino-Americana, 48(1), 75-79.
Samuel Antonio Sánchez Amador

Samuel Antonio Sánchez Amador

Biólogo y divulgador científico

Graduado en Biología por la Universidad de Alcalá de Henares (2018). Máster en Zoología en la Universidad Complutense de Madrid (2019). A lo largo de su trayectoria profesional, permaneció dos años en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) en el departamento de biología evolutiva, donde realizó estudios genéticos y poblacionales en pequeños mamíferos. Esto le otorgó amplio conocimiento en cuestiones de heredabilidad, genes y patrones filogenéticos diversos. Desde febrero del año 2020 se dedica a tiempo completo a la divulgación científica, redactando temas tanto de índole científica basal como salud humana y bienestar animal.