¿Por qué estudiar Biomedicina? 12 razones de peso

La Biomedicina es una interesante vertiente profesional biosanitaria. Veamos una breve explicación sobre su importancia, su historia, sus salidas profesionales y una lista con los motivos por los que estudiarla.
Por qué estudiar Biomedicina

La Biomedicina es una interesante vertiente profesional biosanitaria. Veamos una breve explicación sobre su importancia, su historia, sus salidas profesionales y una lista con los motivos por los que estudiarla.

La supervivencia del ser humano y la mejora en la calidad de vida son nuestro objetivo último como especie. A lo largo de la historia de la humanidad, hemos pasado por pandemias y enfermedades altamente mortales que han puesto en peligro la continuidad del Homo sapiens.

Sin embargo, gracias al ámbito de la biomedicina, hemos sido capaces de superar muchos de estos obstáculos. En este artículo hablaremos sobre la importancia de la biomedicina, describiremos diferentes rutas posibles para acceder laboralmente a ella, así como indagar de manera escueta sobre las diferentes salidas profesionales. Por último, acabaremos mencionando 12 motivos por los que estudiar esta disciplina.

La importancia de la Biomedicina a lo largo de la historia

A continuación, exploraremos la relevancia de la biomedicina de manera concisa. Para ello, comentaremos algunos de los grandes hitos en la salud humana, donde científicos de todo el mundo ayudaron a poner fin a diferentes amenazas que han hecho peligrar nuestra continuidad como especie, así como han complicado nuestra calidad de vida a lo largo de la historia.

La vacunación es uno de los grandes éxitos en la historia de lamedicina y, aunque se llevó a cabo por primera vez en 1796, la tecnología en la que se basa ha sido mejorada a lo largo de los años generando productos sanitarios altamente efectivos para la prevención de enfermedades, o incluso para la erradicación de las mismas en la faz del planeta.

Por poner un ejemplo, hablaremos de la viruela. Esta es una enfermedad que causa fiebre, fatiga, erupciones en la piel, ceguera y se estima que la tasa de mortalidad es del 30%. Ha sido una de las enfermedades más temidas, peligrosas y altamente contagiosas, dando lugar a la muerte de alrededor de 500 millones de vidas en el siglo XX. Fue gracias al desarrollo de vacunas frente a la viruela que esta enfermedad tan sobrecogedora fue en 1980 finalmente considerada erradicada en el mundo por la Organización Mundial de la Salud.

Vacuna viruela

Asimismo el descubrimiento y uso de la anestesia general y de anestesias más seguras, que empezaron a utilizarse a partir de mitades del siglo XIX constituye un antes y un después en el padecimiento, realización y resultado de operaciones quirúrgicas. Por otra parte, fue notable la teoría de los gérmenes que se desarrolló a partir de 1861 gracias a las observaciones de Louis Pasteur. Esta teoría afirma que las enfermedades infecciosas son el resultado de la invasión por parte de microorganismos específicos (también conocidos hoy en día como patógenos) en el cuerpo humano.

Esto revolucionó el mundo de la epidemiología y fue un punto de inflexión en cuanto al tratamiento, control y prevención de gran parte de las enfermedades. Y es que hasta entonces el motivo de muchas de las patologías humanas era de origen misterioso y, en muchas ocasiones, se explicaban a través de creencias místicas. Además, debido a la teoría de los gérmenes, pudimos desarrollar y ser conscientes del beneficio de hábitos más saludables, como lavarse las manos o lavar y esterilizar los instrumentos utilizados en las cirugías o prácticas médicas.

Y, como seguramente estabais esperando, el desarrollo de los antibióticos fue un gran hito en la historia de la humanidad. Este tuvo lugar gracias al descubrimiento de la penicilina, motivado por los estudios de Alexander Fleming en 1928. Fue algo más tarde, en los años 40, cuando la penicilina empezó a producirse en masa por industrias farmacéuticas americanas en la Segunda Guerra Mundial, salvando miles de vidas.

Fleming
Alexander Fleming.

Podríamos continuar con una extensa lista de éxitos en la historia de la biomedicina actuales aunque todavía no tan conocidos o estudiados en las escuelas, aunque pronto empezarán a ganar espacio en los libros de historia. Ejemplo de los mismos serían el desarrollo de trasplantes de órganos, las drogas antivirales, la terapia con células madre, la inmunoterapia, la terapia génica, el desarrollo de la inteligencia artificial en el mundo de la biomedicina, entre otros. Hablar sobre la envergadura y la explicación de todos estos avances biomédicos se podrían extender en cientos y miles de páginas.

Aún así, el descubrimiento de nuevas aportaciones en el mundo sanitario es continuo y seguirá desarrollándose de manera permanente paralelo a la historia de la humanidad. Esto se debe a que, aunque como especie hemos superado muchos baches y nos hemos adaptado inteligentemente a las amenazas sanitarias, los microorganismos también se van adaptando y acaban desarrollando resistencias a los tratamientos utilizados hasta la fecha, como está ocurriendo por ejemplo con las bacterias.

Hoy en día cada vez se pone más de moda hablar sobre la multirresistencia bacteriana, que implica que estos seres microscópicos han aprendido a ser resistente frente a gran variedad de antibióticos desarrollados por el ser humano. Haciendo de tal manera que tratamientos que con anterioridad eran efectivos, hoy en día son inocuos para las bacterias y poner fin o curar enfermedades conocidas se complica.

Por otra parte, el ser humano por fin está llegando a edades soñadas por nuestros antepasados. A veces damos por sentado lo afortunados que somos al vivir en países con sociedades donde la esperanza y la calidad de vida han aumentado en gran magnitud. Sin embargo, esto también abre paso a nuevos dilemas, problemas relacionados con la edad, enfermedades devastadoras como el Alzheimer o problemas de salud asociados al consumir diversa variedad de fármacos para tratar o prevenir enfermedades, como ocurre con los ancianos.

Además, el ámbito sanitario no es tan conocido y se complica en este grupo de población en particular (y otros grupos, como los bebés, niños y mujeres embarazadas) ya que la gran mayoría de ensayos clínicos han sido estudiados en grupos sanos comprendidos dentro de un rango de edad adulta que en muchos casos excluían a las personas mayores.

Historia biomedicina

Asimismo, antiguamente una de las amenazas principales en la vida de los seres humanos eran las enfermedades infecciosas. Hoy en día podemos alardear de que esto no es así y para muchas de ellas hemos desarrollado efectivos tratamientos o técnicas de prevención.

Sin embargo, ahora son otro tipo de enfermedades las que se llevan más vidas. La Organización Mundial de la Salud afirma que el 55% de las muertes en el planeta se deben a enfermedades de tipo cardiovascular, respiratorio y neonatales (referentes al bebé). Por ello, la investigación sanitaria ha empezado a enfatizar más en este tipo de enfermedades crónicas, entre las que se encuentra el cáncer, una de las patologías más preocupantes actualmente.

Tras todo lo comentado, y en definitiva, gracias a la biomedicina hoy en día nos encontramos en un mundo menos hostil y misterioso en cuanto a enfermedades, supervivencia y calidad de vida se refiere. Sin embargo, todavía quedan muchos obstáculos por superar y con el tiempo aparecen nuevas amenazas en la salud pública. Queda claro, pues, que este ámbito profesional ha tenido y seguirá teniendo un papel fundamental a lo largo de la historia de la humanidad.

¿Qué es la Biomedicina?

Hemos hablado sobre la importancia de la biomedicina, sin embargo, todavía queda por resolver una cuestión importante que es la definición de esta palabra. Podría decirse, de manera muy concisa, que la biomedicina es la disciplina que aplica el conocimiento de las ciencias de la vida a la medicina. Según la RAE, esta consiste en un “conjunto de disciplinas como la bioquímica, la biología molecular y celular y la genética, que desempeñan un papel fundamental en la medicina actual”. Esta sería una de las definiciones más breves, pero la verdad es que los ámbitos estudiados en la biomedicina son muy diversos.

A parte de los descritos por la RAE, también son fundamentales los conocimientos de neurociencia, microbiología, virología, inmunología, parasitología, fisiología, patología, anatomía, nano-biotecnología, ingeniería biológica, citogenética, terapia génica, etc. La lista es larga y, con el paso de los años, no deja de crecer.

A continuación, vamos a hablar sobre cómo las personas pueden ejercer profesiones biomédicas. Hace unos años, a partir del estudio de la Biología o de la Medicina podías abrirte camino. Hoy en día, el abanico de opciones es muy diverso y cada vez más ramificado. Pudiendo acceder en España, por ejemplo, a partir de formaciones profesionales de laboratorio o ámbitos sanitarios, control de calidad, citología, etc. También, a partir de grados como Biología, Bioquímica, Microbiología, Genética, Biomedicina, Biología Sanitaria, entre otros.

Estos grados se pueden continuar y especializar a partir de numerosas formaciones de tipo máster o certificaciones, ya sean oficiales o de tipo título propio. Incluso, su formación oficial se puede continuar con la realización de programas de doctorado, que finalizan con el desarrollo de una tesis doctoral. Pero también se pueden continuar con puestos de post-doctorado y de jefe de grupos de investigación.

Aun así, no solo puedes ejercer en profesiones biomédicas en ámbitos académicos o de investigación, sino que existen empleos mixtos o empleos más enfocados a la industria farmacéutica y trabajos con productos sanitarios ya diseñados, como el estudio del efecto de fármacos en los humanos con ensayos clínicos, producción de medicamentos, control de calidad de los mismos, marketing, escritura médica, departamento médico, trabajo con documentos de regulación, divulgación científica, enseñanza, etc. Existen muy diversas salidas laborales, muchas de las cuales no son muy famosas, y además con el paso de los años, nuevos puestos sanitarios se crean y empiezan a tener más relevancia.

Qué es biomedicina

12 razones para estudiar Biomedicina

Si después de explicar la relevancia de la biomedicina, en qué consiste y cómo acceder a ella no lo tienes claro. A continuación, comentaremos algunos de los motivos por los que estudiar Biomedicina es una buena decisión.

1. Mayor cercanía a trabajar en apasionantes proyectos dedicados a “salvar a la humanidad”

A muchas personas les apasiona la idea de poder contribuir su granito de arena salvando vidas. Puedes ayudar investigando y trabajando en la prevención, el tratamiento y cura de enfermedades y desarrollo de nuevas terapias. Para ello, el ámbito biosanitario es una de las profesiones más adecuadas. Y es que los primeros pasos de la mayoría de los productos sanitarios que se están desarrollando actualmente tienen su origen en el trabajo de profesionales biomédicos (no de médicos). Para ello, es necesario desarrollar una idea que poder investigar.

Seguidamente, la idea se pone a prueba en el laboratorio con células animales, estudios que los científicos denominan “in vitro”. Después, se pasan a modelos de investigación que se asemejan un poco más al objetivo final, el ser humano, estos pueden ser animales (estudios in vivo) u órganos artificiales. Al haber obtenido resultados efectivos y no dañinos en los animales, se pasa a los ensayos clínicos.

En ellos se estudia el efecto de los fármacos en las personas, para que finalmente se permita la comercialización del producto en el mercado sanitario. Son todas estas etapas mencionadas, desde la idea a la comercialización del producto, los pasos más importantes para finalmente poder disfrutar de la sanidad actual. Etapas en las que principalmente trabajan profesionales de la biomedicina.

Laboratorio

2. Tendrás conocimientos sobre disciplinas muy diversas

El estudio de la biomedicina es muy interdisciplinar. A parte de la gran ramificación en la biomedicina, adquiriendo conocimientos sobre inmunología, microbiología, cáncer, genética y muchos más, además será útil y en ocasiones tener conocimientos sobre matemáticas, la química, la física, la informática, el marketing, las relaciones públicas, la redacción, la comunicación audiovisual, la psicología, la ética, la estadística. También podrás mezclar diferentes tareas, así en ocasiones podrás alternar el trabajo de laboratorio manual con trabajo menos físico, de oficina, o más intelectual. Todo esto hace que sea una disciplina muy entretenida y hará que los profesionales biosanitarios sean sabios en diferentes sentidos.

3. Podrás tener acceso a un mercado laboral muy amplio

Después de haberte formado en biomedicina, puedes acceder a roles muy distintos. Desde empleos más manuales como técnico de laboratorio ayudando a investigadores o técnicos de laboratorios produciendo medicamentos, analizando la calidad de los mismos, manteniendo el lugar de trabajo, etc.

También existen salidas laborales más relacionadas con el trabajo de oficina, como el marketing del medicamento, enseñanza o divulgación científica, administración sanitaria (lo que conlleva toda la documentación necesaria referente al medicamento), ventas, jefe de departamentos de la industria farmacéutica, escritura médica, coordinador de pruebas médicas en humanos, bioinformática y bioestadística, entre otros.

Existen también puestos mixtos donde por ejemplo destaca la posición de los estudiantes de doctorado que tienen que trabajar en el laboratorio poniendo a prueba sus hipótesis, pero también requiere de trabajo de oficina donde leer sobre técnicas a utilizar, pensar cómo innovar o resolver problemas en la investigación. Además de escribir y documentar todo esto.

4. La estructura de su enseñanza es muy amena

A diferencia de muchas otras carreras de base muy teórica o muy práctica, la disciplina de la biomedicina se encuentra en un término medio. Tendrás clases puramente teóricas, en las que aprenderás acerca de importantes conceptos para la salud humana. Tendrás clases mixtas en las que deberás resolver incógnitas o preguntas de carácter práctico.

Para ello, deberás trabajar y poner en marcha el pensamiento crítico y la capacidad resolutiva tan necesarias y entretenidas en este ámbito. Pero también tendrás clases prácticas increíbles en el laboratorio, donde aprenderás a manejar los instrumentos del mismo, a hacer diversidad de experimentos como la separación de las células sanguíneas de tus compañeros y el estudio de dichas células para diagnosticar o prevenir enfermedades, por poner un ejemplo.

O bien podrás realizar interesantes estudios acerca de tu propia nutrición o de tus cambios cíclicos de temperatura en función del día o de cuestiones hormonales, entre otros. Las opciones del apartado práctico son muchas y hay para todos los gustos.

Universidad biomedicina

5. Podrás elegir la temática de la biomedicina que a ti te guste

Asimismo, no solo encuentras gran diferencia entre los roles de trabajo, sino también en las temáticas sobre las que puedes trabajar dentro de la medicina. Debido a la gran amplitud de esta rama del conocimiento, en muchos de los trabajos ofertados habrá cierta especialización hacia diferentes campos del conocimiento dentro de la biomedicina, como bioquímica, genética, hematología, oncología, inmunología, parasitología, bioinformática, etc. Esto facilita que finalmente acabes con un puesto de trabajo más personalizado de acuerdo a tus gustos.

6. Acceso a partir de diversas formaciones profesionales

Como hemos comentado antes, para trabajar en el ámbito biomédico puedes acceder a formaciones muy diversas. Desde formaciones profesionales variadas, grados también muy diversos y, si quieres, especializados en la rama específica que a ti te guste (microbiología, biología molecular, biotecnología, genética…). Además de que dentro de la carrera de Biomedicina y similares, podrás elegir en muchos casos optativas más acorde a tus gustos e inquietudes profesionales.

Si todavía no tienes claro a qué dedicarte o quieres especializarte todavía más hacia diferentes vertientes, existen gran cantidad de certificaciones a tu disposición a las que puedes acceder y que te pueden abrir muchas salidas laborales. Por ejemplo, másteres de la industria farmacéutica, o más específicos en producción del medicamento, marketing, departamento médico, coordinación y monitorización de ensayos clínicos, control y seguridad alimentaria, negocios en la industria farmacéutica, entre otros.

Otra opción muy interesante es la de seguir la formación de doctorado y participar de manera activa en la comunidad científica, pudiendo continuar con puestos como posdoctorado o jefe de investigación, además de abrirte también puertas con esta formación en la industria farmacéutica y otros ámbitos laborales. Y no solo cuenta la formación oficial, sino que en muchas ocasiones puedes potenciarte profesionalmente de manera autodidacta aprendiendo y mezclar tus pasiones, como la escritura, el análisis de datos o la informática… En conclusión, son muchos los caminos abiertos para estos profesionales, caminos que se pueden tomar paralelamente o te puedes centrar en alguno en específico.

7. Podrás aportar conversaciones interesantes y actuales a tus amigos

Una de las características del ser humano es su capacidad y necesidad para socializar. En estos casos, mantener conversaciones es una de los requerimientos indispensables para nosotros. Estas se pueden ver enriquecidas a partir del conocimiento de diferentes temáticas, y en especial saber sobre la biomedicina puede suponer un gran plus pues es un tema relevante, actual y útil para las personas. Por ello, seguramente podrás aportar puntos de vista diferentes y muy interesantes a tus amigos, que estarán agradecidos de escuchar a personas especializadas en este mundillo.

8. Pocos graduados en especialidades biomédicas y más demanda

Como hemos comentado, la diversidad de roles de trabajo ofertados en el ámbito sanitario es enorme y muchas veces no es posible cubrir formación específica a partir de grados. Por ello, el mundo laboral biosanitario está bastante demandado y estos valores están aumentando con el paso de los años, además de crearse puestos y roles nuevos.

Es probable encontrar trabajo especializado en determinados temas biomédicos debido a la escasa disponibilidad de personas formadas al respecto, o bien hacer una certificación extra será clave para asegurar un puesto de trabajo en el sector.

Graduado

9. Entenderás el cuerpo humano en la salud y la enfermedad mucho mejor

Continuamente estamos expuestos a noticias, comentarios, charlas, interacciones donde se comentan términos y temáticas sanitarias. Y desde que somos pequeños aprendemos con el tiempo a cómo cuidarnos para estar sanos o cómo tratarnos, estando en contacto con profesionales sanitarios que nos ayudan. Sin embargo, muchas veces nos planteamos el por qué de las cosas en relación al cuerpo humano. En este sentido, una carrera profesional enfocada en la biomedicina es una gran ayuda para resolver muchas de las incógnitas que nos planteamos a lo largo de la vida.

Además, seremos más capaces de discernir cuándo algo es bueno para nosotros o no, o incluso cuándo diferentes recomendaciones sanitarias son equivocadas. Comprenderemos por qué es bueno lavarse las manos, y por qué a veces no es tan bueno ser muy limpio. Tendremos más conocimientos en cuanto a los beneficios de la nutrición y el bienestar psicológico en el ser humano. Y, en general, nos entenderemos mejor a nosotros mismos.

10. Te abrirá puertas y te enriquecerás del ambiente internacional

Las ciencias y en especial las ciencias biomédicas son relevantes para todo el mundo y compañías y centros en todo el globo trabajan en conjunto con un bien común, el de asegurar nuestra supervivencia y calidad de vida. Las aportaciones entre científicos y personal sanitario de diferentes países tienen lugar de manera frecuente, lo que hace a la profesión biosanitaria más apasionante todavía. Seguramente mantengas interesantes conversaciones con gente de partes de todo el mundo, como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, la India, etc.

Esto te ayudará a crecer tanto profesional como personalmente. Así mismo, estas profesiones son necesarias en todo el mundo, por lo que siempre tendrás las puertas abiertas como biomédico en diferentes países si lo quieres o necesitas.

11. Puedes utilizar tus conocimientos biosanitarios para optimizar tu vida

Al final, todo lo que hemos aprendido en la carrera biomédica puede servirnos y ayudarnos a cuidar mejor de nuestra salud. A decidir con mayor determinación qué es lo correcto para ponernos bien y poder ser un poco más independientes de recomendaciones externas.

Aunque siempre es necesaria la ayuda y consejo de los médicos. Así, por ejemplo, podremos saber cuándo es mejor consumir medicamentos como el paracetamol o ibuprofeno, cómo podemos tratar de manera más efectiva algunos de nuestros padecimientos confirmándolo con el médico (porque muchas veces los médicos son muy escuetos en cuanto a la descripción del mecanismo a seguir cuando estás enfermo). Podrás entender lo importante que es el ejercicio, la nutrición o la relajación y te motivará a llevarlo acabo en tu vida diaria, etc.

12. Porque es una carrera preciosa

Ya de carácter más subjetivo, y más allá del interés por las salidas laborales, este último motivo lo dedicamos al amor por las ciencias biomédicas. Por lo maravilloso que resulta conocer cómo funcionan todas las células del organismo en una compleja armonía para dar origen a nuestro cuerpo y a nuestra capacidad de memoria y razonamiento.

Por lo increíble que resulta conocer a fondo cómo funciona nuestro sistema inmune, la relevancia de las vacunas, o cómo es el mecanismo de acción de los fármacos que tomamos a diario, o para qué sirven los glóbulos rojos. Al final, la razón más importante por la que escoger a lo que dedicarte y estudiar, a nuestro parecer, es aquello que te despierte interés y te fascine. Y, para muchas personas, esta es una disciplina simplemente apasionante.

Ahora, ya después de haberte descrito la importancia de la biomedicina, los diferentes mecanismos de acceso, así como haber expuesto 12 motivos por los que estudiar y formarte en esta disciplina, quizás te hayamos podido transmitir parte del apasionante mundo de la Biomedicina. Por último, esperamos poder haberos inspirado a algunas personas y quizás algún día poder sentirnos agradecidos de haber contribuido de alguna manera a vuestra elección por una carrera tan apasionante, actual y en auge de demanda.

Carrera biomedicina
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies