Las 10 películas científicamente más verídicas

En el cine normalmente encontramos mucha ficción y poca ciencia, pero algunas películas destacan por ser representaciones muy fieles del mundo científico, ya sea tratando temas de astronomía, de microbiología o de física. Veamos algunos ejemplos.
Películas científicamente verídicas

“El cine es el fraude más bonito del mundo”

Esta cita de Jean-Luc Godard, célebre director francés y uno de los máximos exponentes del movimiento cinematográfico vanguardista de la “Nouvelle vague”, expresa perfectamente lo que es el cine, especialmente cuando se trata de cintas que abordan temas científicos.

La ciencia es algo que nos atrae, que despierta nuestra curiosidad y que da respuestas a nuestras dudas e inquietudes. Y cuanto más fácil de consumir sea, más nos gustará. En este contexto y conocedor del potencial, el cine ha alimentado nuestro interés por la ciencia, elaborando películas (algunas de ellas consideradas como auténticos clásicos) cuyo eje central es la ciencia.

Si pensamos en las películas más míticas y conocidas, la mayoría de ellas son de ciencia ficción: “Star Wars”, “Regreso al Futuro”, “Jurassic Park”, “Alien”… Todas estas cintas, ya sea tratando temas propios de la astronomía, de la biología o de la física, cogen principios científicos y, mezclándolos con (mucha) ficción, consiguen un film para la posteridad.

Pero, con tanta ficción, ¿es posible encontrar una película científicamente verídica? Por supuesto. Y en el artículo de hoy iremos en busca de estas películas, donde la ficción, pese a existir, no le gana la partida a la ciencia. Hoy presentaremos las películas que mejor han abordado distintos principios científicos y se han preocupado por no perder la veracidad.

¿Cuáles son las películas más correctas para la ciencia?

La inmensa mayoría de películas de ciencia ficción están plagadas de errores científicos. En “Star Wars”, por ejemplo, vemos estruendosas batallas galácticas cuando, en realidad, el sonido no puede propagarse por el espacio, por lo que no debería escucharse nada.

En “Regreso al Futuro”, Marty McFly jamás podría haber viajado al pasado, pues las leyes de la física, si bien permiten los viajes en el futuro, prohíben por completo los que son hacia el pasado. O en “Jurassic Park”, por poner otro ejemplo, hubiera sido imposible conseguir dinosaurios a partir del ADN atrapado en los mosquitos de la época jurásica (hace más de 60 millones de años), básicamente porque las moléculas de ADN no aguantan más de 500 años sin degradarse.

Estos errores científicos son muy habituales en las películas de ciencia ficción, pues los cinematógrafos se toman libertades en pro del dramatismo y la espectacularidad. Y mientras consigan hacer que nos sintamos atraídos por la ciencia, ya hacen un trabajo enorme.

Pero, ¿hay realmente películas donde se mantengan los principios científicos? Sí. Pocas, pero sí. A lo largo de los años nos hemos topado con cintas que han sido alabadas por científicos de distintas ramas de conocimiento por la fidelidad a la ciencia. Veamos algunos ejemplos.

1. Contagio (2011)

“Contagio” es una película de 2011 dirigida por Steven Soderbergh que recientemente ha vuelto a hacerse famosa por la semejanza de su historia con la pandemia de Covid-19 de 2020. Sea como sea, es considerada por la mayoría de epidemiólogos como la representación científicamente más veraz y acertada de la naturaleza de una pandemia.

En la película, un virus mortal comienza a propagarse por todo el mundo a raíz del contagio de una norteamericana en un restaurante de Hong Kong. En pocos días, esta enfermedad mortal detiene por completo el mundo, con gente muriendo mientras los científicos luchan por encontrar una vacuna. No solo es una película emocionalmente muy realista de las consecuencias de una pandemia, sino que detalla perfectamente cómo es el día a día en los laboratorios e instituciones de salud pública, cómo se transmiten estos virus, cómo es el proceso de obtención de una vacuna, cómo deben protegerse los profesionales…

Si se quiere aprender de microbiología y de epidemias, esta película es una de las mejores opciones.

2. Hijos de los hombres (2006)

“Hijos de los hombres” es una película de 2006 dirigida por Alfonso Cuarón en la que también se plasma las consecuencias de una pandemia, pero de una forma muy distinta. En este caso, no hablamos de un virus mortal, sino de una pandemia de infertilidad. Por algún motivo, la humanidad no puede reproducirse.

La película está ambientada en el año 2027. La humanidad lleva 18 años sin presenciar el nacimiento de ninguna persona. El caos y el miedo a la extinción convierte a la sociedad en algo inhumano, mientras los científicos intentan encontrar una explicación a por qué toda la humanidad se ha vuelto estéril. En este contexto, un ex-activista (interpretado por Clive Owen) recibe la misión de proteger a una mujer que, inexplicablemente, está embarazada.

Por su argumento y premisa, puede parecer que la película tenga mucho de ficción y poco de ciencia, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que, además de ser una representación muy cruda y realista de cómo quedaría la humanidad después de una tragedia así, el film da todos los ingredientes necesarios para que esta pandemia de infertilidad sea, al menos, verosímil. Desde el punto de vista científico no hay nada que falle, pues con las pistas que nos da la película, podemos imaginar un hipotético caso en el que un virus de la gripe mutado altera el sistema inmune humano de tal modo que incita el rechazo inmunológico del embarazo, una condición clínica en la que el cuerpo rechaza al feto al considerarlo como algo extraño.

Es una situación prácticamente imposible, pero la película se mantiene acertada desde el punto de vista científico.

3. La Amenaza de Andrómeda (1971)

“La Amenaza de Andrómeda” es una película de 1971 dirigida por Robert Wise en la que después de que un satélite artificial se estrelle en una aldea de Nuevo México, todos los habitantes, a excepción de un anciano y un bebé (no desvelaremos aquí por qué sobreviven), mueren. El ejército estadounidense se desplaza hacia la zona y ve que el misterioso satélite había llegado del espacio contaminado con un germen desconocido. Con la voluntad de determinar la naturaleza de esta forma de vida antes de que aniquile a toda la humanidad, un equipo de científicos es enviado a un laboratorio de altísima tecnología para estudiarlo.

Se trata de un film de ciencia ficción pura (de hecho, uno de los más reputados), pero eso no significa que no sea verídico desde el punto de vista científico. Esta película es una de las mejores representaciones del modo de transmisión de los patógenos, de los efectos en el cuerpo, de los métodos de detección en laboratorios, de la variedad de metabolismos de los microorganismos, de la sensibilidad de estos a distintos parámetros fisicoquímicos… Junto con “Contagio”, una de las mejores opciones (pese a sus libertades creativas) para entender el mundo de la microbiología.

4. Gattaca (1997)

“Gattaca” es una película de 1997 dirigida por Andrew Niccol ambientada en un futuro en el que los niños son concebidos en laboratorios después de que sus genes hayan sido seleccionados para perfeccionar la raza humana. Para los apasionados de la genética y de la ciencia ficción, este es todo un film de culto.

Pero es que, además, es una de las películas que tratan sobre la genética más verídicas desde el punto de vista científico. De hecho, su semejanza con lo que ya somos capaces de hacer resulta abrumadora. Los “niños a la carta” es casi una realidad, aunque afortunadamente la bioética y los valores morales lo están frenando. Sea como sea, esta película es una de las representaciones más acertadas de cómo funcionan las técnicas de manipulación genética y, en general, qué son los genes.

5. Contact (1997)

“Contact” es una película de 1997 dirigida por Robert Zemeckis y basada en la novela de Carl Sagan, quizás uno de los divulgadores científicos más reputados de la historia, algo que ya debe dar indicios de que se tratará de una película en la que la ciencia es perfectamente respetada. Y así es.

La película se centra en un grupo de científicos que analizan ondas de radio procedentes de la galaxia con el objetivo de encontrar indicios de vida extraterrestre inteligente. Después de años de fracasos, la protagonista (interpretada por Jodie Foster) capta una señal desconocida procedente de los confines del espacio que parece contener las instrucciones para construir una máquina que, supuestamente, permitiría el contacto entre nosotros y la forma de vida extraterrestre.

Como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta que se basa en un libro de Carl Sagan, la película es un muy fiel reflejo del mundo de la astrofísica y la astrobiología. Plasma perfectamente cómo funcionan los radiotelescopios e incluso teoriza de una forma muy verosímil cómo traduciríamos los mensajes extraterrestres. Incluso el final (que no desvelaremos) es posible de acuerdo a las leyes de la física.

6. Interstellar (2014)

“Interstellar” es una película de 2014 dirigida por Christopher Nolan que, además de ser un éxito de taquilla, se convirtió rápidamente en un film de culto para los amantes de la astronomía. Y es que de acuerdo a muchos expertos, es una de las mejores representaciones que se han visto en la gran pantalla de la Teoría de la Relatividad de Einstein, de cómo funcionarían los viajes por el espacio, de cómo se relacionan el espacio y el tiempo y, sobre todo, cuenta con la visualización físicamente más precisa de un agujero negro que se ha visto nunca, ya no en el cine, sino en general.

La historia está ambientada en un futuro no muy lejano en el que el cambio climático ha provocado que la vida en la Tierra sea cada vez más difícil de sostener. En este contexto, un grupo de científicos, encabezados por un ex-piloto (interpretado por Matthew McConaughey), emprenden una misión que decidirá el futuro de la humanidad: viajar más allá de nuestra galaxia para encontrar un nuevo hogar.

7. The Martian (2015)

“The Martian” es una película de 2015 dirigida por Ridley Scott que ha sido alabada por la propia NASA por el realismo que presenta el film a la hora de explicar cómo podríamos sobrevivir en nuestro planeta vecino: Marte.

La historia trata sobre un astronauta (interpretado por Matt Damon) que queda atrapado en Marte después de que, durante una misión tripulada, una tormenta haga que su equipo le dé por muerto. Con suministros escasos, el protagonista deberá encontrar el modo de sobrevivir en este planeta y, sobre todo, de encontrar el modo de hacer llegar a la Tierra el mensaje de que está vivo y que necesita que lo rescaten.

A pesar de que falle en algunos aspectos, la película es una de las mejores representaciones de cómo sería la vida en Marte. Desde los trajes espaciales que aparecen hasta cómo conseguir alimento, pasando por la forma de transmitir el mensaje, prácticamente todo en “The Martian” es científicamente verídico.

8. Deep Impact (1998)

“Deep Impact” es una película de 1998 dirigida por Mimi Leder que trata un tema que ha sido plasmado muchas veces en el cine y casi siempre de forma muy poco verídica: el inminente impacto de un meteorito en la Tierra. Pero esto no es así en Deep Impact, pues es la más fiel representación de cómo (y bajo qué condiciones) sucedería un desastre así.

La historia trata de un joven estudiante que, después de apuntarse al Club de Astronomía de su colegio, accidentalmente descubre una mancha blanca en el firmamento. Esto resulta ser un cometa que está a punto de colisionar con la Tierra.

La película es una muy acertada representación de la tecnología de detección e intercepción de meteoritos que se tenía en esa época. De hecho, el propio Neil deGrasse Tyson, uno de los astrofísicos y divulgadores actuales más reputados, dijo que es la única película de ciencia ficción donde no podía encontrar ningún fallo en lo que a ciencia se refiere.

9. 2001: Una Odisea en el Espacio (1968)

“2001: Una Odisea en el Espacio” es una película de 1968 dirigida por Stanley Kubrick y, sin duda, uno de los films más influyentes de la historia del cine y el que asentaría las bases de la ciencia ficción en el séptimo arte.

La película narra los diversos episodios de la historia de la humanidad, desde la aparición del “Homo sapiens” hasta una misión de la NASA en la que una inteligencia artificial (el sistema HAL 9000) se rebela contra la tripulación de la nave y toma el control de todos los sistemas.

Los méritos de esta película van mucho más allá de ser más o menos veraz científicamente, pero lo cierto es que es una muy fiel representación no solo de algunos conceptos de astrofísica, sino que fue capaz (en 1968) de aventurarse a determinar cómo funcionaría la inteligencia artificial. Sin duda, el film de ciencia ficción por excelencia.

10. Apolo 13 (1995)

“Apolo 13” es una película de 1995 dirigida por Ron Howard y que, de acuerdo incluso a los astronautas de la NASA, es la mejor representación de cómo es un viaje por el espacio. En lo que se refiere a películas ambientadas en una nave espacial, este es el referente.

La historia está ambientada en el año 1970, año en el que el Apolo XIII inicia su viaje hacia la luna. Cuando la tripulación está a punto de llegar, una explosión les hace perder no solo gran parte del oxígeno, sino el control y rumbo de la nave. La película se convierte en una historia de supervivencia en la que los tripulantes deben luchar para respirar y para volver a casa, mientras el mundo entero sigue en directo la situación.

Referencias bibliográficas

  • Perkowitz, S. (2007) “Hollywood Science: movies, science, and the End of the World”. Columbia University Press.
  • Kirby, D.A. (2008) “Cinematic Science: The Public Communication of Science and Technology in Popular Film”. Handbook of Public Communication of Science and Technology.
  • Levin, L., De Filippo, D. (2014) “Films and Science: Quantification and analysis of the use of Science Fiction films in scientific papers”. Journal of Science Communication.
  • Kirby, D.A. (2014) “Science and Technology in Film: Themes and Representations”. Handbook of Public Communication of Science and Technology.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.