Las 5 diferencias entre cometa y asteroide (explicadas)

Los cometas y los asteroides son objetos celestes rocosos que orbitan alrededor del Sol pero que tienen diferencias muy importantes en lo que a composición, origen y órbita se refiere. Exploremos estas diferencias.
Diferencias cometa asteroide

El Universo es mucho más que la suma de unas 2 millones de millones de galaxias. El Cosmos es, en esencia, un espacio en el que todos los diferentes cuerpos celestes se encuentran en perfecta armonía, determinando la naturaleza del Universo y la evolución del mismo. Todo se basa en la gravedad. Y esta gravedad ha dado forma a objetos celestes muy variados.

Y aunque hay algunos que conocemos tan bien y todos sabemos perfectamente las diferencias entre ellos, como sucede con las estrellas, los planetas, los satélites, los agujeros negros o las nebulosas, hay otros que, pese a ser igual de famosos, generan más dudas. Y una de las más habituales es la que se basa en confundir a los cometas y los asteroides.

Ambos son cuerpos celestes de naturaleza primordialmente rocosa que orbitan alrededor del Sol. Y aunque esta definición pueda hacer imaginar que se trata prácticamente de sinónimos, lo cierto es que cometas y asteroides tienen diferencias muy importantes en lo que a composición, origen y órbita se refiere.

Así pues, en el artículo de hoy nos sumergiremos en un viaje por el espacio exterior para, además de entender perfectamente qué es un cometa y qué es un asteroide, despejar todas las dudas acerca de sus diferencias, presentando estas en forma de puntos clave. ¿Empezamos?

¿Qué es un cometa? ¿Y un asteroide?

Antes de entrar en profundidad en las diferencias entre ambos objetos celestes, es interesante (e importante) ponernos en contexto y comprender, individualmente, qué es exactamente un cometa y qué es un asteroide. De este modo, sus diferencias empezarán a quedar claras.

Cometas: ¿qué son?

Los cometas son pequeños objetos celestes con un tamaño promedio de 10 kilómetros de diámetro y que orbitan alrededor del Sol. Cuando se acercan a él, desarrollan una larga estela conocida generalmente como cola. Sea como sea, se trata de astros compuestos principalmente por hielo y roca, en concreto por, además de agua, amoníaco, hierro, silicatos, sodio y magnesio.

Las órbitas que dibujan los cometas, aunque pueden ser elípticas, hiperbólicas o parabólicas, tienen la característica de ser muy excéntricas, por lo que siempre hay un punto de la misma en la que están increíblemente alejados del Sol. De ahí que sus elementos se encuentren, gran parte del tiempo, congelados.

Seguramente, el cometa más famoso es el cometa Haley. Este orbita a velocidades de hasta 188.000 kilómetros por hora y, pese a que en su punto más cercano al Sol se encuentra a una distancia del mismo de 0,6 unidades astronómicas (una unidad astronómica es la distancia entre la Tierra y el Sol), en su punto más alehjado se encuentra a 36 unidades astronómicas, más o menos como la distancia Plutón-Sol, que es de casi 6.000 millones de kilómetros.

Los cometas proceden de tres regiones distintas de los exteriores del Sistema Solar: el cinturón de Kuiper (un anillo de cuerpos congelados que se extiende desde la órbita de Neptuno hasta las 50 unidades astronómicas), la nube de Oort (una región con un diámetro de 50.000 unidades astronómicas pero de muy baja densidad que se encuentra a 1 año luz del Sol y de donde viene el cometa Haley) y el disco difuso (una región de descubrimiento relativamente reciente que se expande hasta más de 500 unidades astronómicas).

Así pues, los cometas son objetos celestes de hielo y roca que siguen órbitas muy excéntricas alrededor del Sol y que proceden de las regiones externas del Sistema Solar. Pero falta por comentar su gran característica. La cola. Aquello que hace que, pese a que midan apenas 10 km de diámetro y que estén muy lejos de la Tierra, podamos verlos cuando pasan relativamente cerca de nosotros.

Los cometas tienen lo que se conoce como cabeza, que es la suma del núcleo (la parte rocosa y helada) y la cabellera. Esta cabellera se desarrolla cuando, a partir de una distancia al Sol de 7 unidades astronómicas, el efecto de la temperatura hace que el núcleo sublime (pase de sólido a gas sin pasar por el líquido), algo que provoca la formación de una especie de atmósfera de gas y polvo a su alrededor.

Pero a medida que el cometa se acerca más y más al Sol, la energía ionizante de la estrella hace que este gas de la cabellera del cometa se ionice. Básicamente, que empiece a conducir la electricidad. Y es en ese momento que se forma la cola, la cual, como podemos intuir, no es más que gas y polvo ionizado que, debido a este estado químico, brilla con luz propia.

Y como esta cola puede alcanzar tamaños que, dependiendo de la composición y diámetro del cometa, oscilan entre los 10 y los 100 millones de kilómetros, no es de extrañar que, pese a su lejanía, podamos verlos con telescopios y algunos, incluso, a simple vista, como es el caso del cometa Haley, que tiene un periodo orbital de 75 años. Cuerpos celestes de hielo y roca que proceden del exterior del Sistema Solar, que siguen una órbita muy excéntrica alrededor del Sol y que disponen de una cola de gas y polvo ionizado que genera luz. Eso son los cometas.

Cometa qué es

Asteroides: ¿qué son?

Los asteroides son objetos celestes rocosos que orbitan alrededor del Sol y que pueden llegar a tener un diámetro de 1.000 km. Su órbita es similar a la de un planeta, pero no pueden ser considerados como tal ya que, debido a su forma, tamaño y pequeña masa (y, por tanto, baja gravedad) no reúnen las condiciones para ser considerado como tal. Son astros a medio camino entre los meteoroides (rocas de, como mucho, 50 metros) y los planetas.

Los asteroides del Sistema Solar se encuentran todos, a excepción de los troyanos que comparten órbita con otros planetas (pero no orbitan alrededor de ellos ya que entonces serían satélites), en el conocido como cinturón de asteroides, un anillo con más de 960.000 asteroides que siguen una órbita entre la de Marte y la de Júpiter alrededor del Sol.

Las constantes colisiones entre asteroides hacen que estos se desintegren en fragmentos rocosos más pequeños que salen despedidos de esta órbita en dirección a otros planetas, momento en el que pueden suceder cosas como el impacto del asteroide de 12 km que impactó hace 66 millones de años sobre la Tierra y que supuso la extinción de los dinosaurios.

Su composición, aunque depende del tipo, se basa generalmente en silicatos, níquel y hierro. Sea como sea, lo importante es que los asteroides son objetos rocosos que siguen una órbita de excentricidad baja alrededor del Sol (como la de un planeta), estando, la mayoría de ellos, agregados en el conocido como cinturón de asteroides.

Asteroides

¿En qué se diferencian los asteroides y los cometas?

Tras esta extensa pero necesaria introducción, seguro que las diferencias entre un asteroide y un cometa han quedado más que claras. De todos modos, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información con un carácter más visual y esquemático, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre asteroides y cometas en forma de puntos clave.

1. Los cometas tienen una órbita muy excéntrica; los asteroides, elíptica

Una de las diferencias más importantes. Los asteroides siguen una órbita alrededor del Sol de naturaleza elíptica con tendencia a la circularidad, como la que sigue, por ejemplo la Tierra. Siempre hay un punto más cercano al Sol (periapsis) y un punto más alejado (el apoapsis), pero la diferencia entre ambos puntos no es demasiado grande en el contexto de distancias astronómicas, que siempre son grandes. Pero hablamos de pocos millones de km de diferencia.

Con los cometas, la cosa es muy distinta. La órbita sigue siendo elíptica, pero su excentricidad es muchísimo mayor. La diferencia entre periapsis y apoapsis es enorme. Y para verlo, lo mejor es un ejemplo. En su punto más cercano al Sol, el cometa Haley se encuentra a una distancia del mismo de unos 90 millones de kilómetros. Pero en su punto más alejado, se encuentra a una distancia del Sol de 5.300 millones de kilómetros.

Esto explica no solo que haya cometas que tarden miles de años en completar una órbita (como el cometa Hyakutake, que tiene un periodo orbital de 170.000 años), sino que, debido a estos tiempos, hayamos descubierto relativamente pocos cometas en comparación con asteroides. Si sabemos que hay 960.000 asteroides, de cometas solo hemos encontrado 3.153.

órbita cometa

2. Los cometas tienen una cola que brilla con luz propia; los asteroides, no

La otra gran diferencia por excelencia. La composición de los cometas hace que, cuando se acercan al Sol (a partir de las 7 unidades astronómicas), su núcleo de hielo y roca sublime, es decir, pase de sólido a gas. Se forma así una atmósfera de gas y polvo que, cuando se acerca más al Sol y recibe su energía ionizante, se (valga la redundancia) ionice, generando así una cola compuesta de gas y polvo ionizado que puede extenderse por hasta 100 millones de kilómetros y que brilla con luz propia.

En cambio, los asteroides, debido a su composición, se mantienen sólidos incluso si están cerca del Sol. Como no hay este proceso de sublimación, no pueden formar colas. Es cierto que hay algunas excepciones de asteroides con cola (como uno que se descubrió en 2013), pero se trata de fenómenos extraños que se deberían a impactos con otros asteroides. Por lo tanto, la regla general es que los cometas tienen cola pero los asteroides no.

3. Los asteroides proceden del interior del Sistema Solar; los cometas, del exterior

Su origen marca una diferencia muy importante. Los asteroides se formaron más cerca del Sol, algo que explica no solo que no contengan hielo, sino que se encuentren conformando lo que se conoce como cinturón de asteroides. Los asteroides proceden del interior del propio Sistema Solar, orbitando alrededor del Sol en una órbita que se encuentra entre la de Marte y la de Júpiter.

Los cometas, por su parte, no proceden del interior del Sistema Solar. Vienen de fuera. Son, pues, visitantes que proceden de regiones exteriores del Sistema Solar, como el cinturón de Kuiper, la nube de Oort o el disco difuso. Todas ellas regiones muy alejadas del Sol.

4. Los asteroides son más grandes que los cometas

Otra diferencia a tener en cuenta. Los cometas se ven debido a su cola, la cual puede llegar a medir hasta 100 millones de kilómetros de largo, no porque sean grandes. De hecho, todo lo contrario. Y es que a pesar de que los conocidos como cometas Goliat puedan llegar a medir 50 km de diámetro, el tamaño promedio de un cometa es de 10 km. El cometa Haley, por ejemplo, mide apenas 15 km.

Con los asteroides, la cosa es distinta. No porque siempre sean más grandes (hay asteroides pequeños), sino porque los tamaños máximos que pueden alcanzar son mucho mayores que los de los cometas más grandes. Los asteroides pueden llegar a medir 1.000 km de diámetro, superando, por mucho, a cualquier cometa Goliat.

5. Los cometas contienen hielo; los asteroides, no

Para terminar, una diferencia muy importante en lo que a composición respecta. Y es que mientras que los asteroides están formados principalmente por roca y metales, la composición de los cometas se basa en hielo, polvo, roca y compuestos orgánicos. En otras palabras, el hielo se encuentra en los cometas pero no en los asteroides.

Esto se debe a que los asteroides, en su formación, estaban demasiado cerca del sol como para permitir la existencia de hielo y explica que, debido a las reacciones químicas que suceden en los cometas, estos tengan cola y los asteroides no. De nuevo, hay excepciones, con asteroides que tienen una capa de hielo en su superficie, pero la regla general es la que acabamos de mencionar.

Cometa asteroide
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies