Las 5 extinciones masivas de la historia de la Tierra (causas y consecuencias)

En los últimos 500 millones de años, la vida ha estado cinco veces al borde de la desaparición. Un viaje a través de la historia analizando causas y consecuencias de las grandes extinciones masivas.
Extinciones masivas historia Tierra

La vida es muy frágil. Y es que tanto nosotros mismos como el resto de los seres vivos no dejamos de ser, pese al milagro biológico que representa nuestra existencia, trozos de materia orgánica que habitan un mundo lleno de peligros geológicos e incluso astronómicos.

Por ello, no es de extrañar que desde la aparición de la vida en la Tierra hace unos 3.500 millones de años, los seres vivos hayan tenido que vivir sucesos que los pusieron al borde de la desaparición. Por muy adaptados que estemos a nuestro mundo, no somos nada comparado con el poder de la naturaleza.

Y esta naturaleza, tanto por sucesos intrínsecos de la Tierra como por fenómenos astronómicos devastadores, ha sido responsable de, al menos, cinco grandes extinciones masivas. Estas extinciones fueron responsables de la muerte de millones de especies y algunas, incluso, estuvieron a punto de hacer desaparecer la vida de la faz de la Tierra.

En el artículo de hoy, pues, emprenderemos un viaje a lo largo de la historia, remontándonos unos 500 millones de años, para descubrir las causas y consecuencias de las cinco grandes extinciones masivas, unos sucesos que, en parte, hicieron posible que estés hoy aquí leyendo estas líneas.

¿Qué es una extinción masiva?

Una extinción masiva es un fenómeno natural cuyo desarrollo culmina con la desaparición de un número importante de especies. En líneas generales, para hablar de extinción masiva, esta desaparición tiene que ser de, al menos, el 10% de especies en el transcurso de un año o de más del 50% de especies a lo largo de un periodo de tiempo entre uno y tres millones y medio de años.

Se habla de que actualmente estamos a las puertas de una sexta extinción masiva. Y esto, a pesar de que es totalmente cierto que la actividad humana está causando estragos en la supervivencia de otras especies (según la ONU, 150 especies desaparecen al día), sigue generando controversia dentro de la comunidad científica.

Y es que, ¿realmente los seres humanos somos tan poderosos como para causar una extinción masiva? La respuesta, seguramente, es que no. El impacto medioambiental de la actividad humana es horrible, sin duda, pero para estar ante una extinción masiva, solo las fuerzas más devastadoras de la naturaleza pueden ser las protagonistas.

Impactos de meteoritos, cambios climáticos, subidas y bajadas de los océanos, erupciones volcánicas masivas e incluso explosiones estelares de estrellas situadas a miles de años luz en forma de supernova.

A lo largo del Eón Fanerozoico (uno de los cuatro eones en los que se divide la historia de la Tierra desde 541 millones de años en el pasado hasta la actualidad) y según lo que hemos podido rescatar de la historia geológica y biológica de la Tierra, la vida ha pasado, como mínimo y que sepamos, por cinco periodos de extinción masiva.

Cada una de ellas tuvo lugar en un momento concreto de la historia, tuvo unas causas determinadas, tuvo un grado de devastación concreto y tuvo unas consecuencias también específicas. Empecemos, pues, nuestro apasionante viaje.

¿Cuáles han sido las grandes extinciones masivas?

Una vez entendido qué es una extinción masiva, podemos empezar ya nuestro recorrido a lo largo de la historia para dar con ellas. La primera gran extinción masiva tuvo lugar hace unos 445 millones de años, cuando la vida todavía se limitaba al mar. Y la última, seguramente la más famosa (pero también la menos devastadora), fue la que sucedió hace 66 millones de años y que puso fin a la era de los dinosaurios. ¿Quieres conocer los secretos de todas? Vamos allá. Indicaremos al lado el porcentaje de especies que desaparecieron.

1. Extinción del Ordovícico-Silúrico: 85%

La primera extinción masiva de la que se tiene constancia. Tenemos que remontarnos al Periodo Ordovícico, una edad de la Tierra que empezó hace 485 millones de años y que terminó con esta extinción. Pero no nos adelantemos.

En esta época, la vida solo existía en el mar y estaba limitada a braquiópodos, briozoos, trilobites, conodintes, graptolites, moluscos bivalvos, cefalópodos, los primeros peces vertebrados, etc. La vida estaba proliferando enormemente. Pero la naturaleza le demostró, por primera vez, su fuerza.

Pero, ¿qué pasó? ¿Qué fue lo que la provocó? Bueno, no hay constancia de ningún impacto de meteorito ni de una intensa actividad volcánica, pero sí hay indicios de una glaciación. Esta es la teoría más aceptada. Hay quien habla de que fue causada por la llegada a la Tierra de rayos gamma procedentes de una supernova, pero esta teoría tiene pocos defensores.

Esta glaciación, seguramente, surgió por los movimientos de las placas tectónicas, que arrastraron al supercontinente Gondwana al Polo Sur. Esto hizo que se formaran infinidad de glaciares en la superficie terrestre (donde todavía no había vida) y que, por lo tanto, al solidificarse tanta agua, los niveles de agua líquida en los océanos disminuyeran.

Esto provocó enormes cambios en las corrientes marinas, en la circulación de nutrientes y en la oxigenación de los océanos. Las especies empezaron a desaparecer sin control. Y las que sobrevivieron, tuvieron que enfrentarse a una nueva extinción (esta primera extinción masiva es la suma de dos extinciones) causada por el desplazamiento del supercontinente hacia zonas del Ecuador, cosa que provocó la desglaciación de los glaciares y una nueva subida del nivel del mar.

Estas fluctuaciones en el nivel del mar provocaron que, en un periodo comprendido entre 500.000 y 1 millón de años, el 85% de las especies de seres vivos desaparecieran, lo que hacen de esta extinción masiva la segunda más devastadora de la historia. Con ella termina el Periodo Ordovícico y empieza el Silúrico, de ahí su nombre.

Extinción Ordovícico Silúrico

2. Extinción del Devónico-Carbonífero: 82%

Tras esta primera extinción masiva, los supervivientes (solo el 15% de las especies que habitaban la Tierra) proliferaron y permitieron que la vida se abriera camino. El Periodo Devónico empezó hace 419 millones de años (después del Silúrico) y fue en esta edad en la que la vida llegó a tierra firme. Primero las plantas y después los artrópodos.

Pero en medio de esta era de explosión biológica, tuvo lugar el segundo gran batacazo para la vida. Hace 359 millones de años sucedió la segunda gran extinción masiva de la historia de la Tierra, que afectó sobre todo a especies marinas (como la primera), siendo especialmente devastadora para los arrecifes y muchos otros animales (peces, trilobites, cefalópodos, esponjas, braquiópodos, foraminíferos…) que habitaban los océanos, en especial los más templados.

No está muy claro qué suceso geológico impulsó esta gran extinción, pero existen distintas teorías. La del enfriamiento global es la más aceptada. Y es que se observa una proliferación de organismos adaptados a bajas temperaturas, los datos de oxígeno revelan que las temperaturas en esa época disminuyeron, hay cambios en el ciclo del carbono… Pero también hay indicios de una intensa actividad volcánica e incluso de impacto de meteoritos, aunque estos no coinciden exactamente con la época de la extinción.

Sea como sea, esta segunda extinción masiva, provocada seguramente por un enfriamiento de las aguas de los océanos, fue responsable de, en el transcurso de tres millones de años, de la desaparición del 82% de las especies de seres vivos, lo que la convierte en la tercera más devastadora. Marca la frontera entre el Periodo Devónico y el Carbonífero.

Extinción Devónico

3. Extinción del Pérmico-Triásico: 96%

La extinción más devastadora de la historia de la Tierra tuvo lugar hace 250 millones de años. La vida estuvo a punto de desaparecer. Y es que solo el 3% de las especies que habitaban el planeta sobrevivieron a ella. Tras la segunda extinción masiva, la vida proliferó mucho.

De hecho, fue en el Periodo Pérmico (después del Carbonífero) que la vida en tierra firme empezó a crecer, expandirse y diversificarse. Surgieron los grandes anfibios y aparecieron los reptiles. Los animales terrestres colonizaron el mundo y los marinos seguían su expansión.

Pero hace 250 millones de años tuvo lugar la mayor extinción masiva de la historia, la cual es conocida como “La Gran Mortandad”. Su nombre lo dice todo. Por lo tanto, tuvieron que darse fenómenos climáticos devastadores.

Aunque las causas no están del todo claras, tenemos evidencia de que un meteorito masivo impactó sobre la Antártida en esa época, que tuvo lugar una intensa actividad volcánica y que se emitieron al mar grandes cantidades de sulfuro de hidrógeno, una sustancia altamente tóxica.

Estos tres sucesos, juntos, explican que, en el transcurso de 1 millón de años, el 96% de las especies de la Tierra desaparecieran, siendo especialmente devastador en los seres vivos de los océanos. La vida estuvo a punto de exterminarse por completo. Esta extinción pone fin a la Era Paleozoica y marca el inicio de la Mesozoica.

Extinción Pérmico

4. Extinción del Triásico-Jurásico: 76%

Tras esta devastadora extinción del Pérmico, la vida se recuperó y siguió proliferando. De hecho, las extinciones masivas son, en realidad, una oportunidad para los supervivientes de marcar el futuro biológico de la Tierra.

Fue precisamente en el Periodo Triásico, que empezó hace 251 millones de años, que surgimos tanto los mamíferos como los dinosaurios, que empezaron a establecerse como los animales dominantes de la Tierra. Paralelamente, Pangea formaba ya un único supercontinente.

Pero esta época de esplendor para la vida terminaría con la cuarta extinción masiva. Hace unos 200 millones de años, Pangea empezó a fragmentarse y a dividirse en los continentes actuales. Esto provocó cambios climáticos enormes que, junto a una edad de intensa actividad volcánica sumada al impacto de meteoritos, provocó la desaparición de una enorme cantidad de especies.

En el transcurso de 1 millón de años, desaparecieron el 76% de las especies de seres vivos, afectando tanto a los organismos terrestres como a los acuáticos. Por lo tanto, la fragmentación de Pangea, el vulcanismo y el impacto de meteoritos impulsó la cuarta gran extinción masiva, la que marcaría el fin del Periodo Triásico y el inicio del Jurásico.

Extinción Triásico

5. Extinción del Cretácico-Terciario: 75%

Tras la cuarta extinción, la vida proliferó como nunca. Surgieron los grandes dinosaurios y se convirtieron en los reyes indiscutibles de la Tierra. El Cretáceo empezó hace 145 millones de años (después del Jurásico) y representó una edad de enorme diversificación biológica.

Pero todos los reinos tienen un final. Y el de los dinosaurios no iba a ser una excepción. Hace 66 millones de años, un meteorito de 12 km de diámetro impactó en lo que hoy sería el Golfo de México. Y a partir de aquí, el resto es historia.

Este impacto del meteorito provocó la quinta extinción masiva de la historia, responsable de la desaparición del 75% de especies de la Tierra y la total aniquilación de los dinosaurios. Pero sin ellos, los mamíferos tuvieron la oportunidad de proliferar. Que estemos hoy aquí es, sin duda, gracias al impacto de este meteorito. Si hubiera pasado de largo, ¿quién sabe qué sería de la vida hoy en día?

Sea como sea, no se sabe exactamente cuánto duró la extinción, pero sí sabemos que las consecuencias del impacto fueron devastadoras. La Tierra quedó cubierta por una nube de polvo que permaneció en la atmósfera durante 18 meses y que impidió que las plantas tuvieran luz solar para hacer la fotosíntesis.

Y partir de aquí, la cadena trófica se derrumbó (además de que las cantidades de dióxido de carbono y de oxígeno se vieron alteradas). Los herbívoros no tenían plantas de las que alimentarse, por lo que murieron. Y los carnívoros, lo mismo. Prácticamente ningún animal terrestre grande sobrevivió.

Por no hablar de que la temperatura media de la Tierra pudo aumentar hasta en 14 °C, lo que hizo que el nivel del mar (por deshielo de los glaciares) subiera más de 300 metros, cosa que no solo alteró las corrientes oceánicas y la circulación de nutrientes (dañando enormemente a la vida del mar), sino que dejó a gran parte de los continentes inundados.

Empezábamos el artículo diciendo que la vida era muy frágil. Y ahora, al llegar al final, quizás deberíamos modificar esta afirmación. Son los seres vivos los que somos frágiles. La vida no. No importa qué pase. Ella siempre encuentra un camino.

Extinción Cretácico
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies