Los 13 tipos de Resonancia Magnética (y sus características)

La resonancia magnética es una técnica de diagnóstico por imagen en la que se usan imanes y ondas de radio para obtener información acerca del interior del cuerpo de una persona. Veamos qué variantes existen.
Tipos resonancia magnética

Las pruebas de diagnóstico por imagen son todas aquellas técnicas que, mediante el uso de aparatos electrónicos, permiten visualizar el interior del cuerpo humano para así buscar indicios (o confirmar o refutar) de la existencia de alguna patología clínica. Se trata de técnicas muy fiables y no invasivas que permiten obtener información interna del organismo sin necesidad de realizar intervenciones quirúrgicas.

Detectar infecciones en los pulmones, determinar la presencia de tumores benignos o malignos, revelar lesiones en los ligamentos, observar huesos fracturados, descubrir trastornos a nivel del sistema nervioso, buscar signos de enfermedad cardíaca… Estas y muchas otras pruebas de diagnóstico médico serían imposibles sin todas estas técnicas.

Y en este contexto, las pruebas de diagnóstico por imagen más importantes son las radiografías (se usan rayos X), la tomografía axial computarizada (TAC), las ecografías, los estudios de medicina nuclear y, por supuesto, la resonancia magnética. Cada una de ellas tiene unas aplicaciones y una naturaleza distinta. Pero hoy nos centraremos en esta última: la resonancia magnética.

Así pues, en este artículo y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a analizar toda la información importante acerca de la resonancia magnética, viendo qué es, cómo funciona, qué información aporta, cuáles son sus riesgos (si es que hay), para qué casos se utiliza y, evidentemente, qué tipos existen.

¿Qué son y para qué sirven las resonancias magnéticas?

Una resonancia magnética es una técnica de diagnóstico por imagen en la que se utilizan imanes y ondas de radio para obtener información visual del interior del cuerpo de una persona. Conocida también como tomografía por resonancia magnética, es una prueba no invasiva fundamentada en las propiedades del magnetismo para así tener imágenes que revelen la estructura y composición interna del sujeto al que se le aplica dicha prueba.

Como decimos, es la prueba de diagnóstico por imagen fundamentada en las propiedades magnéticas. Su funcionamiento se basa en usar un gran imán y ondas de radio, las cuales inciden sobre la persona para obtener así obtener imágenes de sus tejidos blandos. Se trata de una especie de escaneo en el que la persona se tumba en una mesa que se desliza dentro del aparato de resonancia, que tiene forma de túnel.

Las resonancias magnéticas sirven para diagnosticar enfermedades asociadas al abdomen, la pelvis y el pecho, al mismo tiempo que es de ayuda para detectar la existencia de trastornos como podrían ser rupturas de ligamento, meniscos y tendones, patologías musculares, tumores benignos y malignos (cáncer), enfermedades neurológicas (asociadas al cerebro y a la médula espinal), etc. En esencia, la resonancia magnética es útil para detectar patologías en los tejidos blandos del cuerpo, un aspecto en el que otras pruebas de diagnóstico por imagen no responden tan bien.

Además, se trata de una técnica muy segura (como todas las pruebas de diagnóstico por imagen, pero esta especialmente) que no presenta riesgos más allá de que la persona tenga en el cuerpo algún componente metálico como marcapasos, prótesis metálicas, implantes, grapas quirúrgicas... Recordemos que se basa en usar imanes muy potentes, por lo que la presencia de metal en la persona puede suponer un problema serio de seguridad.

Resonancia magnética qué es

Además, hay veces en las que una resonancia puede requerir de la inoculación intravenosa de lo que se conoce como contraste, un tinte especial que se inyecta para así poder obtener imágenes más claras. No es peligroso, pero hay personas en las que puede ocasionar reacciones alérgicas que, salvo contadas excepciones, son leves.

Una resonancia magnética dura entre 15 y 60 minutos dependiendo de la zona del cuerpo que se vaya a inspeccionar y no causa ningún dolor (más allá de la incomodidad de estar en el tubo encerrado), pues simplemente se crea un fuerte campo magnético y se recogen las señales de las ondas de radio para traducirlas en imágenes que serán mostradas en el monitor. En esto se basa la resonancia magnética.

¿Qué clases de resonancias magnéticas existen?

Tras haber definido de forma general en qué consiste esta técnica, ya tenemos una idea de cómo funciona la resonancia magnética. Pero hay que tener en cuenta que, dependiendo de la patología que vayamos a buscar, esta técnica tiene que adaptarse a las necesidades de cada persona. Y es que para cada caso, se necesitará de una potencia, de un área de inspección y de un tiempo concretos. Por ello, ha sido importante diferenciar las siguientes técnicas de resonancia magnética. Veámoslas.

1. Resonancia magnética cervical

La resonancia magnética cervical es aquella que se usa para obtener imágenes de la parte de la columna que pasa por la zona del cuello. Normalmente una persona pasa por esta prueba cuando siente un dolor intenso en el cuello, el brazo o el hombro que no mejora con el tratamiento estándar, cuando el dolor de cuello viene asociado a debilidad en la pierna, entumecimiento u otros signos clínicos, cuando hay defectos congénitos en la columna, cuando hay una infección que involucra a la columna o con casos de escoliosis grave, así como ante posibles tumores en la columna.

2. Resonancia magnética abdominal

La resonancia magnética abdominal es aquella que se usa para obtener imágenes de la zona del abdomen del paciente, consiguiendo imágenes detalladas desde diversos planos de toda la región ventral. Normalmente una persona pasa por esta prueba cuando ha habido resultados anómalos en exámenes de sangre que son indicio de problemas hepáticos o renales, cuando hay una hinchazón del abdomen de origen desconocido o cuando hay sospechas de la presencia de masas extrañas en los órganos de la región abdominal.

Resonancia abdomen

3. Resonancia magnética cardíaca

La resonancia magnética cardíaca es aquella que se utiliza para obtener imágenes del corazón. Normalmente se usa para diagnosticar síntomas de insuficiencia cardíaca, anomalías congénitas en el corazón, daños al miocardio (el tejido muscular del corazón) después de un infarto, presencia de tumores en el corazón, debilitamiento del músculo cardíaco, etc.

4. Resonancia magnética del tórax

La resonancia magnética del tórax es aquella que se utiliza para obtener imágenes de la región torácica, es decir, del pecho. En contra de lo que se puede pensar, no es demasiado efectiva para inspeccionar los pulmones (para esto es mejor un TAC), pero sí lo es para detectar tumores en el tórax, evaluar el flujo sanguíneo, observar el estado de los vasos sanguíneos y de los ganglios linfáticos, aclarar los resultados de TACs o radiografías que se han hecho o ver si un cáncer de esta región ha diseminado.

5. Resonancia magnética de la cabeza

La resonancia magnética de la cabeza es aquella que se utiliza para obtener imágenes del cerebro y de los tejidos nerviosos asociados a él. Se usa, pues, para diagnosticar y evaluar patologías neurológicas asociadas al cerebro, tales como aneurismas, esclerosis múltiple, accidentes cerebrovasculares, anomalías congénitas, infecciones en el sistema nervioso, cánceres…

También se usan para determinar la causa de problemas tales como la debilidad muscular de origen desconocido, cambios en la conducta, hipoacusia, problemas de vista, dolores de cabeza, dificultades para hablar, demencia, etc.

Resonancia cabeza

6. Venografía por resonancia magnética

La venografía por resonancia magnética es aquella que se utiliza para obtener imágenes de las venas, los vasos sanguíneos que transportan la sangre hacia el corazón. Normalmente se usa para diagnosticar trombos (coágulos sanguíneos que se forman en las paredes de un vaso sanguíneo sano) y para ver cómo evoluciona el tratamiento de los mismos.

7. Resonancia magnética lumbar

La resonancia magnética lumbar es aquella que se utiliza para obtener imágenes de la zona baja de la espalda, es decir, de la región lumbar. Normalmente se usa en personas que sienten un dolor lumbar que no desaparece con el tratamiento convencional o cuando este viene asociado a debilidad y entumecimiento. También puede aplicarse cuando hay problemas para controlar el vaciado de la vejiga, hernias de disco, defectos congénitos en la columna vertebral, etc.

8. Resonancia magnética pélvica

La resonancia magnética pélvica es aquella que se utiliza para obtener imágenes de las estructuras internas que se encuentran entre los huesos de la cadera, es decir, vejiga, órganos reproductores, intestino grueso, intestino delgado, próstata y otros órganos y tejidos blandos internos. Por tanto, se usa cuando hay indicios de patologías en estas estructuras o para controlar el progreso de estas enfermedades.

9. Angiografía por resonancia magnética

La angiografía por resonancia magnética es aquella que se utiliza para obtener imágenes de los vasos sanguíneos en general. Normalmente se usa para diagnosticar aneurismas arteriales, enfermedad de la arteria carótida, disecciones aórticas, coartaciones aórticas, etc.

10. Resonancia magnética músculo-esquelética

La resonancia magnética músculo-esquelética es la más común de todas y es la que se utiliza para detectar anomalías en los músculos, tendones, huesos y ligamentos del organismo. Aquí se incluyen resonancias de la rodilla, de la columna, del tobillo, de la cadera, del hombro, del codo, de la muñeca, etc.

11. Resonancia magnética abierta

La resonancia magnética abierta es aquella que no se realiza dentro del tradicional túnel y que puede contemplarse para resonancias de partes concretas del cuerpo. Si eres una persona con claustrofobia, puedes preguntar acerca de la posibilidad de hacer la resonancia en una de estas máquinas.

Resonancia abierta

12. Resonancia magnética de alto campo

La resonancia magnética de alto campo es aquella que tiene una mayor potencia, por lo que permite obtener imágenes más detalladas y de mejor calidad. Así pues, es útil para visualizar lesiones de menor tamaño y para inspeccionar, de forma muy precisa, el estado de órganos internos que previamente han sido operados. Se aplica normalmente en el cuello, cabeza, abdomen, tórax, rodilla y pelvis.

13. Resonancia magnética articular

La resonancia magnética articular es aquella técnica de resonancia que, siendo también abierta, está destinada a la inspección de las extremidades superiores e inferiores. Es decir, es la que se usa para obtener imágenes de la rodilla, del tobillo, de la muñeca, del codo y del pie.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies