Las 5 diferencias entre medicamento genérico y medicamento de marca (explicadas)

Todos sabemos qué es un medicamento, pero cuando hablamos de las diferencias entre un medicamento genérico y uno de marca, pueden surgir algunas dudas. ¿Cuáles son las diferencias entre estos fármacos?

Diferencias medicamentos genéricos medicamentos marca

Un medicamento es una sustancia química que tiene como objetivo curar una enfermedad, aliviar síntomas como el dolor o la fiebre e incluso salvar vidas, y se diseña con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas. Todos ellos son el resultado de un largo periodo de investigación y del trabajo de científicos en busca de la solución a los problemas de salud que hoy en día padece la humanidad.

Y es que, descubrir nuevas sustancias, diseñar nuevas herramientas de investigación y el avance imparable de la tecnología, ha permitido que en los últimos años se produzca una revolución en el campo de la farmacología, ofreciendo tratamientos nunca imaginados y salvando vidas de personas con enfermedades que, no hace mucho tiempo, eran incurables.

No debemos olvidar que siempre hay riesgos al tomar medicamentos y es importante pensar en ellos antes de tomarlos, porque incluso los medicamentos más seguros del mercado pueden causar efectos secundarios indeseados. Para reducir esta posibilidad de reacciones adversas es importante que se tomen de forma correcta siguiendo las indicaciones del farmacéutico o del médico que lo haya recetado.

A pesar de utilizarlos a diario y de ser sustancias que nos salvan la vida, aún tenemos dudas de algunos aspectos que rodean a los medicamentos, como las diferencias reales que hay entre un medicamento genérico o uno de marca. Existen muchos mitos en torno a esta comparación debido a la desinformación, y a veces, a las estrategias de márketing que se siguen por parte de algunas farmacéuticas. Algunas nos hacen creer que su producto es el único y el mejor, a pesar de que eso no es siempre la realidad. Al fin y al cabo, ya sea por un motivo u otro, parece que aún existen dudas y desconfianza frente al medicamento genérico que hoy resolveremos mostrando todas las diferencias que existen con respecto al de marca.

¿Qué es un medicamento de marca?

Al medicamento de marca también se le conoce como medicamento original, y se define como la especialidad farmacéutica que es sintetizada como innovación terapéutica por un laboratorio al cual se le asigna un nombre comercial o marca. Normalmente la ley protege a estas moléculas con una patente de 20 años para que de esa forma el laboratorio que lo ha desarrollado pueda recuperar el tiempo y el dinero invertido en investigación y desarrollo de ese fármaco.

Normalmente estos fármacos son producidos en grandes industrias farmacéuticas que realizan todo el proceso de investigación y desarrollo desde cero. Los conocimientos de los que parten son los que ofrece la comunidad científica desde los laboratorios de investigación básica, que, posteriormente son utilizados para realizar sus investigaciones privadas con el objetivo de obtener algún principio activo eficaz y seguro frente alguna patología o dolencia.

Todo este proceso puede durar años y conlleva grandes inversiones económicas que luego deben ser recuperadas en la venta de estos fármacos mientras dura la patente. Esta es una de las razones por la que estas patentes tienen una duración de 20 años y no de 10 como ocurre con otros productos o marcas.

Medicamento marca

¿Qué es un medicamento genérico?

Los medicamentos genéricos, también denominados especialidades farmacéuticas genéricas (EFG), son fármacos que salen al mercado una vez se ha caducado la patente del fármaco original o de marca, que como ya hemos comentado, tienen exclusividad de explotación de 20 años.

Esto quiere decir que tanto el genérico como el de marca tienen exactamente el mismo principio activo, la molécula que actúa sobre el organismo. Además también tienen la misma forma farmacéutica (comprimido, jarabe, cápsula, etc.), y se presentan en la misma concentración y dosificación, es decir, las dosis contienen la misma cantidad de principio activo.

Otro aspecto en común es que ambos deben superar los mismos controles de seguridad, de calidad y de eficacia establecidos por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios antes de ser comercializados, por lo que las tres cualidades son exactamente las mismas para el medicamento de marca que para el genérico. Sin embargo, al contar con menos gastos de promoción y producir una molécula ya conocida, implica un proceso de investigación y desarrollo mucho más breve, siendo el precio de salida al mercado de estos fármacos hasta un 40% más barato que el de los medicamentos de marca.

Una ventaja de la existencia de estos fármacos es que pueden ser una herramienta muy eficaz para controlar los precios de los medicamentos, ya que fomentan la competencia entre distintas farmacéuticas y esto provoca que los medicamentos bajen sus precios. Gracias a ellos se facilita el acceso a lso ciudadanos a tratamientos de calidad, eficaces y seguros a un precio más económico para las situaciones más complicadas, sin que nadie pueda quedar excluido de su derecho a la salud por razones económicas.

Medicamento genérico

¿En qué se diferencia un medicamento genérico de un medicamento de marca?

Después de conocer en detalle qué es cada uno de estos medicamentos parece que no existe ninguna diferencia más que el nombre o el precio, pero a pesar de que parezcan lo mismo y se utilicen con la misma finalidad, los medicamentos genéricos se diferencian en varios detalles que os vamos aquí os presentamos.

1. El precio

Los medicamentos de marca, debido a su naturaleza innovadora, tienen un precio más elevado porque tienen que amortizar los costes de investigación invertidos durante todo el proceso de desarrollo. Además también tienen mayores gastos de promoción al tratarse de un producto nuevo, que en el caso de los medicamentos genéricos, no deben hacer porque ya es un fármaco que se conoce desde hace años. Todo esto hace que el medicamento de marca sea más caro, pero siempre con precios sometidos a controles por parte de las autoridades sanitarias nacionales.

Debido a esta situación, los laboratorios que comercializan los medicamentos de marca intentan reducir la competencia, y para ello, reformulan de nuevo los medicamentos con nuevos excipientes o formatos que sean más cómodos y atractivos para los pacientes. De esta forma, con pequeños cambios se obtienen nuevas patentes que servirán para extender durante un mayor tiempo el monopolio del medicamento de marca.

2. Composición del medicamento

Como ya sabemos, el medicamento genérico contiene el mismo principio activo que el de marca, pero sí que pueden existir diferencias en cuanto a los excipientes utilizados en la formulación. Los excipientes son sustancias que no poseen una actividad farmacológica determinada y que se utilizan para facilitar el proceso de fabricación y el funcionamiento del principio activo en el organismo.

Estas diferencias vienen dadas por dos razones. La primera es que durante el tiempo que dura una patente, se puede haber producido avances tecnológicos que permitan incorporar mejoras en los excipientes que han podido ocasionar problemas a ciertos colectivos, como por ejemplo la lactosa. La segunda razón es que, en algunas ocasiones, los excipientes están patentados por el laboratorio de la marca y por lo tanto no se pueden utilizar como tal, obligando al laboratorio que produce el medicamento genérico a buscar una alternativa.

3. El nombre

El laboratorio que desarrolla un fármaco original, de marca, puede llevar el nombre que la farmacéutica elija. En cambio, los fármacos genéricos normalmente los encontramos con el mismo nombre que el principio activo, ya que hasta hace poco era obligatorio por ley. Ahora ya pueden denominarse por un nombre de la marca, pero deben incluir en su envase las siglas EFG (Especialidad Farmacéutica Genérica) para informar al consumidor que se trata de un medicamento de esta naturaleza.

Medicamentos nombre

4. Requisitos para su comercialización

En ambos casos, como hemos visto, tienen que ser aprobados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, o por la correspondiente agencia reguladora de cada país. Para ello deben cumplir unos requisitos de eficacia, seguridad y calidad que son los mismos para ambos, pero hay una diferencia. Para los medicamentos genéricos es necesario un ensayo extra para su aprobación, demostrar su bioequivalencia. Esto consiste en la comparación de la formulación genérica con la ya existente de marca para demostrar que su actividad, eficacia y seguridad en el organismo es exactamente la misma.

5. Tiempo de acceso al mercado

Los medicamentos de marca, tras obtener las autorizaciones para su comercialización por parte de las autoridades sanitarias, pueden llegar al paciente inmediatamente después. En el caso de los medicamentos genéricos, a pesar de tener todo aprobado y listo para la venta, deben esperar a que se venza la patente del fármaco original, que, en Europa, es de 20 años para una patente estándar, aunque en circunstancias especiales pueden solicitarse prórrogas de hasta cinco años más.

Es importante conocer los aspectos comunes y las diferencias entre los medicamentos de marca y los medicamentos genéricos porque, desde el 1 de enero de 2017 entró en vigor una modificación de la Ley de Garantías, en la que los pacientes a quienes se les haya prescrito un principio activo, pueden elegir si quieren que se le dispense un genérico o un medicamento de marca en la farmacia.

Mercado
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies