¿Qué es la astrobiología y qué estudia?

La astrobiología es la ciencia que intenta descifrar si la vida en otros planetas sería posible y se aventura a hipotetizar qué características tendría.
Astrobiología

¿Estamos solos en el Universo? Los seres humanos llevamos haciéndonos esta pregunta seguramente desde que alzamos la mirada hacia el cielo. Y hasta hace poco, las respuestas a este, uno de los grandes interrogantes de nuestra historia, tenían un enfoque únicamente filosófico.

Pero a día de hoy estamos intentando dar respuestas abordadas desde un punto de vista científico gracias a la Astrobiología, una disciplina biológica de muy reciente aparición que engloba conocimientos de muchos ámbitos distintos para intentar responder a todos aquellos misterios que relacionan la vida y el Universo, quizás dos de las mayores incógnitas de la ciencia moderna.

Y es que pese a todos los esfuerzos realizados y a que parece un acto de egocentrismo enorme el considerar que estamos solos en el Universo, seguimos siendo el único ejemplo de vida conocida en el cosmos. Pero es que, de hecho, todavía no acabamos de entender qué significa “estar vivo”, cómo surgió la vida en la Tierra, cómo podemos detectar otras formas de vida ni cuál es nuestro futuro como especie en este mundo.

La Astrobiología está dando pasos agigantados para responder a estas y otras muchas preguntas. Por ello, en el artículo de hoy hablaremos sobre esta disciplina científica, veremos qué estudia y qué misterios intenta resolver.

¿Qué es la astrobiología?

La astrobiología es una rama de la biología de muy reciente aparición si la comparamos con otras disciplinas científicas, y es que su nacimiento se sitúa en 1998 cuando la NASA creó un programa para relacionar lo que sabemos sobre la Vida y el Universo.

La astrobiología, pues, es precisamente eso: una rama de conocimiento multidisciplinar que investiga el origen, la presencia, el progreso y la influencia que los seres vivos tenemos en el Universo. Para ello, se relacionan ciencias tales como la biología, la astronomía, la astrofísica, la geología, la química, la informática, la ingeniería, etc.

Y es que si queremos encontrar el origen de la vida en otros lugares, debemos remontarnos a los pilares y las bases más primitivas de cualquier forma de vida, que se encuentran en la física y la química. Además, es imposible entender cómo puede surgir ni cómo se desarrolla en otros planetas sin un conocimiento muy profundo en astronomía, pues hay que tener en cuenta la infinidad de condiciones que pueden darse en los rincones más alejados del cosmos.

La astrobiología es la ciencia que intenta responder a algunos de los misterios que llevan siglos fascinando a la humanidad y que, quizás, por su complejidad, constituyen también las preguntas más difíciles de responder para la ciencia en general: ¿estamos solos en el Universo? ¿Cómo surgió la vida en la Tierra? ¿Cómo serán las formas de vida en otros planetas? ¿Podremos establecer contacto con otras civilizaciones? ¿Qué nos depara la vida en este planeta? Con el tiempo, la astrobiología logrará dar respuesta a estas incógnitas.

¿Qué estudia la astrobiología?

A grandes rasgos, la astrobiología estudia todo aquello que tiene que ver con la vida desde una perspectiva mucho más amplia, es decir, tomando todo lo que sabemos sobre los seres vivos e intentando que estas “normas” biológicas funcionen llevadas al terreno del Universo. En otras palabras, es la biología sacada de la Tierra.

Por lo tanto, la astrobiología se encarga de estudiar todo lo que tiene que ver con la vida tal y como la conocemos, pero yéndose a terrenos que antes no habían sido estudiados o que, por su complejidad, habían sido obviados. Y es que la astrobiología analiza cómo pudo haber sido el origen de la vida en la Tierra, los mecanismos y condiciones que tuvieron que darse para que de materia inorgánica aparecieran formas de vida, cómo siguió proliferando y cuáles son los procesos que siguen los seres vivos para adaptarse a las condiciones ambientales más extremas que podamos imaginar.

Respondiendo a estos interrogantes, además de poder revelar el origen de la vida en nuestro hogar, indirectamente también nos sirve para abrir fronteras e irnos a lo que más llama la atención de la astrobiología: el estudio de la vida en otros planetas.

Por lo tanto, la astrobiología también estudia todo aquello que tiene que ver con la aparición y desarrollo de vida lejos del Sistema Solar. Analiza la habitabilidad de otros planetas, estudia cómo serían las adaptaciones de los seres vivos a esas condiciones, determina si la comunicación con otras civilizaciones sería posible e intenta responder a la gran incógnita de cómo, a partir del polvo de estrellas, puede surgir la vida en el Universo.

¿Qué preguntas quiere responder la astrobiología?

Desde su nacimiento a finales del siglo pasado, la astrobiología va en busca de responder a preguntas muy complejas que, una vez resueltas - si es que algún día somos capaces de hacerlo -, pondrían fin a algunos de los misterios que más han fascinado a los humanos desde hace miles de años.

A continuación presentamos algunas de las incógnitas que la astrobiología procura resolver. Cada vez estamos más cerca, pero todavía queda mucho trabajo. Y es que si la vida en sí ya es un misterio, juntarlo con el Universo da lugar a algo increíblemente difícil de descifrar.

1. ¿Qué es la vida?

La pregunta más sencilla del mundo es, irónicamente, la de más difícil respuesta. Y es que los biólogos, por muchos avances increíbles que hayan conseguido, siguen sin ser capaces de definir qué es la vida.

Tradicionalmente se considera como ser vivo toda aquella entidad física que en su interior pasa por cambios químicos que le permiten relacionarse con otras formas de vida y con el medio externo y que es capaz de nutrirse y de reproducirse.

Puede parecer muy evidente, pero, ¿dónde ponemos la frontera? Es decir, está muy claro que las personas, las plantas e incluso las bacterias y los hongos son seres vivos, pero, ¿qué pasa con, por ejemplo, los virus? Y es que se dice que los virus no son seres vivos ya que no cumplen con alguna de las propiedades anteriores.

Pero entonces, ¿qué son? ¿Están “muertos? ¿Acaso no se relacionan infectando a otros organismos? ¿No generan copias de sí mismos? ¿No evolucionan a lo largo de los años?

En la naturaleza no hay una frontera clara entre lo que está vivo y lo que “no”. Somos los humanos que intentamos ponerle etiquetas a todo. Por ello, definir exactamente qué es la vida sigue siendo muy complicado y es la astrobiología la que pone más empeño en dar una definición universal.

2. ¿Cómo surgió la vida en la Tierra?

La Tierra es un lugar lleno de vida, pero, ¿cómo pasó de ser una roca inerte en el espacio a ser un paraje repleto de millones de formas de vida distintas? Esta es una de las grandes incógnitas de la ciencia y otro de los retos de la astrobiología: determinar el origen de la vida en nuestro planeta.

Se han presentado muchas teorías distintas, aunque una de las más aceptadas a día de hoy es la siguiente. Se cree que por fenómenos climatológicos que seguimos sin ser capaces de descifrar plenamente, algunas moléculas inorgánicas presentes en los océanos pasaron por cambios químicos que las hicieron convertirse en moléculas orgánicas.

Una vez sucedió esto, en los océanos primitivos ya había los ingredientes esenciales para conformar las formas de vida, que empezaron a juntarse como piezas de un “puzzle” hasta dar lugar a, primero, los precursores de los seres vivos, en un momento en el que, de nuevo, estamos en la frontera entre lo que está vivo y lo que “no”.

Sea como sea, se cree que la vida podría haber surgido en la Tierra hace entre 3.800 y 4.000 millones de años, muy rápido teniendo en cuenta que la Tierra tiene una antigüedad de “solo” 4.500 millones de años.

3. ¿Cómo se adaptan los seres vivos al medio en el que viven?

Al principio, la Tierra no era un lugar tan “agradable” como lo es hoy. Las temperaturas eran mucho más altas, las lluvias de meteoritos eran constantes, prácticamente no había nutrientes, no había oxígeno, la atmósfera estaba llena de compuestos que son tóxicos para la mayoría de seres vivos actuales… Por ello, que los primeros seres vivos se adaptaran a estas condiciones y consiguieran progresar, es uno de los mayores misterios.

La astrobiología también intenta descubrir cómo se adaptaron a un clima tan inhóspito, y para descifrarlo, estudia los microorganismos extremófilos, que son aquellos que viven a día de hoy en los ambientes más extremos, valga la redundancia.

Bacterias que crecen a más de 100 °C, que aguantan valores de acidez enormes, que son resistentes a la radiación, que viven en el Mar Muerto o en géiseres... Esto permite saber qué adaptaciones tienen y, consecuentemente, hace que se pueda imaginar cómo sería la vida en otros planetas.

4. ¿Hay más formas de vida en el Universo?

Una de los misterios que más nos fascina. Tomando lo que aprende al intentar responder a las anteriores preguntas, los astrobiólogos también intentan determinar si la vida en otros planetas es posible y, en caso de que así sea, qué características tendría.

Hay consenso en que es matemáticamente imposible, dadas las dimensiones del Universo, que estemos solos. El problema son las distancias y la increíble variedad de condiciones que pueden darse en otros planetas. Por ahora, la única vida que conocemos está en la Tierra. Con el tiempo, ya veremos.

5. ¿Cuál es el futuro de la vida en este y otros planetas?

La astrobiología también intenta determinar cuál es nuestro futuro en la Tierra. ¿Hasta cuándo será habitable este planeta? ¿Habrá una extinción masiva? ¿Cuál es el futuro de la raza humana? Lo cierto es que dependemos en gran medida del azar cósmico, pero los astrobiólogos procuran determinar cómo seguirá evolucionando la vida en este y otros planetas para aventurarse a determinar qué pasará con la vida en la Tierra de aquí miles de años.

Referencias bibliográficas

  • Centro de Astrobiología. (2011) “La aventura de la vida”. Revista de Astrobiología.
  • Manrubia, S.C. (2012) “Astrobiología: En busca de los límites de la vida”. CSIC-INTA.
  • Des Marais, D.J., Walter, M. (1999) “Astrobiology: Exploring the Origins, Evolution, and Distribution of Life in the Universe”. Annual Review of Ecology and Systematics.
  • Shapshak, P. (2018) “Astrobiology - an opposing view”. Bioinformation.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.