¿Qué son los Planetas Errantes? Definición, origen y peligro para la Tierra

Los planetas errantes son mundos que han sido expulsados de la órbita alrededor de su estrella y que vagan por el espacio interestelar. Veamos qué pasaría si uno colisiona contra la Tierra.

que-son-planetas-errantes

Los estudios astronómicos demuestran que en el espacio intergaláctico podría haber miles de millones de planetas que vagan sin rumbo por el espacio entre galaxias. Los tirones gravitacionales de un agujero negro, las colisiones entre ellas o la explosión en forma de supernova de su estrella madre pueden hacer que un mundo salga expulsado de su órbita.

Cuando esto ocurre, pasa a llamarse planeta errante o nómada, condenado a vagar sin rumbo por la inmensidad del espacio. Se estima que podría haber 100.000 veces más planetas errantes que estrellas en la Vía Láctea. Y considerando que de estrellas en nuestra galaxia podría haber hasta 400.000 millones, estamos ante una cifra inmensa de estos mundos.

Muchas veces y con el paso del tiempo (a escalas incomprensibles para nuestra mente), este planeta termina siendo adoptado por un nuevo sistema solar. Pero, ¿qué pasaría si esto ocurriera en el nuestro? En el artículo de hoy vamos a intentar dar respuesta a qué sucedería si la Tierra impactara contra uno de estos planetas errantes. Y para responder a ello, debemos viajar hasta los años 60.

Las rocas del Apollo 11

Era el 20 de julio de 1969. En el más puro silencio del espacio profundo, el módulo lunar del Apolo 11 realiza el alunizaje que va a reescribir la historia de la humanidad. La quinta misión tripulada del Programa Apolo de la NASA está a pocos instantes de poner el fin a la carrera espacial contra la Unión Soviética.

En nuestro hogar, más de 650 millones de personas están contemplando por la televisión esos instantes en los que todo el mundo contuvo la respiración. Ese instante en el que el comandante de la misión Neil Armstrong emergió del módulo lunar y, tras pronunciar esa emblemática cita, se convirtió en la primera persona en pisar la superficie de la Luna. La misión había sido un éxito.

Habíamos traspasado las fronteras que la naturaleza nos había impuesto. Estábamos demostrando al mundo que una nueva era de la humanidad estaba germinando en ese frío y silencioso paraje en nuestro satélite. La llegada del hombre a la Luna es uno de los momentos más significativos de nuestra historia como especie. Pero lo que nadie esperaba es que aquella misión nos hiciera descubrir el aterrador pasado de la Luna y de la Tierra.

La tripulación del Apollo 11 fue la primera que recogió muestras de rocas lunares con el objetivo de conocer la naturaleza geológica de nuestro satélite y, por supuesto, su pasado. Un total de 50 rocas de la Luna emprendieron ese viaje de regreso hacia la Tierra. Esas rocas, custodiadas en el Apollo 11 como una de las mayores reliquias para la astronomía, estaban a punto de desvelar una oscura historia que la Luna siempre había escondido. Un secreto sobre su origen que nos iba a mostrar el lado más feroz del Universo.

Una vez en los laboratorios, las rocas lunares fueron examinadas analizando la relación de isótopos de titanio, una prueba que iba a ayudarnos a conocer el pasado geológico de nuestro satélite. Pero cuando los ordenadores mostraron los resultados, los científicos no podían creer lo que estaban viendo. Esas rocas eran prácticamente idénticas a las terrestres.

Repitieron las pruebas una y otra vez, pero los resultados nos estaban indicando lo mismo. Era como si la Luna fuera nuestra gemela. Todo apuntaba a que compartíamos con ella un origen común. Y fue entonces cuando los astrónomos formularon una hipótesis que lo iba a cambiar todo. Una historia de destrucción y creación.

llegada-apollo-11

El oscuro pasado de la Luna: el Gran Impacto

Hace 4.500 millones de años, el sistema solar acababa de nacer. Un primitivo Sol está haciendo que enormes cantidades de materia orbiten a su alrededor. Y entre esas nubes de polvo, más de veinte protoplanetas, aún formándose, están luchando por la dominancia de su órbita. Los titanes primitivos están en guerra.

Y nuestra Tierra, apenas 80 millones de años después de su formación y siendo un mundo totalmente inhóspito para la vida, chocó con su destino. En esta lucha por dominar el sistema solar, se cruzó con un monstruo. En un instante que iba a decidir el futuro de la Tierra, hubo una colisión de titanes contra Theia.

Un primitivo planeta del tamaño de Marte colisionó contra la Tierra en el impacto más devastador que, posiblemente, haya presenciado el sistema solar. La Tierra ganó ese duelo, borrando a Theia de la existencia. Pero esa lucha entre dos titanes dejó cicatrices. Las capas externas de nuestra planeta fueron destruidas, dejando el mundo como una esfera fundida viajando por el espacio. La cantidad de material expulsado fue tan inmensa que la Tierra quedó rodeada de unos anillos de roca vaporizada.

Y, como siempre, la gravedad actuó para reescribir la historia del planeta. En unos cien años, esa roca vaporizada se enfrió y condensó en un único astro que empezó a orbitar alrededor del planeta. La Luna acaba de nacer. Y miles de millones de años después, este astro, que había estado siempre contemplándonos, no solo nos reveló su secreto, sino que nos hizo cuestionarnos el fin de los tiempos. Y si esa oscura historia del pasado se repitiera. Y si fuéramos los espectadores y protagonistas de una segunda colisión de titanes.

formacion-luna

¿Qué pasaría si un planeta errante colisionara contra la Tierra?

Antes de empezar, queremos dejar claro que el escenario en el que un planeta errante colisiona contra la Tierra es enormemente improbable. Tanto, que simplemente se considera imposible. Aun así, para explicar qué ocurriría, vamos a crear una situación hipotética ambientada también en un futuro ficticio. Dicho esto, empecemos.

Los observatorios de Mauna Kea, situados en la cumbre de un volcán inactivo en la isla de Hawái, disponen de dos de los mayores telescopios ópticos del mundo, el telescopio Keck I y II. Y una noche de verano de 2045, los astrónomos, inspeccionando el cielo nocturno, descubren un objeto celeste no identificado.

Todas las alarmas se disparan. Todos los observatorios del mundo apuntan hacia aquella región del firmamento, solo para confirmar las sospechas. Es un planeta errante. Un mundo que fue desterrado de su estrella hace cientos de millones de años y que, tras vagar sin rumbo por la inmensidad del vacío del espacio, el destino lo ha traído hasta nuestro hogar.

Y tras todo ese tiempo sin una estrella madre, ha llegado con el objetivo de luchar por dominar nuestra órbita. Ese planeta errante está en rumbo directo hacia la Tierra moviéndose a más de 100.000 kilómetros por hora. Esa lucha entre dos titanes va a repetirse. Pero esta vez, en una Tierra donde la vida va a ser exterminada.

No habría absolutamente nada que hacer. Solo esperar nuestro destino. Toda la concepción que tenemos sobre la vida y la muerte cambiaría en el instante en el que, al alzar la vista al cielo, viéramos como ese monstruo se está acercando día a día. Esa amenaza acercándose por instantes, escondiéndose entre las nubes por la noche pero siempre recordándonos que nuestro destino está escrito.

Las sociedades colapsarían y la humanidad se derrumbaría ante el miedo de ver cómo ese mundo está a punto de provocar nuestro fin. Y la belleza de poder contemplar la superficie de ese mundo sería solo un espejismo de la furia que encierra. Es imposible imaginar cómo procesaríamos algo así. Es imposible imaginar qué respuestas intentaríamos dar a esos niños que no entenderían lo que está sucediendo.

Es imposible imaginar qué desesperación sentiríamos ante ese coloso emergiendo cada noche desde el horizonte. Es imposible imaginar qué sentiríamos cuando del cielo empezaran a caer las cenizas que alertan de su cercanía. Es imposible imaginar qué pensaríamos al ver cómo nos empezamos a quedar sin aire cuando la atmósfera de la Tierra empezara a ser succionada por el poder gravitatorio de ese monstruo en el espacio.

Es imposible imaginar el miedo que tendríamos cuando, por la televisión, viéramos cómo todas las ciudades en las costas son inundadas. La gravedad del mundo es tan poderosa que las mareas se convierten en armas de destrucción. No habría ninguna escapatoria. Estar cerca del mar sería una sentencia de muerte. Y ante este panorama desolador, sabríamos que lo peor está por llegar.

El terror no ha hecho nada más que empezar. El titán ya está muy cerca. Veríamos cómo todo empieza a moverse por la alteración gravitatoria. Veríamos cómo olas gigantes se alzarían hacia el cielo, atrapadas por la gravedad de ese destructor de mundos. Veríamos cómo la propia tierra se fracturaría y cómo lloverían meteoritos del cielo. Veríamos cómo las personas a nuestro alrededor empezarían a ahogarse por la falta de aire mientras ese planeta ocupa prácticamente todo el firmamento. Estamos a pocos instantes de presenciar la destrucción de la tierra y de todo lo que haya sido la humanidad.

La colisión está empezando, momento en el que ni el más atroz relato apocalíptico haría justicia a lo que presenciaríamos. La total aniquilación de los paisajes que tanto amábamos de nuestro mundo, de las ciudades que habían visto nacer la civilización y de las vidas que tenían unos sueños de futuro que jamás se van a cumplir. Quedan unos pocos instantes. La Tierra está a punto de ser totalmente arrasada. Porque esa primera batalla hace miles de millones de años la ganó. Pero no podrá volver a hacerlo. Esta vez seremos nosotros los perdedores.

Y en una fracción de segundo, en la colisión más devastadora que haya presenciado el sistema solar, los dos titanes colisionarán. Todo terminará en un instante. No sentiremos nada. Solo habrá vacío. Un infierno fugaz y entonces, la nada. Y en el más puro silencio del espacio, como si nada hubiera ocurrido, la Tierra habrá desaparecido. No quedará nada de lo que alguna vez fuimos. Solo cenizas vagando por el vacío.

que-pasaria-si-planeta-errante-colisiona-tierra
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies