Los 3 grados de quemaduras en la piel: causas, síntomas, complicaciones y tratamientos

Las quemaduras en la piel se producen por distintas causas, trayendo consigo complicaciones que pueden resultar peligrosas para la salud.
Quemaduras de la piel

La piel, con sus 2 metros cuadrados de extensión, es el órgano más grande del cuerpo humano. Es, además, esencial para evitar que los patógenos lleguen a nuestro interior, ya que actúa como la principal barrera de nuestro organismo frente a las amenazas.

Y no solo eso, pues la piel es también vital para muchas de nuestras funciones sensoriales porque sus terminaciones nerviosas hacen que dispongamos de sentido del tacto, sintamos dolor, percibamos la temperatura exterior, etc.

Sin embargo, al ser la parte del cuerpo más expuesta al medio, también puede sufrir ataques. Uno de los más importantes y con más repercusiones en la salud de todo el organismo son las quemaduras.

En este artículo repasaremos los 3 grados de quemaduras en la piel, observando sus causas, los síntomas, las posibles complicaciones derivadas y las opciones de tratamiento ante una lesión de estas características.

Los 3 grados de quemaduras cutáneas

Una quemadura se define como una lesión de los tejidos cutáneos por la acción del fuego o del calor, por contacto directo o indirecto con radiaciones, electricidad o distintos agentes químicos.

Las quemaduras provocan la muerte de las células de la piel, algo que puede acarrear graves consecuencias para la salud, incluyendo la muerte.

La piel se divide en tres capas. Ordenadas de más externa a más interna, tenemos: epidermis (evita la entrada de patógenos y protege de los rayos UVA), dermis (regula la temperatura corporal y reduce el impacto de los traumatismos), hipodermis (almacena grasa y, por lo tanto, regula la temperatura corporal).

En función del agente causante de la quemadura, de su gravedad y de la duración de la exposición, las quemaduras pueden ser desde leves hasta serias. De acuerdo a estas propiedades, las quemaduras se clasifican en tres grados. A continuación los veremos uno por uno.

1. Quemaduras de primer grado

Las quemaduras de primer grado son las más leves, pues se trata de lesiones superficiales que ocurren en la epidermis, la capa más externa de la piel.

Las lesiones por exposición al sol son un claro ejemplo de ellas. La zona de la quemadura se vuelve de color rojo y puede doler, aunque se mantiene seco y no se desarrollan ampollas. No suelen comportar problemas a largo plazo.

1.1 Causas

La mayoría de las quemaduras de primer grado son causadas por la exposición a la radiación solar o a un contacto breve con superficies calientes.

1.2. Síntomas

No suelen acarrear graves problemas ni a corto ni a largo plazo. Pese a que cada persona puede presentar unos síntomas distintos, generalmente son los siguientes:

  • Dolor al tacto
  • Enrojecimiento
  • Despellejamiento
  • Sequedad

1.3. Complicaciones

Las quemaduras de primer grado son las más leves precisamente porque no vienen asociadas a mayores complicaciones que los síntomas anteriores.

1.4. Tratamiento

La mayoría de quemaduras de primer grado no requieren ningún tratamiento específico, pues el propio cuerpo acaba resolviéndolo por sí mismo.

De todos modos, en función de la edad, de la zona, de la extensión y de la causa de la quemadura, se pueden aplicar algunos tratamientos enfocados a aliviar los síntomas y a hacer que la lesión se cure antes:

  • Aplicar compresas frías encima de la piel
  • Hidratación
  • Pomadas o ungüentos
  • Antiinflamatorios para aliviar las molestias

2. Quemaduras de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado son lesiones más serias que no solo afectan a la capa externa de la piel, sino que también causan daños en la dermis, una capa más interna de la piel.

Las lesiones son más graves y, además del enrojecimiento de la zona, se forman ampollas y la piel adquiere una textura mojada. Como veremos a continuación, estas quemaduras sí que pueden traer consecuencias más serias para la salud.

2.1. Causas

Generalmente las quemaduras de segundo grado se dan por las siguientes causas: agua hirviendo sobre la piel, contacto con llamas, quemadura grave por radiación solar, electrocución, sustancias químicas abrasivas, tocar un objeto muy caliente, etc.

2.2. Síntomas

Los síntomas, aunque dependen mucho de cómo se haya producido la lesión, suelen ser los siguientes:

  • Formación de ampollas dolorosas
  • Inflamación
  • Lesiones de tonalidad rojo oscuro
  • Decoloración de algunas partes de la piel

2.3. Complicaciones

Después de estos primeros síntomas, posteriormente pueden aparecer otras complicaciones. En primer lugar, que el tejido esté lesionado puede ser aprovechado por distintos patógenos que producirán una infección de la piel. La gravedad de esta dependerá de la extensión del área afectada y de la naturaleza del patógeno, aunque vendrá acompañada casi siempre de fiebre.

En segundo lugar, la parte de la piel que ha sufrido la quemadura será muy sensible a la radiación solar mientras se esté curando, por lo que hay que taparla para evitar problemas.

Por último, la zona afectada puede quedar permanentemente más clara o más oscura que el resto de la piel. Además, puede derivar en la cicatrización del tejido, que dejará marcas imborrables en la piel.

2.4. Tratamiento

Una quemadura de segundo grado tarda, al menos, 2 semanas en curarse. Y esto siempre y cuando se realice un tratamiento adecuado que irá en función de la gravedad, de la causa, de la edad del afectado y de la zona del cuerpo donde se haya producido.

Generalmente, el tratamiento de una quemadura de segundo grado consiste en:

  • Aplicar compresas frías encima de la piel
  • Aplicar pomadas antibióticas (previenen las posteriores infecciones)
  • Proteger la herida con vendajes que se deberán cambiar cada día para mantener la zona afectada limpia
  • Antiinflamatorios para aliviar el dolor
  • Ungüentos que calmen los síntomas
  • Hidratación

3. Quemaduras de tercer grado

Las quemaduras de tercer grado son las más graves de todas y las que suponen un verdadero riesgo para la vida de la persona. Son lesiones tan graves que llegan a la capa más interna de la piel: la hipodermis.

Requieren una inmediata atención médica, pues las complicaciones que pueden derivar son potencialmente mortales. Paradójicamente, las lesiones que provoca no son dolorosas, pero no lo son ya que el daño ha sido tan alto que ha destruido las terminaciones nerviosas.

3.1. Causas

Las causas de las quemaduras de segundo grado son las siguientes: agua hirviendo sobre la piel, contacto con llamas, electrocución, sustancias químicas abrasivas, tocar un objeto muy caliente, etc.

Vemos que son muy similares a las de segundo grado, aunque en este caso la duración de la exposición es mayor, lo que da tiempo al agente causante a penetrar hasta la capa más interna de la piel.

3.2. Síntomas

Los síntomas dependen, de nuevo, de la causa de la quemadura, aunque generalmente son los siguientes:

  • Aparición de lesiones inflamadas con aspecto de cuero y secas
  • Heridas negras, marrones, amarillas o blancas

Como hemos dicho, las heridas en sí no provocan dolor ya que se han destruido las terminaciones nerviosas. Los verdaderos riesgos para la salud vienen con las complicaciones que veremos a continuación.

3.3. Complicaciones

Una quemadura de tercer grado es muy peligrosa para la salud de la persona ya que está vinculada a distintas complicaciones.

Las infecciones que pueden desarrollarse a causa de los patógenos que encuentran una vía de entrada al cuerpo son aún más graves, ya que estos pueden diseminarse a cualquier parte del cuerpo, provocando afectaciones a los pulmones, al corazón, riñones, hígado, etc. Vendrán acompañadas de fiebre alta y de no tratarse pueden suponer una seria amenaza para la vida.

Las cicatrices en la piel que quedan después son muy visibles, lo que puede acarrear problemas emocionales en la persona. El pelo no crecerá nunca más en aquellas zonas afectadas por la quemadura.

Estas cicatrices suelen provocar la pérdida de movilidad de algunas articulaciones, cosa que puede comportar problemas en el día a día de la persona afectada.

Y por último, hay que tener en cuenta que una lesión tan grave en la piel es posible que acabe provocando un fallo multiorgánico que resulta mortal.

3.4. Tratamiento

Dada la gravedad de los síntomas y de las complicaciones que derivan de una quemadura de tercer grado, la atención médica tiene que darse de la forma más rápida posible.

El tratamiento se dará en una zona especial del hospital dedicada a quemaduras, donde se protegerá al afectado para que la lesión no vaya a más. El tratamiento debe aplicarse inmediatamente y, aunque depende de diversos factores, suele ser el siguiente:

  • Administración de electrolitos por vía intravenosa
  • Respiración asistida
  • Terapias para facilitar la circulación sanguínea
  • Retirar el tejido cutáneo muerto
  • Aplicar vendajes especiales para proteger el área afectada
  • Analgésicos
  • Antibióticos por vía oral e intravenosa para prevenir infecciones
  • Cremas antibacterianas encima de la herida
  • Suplementos nutricionales
  • Dieta alta en proteínas

Hay que tener en cuenta que una quemadura de estas características se cura muy lentamente, e incluso es posible que después de aplicar todos estos tratamientos se requiera de una cirugía. Esta intervención consiste en poner un injerto de piel (procedente de una zona del cuerpo sana) en la región afectada por la quemadura.

Referencias bibliográficas

  • World Health Organization (2004) “Management of Burns”. WHO
  • García Espinoza, J.A., Aguilar Aragón, V.B., Villalobos Ortiz, E.H. et al (2017) “Burns: Definition, Classification, Pathophysiology and Initial Approach”. General Medicine: Open Access.
  • Warby, R., Maani, C.V. (2019) “Burns Classification”. Stat Pearls.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.